Portada :: Cuba :: Hasta siempre Comandante!
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-12-2017

Un ao recordndolo

Michael Vzquez Montes de Oca
Rebelin


El 25 de noviembre se cumple un ao de la desaparicin fsica de Fidel Castro, lder indiscutible de la revolucin cubana y del tercer mundo. Se march fsicamente, pero sus ideas y principios son inmortales, como lo demuestra la recordacin permanente de su legado y, por ello, se hace conveniente exponer algunos de ellos.

En el campo de la economa, como en otros, hizo diagnsticos y aportes tericos de gran importancia para Cuba y la economa mundial. La situacin cubana comienza a analizarla en su alegato conocido como La Historia me Absolver, en la que expresa:

La situacin del latifundio, con el 85% de pequeos agricultores pagando renta y viviendo bajo la perenne amenaza del desalojo de sus parcelas, ms de la mitad de las mejores tierras de produccin cultivadas en manos extranjeras, doscientas mil familias campesinas que no tienen tierra y permanecen sin cultivar, en manos de poderosos intereses, cerca de trescientas mil caballeras de tierras productivas.

Cuba segua siendo una factora productora de materia prima y mientras tanto, el Estado se cruzaba de brazos y la industrializacin esperaba por las calendas griegas, pues solo se contaba con unas cuantas industrias alimenticias, madereras y textiles.

La tragedia que constitua la vivienda, con doscientos mil bohos y chozas, cuatrocientas mil familias del campo y de la ciudad hacinadas en barracones, cuarteras y solares sin las ms elementales condiciones de higiene y salud, dos millones doscientas mil personas de la poblacin urbana pagando alquileres que absorban entre un quinto y un tercio de sus ingresos y dos millones ochocientas mil de la poblacin rural y suburbana carecan de luz elctrica.

Menos de la mitad de los nios en edad escolar asistan a la escuela y muchas veces era el maestro quien tena que adquirir con su propio sueldo el material necesario; a las escuelitas pblicas del campo asistan descalzos, semidesnudos, desnutridos y el noventa por ciento de los nios estaba devorado por parsitos.

La indiferencia de la sociedad por los miles de nios que moran todos los aos por falta de recursos, y cuando un padre de familia trabajaba cuatro meses al ao, con qu poda comprar ropas y medicinas a sus hijos?

El limitado acceso a los hospitales del Estado, siempre repletos, slo posible mediante la recomendacin de un magnate poltico que exiga de toda la familia el voto, para que Cuba siguiera siempre igual o peor.

En otra parte del alegato, seala que resultaba inexplicable que Cuba, con una poblacin de ms de cinco millones de habitantes, durante ocho meses del ao se encontraran sin trabajo un milln de personas. Tambin plantea que el porvenir de la nacin y la solucin de sus problemas no podan seguir dependiendo del inters egosta de una docena de financieros; que en el mundo ningn problema social se resuelve por generacin espontnea y por ello se requera de un gobierno revolucionario con el respaldo del pueblo para industrializar el pas, que llevara a cabo una reforma agraria que le diera la tierra al que la trabajara, rebajara los alquileres drsticamente, electrificara el pas, realizara una reforma integral de la enseanza acabando con el analfabetismo y elevara el nivel de la asistencia mdica.

Fidel Castro desde su poca universitaria estudi a profundidad las ideas martianas, marxistas y la historia de las luchas independentistas de Cuba, que sumadas a la realidad que viva el pas, hicieron que evolucionara hacia un fuerte sentimiento antiimperialista, anticolonialista y latinoamericanista.

Su pensamiento econmico se fue perfilando y radicalizando en la medida en que la Revolucin triunfante aplicaba las medidas de transformacin que avanzara hacia el socialismo, chocando no solo con los intereses de la oligarqua nacional sino tambin con los del imperio que impuso un bloqueo econmico por parte del gobierno de Estados Unidos, an vigente y recrudecindose a travs de los aos.

Cuba hoy puede proclamar que es un pas sin desempleo, sin discriminacin racial, sin hambrientos, sin mendigos, sin juego, sin prostitucin, sin drogas, sin analfabetismo, sin nios descalzos, carentes de escuelas o durmiendo en las calles y sin enfermos abandonados a su suerte; la educacin, la cultura, el deporte y la salud pblica son modelos de xitos sociales que causan la admiracin a muchos en el mundo que suean con tener lo que Cuba ya tiene y la industrializacin y el desarrollo econmico han seguido su curso a pesar de la guerra econmica del imperialismo y sus aliados.

Sus ideas se manifestaron en tribunas internacionales y dentro de su propio pas, impregnados de antiimperialismo, de lucha contra el poder de las corporaciones transnacionales, contra el mundo unipolar y hegemnico de los Estados Unidos, de defensa del derecho de los pueblos explotados, del medio ambiente, de la necesidad de luchar por una educacin y salud universales, de la lucha contra el neoliberalismo y la globalizacin neoliberal, de la posibilidad de un mundo mejor, con paz, sin guerras y de la necesidad de la unidad de los pueblos, trabajadores, campesinos, estudiantes, intelectuales, desempleados, jubilados, amas de casa, religiosos, sin racismo, en fin, de todos los que pudieran contribuir a un nuevo orden econmico internacional y de un mundo mejor, sin explotados, con justicia social e igualdad de derechos y deberes.

En fecha tan temprana como mayo de 1959 ya hablaba de un mercado comn de Amrica Latina y en la sede de las Naciones Unidas y en septiembre de 1960, del poder de los monopolios econmicos, al decir el mundo est dividido entre intereses monopolistas. los intereses monopolistas no quieren el desarrollo de los pueblos, lo que quieren es explotar los recursos naturales de los pueblos y explotar a los pueblos. el mundo est repartido entre los monopolios. ...para que los pases puedan ser verdaderamente libres en lo poltico, deben ser verdaderamente libres en lo econmico. En esa propia ocasin se refiere a los problemas del desarme.

En la conocida Segunda Declaracin de la Habana, en febrero de 1962, condena el latifundio; los salarios de hambre; la explotacin del trabajo humano por privilegiados intereses; el analfabetismo, la ausencia de maestros, de escuelas, de mdicos y hospitales; la falta de proteccin a la vejez; la discriminacin del negro y del indio; la desigualdad y la explotacin de la mujer; las oligarquas militares y polticas que mantienen a los pueblos en la miseria e impiden su desarrollo democrtico y el pleno ejercicio de su soberana; las concesiones de los recursos naturales a los monopolios extranjeros como poltica entreguista y traidora al inters de los pueblos; a los gobiernos que desoyen el sentimiento de sus pueblos para acatar mandatos extranjeros; el engao sistemtico de los rganos de divulgacin que responden al inters de las oligarquas y a la poltica del imperialismo; las agencias de noticias que son instrumentos de los monopolios; las leyes represivas que impiden organizarse y luchar por sus reivindicaciones sociales y patriticas a las grandes mayoras de cada pas (obreros, campesinos, estudiantes e intelectuales); a los monopolios y empresas imperialistas que saquean continuamente las riquezas de los pases, explotan a obreros y campesinos, desangran y mantienen en retraso las economas, y someten la poltica de la Amrica Latina a sus designios e intereses; en fin condena la explotacin del hombre por el hombre, y la explotacin de los pases subdesarrollados por el capital financiero imperialista.

Considera que la cooperacin Sur-Sur es insuficiente y que el Nuevo Orden Econmico Internacional debe estar en circunstancias de alcanzar la independencia econmica real y crear las condiciones materiales y espirituales para elevar el nivel de vida de la poblacin.

En julio de 1985 manifiesta sobre la deuda externa creo que s ha llegado la hora de empezar a hablar de integracin econmica, respetando la soberana de cada pas Eso es el intercambio desigual; ese intercambio entre materias primas, productos bsicos agrcolas y otros productos que no pueden producir ellos, porque cuando los pueden producir all, nos revientan, lo subsidian y nos revientan y es lo que nosotros planteamos como uno de los principios del Nuevo Orden: el deber de ayudar a los pases ms pobres, ms atrasados. Deber de todos, pero, sobre todo, de los pases que tienen ms recursos, de los pases que los explotaron, de los responsables del subdesarrollo, de los responsables del colonialismo y del neocolonialismo, el de ofrecer realmente una contribucin. Es una obligacin moral que tienen y tenemos que exigrsela.

Sobre estos temas vuelve a referirse en reiteradas ocasiones en diferentes eventos internacionales. En la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo en Mxico (marzo del 2002) expresa nuevamente que este orden econmico ha conducido al 75 por ciento de la poblacin mundial al subdesarrollo y en el acto por el Da Internacional de los Trabajadores del 2003, condena los propsitos anexionistas de proyectos como el ALCA y los Tratados de Libre Comercio, propsitos que an estn vigentes.

Tambin se refiri reiteradamente a que el hombre como especie est en riesgo de desaparecer por la rpida y progresiva liquidacin de sus condiciones naturales de vida y al respecto expresa es necesario sealar que las sociedades de consumo son las responsables fundamentales de la atroz destruccin del medio ambiente Con solo el 20 por ciento de la poblacin mundial, ellas consumen las dos terceras partes de los metales y las tres cuartas partes de la energa que se produce en el mundo El intercambio desigual, el proteccionismo y la deuda externa agreden la ecologa y propician la destruccin del medio ambiente.

Estas han sido, en lo fundamental, algunas de las ideas reflejadas en muchos de sus discursos, entrevistas, escritos y reflexiones. En un libro poco conocido, titulado La Crisis Econmica y Social del Mundo, publicado como su Informe a la VII Cumbre de los Pases No Alineados en 1983, se expresan esas opiniones en toda su amplitud y fuerza.

La Historia absolvi hace tiempo a Fidel Castro y sus ideas inspiran a los pueblos para seguir escribiendo nuevas pginas revolucionarias en esa historia que no finaliz, como auguraron los llamados filsofos del Imperio cuando desapareci el campo socialista europeo.

El pensamiento de Fidel fue consecuente durante toda su vida fsica con los principios de la justicia social, el mejoramiento humano y de que otro mundo mejor es posible. Continuemos en los aos futuros honrando su memoria siendo fieles seguidores de su ejemplo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter