Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2018

Moyano, el ltimo vandorista

Fernando Rosso
La Izquierda Diario

Protagonista indiscutible en los ltimos treinta aos de historia del sindicalismo argentino. Golpe tanto como negoci con todos los Gobiernos. Luces y sombras en el derrotero de Hugo Moyano desde los inicios en Mar del Plata hasta la cumbre del poder sindical.


En el comienzo de 2018, Hugo Moyano volvi a los primeros planos de la escena pblica por la distancia y disputa con el Gobierno de Mauricio Macri. Despus de la marcha del 21 de febrero en la avenida 9 de Julio y de retirar a su corriente de la conduccin de la CGT, todos bajaron el tono y volvieron a una pax hasta nuevo aviso. Con voces de personas que acompaan de cerca al lder camionero y comparten su esquema de poder, opositores que lo enfrentaron, funcionarios que lo apaaron (y lo padecieron), periodistas que lo investigaron y acadmicos que lo estudiaron, el artculo reconstruye un perfil de quien puede ser considerado el ltimo vandorista.

***

Cuando la pesada mano de Hugo Moyano comenz a ejercer presin y atenazaba el cuello del abogado, la negociacin llevaba ms de siete horas. El histrico dirigente de los camioneros tena los ojos negros cargados de ira, los msculos de los brazos -tonificados por las prcticas regulares de box casero- lucan ms tensos que de costumbre y el considerable crneo respiraba agitado a centmetros del rostro del letrado.

La multinacional Coca-Cola haba resuelto rescindir el contrato que tena con la compaa de logstica Romn y en el mismo acto despedir a ms de trescientos trabajadores encuadrados en el sindicato de camioneros. Para llevar adelante las tratativas que prometan ser vidriosas, la empresa haba requerido los servicios del abogado estrella del universo patronal: Daniel Funes de Rioja.

Escuchame, la puta que te pari! Vos no te movs de ac hasta que terminemos de arreglar todo, orden el Negro antes de soltarle el pescuezo en el preciso instante en que la sangre que flua hacia el cerebro comenzaba a escasear.

El hombre de voz gruesa, traje elegante y prolijo cabello engominado fue ministro de Planeamiento de la Nacin durante la dictadura militar presidida por Jorge Rafael Videla; funcionario en la administracin de Carlos Sal Menem; jefe de la poderosa Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y estridente vocero de la Unin Industrial Argentina (UIA). Con toda esa trayectoria a cuestas, Funes de Rioja jams vivi una situacin como la que le toc sufrir aquel lejano septiembre del 2003 frente al jefe mximo de los teamsters argentinos.

La decisin unilateral de pasar a un cuarto intermedio en las negociaciones paralelas que se llevaban adelante en dos oficinas del Ministerio de Trabajo de la Nacin no fue del agrado del lder gremial. Cuando el representante de la cartera laboral le inform la decisin de la otra parte, Moyano cruz gilmente hasta la sala donde deliberaba la delegacin empresaria para continuar el intercambio por otros medios.

Seis horas despus de que se reanudaran las negociaciones, a la una de la madrugada, las partes arribaron a un acuerdo: Romn abonara las indemnizaciones de los trescientos empleados y la nueva empresa operada por Coca-Cola Femsa retomara a todo el personal. El pato de la boda fueron los setenta empleados que haba contratado la mundialmente famosa compaa de gaseosas para asegurarse el funcionamiento de una flota propia y que quedaron en la calle poco tiempo despus.

Para Funes de Rioja, la jornada culmin a las cinco de la maana, cuando Noem Rial, en ese momento secretaria de Trabajo, lo cubri en la huida por una puerta trasera del edificio. Yo no alcanc a ver las escenas de pugilato recuerda la exfuncionaria, pero asegura que presenci insultos de todo tipo y color.

Con la sorpresiva accin, Moyano cumpla con la mxima que decreta que siempre hay que golpear para negociar, un principio que rigi la prctica de gran parte del sindicalismo tradicional y que en Argentina se conoce como vandorismo, en homenaje al dirigente de la otrora vigorosa Unin Obrera Metalrgica, Augusto Timoteo Vandor, el hombre que pas a mejor vida cocido a balazos por una formacin de la izquierda peronista en los vertiginosos aos setenta del siglo pasado. En esta ocasin, ligeramente modificado por un literal apretar para negociar, una embestida que llev adelante con la misma mano de hierro con la que Moyano conduce desde hace tres dcadas el estratgico sindicato del transporte y que aplica hacia arriba y hacia abajo, a izquierda y derecha.

***

Hugo Antonio Moyano naci en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, el 9 de enero de 1944. Un ao y ocho das antes de la fundacin del primer sindicato de camioneros del pas y veintin meses antes de la multitudinaria movilizacin que pari al peronismo. Poco tiempo despus, su familia se mud a Mar del Plata, la localidad balnearia ms popular de la Argentina. El cambio se produjo cuando su padre, Juan Antonio Moyano, fue trasladado a La Feliz por el cuartel de bomberos en el que se haba enlistado, profesin que ejerci antes de convertirse en camionero. En el puerto de la ciudad, que creca industrialmente al calor de las transformaciones del modelo sustitutivo de importaciones, Celina Carrizo, madre de Hugo, consigui conchabarse en una fbrica de conservas en la que descabezaba anchotas. La imagen de las maltratadas manos de Celina, su ferviente fe en el credo evanglico y su pasin por el peronismo dejaron su impronta en el nico hijo varn de la familia.

Su vida laboral comenz temprano: a los once aos ingres a trabajar en una empresa de chacinado en la que etiquetaba salamines, y a los diecisiete ya era parte de la compaa de transporte Verga Hermanos. Ocup el lugar del lechuza, como se apoda en la jerga camionera al acompaante del chofer porque viaja mirando curiosamente para todos lados. Dos aos despus fue elegido delegado gremial. Se puso al frente de una pelea exitosa: junto a un grupo de compaeros lograron que la empresa proveyera el atuendo de trabajo. Lo paradjico fue que nadie pudo aprovechar la novel victoria: los avergonzaba llevar estampada en el pecho la marca con ese peculiar nombre.

Moyano tiene setenta y cuatro aos y tres gestiones matrimoniales. Con su primera esposa, Olga Beatriz Mariani, tuvo cuatro hijos: Pablo Hugo Antonio, actual secretario adjunto del sindicato camionero; Paola Mara Isabel, hoy esposa del presidente de la emblemtica Asociacin del Ftbol Argentino (AFA), Claudio Chiqui Tapia; Karina Eva Beatriz y Emiliano, cuyo nombre homenajea a Emiliano Zapata, el lder campesino de la temprana revolucin mexicana. Cuando finalizaba el ao 2011, en la localidad rural de Exaltacin de la Cruz, al norte de la provincia de Buenos Aires, Emiliano se desplom en la calle y falleci a la corta edad de 36 aos vctima de un infarto y luego de haber enfrentado por largo tiempo un cuadro de psicosis aguda por la que estaba medicado.

Con su segunda pareja, Elvira Corts, militante y alguna vez integrante de la mtica formacin de derecha peronista Guardia de Hierro en Mar del Plata, tuvo a Facundo, hoy diputado nacional por el partido Frente Renovador que lidera Sergio Massa y a Huguito, hoy abogado del sindicato y la federacin de camioneros y asesor de la Confederacin General del Trabajo (CGT).

Antes de partir hacia Buenos Aires con el inicio de la primavera democrtica del ao 1983, Moyano haba avanzado unos cuantos escalones en su carrera gremial y poltica: lleg a secretario general de la seccional Mar del Plata de Camioneros, fue uno de los fundadores de la Juventud Sindical Peronista (JSP), alcanz las secretaras generales de la CGT y del Partido Justicialista de la ciudad.

Liliana Zulet es la mujer con la que comparte su vida en la actualidad y con quien tuvo a su ltimo hijo, Jernimo. Pero tambin con ella engendr una sociedad muy productiva en trminos de los emprendimientos que rodean al poderoso aparato camionero: conduce la obra social, entre otras empresas ntimamente relacionadas con el gremio. Estas relaciones conocieron la luz pblica cuando el Poder Judicial avanz y luego enfri causas judiciales de manera directamente proporcional a las peleas del dirigente con el presidente Mauricio Macri.

Moyano y su ltima esposa se conocieron en una situacin peculiar a mediados de los aos noventa del siglo pasado. El sindicato adeudaba una considerable cifra de dinero (500 mil dlares) a la empresa de salud Amel, propiedad de Zulet, por algunos servicios que brindaba al gremio. El pleito lleg a los tribunales y a una instancia de negociacin extrajudicial. All no hubo vandorismo que valga: la mujer cobr hasta el ltimo centavo de la deuda y hasta se atrevi a robarle el corazn al hombre ms fuerte del sindicalismo argentino en el ltimo cuarto de siglo.

Cuando conoci a Zulet, ya haba ganado la secretara general de la seccional Buenos Aires (Provincia y Capital) del sindicato en 1987, haba ejercido el cargo de diputado provincial en una banca que obtuvo ese mismo ao y en 1992 se hizo del premio mayor en la corporacin camionera: fue encumbrado como mximo lder la Federacin Nacional de Trabajadores Camioneros (FNTC).

A mediados de los aos noventa fue una de las cabezas visibles del MTA (Movimiento de Trabajadores Argentinos), el nucleamiento de sindicatos que enfrent al Gobierno de Menem y produjo una ruptura en la CGT, separndose de aquellos dirigentes abiertamente participacionistas. Cumpli una funcin clave en la crtica transicin del pas que estall en toda su plenitud en el ao 2001. Moyano form parte del bloque devaluacionista junto a una faccin de los empresarios y las organizaciones polticas tradicionales. Patent la Banelco cuando denunci las coimas que se produjeron bajo el Gobierno de la Alianza para aprobar la reforma laboral a la que enfrent en las calles. Alcanz un tercio de la jefatura de la CGT a nivel nacional en el ao 2003 (como parte de un triunvirato) y, finalmente, qued como secretario general nico por tres perodos consecutivos bajo las administraciones de Nstor y Cristina Kirchner.

Fue un pilar de la gobernabilidad y la coalicin kirchnerista, con la que rompi en el ao 2012. Al ao siguiente lleg a la presidencia de uno de los equipos de ftbol ms importantes de la liga nacional, el Club Atltico Independiente, en el que fue reelegido en 2017, y alcanz la vicepresidencia segunda de la AFA. Los vaivenes con la administracin Macri an estn en curso: un romance inicial, una pelea discursivamente rabiosa y una precaria paz silenciosa.

En su discurso pblico tiene un amplio arsenal de citas de Juan Domingo Pern -a quien ley profundamente- para todas las ocasiones y las ms variadas circunstancias. Y acude a referencias a Dios cuando la situacin lo requiere. Pero desentraar su relato es fcil, lo difcil es dilucidar su prctica; lo importante no es lo que dice, sino lo que hace.

Su ltima esposa ocupa un lugar destacado en el podio de la estructura de poder de Moyano, una posicin que comparte y disputa con Pablo, Facundo, Huguito y un amigo y compaero de ruta: Juan Carlos Schmid, miembro del triunvirato de la CGT y secretario general del sindicato de Dragado y Balizamiento.

***

Al da spero y fro no le preocupa que sea 21 de septiembre. La maana lluviosa se rebela contra todas las convicciones del calendario. En el barrio porteo de Parque Chacabuco est situada la biblioteca sindical Eva Pern, que pertenece al gremio de camioneros. Es el lugar que Pablo Moyano eligi para hablar de su padre. Los ojos marrones claros resaltan en el rostro, y las canas avanzaron soberbiamente en el cabello negro de este hombre de 47 aos. Viste de manera simple con un buzo gris plomo, cuello redondo, jeans, zapatillas y campera deportiva. Como un pibe de cualquier barrio del conurbano bonaerense.

Antes de comenzar la entrevista, impone un breve recorrido por las instalaciones y los archivos alojados en la institucin. Destaca uno de los estantes con carpetas que contienen todos los recortes de diarios, revistas o publicaciones en las que aparece Hugo Moyano desde que comenz su trayectoria gremial. Luego pasa a la solitaria sala de computadoras donde estn digitalizados videos y audios de entrevistas, actos, movilizaciones y quilombos de todo tipo que tuvieron al histrico lder como protagonista. Se detiene especialmente en el acto del ao 2011 en el que Moyano renuncia a la presidencia del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires y al cargo que ocupaba en la Junta Ejecutiva Nacional, porque el PJ se ha transformado en una cscara vaca. Repasa los cuadros que estn en una de las paredes de la sala central y que muestran a Moyano con diferentes personalidades sociales o polticas: con el expresidente Ral Alfonsn (a quien Pablo llama El Alfonso), con Sal Ubaldini (a quien denomina simplemente Sal), con el fallecido referente peronista Alberto Balestrini, con el dirigente gremial jujeo Carlos Perro Santilln o con el papa Francisco. Se detiene y resalta especialmente la fotografa que muestra a su padre recin liberado de la crcel bajo la dictadura. Frente al retrato de Moyano con la expresidenta Cristina Fernndez bromea: Con este vamos a hacer como hizo Nstor, y amaga con bajarlo. Uno de los actos simblicos ms potentes de Nstor Kirchner en los orgenes de su Gobierno fue retirar los cuadros de Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone (presidentes de facto de la ltima dictadura) de las paredes del Colegio Militar. Cuando se le consulta si el enfrentamiento con Cristina lleg a tanto, Pablo asegura que no, que no es para tanto. La serie se cierra con un retrato junto al hijo del legendario dirigente camionero estadounidense Jimmy Hoffa. Este seguro no tens ni idea de quin es: Jimmy Hoffa Junior, revela con orgullo.

El hijo mayor de Moyano subraya que su padre siempre fue un tipo que se pudo reponer en los momentos ms difciles y se remonta a los aos del llamado Proceso y a los inicios de la dcada del noventa del siglo pasado, el momento de mayor poder del menemismo, cuando se cre el MTA, precisamente para pelear contra las polticas liberales de ese momento. El primer aspecto que acenta, como producto de esa constancia, es el crecimiento del aparato del gremio.

  • A travs de esa perseverancia, de esa pelea que tuvo con los distintos Gobiernos, llev al gremio al lugar donde lo llev: cerca de doscientos mil afiliados, con catorce sanatorios propios, veinte hoteles, cerca de treinta campings y los mejores salarios.

    Segn el relato de los periodistas Nicols Damin y Diego Genoud, hasta un medioda del ao 2002, Pablo no solo no conoca a su medio hermano Facundo, sino que tampoco saba de su existencia (Ms all del padre, Revista Anfibia). Ese da, asado de por medio, se unieron las dos partes de la familia y, a partir de aquel encuentro y reconocimiento, el hoy legislador nacional ingres en la intimidad de la familia y en su esquema de poder.

    ***

    En una oficina de la fundacin Estrategia, ubicada en el corazn de la city portea, con impecable camisa -capaz de superar cualquier desafo de la blancura-, barba meticulosamente recortada y iPhone ltima generacin, Facundo Moyano repasa el itinerario de quien asegura es "un hombre fuerte.

  • Hugo Moyano es un dirigente fuerte en todo sentido. Es un dirigente fuerte porque representa una actividad fuerte que tiene un lugar estratgico en la economa y en la produccin de nuestro pas. Eso lo convierte en un dirigente destacado e importante con peso especfico que le da un lugar de relevancia tanto en lo gremial como en lo poltico destaca Facundo mientras saborea un yogur light que mixtura con una moderada porcin de cereales.

    Es viernes y el tradicional casual de los oficinistas del microcentro se impone en el ambiente relajado que el hijo del dirigente comparte con sus colaboradores. El joven reparte el tiempo de su exposicin pblica entre el universo poltico-gremial y el mundo de la farndula: fue relacionado (y se dej relacionar) con la veterana diva de la TV nacional Susana Gimnez y estuvo en pareja con la reconocida modelo Nicole Neumann. Un da en la seccin poltica de los diarios, otro en la portada o las tapas de las revistas del corazn.

    Una llamada interrumpe el inicio de la conversacin.

  • Si, p, yo voy porque vas vos, contesta Facundo a la voz lejana que se oye apenas como un murmullo inentendible. Creo que qued una lista unificada y bueno, al otro le pas eso por chupamedias, sentencia antes de cortar.

    La lista nica era para la competencia por el liderazgo del golpeado Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires. Esa tarde, los Moyano participaron en pleno de un acto en la localidad bonaerense de Merlo en apoyo a Gustavo Menndez, el candidato unitario. En ese evento, Hugo Moyano fue uno de los oradores centrales.

    Otras miradas no coinciden tanto con la benevolencia que se desprende del relato de sus familiares ms ntimos y consideran que, del otro costado de lo ms expuesto pblicamente, hay un lado B difuso, velado, oculto e intrigante.

    ***

    Moyano siempre tuvo su lado oscuro, afirma un funcionario que ocup un cargo importante en la administracin kirchnerista y que prefiere el off. Cultiv cierto trato con el dirigente y opina que es un tipo de dcadas y en cada una tuvo sus contrastes.

    Pablo Moyano recuerda que acompaa a su padre desde muy pequeo: Estuve junto a l cuando lo venan a buscar los milicos, asegura. Y afirma que Moyano pudo reponerse de esos momentos muy difciles y peligrosos.

    Efectivamente, Hugo Moyano estuvo detenido dos veces bajo la dictadura militar. La primera, durante la jornada del primer paro general contra el Gobierno de facto, que se realiz aquel recordado 27 de abril de 1979 y lo tuvo entre sus impulsores. Fue liberado a los tres das. La segunda, en abril de 1981, mientras organizaba un acto relmpago en la peatonal de Mar del Plata y termin en la dependencia del Batalln 601 de esa ciudad. Luego de cierto amedrentamiento psicolgico por parte de sus captores, fue trasladado a una comisara y liberado al da siguiente. De aquella jornada es la foto que cuelga en las paredes de la biblioteca y muestra a un joven Moyano, delgado, el pelo negro azabache brillante que casi anula la frente, alzado en hombros de otros manifestantes, con los brazos en alto y los dedos en V, un signo que en la Argentina qued como propiedad casi exclusiva del arsenal simblico del peronismo.

    Pero el terror en Mar del Plata, como en gran parte del pas, comenz antes del golpe cvico-militar de marzo de 1976. Como parte de la radicalizacin poltica de los aos setenta se extendieron y se constituyeron en Mar del Plata dos organizaciones de ultraderecha peronista: el Comando de Organizacin (CdO) y las Concentracin Nacional Universitaria (CNU), fundada por un grupo de estudiantes de Derecho e integrada por jvenes de las clases medias altas y altas. Fue el brazo local de la temible Triple A (Alianza Argentina Anticomunista), una organizacin de tinte fascista y paramilitar que se dedic a asesinar salvajemente a militantes sociales, polticos, de la izquierda peronista y de la izquierda en general.

    La investigacin histrica y judicial demostr que los abogados que integraban la CNU tambin asesoraban a la CGT local en Mar del Plata, de cuyo Consejo Directivo formaba parte Moyano. La organizacin fue acusada por dieciocho homicidios producidos entre 1975 y 1976. Tambin hay denuncias contra militantes sindicales como participantes activos de las patotas que recorran impunemente las calles de la ciudad por las noches para cazar opositores y activistas subversivos. En la causa judicial, una sola persona acusa directamente a Moyano como instigador y organizador de estos grupos de tareas que realizaban el trabajo sucio, muchos de los cuales luego se integraron al aparato del Estado totalitario. Lo que es indiscutible es la afinidad ideolgica entre la ortodoxia sindical de la JSP y estos grupos.

    Los interrogantes sobre la relacin de Moyano con estas organizaciones y su rol especfico o complicidad con la masacre silenciosa que precedi al golpe lo acompaaron a lo largo de toda su trayectoria.

    ***

    Uno, cuando mira el universo sindical, se puede decir que el sindicato camionero y el liderazgo de Hugo Moyano es un liderazgo tradicional, es parte de ese sindicalismo tradicional, reflexiona Facundo Moyano. Pero despus, cuando mirs la historia y lo analizs desde la prctica gremial, la calle lo ha encontrado ms con la izquierda y la CTA que con los gremios tradicionales. En 1994 la Marcha Federal la cierra mi viejo y estaba el Perro Santilln, estaba Vctor De Gennaro. Siempre estuvo luchando. Estuvo en los noventa en el MTA, despus en la CGT Disidente, denunci la Banelco, fundamenta.

    Efectivamente, junto al fallecido Juan Manuel Palacios de la Unin Tranviarios Automotor (UTA), Hugo Moyano fue una referencia de la resistencia en la larga noche del neoliberalismo. En 1994 constituyeron el MTA, luego provocaron juntos una ruptura de la CGT sobre la base de una postura ms confrontacionista.

    Fue convocante de movilizaciones masivas como las llamadas Marchas Federales y de paros nacionales contra los planes econmicos de Menem. Bajo el Gobierno de la Alianza, en abril del ao 2000, enfrent la reforma laboral y denunci coimas en el Senado para su aprobacin, lo que qued en la memoria colectiva con el tristemente clebre calificativo de Ley Banelco.

    Segn la versin de Moyano y otros sindicalistas, el entonces ministro de Trabajo, Alberto Flamarique, solt imprudentemente en una reunin privada (incluso con algunas copas de ms) que no vea inconveniente para la aprobacin de la reforma entre los senadores peronistas porque para ellos tena la Banelco (la metfora refera a la lnea de tarjetas ms conocida en ese momento para retirar dinero de los cajeros automticos).

    El da que se aprob, en la madrugada de un mircoles, la movilizacin fue reprimida y varios dirigentes moyanistas fueron encarcelados.

    Todas estas acciones lo convirtieron en una de las figuras ms ruidosas del antimenemismo. Un hecho que, sin embargo, no impidi conexiones con la administracin del riojano, que pasaron por lo que algunos califican como los stanos de la democracia: el jefe de los servicios de inteligencia del Estado (Side).

    Cuando fue eyectado de la Side, el Tata Yofre tuvo tiempo de sugerir a un reemplazante: el abogado laboralista Hugo Anzorreguy, que tena un estudio jurdico con sus tres hermanos desde el cual asesoraba a varios gremios. Entre ellos, los colectiveros de Palacios. El nuevo Seor 5 termin por ser el interlocutor principal del Gobierno con los sindicatos rebeldes, sin perjuicio de haber destrabado la causa judicial que logr encarcelar por unos das a Moyano, revelan los periodistas Mariano Martn y Emilia Delfino en la nica y completa biografa publicada en el pas sobre Moyano. (El hombre del camin, Sudamericana, 2008). Seor 5 es el apodo del jefe de los servicios de inteligencia porque ocupa la oficina del quinto piso de la sede central de los dueos de todos los secretos.

    Que el agente de dilogo de uno de los sindicalistas ms combativos con el Gobierno sea el mximo jefe de los espas no deja de ser, de mnima, paradjico, ironiza el exfuncionario del off.

    ***

    Ingresar al edificio de la CGT de la calle Azopardo 802 es como un viaje al siglo pasado a travs de una invisible mquina del tiempo. La tarde gris de finales de octubre torna ms solitario al imponente inmueble. Las placas de bronce y los bustos inmviles se amontonan anrquicamente en la entrada y agasajan a Sal Ubaldini, Jos Ignacio Rucci, al 20 aniversario del primer paro general contra la dictadura y a otros tantos referentes (conocidos o no tanto) que fueron protagonistas de retazos de historia de la CGT. El portero indica con escasas ganas que el ascensor es manual.

    Cuando se abre la puerta en el quinto piso, lo primero que se observa es la oficina de la Secretara Gremial a cargo de Pablo Moyano, a cuyo ttulo renunci a principios de 2018 por diferencias con la conduccin de la central. Un hombre de estatura media, espaldas anchas y un peso imponente espera en el pasillo. En la primera oficina, otros cinco hacen nada rodeando una mesa y saludan desinteresadamente.

    En la siguiente sala, detrs de una puerta doble de madera lustrada, bajo un formidable cuadro pintado en blanco y negro con la clsica foto del abrazo de Pern y Evita y con el lema El peronismo ser revolucionario o no ser nada, se encuentra Juan Carlos Schmid, uno de los tres secretarios generales que comandan la central desde 2016. Una efmera y deslucida conduccin con los das contados. Con ritmo pausado y acentuando las palabras, Schmid define a Hugo Moyano como un hombre de poder:

  • Creo que l busc siempre cmo ubicar y construir factores de poder. Miremos esto: sali de la CGT y ubic a uno de sus hombres, a quien l crea ms apropiado, en mi persona; en la AFA puso a alguien que crea que poda poner, su yerno; en la poltica, con sus claros y sus oscuros, promueve a uno de sus hijos, Facundo, y es un hombre que ha tenido alguna relevancia. Creo que l buscaba constituirse en una suerte de Lorenzo Miguel, alguien que tena una serie de variables para jugar en un escenario de poder.

    ***

    La columna vertebral de ese sistema de poder es, sin dudas, el sindicato de camioneros.

    Paradjicamente (o no tanto), su densidad creci de manera inversamente proporcional al debilitamiento de la estructura productiva, logstica y de transporte del pas producido por el modelo del que Moyano se consideraba el enemigo pblico nmero uno. El desmantelamiento de la red ferroviaria que trajo consigo la oleada de privatizaciones de la ltima dcada del siglo pasado concentr an ms el traslado de mercaderas en el transporte carretero. En una extensa y profunda investigacin acadmica sobre la estructura del gremio y su itinerario, los investigadores Enzo Benes y Beln Fernndez Milmada traducen esta realidad a nmeros: el 96 % de las toneladas transportadas se realiza a travs de camiones, y los ferrocarriles trasladan apenas un 4 %. (Revista Desarrollo Econmico, 2012).

    Pero, adems, Moyano desarroll una estrategia de expansin que tambin se aliment de las transformaciones producidas en el mundo del trabajo por el vendaval neoliberal.

    El exfuncionario del off reflexiona sobre lo que considera una contradiccin del Negro:

  • Partiendo de que sin lugar a dudas ha conseguido todos los derechos para los camioneros, fue a costa de romper principios bsicos de la accin sindical. Por lo pronto: fue un gran propiciador de las tercerizaciones. Cada conflicto que l tena, suponte en cualquier industria, cul era la solucin que le daba para quedarse con los camioneros?: Terceriz el transporte, hermano. Pon una empresa de transporte para que contrate camiones, y los camioneros son mos. Objetivamente produce un hecho que rompe el principio del predominio de la actividad principal y estimula las tercerizaciones que atomizan a los trabajadores.

    Benes y Fernndez Milmada describen las fases de esta orientacin:

  • La primera etapa de esta estrategia estuvo dirigida a incorporar ramas en las que, a partir de procesos puntuales de privatizacin o tercerizacin, se gener una masa de nuevos trabajadores carentes de afiliacin gremial: el transporte de caudales y la recoleccin de residuos. La segunda fase de expansin horizontal se inici con el proceso de privatizaciones que comenz en la dcada de los noventa. Gracias a ella, la Federacin Nacional de Trabajadores Camioneros incorpor formalmente la totalidad de los nuevos trabajadores del correo privado.

    En las puertas del ascenso del Gobierno kirchnerista, cuando todava administraba interinamente el pas el senador Eduardo Duhalde, el Ministerio de Trabajo de la Nacin aprob en marzo de 2003 una reforma del estatuto del sindicato camionero de Buenos Aires en la que este redefini la actividad del sector como logstica.

    Entre los nuevos potenciales representados estaban los trabajadores de los depsitos de mercadera, los encargados de la carga y descarga de vehculos, los que administran los stocks y preparan los pedidos, entre muchos otros empleados que estaban encuadrados en otros gremios (esencialmente en Comercio).

    Es importante mencionar que los vnculos polticos del gremio ayudaron al xito de esta estrategia. El Ministerio de Trabajo tom una actitud permisiva frente a los conflictos por encuadramiento, fallando a favor de Camioneros en la gran mayora de los casos, certifican los acadmicos antes mencionados.

    Algunos no dudan en deducir que Moyano controla ms del 80 % del Producto Bruto Interno: transporte de cosechas, ganados, hidrocarburos, minerales, mercaderas para el consumo local y para exportar, insumos para industria, logstica y almacenamiento de mercancas. Adems del traslado de correspondencia, que pretende reconvertirse hacia e-commerce, y la sensible recoleccin de residuos, que puede arruinar el ambiente de una ciudad o un distrito tan solo con algunas horas de paro. Con sus aliados, controla los puertos y gran parte del traslado de personas. En trminos del arte militar, diramos que tiene la llave del pas.

    Adems del amparo y favoritismo del Estado, el furioso crecimiento del sindicato estuvo unido a una estrategia de alianzas con grupos empresarios donde el emblema es la turbia relacin con la empresa OCA, la compaa postal privada ms importante del pas, cuyos siete mil trabajadores estn afiliados al sindicato de camioneros. La firma que se destaca por el violeta de su marca, con el que sus fundadores mediterrneos quisieron homenajear al Obispado de la clerical provincia de Crdoba, hoy formalmente est en manos de un excntrico empresario sospechado de relaciones ntimas con Moyano que, por supuesto, niega rotundamente.

    ***

    Patricio Farcuh se mueve como un testaferro, acta como un testaferro y habla como un testaferro. Sin embargo, niega tajantemente ser un testaferro. Lleva marcado en la generosa frente el mote de ser el prestanombre de Hugo Moyano en OCA. En los papeles, es dueo de la empresa; en los hechos, quin sabe. Llega una hora despus de lo acordado a la sede central que la firma tiene en el barrio de Balvanera en la Ciudad de Buenos Aires.

    La manzana que la compaa ocupa en la calle La Rioja al 300 fue escenario de una cinematogrfica imagen blica en mayo de 2017, cuando cerca de quinientos gendarmes garantizaron su reingreso a las instalaciones luego de diez meses en los que no le permitan entrar. En ese momento, Farcuh culpaba a Moyano y a una parte del grupo gerencial que, casualmente, todo el mundo identificaba con Moyano. Es ms, uno de los das en los que estuvo impedido de entrar a la empresa intent acercarse y fue expulsado por el propio dirigente camionero -segn Farcuh denunciaba en ese momento- con el aval de la Polica. Del otro lado lo acusaban de haber desfalcado la empresa, endeudarla irresponsablemente hasta dejarla al borde de la quiebra.

    Arranca echando espuma por la boca contra todos aquellos grandes medios que, siendo el empresario ms importante del pas, no publicaron una lnea sobre aquel espectacular incidente, y se ensaa especialmente con las cadenas CNN y O Globo, que, segn l, naturalmente deberan haber hecho portada catstrofe con su figura en el centro. Agrega el condimento de que en once oportunidades sufri atentados contra su vida. Si todos fueran ciertos, seran demasiados para este hombre de cuarenta aos, calva juvenil, casi un 1.80 mts. de altura y tatuajes en todo el cuerpo. Tuvo una atropellada trayectoria empresarial al frente del grupo RHUO (Recursos Humanos Organizados), que presta mltiples servicios, varios en reas en las que manda el sindicato de camioneros (limpieza, logstica o personal eventual). Se traslada aceleradamente en moto, hizo una acelerada carrera y habla de manera acelerada. Amontona palabras y despliega desordenados argumentos, mezcla nmeros caticamente y ninguna cuenta cierra.

  • La relacin que tengo con Moyano es la que tiene cualquier empresario con cualquier gremio que tiene a una porcin considerable de sus afiliados. Que digan lo que quieran, que digan que soy un chimpanc (y acenta marcadamente la e). Si hay una persona y dicen: Che, mir, esa persona se parece a algo que tiene cuatro patas, ladra, tiene cola, pelo y dice guau guau, y te dicen que es un delfn... qu quers que haga?

    Asegura que Moyano escuch a la gente equivocada, que no hay ningn documento que certifique que Camioneros haya puesto plata para pagar los sueldos, como se rumore en el tiempo en que fue expulsado de las oficinas, y que si la empresa esponsorea al club Independiente es porque las impresiones cuestan mil veces ms baratas que en cualquier formato de publicidad.

    En 2010 comparti palco con Pablo y Facundo Moyano en un partido de la Seleccin Argentina en el mundial de Sudfrica. Dice que se encontr de casualidad, tan de casualidad como los integrantes de la barra brava de Independiente que tambin estaban all.

    Seis meses antes, apenas haba recuperado el control operacional de la empresa, culpaba a Pablo y Hugo Moyano, a la barra del club de Avellaneda y a un sector de la gerencia por la usurpacin:

  • Que el sindicalista ms importante de la Argentina -creo que lo es, con diecisis aos al mando de la CGT, treinta aos al mando del sindicato de camioneros, tenga que ser expulsado por un batalln de Gendarmera de 750 personas en 2017, dejame pensar que termina en el libro AZ o en el Kapelusz, le deca al periodista Rolando Graa en el canal Amrica TV en mayo de ese ao.

    ***

    Moyano aplic el estilo Jimmy Hoffa, a quien admiraba como dirigente. Hugo introdujo dos variantes en la conduccin que, combinadas, le permitieron ganarse a los camioneros: estructura verticalista a cambio de pelea constante por los intereses de los afiliados, sintetiz para la biografa de Delfino y Martn un hombre que trabaj como asesor de Moyano, .

    Pablo Moyano asevera sin ninguna duda: Nosotros a veces en forma chistosa decimos: cuntos trabajadores se tatan una frase o una cara de su dirigente gremial? Y vos ves por la calle que muchas veces un compaero te lleva un gorrito, una campera, un chaleco de Camioneros, ese es el sentido de pertenencia que tienen los trabajadores y que se dio precisamente por los aos de lucha que dio l. En ese marco, el tema de la democracia sindical no le parece relevante: Democracia sindical? Creo que en todas las organizaciones sociales hay participacin, podr haber alguna que no deja participar a los trabajadores, pero en la gran mayora hay participacin.

    Facundo Moyano es ms crtico del sistema sindical argentino. De hecho, siendo diputado present un proyecto de ley al que calific de democracia sindical para retocar aspectos de la estricta regimentacin del sindicalismo. Pero considera que, por el hecho de elegir a sus dirigentes a travs del voto directo, Camioneros es un sindicato democrtico, a diferencia de la UOM, de la UOCRA o de la UTA, que tiene un estatuto que es asesino.

    Moyano no consigue las cosas porque sea democrtico, las consigue porque tiene un poder de la puta madre, se exaspera el exfuncionario del off. Camioneros no es un sindicato democrtico. No quiero imaginarme mucho una lista opositora en Camioneros. Yo no pondra las manos en el fuego por la democracia sindical en Camioneros, sentencia.

    Tampoco Sebastin pone las manos en el fuego porque, de haberlo hecho, las tendra carbonizadas. Sebastin trabaj ocho aos en el gigantesco centro logstico de ocho manzanas que el supermercado Carrefour tiene en la localidad de Esteban Echeverra, al sur del conurbano bonaerense. l s que experiment una situacin especial con esto de la democracia. Fue contratado por la empresa de logstica GPS (Grupo RUHO). A mediados de 2016, junto a un conjunto de compaeros protagoniz un conflicto con la exigencia de que la empresa abone las cargas sociales, una lucha que lleg hasta un paro de dos das cuando un compaero llev a su nena descompensada al mdico y no la quisieron atender en la obra social.

  • Luego del paro, Carrefour decide desprenderse de GPS y supuestamente iban a hacer una licitacin, pero vino Camioneros y le par todo con cualquier excusa, pero estaba apretando a Carrefour para que ponga a una empresa de nombre Gestin Logstica que es del mismo Grupo RHUO. Yo me postul para delegado despus de que se fueron un grupo de delegados que haban empezado a tirar para la gente. Cuando vos empezs a tirar para la gente, estos tipos te aprietan. Se abrieron del sindicato porque con el sindicato no pods pedir nada. A los chicos los amenazaron de muerte, a ellos, a su familia y todo, y arreglaron para no tener problemas. Te amenazan en Constitucin (barrio donde est la sede central del sindicato), te llaman ah y te pegan un cachetazo, pias, lo que sea. Despus nos postulamos nosotros: de nuestro grupo gan uno y perdimos los otros por poco. Pero nosotros seguimos reclamando por la efectivizacin de los contratados, por que hagan asamblea, pegbamos etiquetas (afiches, NdR) con esas cosas. Entonces, en octubre del 2016 nos mandaron la patota, unas ochenta personas, algunos eran de la barra de Temperley. Haba treinta afuera y cincuenta adentro.

    Sebastin y su grupo fueron despedidos, y a los pocos meses lograron una medida cautelar de reinstalacin en la Justicia. El da que tenan que volver a trabajar, activistas de Camioneros se movilizaron con la amenaza de parar todo si Carrefour permita el ingreso de los despedidos.

    Para este modus operandi interno hay una referencia ms cercana en tiempo y espacio que el legendario Hoffa del que hablaba el asesor de Moyano. En Quin mat a Rosendo Rodolfo Walsh describi el lado oscuro de la luna vandorista: El vandorismo tiene su discurso del mtodo que puede condensarse en una frase: El que molesta en la fbrica, molesta a la UOM; y el que molesta a la UOM, molesta en la fbrica. La secretara de organizacin del sindicato lleva un prolijo fichero de perturbadores, permanentemente puesto al da por los ficheros de las empresas. En una larga conversacin con el periodista Jos Tcherkaski, que se public como libro (Moyano por Moyano, Junta Palabras, 2001), Hugo Moyano sintetiz su discurso del mtodo:

  • Yo siempre dije cuando asum la conduccin: Muchachos, si dentro de cuatro aos tenemos lista en contra es que no supimos hacer las cosas bien. As que nosotros no podemos tener una oposicin, opositores hay en todos lados, pero cuando hablo de oposicin es cuando es organizada, y no tenemos oposicin.

    Hasta ahora, parece que en Camioneros las cosas se hicieron siempre bien para que no surja una oposicin.

    ***

    El 15 de octubre del ao 2010 el estadio del club River Plate estaba repleto. Ms de cien mil almas convocadas por la CGT conducida por Hugo Moyano se reunieron para conmemorar el Da de la Lealtad. El verde que caracteriza al gremio de camioneros era preponderante entre las banderas del estadio. Fueron invitados el expresidente Nstor Kirchner, en ese momento diputado nacional, la presidenta en funciones, Cristina Fernndez, los gobernadores y legisladores del peronismo.

    Con campera de cuero como la que luca e hizo famosa Sal Ubaldini, camisa blanca como para una gala y anteojos como de intelectual, Moyano hizo un enrgico y reflexivo discurso. Despus de aclarar en dos oportunidades que el acto no era una demostracin de fuerzas, afirm:
  • Tenemos muy presente lo que nos deca el general Pern, y esto no me canso de repetirlo: los trabajadores tienen que dejar de ser un instrumento de presin para pasar a ser un instrumento de poder.

    Y casi al finalizar su alocucin arroj a los cuatro vientos la frase maldita:

  • Estos actos son para concientizar polticamente a los trabajadores, para que en el da de maana, si es necesario, tambin podamos tener un trabajador en la Casa de Gobierno.

    En la larga mesa del escenario donde estaban sentados los polticos se cruzaban miradas incmodas y cuchicheos desaprobatorios por semejante imprudencia. El resto es historia conocida: la expresidenta respondi al compaero secretario general, despus de aclarar dos veces que siempre valor el sentido de responsabilidad del dirigente, que ella trabajaba desde los 18 aos.

    Para muchos ese duelo pblico y a cielo abierto fue el inicio de una grieta que no se cerr jams. En esa grieta se gestaron los cinco paros generales que enfrent la expresidenta en su segundo mandato antes de encaminarse a la madre de todas las derrotas frente a Mauricio Macri en las elecciones de 2015.

    Un investigador autorizado en la historia del complejo vnculo entre movimiento obrero y peronismo, el socilogo Juan Carlos Torre, asegura:

  • Las palabras de Moyano eran portadoras de un mensaje que desbordaba su expresin literal y haca referencia a una aspiracin siempre presente en los jefes sindicales: intervenir en primera persona en la vida pblica del pas con el propsito de gravitar, y hacerlo sin mediaciones, en las disputas del poder poltico (Eplogo a Laborismo, el Partido de los Trabajadores, Santiago Senn Gonzlez, Capital Intelectual, 2014). Para Torre fue el momento laborista de Moyano, manifestando las aspiraciones de convertirse en una especie de Luz Incio Lula Da Silva criollo. Sin embargo, el itinerario de alianzas polticas pueden ubicarlo en cualquier lado, menos en alguna forma o vertiente del laborismo.

    Juan Carlos Schmid asegura con delicada diplomacia que en el terreno de las apuestas polticas, Moyano no ha sido tan certero, no?, pero es un hombre que ha tratado de incursionar en ese campo con todos los desafos que eso implica.

    Hay que contextualizar todo, pero yo no particip de sus apuestas polticas, salvo en el PCET (Partido por la Cultura, la Educacin y el Trabajo, partido fundado por Moyano), se distancia moderadamente Facundo Moyano. Despus del ao 2011, arm un bloque con Omar Plaini. Despus no particip de las legislativas de 2013 con (Francisco) De Narvez, no particip tampoco cuando le hizo algn tipo de guio a Macri, explica.

    Pablo es mucho ms tajante y categrico: Una de las crticas puede ser la alianza que se hizo con De Narvez en ese momento, esa puede ser una crtica, haber errado en ese momento, haber hecho una alianza con uno de los empresarios ms oligarcas que hubo en los ltimos aos.

    En octubre de 2015, en plena campaa electoral, Macri, entonces candidato por la coalicin Cambiemos, realiz un acto para inaugurar un busto de Pern en la Ciudad de Buenos Aires. Era difcil separar el evento institucional del acto de campaa y todo pareca indicar que lo primero era una excusa para lo segundo, justamente cuando disputaba una porcin del voto peronista.

    Para Facundo, la participacin de su padre en el evento fue un claro guio al actual presidente. Pablo asegura que fue un mero acto institucional.

    Hay gestos de los que no se vuelve, sentencia el exfuncionario del off y explica: Eso fue claramente marcar su apoyo al macrismo. Creo que es una relacin ms de negocios que de poltica. No creo que su vnculo tenga que ver con la poltica. Ana Natalucci, sociloga, investigadora del Conicet y especialista en sindicalismo, asevera: Yo creo que Hugo jug para Macri en el acto de inauguracin del busto de Pern. l no es inocente, es un dirigente que condujo la CGT doce aos: uno puede exigirle a Moyano que no puede tener ingenuidad. Si vos hacs un acto con el Momo Venegas, que era el sindicalista ms impresentable que tuvo este pas, con Macri, agradeciendo que don un busto de Pern Si eso no es jugar a favor de Macri, no s bien qu sera.

    Luego de haber apoyado a Menem, como la mayora de los peronistas embriagados con el caudillo riojano en 1989, en su itinerario posterior Moyano respald a Jos Octavio Bordn en 1995; a Eduardo Duhalde en 1999; a Adolfo Rodrguez Sa en 2003 -quien llevaba como candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires al exmilitar carapintada Aldo Rico, con quien comparti un acto-; al kirchnerismo en el perodo 2005-2011; a uno de los empresarios ms oligarcas que tuvo este pas, Francisco De Narvez, en 2013, e implcitamente a otro empresario, un poco ms rico que el anterior, Mauricio Macri, en 2015.

    ***

    El sindicalismo tradicional argentino desde el peronismo siempre transit las difusas junturas entre la resistencia y la integracin, segn la definicin del historiador Daniel James en su clsico trabajo sobre el fenmeno. (Resistencia e integracin, el peronismo y la clase trabajadora argentina, Siglo XXI, 2013).

    Hace ms de cuarenta aos, el terico marxista ingls Perry Anderson delimit la naturaleza de la accin sindical en general en un artculo que se public traducido en el nmero 13 de la revista cubana Pensamiento Crtico: Pero, al mismo tiempo, a causa de la naturaleza paradjica del sindicalismo -un componente del capitalismo que por su naturaleza lo es tambin antagnico-, ni siquiera los peores sindicatos suelen ser meras organizaciones de adaptacin a la situacin imperante. Si lo fueran, a la larga perderan sus miembros por no obtener ventajas econmicas.

    La sociloga Ana Natalucci asegura que Moyano es el dirigente que logr reposicionar a la CGT en la discusin poltica, ese es un saldo que hay que ponrselo en su factura. Lo hizo mal, a lo camionero, si quers, eso de Te tiro el camin encima. Pero me parece que esa idea de que el peronismo no poda ser solo un partido profesionalizado, sino que debe representar otros intereses, eso lo pone en juego Moyano.

    Pese a las derrotas que el neoliberalismo infligi a lo que se conoce como el movimiento obrero organizado, la Argentina contina siendo un pas con una gravitacin preponderante de la clase trabajadora y sus sindicatos. Con un 37 % de agremiados, est entre las naciones con ms alta tasa de sindicalizacin del mundo. El cambiemismo de Mauricio Macri identifica en esas trincheras de la sociedad civil uno de los mayores obstculos para la llamada modernizacin.

    Detrs de la rabia que destilan los editoriales de los diarios poderosos que cada dos por tres dedican una a Moyano o al moyanismo reside un odio clasista hacia todo ese universo que a su manera representa.

    Cmo lo representa es otro cantar. Hace ms de cuatro dcadas que no maneja un camin, sus hijos devenidos en sindicalistas profesionales prcticamente no pasaron por la experiencia de la vida como trabajador de base y el emporio camionero se convirti en un aparato semiempresario, donde muchas veces es difcil distinguir de qu lado del mostrador se encuentra. Pese a todo esto, Moyano asegura que la burocracia sindical no existe, es parte de una poca sobreideologizada y de un tiempo superado, de los aos lejanos de la hegemona ideolgica y cultural de la izquierda:

  • Bueno, el tema de la burocracia es parte del folklore. A los dirigentes gremiales ya no saben cmo decirles, ya no saben qu inventar para deteriorar, para denigrar; la burocracia naci en la poca de la izquierda. Burocracia es demorar los trmites, esa es burocracia, pero eso ya lo superamos, por eso es parte del folklore, le dijo a Jos Tcherkaski.

    En algn momento de esa larga conversacin, el periodista sugiere elpticamente que desentraar el relato de las personas es fcil, lo difcil es dilucidar su prctica; que lo importante no es lo que dice, sino lo que hace. Por eso advierte, como al pasar: Yo suelo creer la mitad, porque la otra mitad son los hechos.

  • Fuente: http://www.laizquierdadiario.com/Moyano-el-ultimo-vandorista

    Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



    Envía esta noticia
    Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter