Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-04-2018

Lula, encarcelado por el fascismo neoliberal

Francisco Frutos Gras
Cronica Popular


El que fue durante 8 aos Presidente de Brasil cumpliendo, entre otras importantes tareas de gobierno, con el Plan Hambre Cero y Bolsa de Familia, que contenan las propuestas bsicas programticas del Partido de los Trabajadores para la reduccin drstica del hambre que afectaba a decenas de millones de personas humildes y trabajadoras, algo que la ONU tuvo que reconocer sin ninguna duda, ha sido encarcelado.

El proceso hasta su encarcelamiento ha sido largo, reaccionario y brutal, ciscndose en la ms elemental democracia, y ha movilizado a toda la derecha, extrema derecha y media derecha, econmica, poltica, jurdica y de comunicacin y pretende liquidar toda una etapa histrica que arranca de la lucha obrera y social por una vida digna y contra la dictadura de los militares golpistas.

Luiz Incio Lula da Silva, obrero metalrgico despus de haber sido limpiabotas y vendedor ambulante, se convirti en uno de los principales dirigentes sindicales y polticos de Brasil, de Amrica Latina y del mundo, organizando y dirigiendo huelgas generales y participando en la creacin de la Central nica de Trabajadores, CUT, y en la formacin unitaria del Partido de los Trabajadores por parte de sindicalistas, intelectuales y cristianos de la Teologa de la Liberacin, lo cual contribuy de forma decisiva a la derrota de los militares y las derechas, a la restauracin de la democracia y, progresivamente, al triunfo de las izquierdas representadas fundamentalmente por el Partido de los Trabajadores. Un gran partido que march unitariamente con el Partido Comunista del Brasil, con el Partido Comunista Brasileo, con el Partido Socialismo y Libertad, al cual pertenecan la recientemente asesinada concejala Mireille Franco y el dirigente comunitario Alexandre Pereira Mara, asesinado tambien pocos das despus por ser testigo del asesinato de Mireille.

Durante el proceso que va de la etapa ms socialmente avanzada y democrtica de Brasil, los casi 14 aos de gobierno del Partido de los Trabajadores y sus aliados, con Lula y Dilma Rousseff de presidentes, hubo un continuado y espectacular crecimiento de la economa y de la riqueza colectiva y un reparto y redistribucin de la misma de forma cada vez ms masiva y justa. En una pas con ms de 200 millones de personas, una gran parte de las cuales sin tierra, ni vivienda, ni trabajo estable garantizado, lo conseguido en estos aos por el PT y la izquierda real es, a pesar de las contradicciones y errores que aparecen en un proceso complejo como ste, un extraordinario avance social que demuestra sin paliativos de ninguna clase que cuando la izquierda real, honesta y de orientacin social revolucionaria gobierna con el pueblo y de acuerdo con el pueblo las condiciones de vida y de trabajo y la dignidad de las personas mejoran y avanza el cambio social.

Algo que los representantes de la mafia empresarial brasilea, corrupta y despiadada con los pobres con tal de aumentar sus privilegios y beneficios, siempre de acuerdo con la mafia internacional del capital, especialmente la de EEUU, no poda consentir. Y como los golpes de Estado clsicos con el tanque y el fusil en la calle ya son muy mal vistos, especialmente despus de los habidos durante dcadas y de sus catastrficos resultados finales, ponen en marcha los golpes de Estado de nuevo tipo, segn las nuevas estrategias neoliberales de accin no violenta teorizadas por el norteamericano Gene Sharp.

Esas estrategias, basadas en que la naturaleza de la guerra en el siglo XXI ha cambiado ya que combatimos con armas psicolgicas, sociales, econmicas y polticas, utilizando la atraccin en vez de la coercin, manipula a fondo las instituciones, las leyes, la jurisprudencia, la polica, los medios de comunicacin-propaganda y la compra sin ms, al precio que siempre acaba sabindose al cabo de los aos, de las personas que se venden, cambiando y vulnerando leyes ilegalmente, montando campaas contra el enemigo a abatir, creando, en resumen, una realidad ficticia frente a la real. As se ha hecho en los golpes de Estado en Honduras, Paraguay y Brasil.

En Brasil empezaron la primera parte del ataque final con un golpe de Estado institucional y de la jurisprudencia contra la Presidenta Dilma Rousseff, acusndola nada ms y nada menos que de aumentar los gastos del Estado, incumpliendo con ello la meta fiscal, cuando el gobierno presidido por Dilma, en vez de recortar gasto social como peda la derecha, recondujo partidas de un departamento ministerial a otros sin aumentar el presupuesto que ya haba sido aprobado en el parlamento. El resultado fue la destitucin de Dilma por la derecha de acuerdo con empresarios y polticos que estaban siendo investigados por corrupcin y queran que el gobierno no continuase impulsando la investigacin como estaba haciendo. Posteriormente, a Lula lo acusan de algo tan criminal como corrupcin pasiva, eso s sin otra prueba, igual que con Dilma, que las declaraciones de empresarios y polticos realmente implicados en corrupcin generalizada.

En Brasil queda meridianamente claro que el capital y sus terminales polticas, jurdicas, mediticas y policiales corruptas, no est dispuesto a ceder un pice en la defensa de sus intereses y privilegios y en la liquidacin poltica, social y humana de sus enemigos. No es el nico sitio como hemos visto pero es el ms importante por el volumen econmico, por el dominio geopoltico de un vasto territorio y por afectar a tantos millones de personas y a un gran pas que, a pesar de sus enormes retrasos histricos, se haba convertido en la quinta potencia econmica mundial.

Antes de entrar en la crcel Lula dijo en un discurso que forma parte de la historia de la razn y de la emocin revolucionarias: Yo no soy un ser humano ms. Yo soy una idea. Y las ideas no se encierran. La muerte de un combatiente no para la revolucin.

Acabo este artculo diciendo que siento un gran orgullo de haber compartido mesa con Lula y de haber participado junto a l en las reuniones del Foro de Sao Paulo, en los encuentros con el Partido de los Trabajadores y de otros partidos socialistas y comunistas, analizando la realidad de Amrica Latina y del mundo para trabajar por la unidad de la izquierda europea y latinoamericana. En encuentros sobre economa en Cuba. Le mando un gran abrazo.

Ahora queda el compromiso de luchar por su liberacin inmediata, de sacarlo de las garras de los empresarios, polticos, policas y Moros corruptos.

Fuente: https://www.cronicapopular.es/2018/04/lula-encarcelado-por-el-fascismo-neoliberal/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter