Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2017

Fidel Castro, el otro nombre de la dignidad

Salim Lamrani
Rebelin

Un ao despus de su desaparicin, el 25 de noviembre de 2016, el lder de la Revolucin Cubana perdura en la memoria colectiva como el hroe de los desheredados.


Hay hombres que atraviesan los siglos y se inscriben en la eternidad, pues personifican principios. Maximiliano Robespierre, el incorruptible, el apstol de los pobres, dedic su existencia breve e intensa a luchar por la libertad del gnero humano, por la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos, por la fraternidad entre todos los pueblos del mundo, suscitando el odio feroz de los termidorianos y de sus herederos que perdura hasta hoy. Fidel Castro, el otro nombre de la dignidad, tom las armas para reivindicar el derecho de su pueblo y de todos los condenados de la tierra a elegir su propio destino, atizando la aversin de las fuerzas retrgradas a travs del planeta.

Patio trasero de Estados Unidos durante seis dcadas, Cuba era constantemente humillada en su aspiracin a la soberana. A pesar de las tres guerras de independencia y los sacrificios del pueblo de Jos Mart, hroe nacional y padre espiritual de Fidel Castro, la isla del Caribe sufri el yugo opresor del poderoso vecino, deseoso de asentar su dominio en la regin. Ocupada militarmente y luego transformada en repblica neocolonial, Cuba vio a los gobiernos de la poca obligados a plegarse a las rdenes de Washington. El pueblo cubano, orgulloso y valiente, soportaba afrenta tras afrenta. En 1920, el Presidente Woodrow Wilson mand al general Enoch H. Crowder a La Habana tras la crisis poltica y financiera que golpeaba el pas y ni se dign a informar al Presidente cubano Manuel Garca Menocal. se hizo partcipe de su sorpresa a su homlogo estadounidense. La respuesta de Washington fue humillante: El Presidente de Estados Unidos no considera necesario conseguir la autorizacin previa del Presidente de Cuba para mandar a un representante especial. Tal era la Cuba prerrevolucionaria.

Profundamente lastimado en su deseo de libertad, el pueblo cubano acogi el triunfo de la Revolucin Cubana de Fidel Castro en 1959 como la culminacin de una larga lucha iniciada en 1868, en la Primera Guerra de Independencia. Arquitecto de la soberana nacional, Fidel Castro reivindic, armas en mano, el derecho inalienable de su pueblo a la autodeterminacin. Al romper las cadenas hegemnicas impuestas por Washington, Fidel Castro hizo de una pequea isla del Caribe una potencia moral admirada y respetada por los pueblos del Sur por su voluntad indefectible de elegir su propio camino. Tambin se convirti en el smbolo de la resistencia a la opresin y en la esperanza de los humillados a una vida decente, celebrado por su coraje constante frente a la adversidad y su fidelidad a los principios.

A pesar de los recursos sumamente limitados y un estado de sitio implacable impuesto por Estados Unidos durante ms de medio siglo, Fidel Castro hizo de Cuba un modelo para las naciones del Tercer Mundo, universalizando el acceso a la educacin, a la salud, a la cultura, al deporte y a la recreacin. Prob as ante los ojos del mundo que era posible establecer un sistema de proteccin social eficiente para toda la poblacin y ubicar al ser humano en el centro del proyecto de sociedad, a pesar de los limites materiales y de la hostilidad perniciosa de Washington. Cuba es hoy da una referencia mundial en este sentido y demuestra que es posible colocar a las categoras ms vulnerables en el centro del proceso libertador.

Patria es Humanidad, deca Jos Mart. Fidel Castro, adems de defender el derecho de su pueblo a vivir de pie, mostr su vocacin de internacionalista solidario brindando el generoso concurso de Cuba a todas las causas nobles de la emancipacin humana, contribuyendo de modo decisivo a la independencia de frica Austral y a la lucha contra el rgimen segregacionista del apartheid. El inolvidable Nelson Mandela sintetizara esta solidaridad sin fallas de los cubanos en una reflexin: Qu otro pas podra pretender ms altruismo que el que Cuba aplic en sus relaciones con frica?. Todava hoy Cuba est asediada por Washington, y a pesar de una situacin econmica difcil, sigue brindando su ayuda en materia de educacin, salud y asistencia tcnica, a los pases del Sur, mandando a decenas de miles de mdicos, profesores, ingenieros y tcnicos.

Fidel Castro, el otro nombre de la dignidad, quedar en la historia como el hroe de los desheredados, el que defendi el derecho del pueblo a una vida honorable, el que hizo de la soberana de Cuba una realidad inalienable, el que expres una solidaridad en todos los instantes con los oprimidos. Odiado por los poderosos de su tiempo como Maximiliano Robespierre por atreverse a proponer una reparticin ms equitativa de las riquezas, la historia le rendir el homenaje que merecen los grandes hombres que se indignaron contra las injusticias y que lucharon sin tregua por defender la suerte de los humildes.

 

 

Doctor en Estudios Ibricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, Salim Lamrani es profesor titular de la Universidad de La Reunin, especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Su ltimo libro se titula Cuba, palabra a la defensa!, Hondarribia, Editorial Hiru, 2016. http://www.tiendaeditorialhiru.com/informe/336-cuba-palabra-a-la-defensa.html Facebook: https://www.facebook.com/SalimLamraniOfficiel

En ingls: https://www.huffingtonpost.com/entry/fidel-castro-the-other-name-for-dignity_us_5a241fa0e4b0545e64bf944c


 

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter