Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-12-2017

Un pueblo en pie contra la dictadura
La primavera hondurea

Mara Eugenia Ramos
Rebelin


El 28 de junio de 2009, las Fuerzas Armadas, junto con la mayora de diputados del Congreso Nacional de Honduras, integrado casi exclusivamente por representantes de los partidos Liberal y Nacional, dieron un golpe de Estado contra el entonces presidente Manuel Zelaya Rosales, paradjicamente electo como candidato del mismo Partido Liberal. Las lites econmicas, la jerarqua de las iglesias catlica y evanglica, as como los medios corporativos de comunicacin, apoyaron lo que llamaron sucesin constitucional, trmino inexistente en la legislacin hondurea. El argumento esgrimido para justificarlo fue que el presidente Zelaya, por medio de un plebiscito, promova su reeleccin, prohibida expresamente en la Constitucin de Honduras.

En diciembre de 2012, ya electo Porfirio Lobo Sosa como presidente del pas por el Partido Nacional, en unas elecciones que la oposicin denunci como fraudulentas, el poder legislativo, dirigido por el tambin nacionalista Juan Orlando Hernndez, destituy a cuatro de los cinco magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, los cuales se haban opuesto a permitir cambios en la Constitucin del pas orientados a facilitar la creacin de las llamadas ciudades modelo, figura bajo la cual se venden partes del territorio nacional a enclaves extranjeros.

En noviembre de 2013, Juan Orlando Hernndez, quien impuls su candidatura presidencial desde su cargo como presidente del Congreso Nacional, result electo en un proceso que fue cuestionado y sealado como fraudulento por la oposicin. Posteriormente, en 2015, se revel que parte de los fondos de la campaa de Hernndez provinieron de un millonario desfalco contra el Instituto Hondureo de Seguridad Social (IHSS), institucin dirigida por un miembro del Partido Nacional.

La consigna de Juan Orlando Hernndez durante su campaa fue har lo que tenga que hacer, frase que acu para reforzar su propuesta de mano dura contra la delincuencia. Sin embargo, el propio hermano del presidente Juan Orlando Hernndez ha sido sealado en los Estados Unidos por sus nexos con el narcotrfico.

Las principales ciudades del pas, Tegucigalpa y San Pedro Sula, han sido consideradas durante las administraciones de Juan Orlando Hernndez y su predecesor, Porfirio Lobo Sosa, entre las ms violentas del mundo. La tasa de feminicidios es una de las ms altas a nivel mundial. Sin embargo, una de las reformas al Cdigo Penal impulsada por Hernndez elimina la figura del feminicidio.

En noviembre de 2016, Juan Orlando Hernndez present un proyecto para reelegirse en la presidencia de Honduras, no por medio de un plebiscito, como el que impuls Manuel Zelaya en 2009, sino solicitando abiertamente la modificacin de la Constitucin. Los mismos magistrados de la Corte Suprema de Justicia que reemplazaron a los destituidos en 2012 fallaron a favor de las pretensiones de Juan Orlando Hernndez, aduciendo que el artculo ptreo de la Constitucin que prohbe la reeleccin violentaba el derecho humano a optar a cargos de eleccin popular.

Las Fuerzas Armadas, contrariamente a su actuacin de 2009, cuando aseguraron que cumplan su mandato de defender la Constitucin, esta vez guardaron absoluto silencio, que se mantiene hasta la fecha, tal vez porque durante la administracin de Juan Orlando Hernndez el presupuesto militar de Honduras pas de 94 a 234 millones de dlares, lo que representa un incremento de 140 millones de dlares. A ello se agrega que casi 100,000 nios y nias, en los cuatro aos de esta administracin, han recibido entrenamiento paramilitar por medio del programa Guardianes de la Patria. [1]

En contraste, el presupuesto destinado a salud se redujo en ms de 600 millones de lempiras para el ao fiscal 2017. Honduras gasta solamente 110 dlares anuales per cpita en salud, mientras que Costa Rica destina casi 800 dlares y Panam casi 1,000, segn han sealado los expertos. [2] La canasta bsica, por otro lado, era en 2013 la ms cara de la regin. [3]

Adems de no cubrir las necesidades humanas bsicas, durante los gobiernos de Juan Orlando Hernndez y su predecesor, Porfirio Lobo, se han producido numerosos asesinatos de defensores y defensoras de derechos humanos. El 3 de marzo de 2016 fue asesinada Berta Cceres, dirigente del pueblo lenca distinguida con los premios Goldman y Shalom por su labor ambientalista, quien gozaba de medidas cautelares otorgadas por la Comisin Interamericana de Derechos Humanos y medidas de proteccin por parte del propio gobierno hondureo, que no se cumplieron. Este es el caso ms emblemtico, que representa a muchos casos de activistas asesinados. A pesar del arresto de supuestos autores materiales, estos casos continan en la impunidad, como tambin el desfalco del Instituto Hondureo de Seguridad Social y de otros institutos de previsin.

Las consecuencias de un fraude electoral

En medio de los cuestionamientos a la ilegalidad de la candidatura de Juan Orlando Hernndez y las denuncias de que se estaba montando un fraude, la oposicin logr conformar el 21 de mayo de 2017 la Alianza de Oposicin contra la Dictadura, con la participacin del partido Libertad y Refundacin (LIBRE), dirigido por el expresidente Manuel Zelaya; un sector mayoritario del Partido Anticorrupcin (PAC), de centro derecha, fundado por el ingeniero y presentador de televisin Salvador Nasralla; y el Partido Innovacin y Unidad (PINU), socialdemcrata. La Alianza inscribi como candidato a Salvador Nasralla.

El domingo 26 de noviembre de 2017, fecha fijada para las elecciones, se registr una gran cantidad de votantes, en contraste con los elevados ndices de abstencionismo registrados en procesos electorales anteriores. El proceso se desarroll en relativa tranquilidad, pese a inconsistencias que posteriormente fueron sealadas. No obstante, el primer indicio de alarma fue la negativa del Tribunal Supremo Electoral (TSE) a ampliar el plazo de cierre de las urnas, cuando en todos los procesos electorales anteriores se ha permitido la votacin despus de la hora de cierre para dar oportunidad a quienes no hubieran podido presentarse antes.

Pasaron las horas e inexplicablemente el TSE no daba a conocer ningn resultado preliminar, pese a que la Ley Electoral y de las Organizaciones Polticas de Honduras establece que los resultados preliminares sern anunciados por el Tribunal Supremo Electoral a las seis de la tarde del da en que se realicen las elecciones. Ante el silencio del rgano electoral, tanto el candidato de la Alianza Opositora, Salvador Nasralla, como el presidente-candidato Juan Orlando Hernndez, del Partido Nacional, se declararon vencedores.

No fue sino hasta despus de la una de la madrugada del da siguiente a las elecciones que el TSE anunci unos resultados preliminares que favorecan al candidato de la Alianza Opositora con una ventaja de cinco puntos porcentuales (45% y 40%, respectivamente) de los votos registrados en las principales ciudades, Tegucigalpa y San Pedro Sula. Esta tendencia fue calificada como irreversible por analistas polticos y uno de los miembros del propio Tribunal Supremo Electoral, el magistrado suplente Marco Ramiro Lobo, quien desde entonces ha mantenido esa posicin.

En su comparecencia en las primeras horas del lunes 27 de noviembre, el presidente y vocero del TSE, David Matamoros Batson, representante del Partido Nacional (cuya hija es vicecanciller del gobierno de Juan Orlando Hernndez), asegur que no sera sino hasta el jueves que el organismo electoral informara de los resultados finales. Numerosos sectores no partidistas manifestaron pblicamente su inconformidad y su temor de que estaba gestando un fraude electoral. [4]

Las sospechas se incrementaron cuando el TSE anunci que, debido a una supuesta cada del sistema, durante varias horas se dejaron de registrar actas electorales. Sorpresivamente, cuando se reanud el sistema, la tendencia comenz a cambiar a favor del presidente-candidato Juan Orlando Hernndez. Despus de revisar solamente 1,000 actas, y no todas, como demandaban la oposicin y la misin de observadores OEA-UE, el TSE ha publicado como datos oficiales un resultado que favorece a Juan Orlando Hernndez con el 42.98% de los votos, contra el 41.38% de la Alianza de Oposicin. [5]

La negativa del TSE a informar de los resultados en el tiempo previsto, el pobre argumento de la cada del sistema, la negativa a escrutar todas y cada una de las actas, como solicita la oposicin, los votos escrutados, muchos de los cuales se presentaron en condicin de nuevos, incluso sin doblar, la inconsistencia de datos que otorgan mayor cantidad de votantes a los departamentos menos poblados del pas, son todos hechos que apuntan a un fraude electoral. Esta circunstancia, aunada a los antecedentes previos de corrupcin e impunidad por parte del partido gobernante, desencaden las protestas de la poblacin en todo el pas.

La Alianza Opositora llam a sus partidarios a desconocer los resultados oficiales. El propio Luis Zelaya, candidato del Partido Liberal, institucin poltica cuya anterior dirigencia contribuy al proyecto reeleccionista de Juan Orlando Hernndez, reconoci en un acto de caballerosidad que el candidato de la Alianza, Salvador Nasralla, haba ganado las elecciones, y manifest que los liberales estaban en libertad de acuerpar las protestas, si as lo decidan.

En medio de la crisis, se presentaron actos de vandalismo y saqueo que, de acuerdo con la polica, no fueron cometidos por ninguno de los participantes en las protestas. Sin embargo, el gobierno decret un toque de queda, cuyo resultado ha sido hasta ahora una cifra que oscila entre once y trece muertos, entre ellos menores de edad, y numerosos heridos. Organismos defensores de derechos humanos responsabilizan a la Polica Militar de Orden Pblico, ente creado por Juan Orlando Hernndez, por las muertes y tratos crueles y degradantes cometidos contra la poblacin.

Por su parte, los grandes medios de comunicacin, que en su mayora han recibido fondos del gobierno durante la actual y anteriores administraciones, han desinformado antes, durante y despus de las elecciones. La mayora de las grandes cadenas internacionales de comunicacin han brindado escasa o ninguna cobertura de los hechos, e incluso en algunos casos los han distorsionado.

La verdad que poco a poco se est evidenciando es que en Honduras se ha llegado a un punto que algunos analistas consideran insurreccional [6] , dado que la mayora de la poblacin hondurea, sin importar si pertenece o no a algn partido poltico, est hastiada de la impunidad y la corrupcin. A estas alturas, no se trata ya de que Salvador Nasralla gane las elecciones, sino del respeto a la voluntad popular, expresada en las urnas y dentro de las mismas reglas del juego que hoy los rganos de gobierno estn violentando.

En un hecho sin precedentes, no solo en Honduras, sino en toda Centroamrica, los miembros de escala bsica de la Polica Nacional han denunciado que los altos mandos de su institucin siguen rdenes del Poder Ejecutivo, y han pedido a los mandos intermedios que los reemplacen. Asimismo, se han acuartelado, exigiendo que se resuelva cuanto antes la crisis poltica y se respete la voluntad del pueblo hondureo, manifestando adems que no reprimirn a la poblacin, que sigue manifestndose en las calles y por medio de cacerolas que resuenan en todas las ciudades durante el toque de queda.

Llamado a la solidaridad internacional

La OEA y la Unin Europea, que han actuado como observadores internacionales del proceso internacional, si bien no se han manifestado con la beligerancia que muestran en el caso de otros pases, como Venezuela, han sealado como un precedente negativo la reeleccin inconstitucional del actual mandatario. Asimismo, han manifestado que no hay un resultado definitivo mientras no se revisen todas las actas electorales y mientras no se reciban los recursos de impugnacin que correspondan. Adems, han instado al gobierno a suspender el toque de queda. [7]

Lo que ocurre en Honduras es el estallido de una poblacin que se rebela contra dcadas de imposicin y violaciones de los derechos humanos, cometidos por la actual administracin y las anteriores de los dos partidos tradicionales, Nacional y Liberal. Se rebela, adems, contra la corrupcin, la impunidad, la violencia constante y las contradicciones de un gobierno que, mientras oficialmente asegura ejercer mano dura contra la delincuencia, paradjicamente es sealado por nexos con el narcotrfico y las pandillas. Se rebela contra la violacin flagrante de la Constitucin de la Repblica, al imponer una reeleccin que est tipificada en el Cdigo Penal vigente como delito de traicin a la patria.

En estas circunstancias, el pueblo de Honduras acude a la solidaridad de los organismos internacionales, como tambin de los pueblos y gobiernos de los dems pases del mundo. La consumacin del fraude electoral, y por consiguiente la imposicin de una reeleccin ilegal, no solo afectar el destino de Honduras, sino de toda la regin, implantando un precedente funesto para el fortalecimiento de los procesos democrticos.

 


 

Notas

[1] Flores Garca, Albany. Porqu las Fuerzas Armadas apoyarn el continuismo , en El Pulso, 30/11/2017.

[2] Diario La Prensa, 22/09/2017.

[3] dem, 15/08/2013.

[4] Vase, por ejemplo, Manifiesto de escritores, escritoras, artistas e intelectuales de Honduras sobre los comicios electorales 2017 , https://disentimientos.blogspot.com/2017/11/manifiesto-de-escritores-escritoras.html

[5] https://resultadosgenerales2017.tse.hn/ Consultada el 5 de diciembre de 2017.

[6] Moreno, Ismael, s.j.; Eurake, Daro, et. al. Una condicin insurreccional. http://radioprogresohn.net/

[7] Informe preliminar de la MOE-OEA sobre elecciones en Honduras 2017.

 

(*) Mara Eugenia Ramos es escritora y editora, naci en Tegucigalpa, Honduras, en 1959. Estudi periodismo y literatura en la Universidad Nacional Autnoma de Honduras, donde labora actualmente. Su obra ha sido incluida en diversas antologas de literatura hondurea y centroamericana.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter