Portada :: Mentiras y medios :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-02-2018

Medios para embrutecer al pueblo

Fernn Medrano
Rebelin


Las 'narconovelas', las telenovelas (o 'telebobelas') turcas, la seccin de farndula de los noticieros, la televisin chatarra y los programas de risas de los medios de comunicacin poderosos dan rabia, porque les hace falta rigor, calidad, compromiso y pasin por la verdad, que dijo el filsofo mexicano Fernando Buen Abad. Las cosas importantes de la sociedad las tratan con demasiada mediocridad. Quiz pretenden trivializarlo todo para luego hacerlo trizas.

No pocas veces los medios comercializadores de noticias suprimen la esencia para hinchar la apariencia de los hechos (algo equiparable con la posverdad). Con frecuencia los comerciantes de la informacin proveen verdades a medias, realidades fuera de contexto o distorsionadas, o exprimen al extremo la tan cacareada equidistancia periodstica, que, como advierte el periodista espaol Pascual Serrano, consiste en ponerles micrfonos a dos versiones enfrentadas, para ahorrar el esfuerzo que exige la investigacin de la autenticidad de los acontecimientos o sencillamente para no granjearse enemigos y fingir equilibrio informativo. Con todo eso, la equidistancia del periodismo no deja de ser una actitud de gallina y mojigata.

Ya sabemos que una verdad mal divulgada, retocada y manoseada corre el riesgo de convertirse en una falsificacin de la realidad; digo ms, se convierte en una falsa noticia, sobre todo cuando se ansa influir en la opinin pblica y ganar audiencia. Ya sabemos que el deseo de impactar y lograr la conversin de ms seguidores, modelndolos para determinados fines conlleva el peligro de tejer y difundir embustes. Quien se aplica a la orfebrera del engao se constituye en un embustero manipulador de sucesos. El que deliberadamente repite mil veces una mentira es mil veces un mentiroso.

Las enormes corporaciones mediticas adquieren cada vez ms la misma forma y estilo de las fbricas de noticias falsas. Sostienen abundantes puntos de comparacin entre s, dada la similitud manifiesta entre lo que informan y el fenmeno de las noticias falsas, comparable con los procedimientos usados por la comunicacin estratgica de guerra en la falsificacin de los hechos objetivos, lo cual es semejante a las mentiras encubiertas. Por ejemplo, los medios mexicanos transmitieron para el mundo durante 16 horas la noticia de la nia Frida Sofa atrapada bajo escombros que result falsa.

La razn de ser de cualquier empresa comercial normal es la misma: producir, vender y obtener ganancias financieras a travs de la combinacin de las ms efectivas tcticas de mercadeo de su producto, mercanca y/o servicio. As tambin ocurre con la cadena de produccin de la mercanca informativa. La validez de la analoga tiene lugar toda vez que las agencias distribuidoras de noticias fundaron el mercado de la informacin, y son precisamente ellas las que atienden la demanda de los clientes. Vaya negocio redondo!

Los medios de comunicacin mercantiles poseen el desafo de abstraerse de la realidad planteada por el negocio de traficar con noticias si no desean incurrir en el menoscabo de la veracidad de la informacin. Personalmente, tengo la curiosidad de saber cmo ejercen su compromiso con la verdad, pues no es fcil excluirse del envolvente crculo vicioso de la narrativa engaosa, luego de que se ha entrado en ella.

En ese mismo orden de ideas, vale la pena traer a cuento lo que el canal RCN obr con la memoria del asesinado periodista y humorista colombiano Jaime Garzn. Lo que efectu el canal no tiene nombre. Conviene someter su produccin a un examen de rigor, a fin de descartar una posible revictimizacin de este gigante hombre. La vida de esta gran alma la han reducido a menudencias. Present que la susodicha telenovela iba a estropear tanto la memoria de Jaime como la ma, es decir, maltratara la genialidad que recuerdo de l, pues l vive en el corazn y el imaginario de las gentes.

A uno le duele la razn cuando mira ese chambn producto televisivo que lo nico que tiene de Jaime es su nombre; sufre cantidad. La vida de Jaime merece otro eplogo, ya que l pens el pas y se rio del poder en Colombia; y en un pas intolerante eso es un peligro. El mejor tributo que se le puede realizar a Jaime es honrarlo, especialmente ahora que l mismo no puede defenderse.

Pero no. Ah qued pintada la industria de la televisin residual. Es como si tuviera derechos, pero ningn deber. Su responsabilidad social de honrar la verdad de los hechos sufre de desnutricin crnica, en tanto que su libertinaje de expresin padece de obesidad mrbida. La libertad de expresin no es un cheque en blanco. Nadie puede creerse con salvoconducto para mentir.

La elefantiasis de los medios de comunicacin dominantes es espantosa. No deberan hacerse los de la vista gorda delante de la voladura del tejido social, ni propiciarlo. Su libreto tiene que ser algo ms que distraer con rumores. El espacio de entretenimiento lo rebajaron para hablar exclusivamente de los chismes de la farndula. El arte tambin tiene derecho a la vida.

Tampoco nosotros podemos encogernos de hombros ante la erosin social. El negocio de embrutecer a la gente merece el rechazo social total. Pongamos por caso el fantasma de las series de televisin mexicanas que recorre Amrica Latina. Presentan a los padres como a unos malvados cuando ellos no les complacen a sus hijos todos sus caprichos.

La enorme mayora de los adolescentes adolecen de las destrezas para tomar decisiones cruciales. A tan temprana edad muchos no saben tomarlas todava, porque no estn lo suficientemente entrenados para ello. S que hay personas que llaman experiencia a los ochenta aos de estar repitiendo los mismos errores de toda la vida. Pareciera que la televisin estimulara la mala crianza y tuviera el inters de hacer aicos el tejido social.

Sera esplndido que sus actuaciones desdijeran la idea de que los medios opulentos justifican el fin del tejido social. Sera maravilloso que colaboraran en algo a que la sociedad no continuara pudrindose, revelando la verdad. Vamos a crear cultura entre todos y para todos. Si hay un pblico exigente y formado con calidad, ganamos todos, puesto que la calidad exige esmero, dedicacin y persistencia, adems de ser un hbito, no un acto.

Despertemos la crtica, porque toda crtica justa es solidaria, un acto humanitario, un gesto de generosidad cuando se parte del principio de que el criticado cuenta con el talento de ser mejor y ubicarse en otro nivel superior. Por eso, exijamos calidad y verdad. Ayudemos a los medios de comunicacin que no estn comprometidos con la verdad a que se quiebren, no vindolos, ni oyndolos ni leyndolos. Volvmosles la espalda a sus chambonadas y el engao. No ms mentiras ni posverdad. Basta ya de manipulacin y tergiversacin!


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter