Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2018

Bienvenidos al mundo en que las empresas disfrutan de la vigilancia permanente de sus trabajadores

Emine Saner
El diario


- Desde implantes con microchips hasta pulseras con rastreadores y sensores que detectan el cansancio y la depresin, las nuevas tecnologas permiten a los empleadores vigilar a sus trabajadores cada vez de forma ms intensa

- "Como esta vigilancia se puede hacer de forma retrospectiva para despedir a la gente, se usa para hacerles sentir que podran perder su trabajo en cualquier momento", dice un socilogo que trabaj como teleoperador

Empleado de Amazon trabajado en un centro logstico. EFE

Una empresa estadounidense implant microchips a decenas de trabajadores el ao pasado. En aquella 'fiesta del chip' que fue noticia en todo el mundo, los empleados hicieron cola para que les colocaran entre el dedo pulgar y el ndice un dispositivo del tamao de un grano de arroz bajo la piel.

Cuando a Todd Westby, consejero delegado de Three Square Market, se le ocurri la idea pens que slo cinco o seis personas se ofreceran como voluntarias: l, dos o tres directores y algunos de los empleados del departamento de informtica. Pero de las noventa personas que trabajan en la sede de Three Square Market, 72 tienen ahora el chip (Westby tiene uno en cada mano). Los usan para abrir puertas de seguridad, conectarse a ordenadores y hacer pagos en las mquinas expendedoras de la compaa.

Se imagina Westby este concepto extendindose a muchas otras empresas? "No necesariamente", dice. O an no, por lo menos.

El consejero delegado cree que, en parte, se debe a una diferencia generacional. "Tal vez t nunca quieras tener un chip, pero si eres millennial, no hay problema. Para ellos es guay".

Los microchips tienen otros usos. Three Square Market (que se dedica a vender mquinas expendedoras y quioscos) comenz hace dos meses a ponrselos a personas con demencia en Puerto Rico. Si alguien se pierde y la polica lo encuentra, puede escanear su microchip "y tener acceso a todo su historial mdico, a las medicinas que pueden y no pueden tomar, a su identidad". Hasta ahora, la empresa le ha puesto microchips a cien personas, pero planea hacerlo con diez mil.

La compaa acaba de lanzar una aplicacin para telfonos mviles que empareja el chip con el GPS del telfono y rastrea la ubicacin de la persona. La semana pasada comenzaron a utilizarlo con personas en libertad condicional, en vez de las tobilleras electrnicas que Westby describe como "intimidantes y degradantes".

Se imagina que un da la empresa pueda usar el GPS para rastrear a sus empleados con el implante? "No. No hay razn para hacerlo", responde Westby.

No todas las empresas estn de acuerdo. Las tecnolgicas estn ideando formas cada vez ms extraas e intrusivas de control del personal. La semana pasada The Times inform de que algunas empresas chinas estn usando cascos y sombreros con sensores para escanear las ondas cerebrales de sus trabajadores y detectar cansancio, estrs y hasta emociones como la ira. El artculo tambin hablaba de una empresa elctrica que decida el nmero y duracin de las pausas de los trabajadores en funcin de sus ondas cerebrales. La tecnologa se est usando en conductores de trenes de alta velocidad para "detectar el agotamiento y la prdida de atencin".

Aunque pueda haber aplicaciones de seguridad legtimas (un proyecto similar se llev a cabo con las pulseras para detectar cansancio de los trabajadores de Crossrail), es fcil imaginar cmo este tipo de tecnologas se infiltra en otras reas.

Nmero de teclas pulsadas por minuto

En febrero se supo que Amazon haba patentado una pulsera que no slo rastrea la ubicacin de los trabajadores dentro del almacn mientras recogen los artculos, sino que adems puede leer los movimientos de sus manos, zumbando o emitiendo un pulso para alertarlos cuando se estn equivocando de caja.

En el registro de la patente, Amazon lo describe como un dispositivo capaz de "supervisar el desempeo de la colocacin de los artculos de inventario en el lugar de almacenamiento identificado por el trabajador del sistema de inventario".

Hay compaas de tecnologa vendiendo productos que toman capturas de pantalla del trabajo de los empleados a intervalos regulares, controlan sus pulsaciones de teclas y uso de la web, y hasta los fotografan en sus mesas con la cmara web del ordenador. Trabajar desde casa no es ninguna proteccin contra esa vigilancia porque se puede hacer de forma remota. El software puede supervisar el uso de las redes sociales, analizar el idioma o instalarse en los telfonos de los empleados para supervisar aplicaciones cifradas como WhatsApp. Los empleados pueden llevar dispositivos que no slo rastrean su ubicacin, sino que tambin siguen su tono de voz, la frecuencia con la que hablan en las reuniones, con quin y durante cunto tiempo.

Los empleados han sido vigilados en el trabajo desde siempre y valindose de la tecnologa. Pero como dice Andr Spicer, profesor de comportamiento en las organizaciones de la Cass Business School, si antes era el capataz de la fbrica con un cronmetro, o la mquina en la que se fichaba fsicamente al entrar y salir, ahora "todo ese material fsico ha pasado a ser tecnologa digital". "Detecta cosas que antes no se podan detectar, como el nmero de teclas que pulsan los empleados, lo que miran en su pantalla mientras trabajan, el tipo de lenguaje que usan. Y ahora la vigilancia te sigue fuera del lugar de trabajo".