Portada :: Espaa :: Laboral y sindical (luchas locales, frentes globales)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-12-2017

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo, reconoce que las herramientas que necesita actualmente el sindicalismo an no existen
El sindicato hoy se tiene que legitimar de otra manera

Patricia Reguero y Pablo Elorduy
El Salto


Secretario general de CC OO en tiempo de riders y de una tecnologizacin cuyos efectos sobre el trabajo son difciles de pronosticar, Unai Sordo (Bilbao, 1972) ha asumido el liderazgo del sindicato tras ser elegido a propuesta de Ignacio Fernndez Toxo en su XI Congreso, en julio de 2017. Las herramientas que el sindicalismo necesita con una clase trabajadora atomizada y que se siente ms cmoda con la etiqueta de clase media que con la de clase obrera an no existen, y CC OO asiste a nuevas formas de organizacin en las que muchas veces no hay un jefe a quien dirigirse, sino una impersonal plataforma. Cmo se hace en este contexto el sindicalismo ofensivo que defiende Sordo? Hay que organizar a la gente y a nosotros mismos en funcin de lo que tenemos fuera y no mirndonos el ombligo, dice.

El 20 de diciembre vimos una foto con la que se anunciaba la subida del salario mnimo interprofesional (SMI). El acuerdo es llegar en tres aos a los 850 euros mensuales, en la lnea de lo que defiende la Carta Social Europea y de los que han defendido CC OO. Cul es el truco para que la CEOE salga en esa foto?

En parte te puedo decir que eso me gustara saber a m, porque realmente, a priori, aunque sea a tres aos diferido, una subida que sita el SMI en 850 euros supone incidir en la franja baja de las condiciones salariales de este pas. Hay muy poca gente regulada por el actual salario mnimo interprofesional afortunadamente, pero con 850 euros en 14 pagas, ah s est bastante gente regulada y creemos que eso puede tener un efecto sobre la negociacin colectiva y la revaloracin de los salarios ms bajos, con lo cual nos parece estupendo. Por tanto, cmo se hace para que entre la CEOE? Pues negociando y teniendo un margen de flexibilidad. Si hubisemos planteado como condicin que entrase en vigor el 1 de enero, pues con toda seguridad no hubiera habido un acuerdo. Pero tenemos que situar una pista de despegue para una revindicacin potente para 2018 y 2019. Veremos el recorrido que tenemos, pero lo vamos a intentar.

Este salario mnimo forma parte de un acuerdo en el que se tienen que dar unas condiciones de recuperacin recuperacin en el sentido en que la entiende el Partido Popular. Se est diciendo que hay que crear 450.000 empleos con las actuales condiciones. Hasta qu punto hay que tragarse el sapo?

Nosotros no hubisemos puesto ninguna condicin, son condiciones que plantea el Gobierno y que coinciden con la previsin macroeconmica que ha hecho Bruselas. Entonces se acuerda vincular la subida del SMI a las altas de las Seguridad Social, aunque la primera intencin del Gobierno era vincularla a la creacin de empleo neto.

Si planteramos que tiene que ser empleo indefinido, por ejemplo, pondramos ms difcil la subida del salario mnimo. Para nosotros la condicin cuando ms fcil de cumplir es la mejor. Luego, claro, la lucha es por que el empleo sea de calidad.

En un contexto en el que no se sabe muy bien cmo se va a crear empleo ni qu empleo se va a crear, tiene que ser la renta bsica (y no mnima) una de las apuestas del sindicalismo del siglo XXI?

Creo que es una discusin que van a tener las sociedades del siglo XXI indiscutiblemente, en funcin de cmo se desarrolle el proceso de tecnologizacin y robotizacion, y del efecto que esto tenga sobre la creacin y destruccin de empleo. Sobre esas variables, que nunca se sabe muy bien cmo van a terminar, seguramente se acabe abriendo paso un debate sobre la renta bsica como concepto de renta universal e incondicionada. Nosotros, en este momento, sin hacerle asco a ese debate, estamos en otro. Estamos planteando un debate sobre rentas mnimas que hagan frente desde los presupuestos pblicos a situaciones de necesidad de las personas que no tengan empleo ni prestacin social, en funcin de los vnculos de renta que tengan, y que eviten que caigan en la exclusin.

Por qu mnima y no bsica? Suena mucho menos ambicioso

 En cierto modo lo es. Insisto: creo que es un debate que se va a abrir en las sociedades parecidas a las nuestras en las prximas dcadas, pero nosotros, de momento, no estamos en este. Ahora mismo, la fuerza del sindicato est en tratar de reforzar sistemas de proteccin social que hagan frente a estas exclusiones.

Has dicho que un objetivo de CC OO es dirigiros a la pequea y mediana empresa. Parece que con ese objetivo se olvidan muchos actores por ejemplo, las personas que trabajan en cuidados y todo un nuevo lenguaje en el que los trabajadores se llaman riders, coworkers o freelance. Qu tiene que ver CC OO con esos sectores ms precarios con los que quiz es ms complicada la organizacin?

Creo que planteas dos cosas distintas. Una cosa es cmo el sindicato se enfrenta a una realidad que es patente, que es la existencia de mltiples pequeas y medianas empresas, y a todo un proceso ms estratgico del capitalismo, que ha deconstruido el modelo clsico de empresa, la ha fragmentado y ha hecho que las cadenas de valor de la empresa tpica fordista industrial que genera un bien o un servicio hoy en da est situado en un montn de empresas que interactan, que funcionan en red, que estn internacionalizadas y que funcionan en cadenas de subcontratacin. Cmo interviene el sindicato ah? Aqu es donde estamos situando el debate estratgico, que dicho muy en bruto, est en situar la mayor parte de los recursos del sindicato en la pequea y mediana empresa, en esa multiplicidad de empresas que pivotan en esa cadena de valor deconstruida.

Luego hay otra cuestin que es ms nueva y que tiene que ver con procesos de deslaboralizacin de la prestacin de servicios. En estos casos de los que me ests hablando, muchas veces no hay ni relacin laboral. Aqu reconozco que hay cosas por inventar. Hoy mismo parece que hay una sentencia que cuestiona seriamente el concepto colaborativo de la economa vinculada a la plataformizacin de la economa. Hay que considerar que estos son empresas que tendrn sus peculiaridades, pero hay una empresa, una entidad que acaba gobernando el volumen de trabajo, el tiempo de trabajo y el precio del trabajo. Es la prestacin de un servicio que no se ordena con un jefe, sino a travs de una plataforma. Tenemos un reto que sinceramente no s cmo resolver porque las herramientas clsicas del movimiento sindical ah no son funcionales. No hay un convenio colectivo, no hay una relacin laboral, hay una relacin mercantil y mercantilizada, y no hay una agrupacin de trabajadores sino trabajadores ms o menos individualizados.

Pero que no estn juntos no significa que no puedan tener un inters compartido. Seguramente el uso de nuevas tecnologas, igual que las utiliza la empresa, las podemos intentar utilizar para organizarnos. Sera muy importante un marco legal que seale que hay una entidad econmica productiva y que, por tanto, hay una suerte de proyecto empresarial que hay que regular y, en funcin de la regulacin, ver como el sindicato puede intervenir. Porque ah un convenio colectivo puede no ser til, pero organizar a los trabajadores, sean autnomos o lo que sean, para que se contrapongan a la empresa o a la plataforma o a quin leches est detrs del email y puedan negociar colectivamente sus condiciones... Creo que ah el sindicato s puede jugar un papel. Pero es verdad que esto est en gnesis. Aqu s reconozco que esto es un cambio.

Entonces estamos hablando de utilizar herramientas que no existen en nuevas empresas que utilizan nuevos lenguajes y, aunque estis, en ello est claro que los sindicatos estn llegando tarde

S, s, claro. Es que esto est irradiando. Yo no soy de Madrid y me encuentro con que empresas por las que me han preguntado en muchas entrevistas no las haba visto hasta que he venido a Madrid. El sindicalismo no se construy al da siguiente de la invencin de la mquina de vapor. Hay todo un proceso histrico que genera una empresa x una explotacin y, una respuesta z.

Seguramente estemos en la fase inicial de una nueva conceptualizacin de la economa que llaman colaborativa y a la accin colectiva, es decir, al sindicato, todava le queda un tiempo de desarrollo. Estamos en ello.

Este ao se cumplen 40 aos de la legalizacin de CC OO. Partiendo de que es un momento de tormenta perfecta de crisis de rgimen, con el tema de Catalunya y la crisis econmica en diferido desde 2008 porque la recuperacin ha sido ms estadstica que democrtica, cul es el papel de Comisiones 40 aos despus y qu queda de las Comisiones de Marcelino Camacho?

La realidad de aquellos aos tiene poco que ver con la de ahora. Es imposible pensar en la lucha y la transicin en Espaa sin pensar en Comisiones Obreras, pero si el sindicato de 2017 se moviera en los parmetros del sindicato de los 70 tendramos un problema, porque no estaramos interpretando correctamente los cambios que habido. El objeto del sindicato sigue siendo exactamente el mismo: organizar a la gente trabajadora para tratar de conseguir defender derechos laborales y sociales. Esa idea fuerza es exactamente la misma. Ahora el sindicato tiene que ser consciente de que buena parte de sus legitimidades las tiene que rehacer.

La legitimidad del sindicato en los 70 y 80 no haba ni que explicarla porque vena dada por la pica de la lucha contra el franquismo, de la lucha por la libertad, por la amnista, por la gente que haba estado en la crcel, por la gente que nos haban matado. Haba una especie de pica que nos daba una tica y una legitimidad de mano, pero esto se lo cuentas hoy a una persona que no sabe si se va a jubilar y no sabe, salvo una minora, de lo que le ests hablando.

El sindicato se tiene que legitimar de otra manera y tiene que hacerlo a travs de un vnculo mucho ms cotidiano y til con el trabajador y la trabajadora actuales. Pero esa utilidad no se puede confundir con utilitarismo. Tenemos que seguir manteniendo una idea sociopoltica del por qu somos y por qu estamos. El sindicato es un sindicato de clase no solo porque agrupe a trabajadores de todos los sectores y de todos los territorios, sino porque intenta buscar vnculos entre los trabajadores.

Esto tiene mucho que ver con cmo vinculamos las partes fuertes del sindicato o las partes debilitadas del mundo del trabajo, y ah tenemos que generar una identidad tambin. La identidad de clase no se va a generar en los mismos parmetros que en los 70 o que en las empresas fordistas. La identidad de clase antes vena generada por situaciones idnticas: los trabajadores casi todos eran iguales y a casi todos les pasaba lo mismo y vivan igual. Y cuando digo todos lo digo conscientemente.

Pero hoy en da la clase trabajadora es otra cosa. Para nosotros sigue habiendo una clase trabajadora, pero si la propia clase trabajadora no se conceptualiza como tal, sino como clase media porque resulta que su piso se ha revalorizado Esto hay que tenerlo por lo menos en el disco duro para analizar lo que hacemos.

El trabajo se ha atomizado y no es un elemento de socializacin como lo era antes. Necesitamos una relacin mucho ms permanente con la gente sin dejar de lado esta idea de identidad colectiva y de sindicato de clase que busca intereses compartidos en la gente en el mundo del trabajo. No es fcil, pero creo que tenemos diagnosticadas las cosas que tenemos que hacer, lo que ocurre es que es un trabajo mprobo y difcil de implementar.

Cuando hablas de hacer un sindicalismo ofensivo, a qu te refieres? Cul es ese sindicalismo? Cmo y dnde se hace?

Me refiero a un sindicato mucho ms proactivo y que plantee los problemas, y tiene que ver con esto de las utilidades. El sindicato no se puede dedicar a negociar jornadas, salarios y tres permisos, sino que tiene que tratar de bajar a la realidad mltiple de las empresas y hacer planteamientos ofensivos sobre materias que le importan mucho a la gente y que no son solo las viejas reivindicaciones, que tambin. Un sindicato ofensivo no debe quedarse mirando qu pasa con los cambios tecnolgicos en las empresas, tiene que prever esos cambios y las necesidades que van a tener los trabajadores. Un sindicato ya no va a basarse en generar una norma a travs del dilogo social, o de un convenio a travs de negociacin colectiva para luego quedarse en la sede esperando a que, si alguien incumple la norma, le llegue el afiliado. Esto ya no vale, hay que tener una actitud mucho ms proactiva para detectar el problema y, si me apuras, provocarlo. Porque muchas veces si no lo provocas no se ve. Sera fcil decir que la ofensiva es 16 huelgas pero no es solo eso, sino organizar a la gente y a nosotros mismo en funcin de lo que tenemos fuera y no mirndonos el ombligo.

Estamos en una situacin de peligro para la sostenibilidad del sistema de pensiones?

Nosotros defendemos sistemas de pensiones vinculados a planes de empleo que puedan generar planes complementarios de pensiones. Esto no es algo que vaya en contra del mantenimiento de un sistema pblico y suficiente de pensiones. Creo que esto tiene una explicacin poltica, dejando claro que apostamos en todo caso por sistemas complementarios no sustitutorios que es lo que subyace detrs de las reformas de pensiones, la posibilidad de abrir tal diferencial entre salario y pensin que se abra un nicho de negocio para la banca ordinaria. Los planes ligados a la negociacin colectiva, los planes complementarios, para nosotros no suponen ningn quebranto. Esto es discutible pero no es una contradiccin.

CC OO participa en algunas sociedades de Previsin Social. Cmo se hace esa pedagoga cuando se est participando en este tipo de fondos privados?

La primera vez que yo he hablado como Secretario General en la Puerta del Sol fue en verano al hilo de una movilizacin en materia de pensiones. Ningn gobierno del PP en mayora absoluta est en disposicin de hacer una reforma de pensiones que suponga una cada radical en el corto plazo de las pensiones, porque si lo hiciera perdera las elecciones. Los poderes econmicos son terriblemente inteligentes y han planteado unas reformas cuyos efectos en el corto plazo existen, pero no son tan graves en el corto plazo. Tenemos que trabajar en que la gente no se someta a la idea de que la pensin no es viable, pero es verdad que es un discurso difcilmente movilizador. Pese a esta sensacin de irreversibilidad, es complicado movilizar por este asunto. Es difcil pensar en 2040 cuando la gente est preocupada por el fin de mes?

Yo no creo que esa reforma introdujera algunos problemas. La reforma del 2011 lo que haca era modificar parmetros. Nosotros no hubiramos incrementado la edad de jubilacin en esta frmula, pero evidentemente cuando negocias tienes que enfrentarte a otras partes. Lo que intentamos fue prevenir lo que pensbamos que iba a venir. Qu ocurre? Que estamos hablando de 2011, y entre 2011 y 2013 la situacin en Europa se deteriora a marchas forzadas. En ese contexto hay una intervencin del Estado espaol en la que reducir el incremento previsible para el gasto en pensiones es una de las condiciones que se le imponen a Espaa y con las que el Gobierno del PP traga.

La reforma de 2011 no fue tan contestada por CC OO pese a que aumentaba los aos cotizados necesarios, cambiaba el clculo de la base de cotizacin y retrasaba la de jubilacin. Por qu te refieres a la reforma de 2013 mientras defiendes la de 2011, que introduca algunos de los problemas que estamos viendo ahora?

No hay ninguna maldicin economicista que diga que el sistema es inviable. Pero lo cierto es que el pas tiene que responder a una pregunta muy sencillita, y es qu parte de la renta que genera quiere dedicar a mantener un sistema pblico de pensiones. Si Espaa est dispuesta a destinar algo menos del 15% del PIB a pensiones pblicas, el sistema no solo es viable sino que es viable en trminos de calidad equiparables a los que hoy en da tenemos en el que, por cierto, las ms bajas son manifiestamente mejorables. Adems, este esquema ya estaba previsto en las reformas de pensiones que ha habido hasta el ao 2011, pero es verdad que esto se rompe con la reforma que plantea el Gobierno del Partido Popular en 2013, que s genera una duda razonable. Lo que hay que establecer es el debate de los ingresos para sostener el sistema. Porque si se mira solo la caja de la Seguridad Social, los dficits es que ahora mismo existen son enormes. Hay que mejorar el sistema de ingresos, y una parte va a tener que cubrirse con imposicin general, es decir, desde los Presupuestos Generales, en determinados aos.

CC OO ha procurado no introducir el tema territorial porque no afectan a las condiciones de vida de los trabajadores tan directamente, pero es un actor muy respetado y Unidos Podemos fue la primera fuerza poltica en decir que tena que estar en una mediacin. Sentisteis la necesidad de actuar?

Nosotros no bamos a ser mediadores de nada, no es esa nuestra funcin. Pero nos vimos obligados o nos sentimos concernidos en la necesidad de sacar una propuesta que era, no s si arriesgada, pero s valiente. Y adems lo hicimos en solitario. No es nuestra primera competencia, pero hicimos la propuesta de plantear dos escenarios de negociacin: uno sobre cmo reformular el marco de autogobierno en Catalunya y otro sobre cmo validar mediante una decisin democrtica ese marco de autogobierno. Creo que estos debates, en parte identitarios, si no tienen frmulas de transversalidad acaban fragmentando las sociedades.

CC OO es la primera fuerza sindical en Catalunya. Se ha tensionado con este debate?

Creo que todas las organizaciones sociales y polticas en Catalunya se han tensionado. Y las que no se han tensionado es porque no son organizaciones centrales. CC OO de Catalunya es una organizacin muy plural en su afiliacin, con 142.000 personas afiliadas. Hay de todo, y creo que las decisiones que se han tomado han sido lo suficientemente hbiles como para acomodar a la inmensa mayora. La posicin poltica que ha mantenido el sindicato ha recogido bien esa pluralidad, teniendo claro que somos una confederacin que no es independentista, que no avala un modelo en el que el Estado espaol llegue a fragmentarse en otras unidades polticas, y es federalista.

Planteamos un modelo en el que los distintos espacios de decisin poltica puedan estar interrelacionados, porque es el que tenemos con las distintas estructuras institucionales en Espaa y el que pretendemos tambin para Europa. Desde un punto de vista progresista, creo que es el nico modelo vlido para hacer frente a la hegemona liberal. Ahora lo que toca es ver los resultados electorales y cuanto antes resetear este proceso, que creo que lo que exige es un espacio radicalmente distinto de deliberacin poltica en Catalunya y de Catalunya en el resto del Estado.

Qu resultado celebraras el 21D? [La entrevista tuvo lugar un da antes de las elecciones]

No celebrara ninguno y, si lo hiciera, no te lo podra decir, pero creo que, sobre todo, de lo que se trata es de cambiar los parmetros de la accin poltica. Esto no puede seguir por la va del plebiscitarismo continuo en la poltica catalana. Hay que ir a un proceso de negociacin poltica y de deliberacin poltica. Lo que celebrara es esa dinmica, ms que quin saque ms o menos votos, porque hay que alejarse de esa va que nos llevaba a un desastre.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/laboral/unai-sordo-sindicato-ccoo-smi-renta-minima-economia-colaborativa-catalunya



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter