Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-02-2018

Estado de derecho o Estado de derechas

Iosu Perales
Rebelin


S que corro el riesgo de confundir a Espaa con el Partido Popular. Nada ms lejos de mi intencin. En Espaa hay gentes admirables, trabajadoras, solidarias, hospitalarias, por todos sus rincones. Pero es verdad que a bastantes de estas magnficas gentes se les cruzan los cables cuando hablan de lo territorial, de Catalunya o de Euskadi. Trato de ponerme en sus zapatos y me cuesta adivinar por qu. Debe ser que siglos de dominio de una clase poderosa que no hizo la revolucin burguesa ha contaminado las mentes de poblaciones sencillas y bienintencionadas. Mucha Espaa vive en la pre-democracia. Dicen que es posible darle la vuelta a esta Espaa trasnochada y a quienes lo afirman yo les animo a luchar por ello. En realidad no tienen otra alternativa. Afortunadamente yo tengo opcin a otra identidad y a otro empeo poltico. Lo siento por ellos. Pueden contar conmigo como apoyo, pero yo me he salido ya de esa Espaa que como Estado-nacin ha dejado de ser til y funcional para la defensa de la justicia y la libertad.

Ese es el problema de Espaa. Estar dominada por un establishment castellano mediocre que se comporta como los funcionarios civiles de un gobierno militar. Dominada por una clase poltica pattica, sin otro discurso que la amenaza, la violencia, la venganza. Hoy, las palabras Justicia y Espaa son una contradiccin en sus trminos. Lo que estamos viendo y viviendo en los ltimos tiempos es una tormenta judicial perfecta que consiste en el servilismo de algunos rganos judiciales del mximo nivel al poder poltico de la derecha. Sin base legal las acusaciones de rebelin y sedicin evocan a regmenes cuarteleros. La divisin de poderes ha saltado por los aires bien a pesar de que sigue habiendo jueces y juezas que meritoriamente hacen justicia. Pero la existencia de estos buenos jueces es slo el decorado que necesita un sistema de justicia trufado de ideologas partidarias y sobre todo de una militancia poltica pre-democrtica que est presente en los juzgados.

Tribunal Supremo, Constitucional, Fiscala general, son figuras jurdicas en los que se apoyan las intenciones ms retorcidas, haciendo pasar por justicia independiente lo que es no es sino un obediente despliegue de sumisiones y resoluciones que fuerzan el derecho en beneficio de la Espaa ms arcaica y primitiva, y en particular al servicio del PP. El aquelarre que se ha formado es una amalgama de polticos, jueces, empresarios, con un discurso que violenta la ley si es necesario para defender la sacrosanta unidad de Espaa, a la que consideran eternamente suya para mayor gloria del franquismo al que estn emocionalmente atados.

Miren, no hay ms que escuchar a los ministros y ministras para darnos cuenta del nivel intelectual y de la catadura moral que demuestran. En poltica digna de ser llamada poltica un principio clave es el respeto. Respeto al rival. Algo que no sucede. Respeto es discutir las ideas, proponer propuestas en contraposicin a otras, pero sin entrar en ese escenario propio de los ministros espaoles que es la burla, la ofensa, el chiste, todo ello a falta de categora para hablar de ideas y propuestas.

Lo siento por la buena Espaa, por la Espaa de trabajadores, campesinos, agricultores, estudiantes, mujeres, jvenes, que cada da luchan por sus ilusiones y legtimas aspiraciones. Lo siento por la Espaa que merece otros partidos y otras polticas. Pero estamos viendo que como en un estercolero, huelen muy mal todos esos movimientos que tratan de exonerar al Partido Popular de responsabilidades penales; huele muy mal esa cruzada meditica orientada a imponer el pensamiento nico de la Espaa campeadora; huele muy mal ese intento de colocar a la seora Arrimadas en el pedestal de una Juana de Arco envuelta en la bandera espaola; huele muy mal los movimientos para configurar tribunales que favorezcan al PP; huele muy mal las resoluciones exprs contra el proceso cataln atendiendo a los dictados del Gobierno; huele muy mal el encarcelamiento de polticos catalanes (presos polticos por sus creencias y sus actividades consecuentes) por el hecho de pretender aplicar su propio programa electoral; huele mal un Gobierno que va imponiendo la recentralizacin, recorta las libertades y destruye la caja de pensiones para impulsar su privatizacin.

Es aqu donde tocamos madera. Lo que est sucediendo, un viaje al pasado autoritario lo encabeza la derecha de tradicin secular que apesta a un espaolismo desatado. A ellos les digo que se vayan, que nos dejen en paz, que desaparezcan de la vida poltica, que devuelvan lo robado; largaros de una vez, sobris todos, dais asco. Dejad de contaminar, dejad de ofender nuestra inteligencia con vuestras burdas y cobardes explicaciones, comeros vuestra basura entre vosotros mismos. Y callaros, callaros para siempre. Y marcharos, marcharos a una isla desierta donde no podis hacer mal a nadie, hacerlo de manera permanente y no revisable.

Pero, aviso a navegantes. Esta derechosa se est cobrando venganza. No pudo evitar la muerte de su Caudillo y lo que vino despus, pero muchos aos ms tarde ha encontrado el modo de convertir su Espaa y la poltica en un bacanal de corrupcin, haciendo de la democracia una sombra de s misma. Nada se puede esperar de esta gente de mentalidad sectaria, excluyente, inmoral, capaz de robar los cepillos de las iglesias. Escribo todo esto al tiempo que en la televisin emiten una documental sobre la matanza del Tarajal. 15 africanos muertos en esa otra versin del A por ellos!

Esta derecha est destrozando la democracia y est jodiendo la vida a muchsima gente. Roban y despus te multan si protestas por lo que han robado. Es de vosotros la culpa de tanta desafeccin a la Espaa que defendis. Nunca habis sabido seducir a las nacionalidades perifricas. Slo sabis de violencia. As sois de burros que reclamis Gibraltar y en lugar de enamorar a los gibraltareos los sometis a presiones, colas aduaneras, y otros mtodos coercitivos. Qu mentalidad de hace un siglo la vuestra! Somos muchos los que hemos renunciado a compartir patria con vosotros y buscamos la nuestra lejos de vuestro autoritarismo y de vuestra locura.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter