Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2018

Rajoy y el clan de los mentirosos

Gregorio Morn
Crnica global


Hay que buscar mucho en nuestra historia para encontrar un tipo como Mariano Rajoy. Yo llego hasta la Restauracin de finales del XIX para dar con algn espcimen que reuniera esas condiciones de indolencia, torpeza y cobarda, sobre todo cobarda, que caracterizan la singularidad del poltico ms soberbio e intil que nos ha deparado la democracia. Es posible que haya algn hombre pblico del Partido Popular que sea honrado y hasta digno, dentro de los escasos lmites que le consiente el clan de los mentirosos que acaudilla Rajoy -acaso no haba gente honrada en aquel comedero patritico que se llam Convergncia?-. Pero de lo que no hay duda es que lo tienen muy difcil para serlo y an ms para demostrarlo.

La vertiginosa ruta de Mariano Rajoy a la cabeza del partido ms votado de Espaa se reduce a un punto, el mismo en el que asienta sus posaderas. No hay ms mundo para el actual PP que aquel que sustenta el culo de su presidente. Lo dems queda fuera. Es la estrategia del cobarde. Jams tomes una decisin porque eso puede alterar el curso de las cosas. En ltima instancia siempre quedar el postrer da, la hora final, el minuto embarazoso donde los malditos, es decir, todos aquellos que no viven de y por el campo de atraccin que est ubicado en su trasero, le obliguen a tomar una decisin. Que la mierda de sus colegas corruptos apesta? Pues esperemos a que todo el mundo ponga el pauelo en la nariz para evitar el hedor y as no nos adelantaremos a los acontecimientos.

Porque los acontecimientos son para Rajoy un virus tan pernicioso que le obliga a actuar y l desea que las cosas vayan tan cosidas y previsibles como los documentos del registro de la propiedad. A veces uno se pregunta por qu un cobarde patolgico, que detesta meterse en jarana y decidir, os un buen da lanzarse a la pelea poltica. Por una partcula de su ADN familiar? Porque se aburra de jugar al domin? Las razones pueden ser de ese jaez porque no se trata slo de un hombre con escondida voluntad de poder sino de un hombre sin atributos, el ideal del funcionario opositor que est al tanto de que la cucaa tiene un lmite y no se puede subir ms de lo que permite el escalafn.

No es el jefe de un partido poltico, siempre atento a lo que susurra la opinin y al afn de no perder comba para ganar siempre. Lo suyo es otra cosa que tiene ms que ver con el capo de un clan de mentirosos redomados que se esfuerzan en demostrar da tras da que no es por sus mritos, menos an por sus msteres!, por lo que estn donde estn, ni siquiera por la ceguera suicida de los votantes sino porque el gran culo de Rajoy les ha animado a ponerse debajo hasta que los aplaste.

Que la universidad, antes y despus de Bolonia, era un comedero con garanta de jubilacin y un buen pasar entre revistas indexadas y golferas de club de ambiciosos sin audacia, estaba en la mente de todos, empezando por los propios interesados, que no se cortaban un pelo contndolo tras la segunda copa. Encontrar un titulado decente y sin dependencias de quien le prohij es algo tan difcil como lo del militante honrado de un partido en el gobierno, pero la universidad tena la franquicia de reservado el derecho de admisin y la omert que cubre los diversos cuerpos de la administracin. Son funcionarios y por esencia atentos a las palpitaciones del poder. Sus veleidades de honestidad e independencia se pasan al tiempo que la resaca. Qu catedrtico egregio pondra pegas a una titulacin tan digital como un mster? Si adems no son presenciales, entonces miel sobre hojuelas y se puede hacer la trampa con la discrecin que exige una estafa burocrtica.

La prevaricacin es ms un pecado que un delito, y a las experiencias me remito. Lo de Cristina Cifuentes abre la caja de los truenos y amenaza, dicen, al prestigio acadmico. Boberas. No amenaza nada porque la colusin entre cargos universitarios y cargos polticos es tan estrecha que uno parece la piel de los otros. Lo nico llamativo es el afn de ser putas o chaperos y hacerse pasar por seoritas de compaa y caballeros sin tacha. Adems de corruptos, titulados impunes.

La suerte de Rajoy no es que haya hecho independentistas, como dicen los que miran el dedo y no la luna, sino que gracias a los independentistas Rajoy tiene un apoyo que de otro modo no tendra. Nadie se imagina a Snchez gobernando. Con la frivolidad de Zapatero ya hubo bastante.

Fuente: https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/sabatinas-intempestivas-gregorio-moran/rajoy-clan-mentirosos_134192_102.html

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter