Portada :: Espaa :: La indignacin toma las plazas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2018

7 aos del 15M
Lo siguen llamando democracia y sigue sin serlo

Carlos Benitez
El Salto

Siete aos despus de que un clamor popular retumbara en las plazas de todo el Estado bajo el grito "lo llaman democracia y no lo es, todo apunta a que, en lo referente a calidad democrtica, poco ha cambiado


La brutales cargas policiales y las detenciones indiscriminadas en manifestaciones ya no abren portadas y telediarios, el Gobierno ha aprendido la leccin. Ahora la represin se ha modernizado y funciona a golpe de talonario y de Audiencia Nacional.

Hagamos un repaso al ltimo ao en materia represiva.

Pablo Hasel condenado a dos aos de crcel, lo que sumado a su anterior condena le llevar cinco aos a prisin por sus tuits y una de sus canciones. Fernando De Reyna y Toms Santos condenados a un ao y medio de prisin por dos tuits de mal gusto insultando a la presidenta de la Asociacin 11M Afectados por el Terrorismo. El tuitero alavs Alfredo Remrez, condenado por haber dado en la red social la bienvenida a miembros de ETA a su salida de prisin tras cumplir sus condenas, ingres en prisin a finales del pasado ao y, a mediados de febrero de este ao, le fue aplicada la dispersin carcelaria y fue trasladado a una prisin de Zaragoza.

En Murcia, un estado de excepcin permanente, vigente desde el mes de octubre, ha tenido como consecuencia una decena de detenciones y ms de una veintena de multas por valor de 50.000 para tratar de acallar las protestas que exigen el soterramiento de las vas del AVE. Los activistas llevan meses denunciando abusos policiales, detenciones arbitrarias, identificaciones sumarias de forma irregular, coacciones a menores, la presencia policial armada con fusiles de asalto en las vas Hasta tal punto ha llegado el grado de acoso a los vecinos, que llevan alrededor de 250 das consecutivos protestando, que han llegado tener que escoltar a los cantautores que los jueves ofrecen recitales para evitar ms identificaciones y sanciones.

Abril judicial

No todo lo que hemos visto en este ao, en que el mayo francs cumple medio siglo, corresponde a hechos actuales. En materia judicial, el mes de abril ha sido especialmente prolfico, llegando a ser denominado abril judicial. El mes lo inauguraron los dos sindicalistas riojanos Jorge y Pablo tras ms de cinco aos a la espera de juicio, el ltimo proceso judicial de la huelga general del 14N de 2012. Un da ms tarde le toc el turno a Jose Mara, un activista madrileo que se enfrenta a dos aos de prisin por intentar paralizar un desahucio. Tambin concurrieron, en este caso en la Audiencia Nacional, los jvenes de Altsasu acusados de terrorismo por una pelea de bar. Del mismo modo, el periodista de La Haine 'Boro iba a ser juzgado en un nuevo montaje policial acusado de atentado a la autoridad y lesiones a dos agentes mientras cubra la manifestacin del Jaque a la monarqua . Finalmente el juicio fue aplazado porque uno de los agentes que tena que declarar se encontraba 'indispuesto'. Por ltimo, tambin tuvieron que desfilar por los juzgados los activistas del 2F de Valladolid, en los que cuatro activistas fueron juzgados por una manifestacin durante la convencin nacional del Partido Popular en 2014, y los seis sindicalistas guadalajareos, que se enfrentan a un total de 144 aos entre los seis, tuvieron que ir a declarar.

Tampoco creamos que se han olvidado los viejos mtodos. Das antes del 1 de octubre, entre gritos de "a por ellos", llegaba una jaura a Catalunya para impedir un referndum. All dejaron imgenes para la memoria: un Pioln que durante semanas fue la burla de todo el Estado y parte del extranjero; cargas policiales dursimas contra manifestantes pacficas; gente arrastrada por los pelos, ms de 1.000 personas heridas (una de ellas perdi un ojo, otra sufri un infarto durante una carga policial) Lo que sucede en cualquier democracia cuando alguien quiere votar, tenga o no valor el resultado de dicha votacin.

Si es nazi no es lo mismo

Como hace siete aos, la represin s entiende de ideologas. El pasado mes de marzo eran juzgados los ocho miembros de la organizacin neonazi Nueva poca por asociacin ilcita. El resultado: nicamente pisar la crcel el que ya se encuentra en ella por apualar a cinco personas en Lleida. Una situacin que contrasta con la de Valtonyc, que deber entrar en prisin en las prximas semanas por las letras de sus canciones.

El caso del rapero o de los independentistas encarcelados que, casualidades de la vida, no son ni cuados de Mndez de Vigo ni primos de Pedro Morens, tambin contrasta con la situacin judicial de la que gozan los ya condenados por el asalto a la librera Blanquerna en 2013. Fueron sentenciados a cuatro aos y cinco meses de prisin por un delito de desrdenes pblicos en concurso ideal con el de impedimento del derecho de reunin, con agravante de obrar por motivos de discriminacin ideolgica, y por un delito de daos ocasionados en bienes de propiedad pblica. No obstante, el Tribunal Constitucional ha suspendido su entrada en prisin.

Como antao, el franquismo sigue gozando de buena salud y honores. El pasado 8 de mayo, durante una sesin de control de esas que se saltaron cuando estaban en funciones tras el bloqueo electoral, el ministro Rafael Catal confesaba que no tena ninguna intencin de retirar el ducado de Franco, que ahora heredar su nieta, porque "no genera ningn privilegio" sino que se trata de un ttulo que es "simplemente honorfico". As pues, el Gobierno aboga por seguir honrando a Franco y su labor en defensa de la violacin de los ms elementales derechos humanos y libertades.

Pero no solo son los honores al caudillo. El nacionalcatolicismo en el que siempre insisti tanto tambin goza de magnfica salud. En abril pudimos conocer que una legionaria fue sancionada por no asistir a la conmemoracin de la Inmaculada Concepcin, una cosa muy normal en una democracia laica. La militar explic que se debi a que no tena con quin dejar a su hija, ya que todas las guarderas estaban cerradas por ser festivo, su marido tambin deba participar en la conmemoracin y a ambos se les deneg la concesin de un da de asuntos propios.

Pero no es lo nico que dota de salud al nacionalcatolicismo que reina por encima de 'Felipito. Menos desapercibida pas la denuncia a Willy Toledo por insultar a Dios y a la Virgen Mara en Facebook. En un escrito, la Fiscala informaba de la presentacin de una denuncia por un delito contra los sentimientos religiosos. Ante la citacin judicial, Toledo se neg a declarar y solicit con la retranca que le caracteriza que declararan Dios y la Virgen Mara por si se sienten ofendidos.

Tambin en las aulas

La defensa de la patria y el dogma de los smbolos nacionales llega tambin a las aulas, como ya lo hiciera durante el franquismo y en otros tantos regmenes dictatoriales. Destaca la propuesta musical para que los estudiantes canten el pasodoble La Banderita y que escuchen y marquen el comps del himno de la Armada. En la unidad sobre las amenazas que ponen en peligro nuestros valores se destaca que uno de ellos son los "flujos migratorios irregulares" y que "se han transformado en un fenmeno con implicaciones para la poltica de seguridad".

Otros contenidos de esta asignatura, que los ministerios de Defensa y Educacin quieren impartir a nios de entre seis y doce aos, son los procedimientos para hacerse reservistas del Ejrcito, el deber de defender a Espaa, dibujar banderas y escudos nacionales, hacer pines con la bandera o el escudo, recopilar informacin sobre el rey y su boda, comparar a los militares con mdicos pero lo importante es investigar a 500 docentes catalanes por adoctrinamiento.

Hoy como hace siete aos, lo llaman democracia, y sigue sin serlo.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/represion/7-anos-15M-lo-llaman-democracia-sigue-sin-serlo


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter