Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2018

Brasil: la conspiracin de las cucarachas

Arsino Orihuela Ochoa
La Jornada de Veracruz


Habitamos una poca de divisin poltica aguda. Nadie puede objetar seriamente esta condicin contempornea. Es difcil encontrar puntos de consenso o convergencia, incluso dentro de los crculos de confianza, los amigos o la familia. Los instrumentos de comunicacin no ayudan a sortear el divisionismo. Por el contrario, las fuentes de informacin provocan-potencian el desconcierto, produciendo viralmente noticias falsas. La noticia falsa no es una ocurrencia indita. Existe desde tiempos inmemoriales. Acaso la novedad es la "viralidad" de la mentira. No obstante, y a pesar del entorno de desencuentros e intrigas, prevalece la certitud generalizada acerca de algunas cuestiones que se antojan ms bien triviales, pero que, por lo menos para la ocasin, pueden ayudar a graficar una alegora en un contexto de perversin e inexactitud palabraria.

Por ejemplo, nadie contradice la idea de que el nico ejemplar animal que consigue sobrevivir a cualquier clima, circunstancia, ecosistema o superficie es la "blattodea", conocida popularmente como "cucaracha". De hecho, hasta ahora no se ha descubierto ningn antdoto altamente eficaz para el control de poblacin de esa plaga.

Se sabe, adems y para asombro de no pocos, que la cucaracha puede sobrevivir a una diseccin de cabeza por un largo perodo de tiempo. No es accidental que la cucaracha comn tenga una cabeza pequea prescindible y largas patas espinosas. Irnicamente, este insecto tiene alas, pero no puede volar, salvo en casos extraordinarios.

Los "blatodeos", o "baratas" como las conocen en Brasil, resisten volmenes formidables de radioactividad. De all proviene la leyenda urbana de que resistiran los efectos de una guerra nuclear.

Aunque aptas para soportar altas dosis de radiacin, estos insectos carecen de un mecanismo regulador de temperatura. Esto ocasiona que, en un entorno de calor hostil, caigan fcilmente en desesperacin, y no pocas veces mueran boca arriba.

Por cierto, esta posicin "patas arriba" tambin es un recurso de simulacin al que acuden como mecanismo de defensa, para eludir, por la tctica del disimulo, los riesgos que entraa el mundo exterior.

Curiosamente y talvez esto no lo saben todos, las cucarachas tienen antenas porque son ciegas, y eso explica que su actividad se desarrolle primordialmente en la noche, mientras otros duermen, y que acostumbren vivir atrincheradas en alguna grieta, esperando el momento oportuno para irrumpir en domicilios extraos, asaltar contenedores de basura y atormentar a incautas doncellas.

Tambin, es de dominio comn que este insecto no provee ningn beneficio a la comunidad humana, y que su infestacin se explica por el error humano de ignorar las consecuencias de los actos: por ejemplo, la formacin de irreflexivas sociedades de consumo que propician altos contenidos de residuos antihiginicos o llanamente txicos.

Pero no slo no proporcionan ningn beneficio a la comunidad humana. Estudios recientes, sealan que las secreciones que producen las cucarachas contienen alrgenos que provocan trastornos en las personas. Peor an: los cientficos consideran que esta poblacin de insectos es uno de los principales vectores de transmisin de enfermedades en los seres humanos.

Los especialistas advierten que las cucarachas han cambiado poco o nada desde su aparicin en el Carbonfero, hace 300 millones de aos. Esto sugiere que se trata de una especie que nunca evoluciona, pero tampoco se extingue.

Y aun cuando se trata de insectos perjudiciales para la salud pblica, llama la atencin que, en casos de sobrepoblacin, la gente llega a acostumbrarse a su presencia. En Estados Unidos, por ejemplo, slo un 10% de los hogares encuestados admiti que las cucarachas representan una amenaza para la salud familiar. Es como si, a base de comparecencia cotidiana, su presencia se naturalizara.

En Brasil, 20% de los adultos en edad de votar piensan que las cucarachas deben gobernar.

La historia de las cucarachas podra resumirse con un adagio popular: lo que no mata fortalece.

Tengo el recuerdo de un viejo amigo que, en su insondable soledad, acostumbraba ponerle nombre y apellido a las cucarachas que visitaban su casa. Yo, en mi feroz desconsuelo, decid hacer lo mismo. Eleg, para las primeras cinco inquilinas, los siguientes nombres: Michel Temer, Eduardo Cunha, Sergio Moro, Rodrigo Maia y Jair Bolsonaro.

#LulaLivre

Fuente: http://www.jornadaveracruz.com.mx/Post.aspx?id=180406_115722_010


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter