Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2018

El sector privado y la produccin agropecuaria en Cuba
De puristas a negacionistas?

Pedro Monreal
El Estado como tal (Blog)


El doctor Carlos Garca Valds, en su intento por ocultar lo innegable y en su empeo por establecer una maniquea narrativa que poco tiene que ver con la conceptualizacin del modelo econmico y social de Cuba, insiste en tratar de descalificar a quienes pretende refutar. (1)

Parece que ya no es suficiente endilgar la etiqueta de neoliberal que tradicionalmente el doctor ha utilizado, sino que ahora se acude al desatino desde una perspectiva analtica- de proyectar una sombra de duda respecto a quien el doctor amonesta, sobre la base de que supuestamente el criticado habra abordado problemas que no son los del. Supongo que el Dr. Garca Valds quiso decir que no son los de l, pero parece que se enred con el teclado.

Cualquier manual bsico de investigacin social aclara que la validez de un anlisis no depende de que el problema analizado sea un problema existencial del analista. Eso es parte del abec de la investigacin social y un desliz como ese usualmente indica la carencia de un entrenamiento adecuado como investigador.

En cualquier caso, no tiene sentido perder mucho tiempo comentando las manas descalificadoras y las lagunas de formacin profesional del doctor. Es ms productivo concentrarnos en el argumento central que se encuentra en discusin: es el sector privado nacional crucial para el funcionamiento del agro cubano y para la seguridad alimentaria del pas?

Las estadsticas oficiales de Cuba validan ese argumento de manera convincente, pero parece que al Dr. Garca Valds las estadsticas no se le dan, lo cual sera superable, o quizs es que el doctor prefiera no encontrar valor en las estadsticas, lo cual sera probablemente irremediable.

En ese sentido, lo que llama la atencin no es tanto lo que considera el doctor sobre el sector privado nacional en el modelo econmico socialista hacia el que se intenta transitar, algo que sera simplemente una opinin sobre el futuro, sino el empleo de un mtodo que distorsiona hechos que han sido registrados y medidos.

Insistir en llamar la atencin sobre lo que no es estadsticamente significativo, mirar hacia otro lado, o simplemente no mirar hacia ninguna parte, son componentes del procedimiento utilizado por el Dr. Garca Valds para minimizar la escala y la funcin del sector privado nacional actual, especficamente en la agricultura. Todo eso, con independencia de la realidad.

La falsedad como asidero de una pseudo-polmica

El comentario del Dr. Garca Valds critica un texto que publiqu el pasado 21 de mayo bajo el ttulo Los puristas de la propiedad y la conceptualizacin del modelo cubano en el que identifiqu como puristas de la propiedad a quienes parecen identificarse con una tendencia del debate actual en Cuba que absolutiza la centralidad de la propiedad, relegando otros problemas concretos y urgentes.

Los puristas ofrecen una parametracin interesada de la propiedad, con un alto nivel de abstraccin y postulan que la transformacin solamente debe moverse dentro de los lmites estrechos de tales parmetros. Expres que tal tendencia conduce a mantener la inercia y que no propicia una transformacin del modelo. https://elestadocomotal.com/2018/05/21/los-puristas-de-la-propiedad-y-la-conceptualizacion-del-modelo-cubano/

Hay dos argumentos, falsamente atribuidos por el Dr. Garca Valds a mis posiciones sobre la reforma econmica en Cuba, en los que no me detendr mucho. Me limito a invitarlo a que presente las citas contextualizadas que pudieran apoyar las falsedades que el doctor ha enunciado. En realidad, esa invitacin la he hecho antes.

En primer lugar, no existe la supuesta tesis a la que se refiere el doctor sobre mi posicin favorable a limitar la propiedad socialista al mnimo y que prevalezca la empresa nacional privada de tipo capitalista. Ese es un burdo embuste, que, a fuerza de ser repetido, revela la impudicia metodolgica del Dr. Garca Valds. De hecho, es el tipo de cosas que arroja dudas acerca de si al doctor le queda claro lo que es una tesis. Mustrese una cita concreta sobre esa alegada tesis y a partir de esa cita pudiramos debatir. En ausencia de ella, a otro con esa historia.

En segundo lugar, afirmar como hace el Dr. Garca Valds respecto al saneamiento de la empresa estatal- que mi posicin consiste esencialmente en privatizar ese tipo de empresa, se trata de una aseveracin frvola que presenta dos problemas. Por una parte, debera aportar el doctor la cita donde supuestamente he afirmado eso. O sea, volvemos a hacerle al doctor la amable sugerencia de que cambie el plano de la fabulacin por el de una discusin fundamentada.

Por otra parte, decir que el verdadero saneamiento presupone el fortalecimiento de los factores de eficiencia de la empresa estatal revela el desconocimiento del doctor respecto a la realidad sobre la que cree estar aleccionando a otros.

En el mundo real, el saneamiento empresarial incluye mecanismos mucho ms radicales que la buclica nocin que maneja el doctor sobre los factores de eficiencia, pero no estoy seguro de que el doctor est al tanto de ello. Pudiera ser el resultado del perfil doctrinal no analtico- del trabajo que realiza el doctor. Aclaro que no tengo nada contra los profesionales del adoctrinamiento. Me limito a llamar la atencin de que se trata de algo muy diferente a la investigacin cientfica.

En Cuba, desde hace rato, el saneamiento del sector de empresas estatales ha incluido el cierre y desmantelamiento de unidades (p.ej. centrales azucareros), la entrega de importantes activos de las empresas estatales al capital privado extranjero para que este los gestione bajo diversas modalidades (p.ej. minas y hoteles), y la entrega de cientos de miles de hectreas de tierras estatales en usufructo a productores privados nacionales.

Pero adems de falsedades, el Dr. Garca Valds, incurre en errores conceptuales bsicos.

Empleo e inversin: el salto desde la ciencia hacia la conversadera

La creacin de conceptos es parte del proceso de construccin del rigor de cualquier ciencia. Por esa razn, utilizar conceptos econmicos como si se tratase de emitir opiniones sobre el bisbol o el futbol es un despropsito.

Las nociones del Dr. Garca Valds respecto al empleo son alucinantes. Afirmar, como hace el doctor, que la destruccin de empleo neto en el sector estatal cubano no puede ser el argumento principal -cuando se aborda el saneamiento del sector de empresas estatales- porque supuestamente hay otros argumentos ms importantes que el empleo, coloca al Dr. Garca Valds en el lineup de economistas que esgrimen marcos tericos anteriores a Smith y a Ricardo.

Afirmar, adems, que el empleo neto que se destruye en el sector estatal es empleo malo no cambia en un pice el hecho de que el sector estatal destruye empleo neto y de que otro sector debe crearlo para evitar que el pas entre en una espiral aniquiladora respecto a la principal fuerza productiva del pas.

Ponerle ese tipo de etiquetas al empleo no va a cambiar la estadstica del empleo nacional, por ms subterfugios (empleo malo, subempleo) que sugiera el doctor. Noventa mil empleos netos anuales perdidos en el sector estatal son noventa mil empleos netos menos, con independencia de las etiquetas que utilice el doctor. Es aritmtica elemental con una connotacin econmica precisa.

Igualmente, resulta insulsa en el contexto en que se hace- la afirmacin de que el sector estatal creara empleo mediante inversiones. Por supuesto que la inversin puede generar empleo en cualquier sector (estatal, cooperativo y privado), pero precisamente el problema concreto es que, desde hace rato, la brecha de inversin en Cuba a nivel macro, abarcando todos los sectores de propiedad, es descomunal. En caso de que el Dr. Garca pudiese aportar alguna idea concreta no simplemente una perogrullada- acerca de cmo resolver una brecha de inversin de, al menos, 10 mil millones de pesos anuales, se agradecera que nos iluminase sobre los detalles de tal solucin.

Cuando la evidencia es una piedra en el zapato

Hay otros dos argumentos del Dr. Garca Valds en este caso sobre los datos econmicos- que parecen indicar una deficiente formacin en materia de investigacin social. La evidencia desempea un papel crucial en el anlisis basado en el mtodo cientfico y en la formacin del conocimiento. Entrar en el jueguito relativista respecto a la evidencia al que parece estar invitando en doctor, nada tiene que ver con la credibilidad analtica.

Para empezar, el Dr. Garca Valds parece que lleva algn tiempo sin saber cmo digerir la cifra que he citado respecto al 38% de empresas estatales que pudieran dejar de ser rentables en condiciones de devaluacin de la tasa oficial de cambio. La cifra parece molestarle y quizs no sabe el doctor cmo hacer una discusin sobre el dato. He aclarado antes ese asunto, pero lo vuelvo a hacer ahora.

Primero, la fuente original de la cifra no es ninguno de mis trabajos. El dato aparece en un estudio de las Doctoras Vilma Hidalgo de los Santos y Yahima Doimeadis Reyes, que fuera publicado en 2016 en una prestigiosa revista acadmica. El estudio hace referencia a un anlisis anterior, efectuado por esas mismas autoras, sobre la vulnerabilidad financiera en una muestra de empresas en La Habana, efectuada de 2011, que indic que el 38% de las empresas de empresas de la muestra pasara a tener resultados contables negativos una vez que se ajuste el tipo de cambio. (2)

Si el Dr. Garca Valds considera que tal cifra est sobredimensionada entonces debera discutirlo con las autoras del estudio. Ya que el doctor ha emitido un tajante juicio sobre el supuesto sobredimensionamiento del dato, espero con inters la cifra sobre la dimensin correcta que el doctor maneja.

Supongo que el doctor tenga alguna referencia cuantitativa concreta para poder sustentar lo que ha afirmado pues todo juicio acerca de un sobredimensionamiento requiere aportar cifras sobre las dimensiones que se discuten, pero quizs tal juicio no haya sido otra cosa que un mero fogonazo doctrinal del doctor. Uno ms.

Tambin debera aclarar el doctor en qu se apoya exactamente- para alegar que la mayora de los economistas coinciden con sus apreciaciones acerca de que se trata de un dato sobredimensionado. Tal parecera que el doctor se proyecta como portavoz de algn gremio de economistas que no ha sido precisado.

Esto es interesante porque, de hecho, no conozco ningn economista que haya refutado esa cifra del estudio citado por las doctoras Hidalgo y Doimeadis, pero espero que el doctor nos explique ese punto sobre la mayora de los economistas.

La construccin chapucera de una doctrina negacionista

Cuando se adentra en el tema del peso del sector privado en la agricultura, el Dr. Garca Valds ofrece una clase magistral de lo que no debe hacer un economista con los datos.

Aqu el doctor arranca con una de sus acostumbradas invenciones, haciendo referencia a algo que ha salido de su imaginacin pues no se encuentra en nada de lo que he escrito: una supuesta superioridad de la propiedad privada.

Utiliza el doctor palabras gruesas para calificar las consecuencias de su invencin. Dice que he utilizado un argumento mezquino.

En realidad, simplemente he apuntado algunas estadsticas oficiales para indicar un juicio que es irrefutable: el sector privado nacional es el predominante en el conjunto de la produccin de alimentos agrcolas de origen nacional.

Ya s que es el reflejo de una realidad que no le conviene al Dr. Garca Valds, pero ese es su problema.

Con mucho gusto repito los datos oficiales (3):

Nunca he dicho que lo anterior exprese la superioridad ni en abstracto, ni en general- de la propiedad privada. Lo que he dicho es que si en Cuba existe hoy produccin agrcola es porque el sector privado se ocupa de ello. Eso es lo que expresan los datos. Estn ah, por ms que disgusten al Dr. Garca Valds.

El Dr. Garca Valds trata de desmontar el argumento sobre el peso de los productores privados nacionales en el agro cubano, aparentando que acude a la evidencia. En ese sentido, ha aportado cifras sobre 7 producciones especficas en las que el peso productivo mayor no las tuvo el sector privado: papas, huevos, carne bovina, carne de cerdo, ctricos, sal y azcar. Son fuentes de alimentacin importantes, sin duda.

Esos casos expresan una realidad. Sin embargo, las 7 cifras se utilizan de manera superficial. Ninguna de ellas por separado, ni tomadas de conjunto, es suficiente como se jacta el doctor- para hacer volar en pedazos el argumento que he anotado antes: el sector privado nacional es el predominante en el conjunto de la produccin de alimentos agrcolas de origen nacional.

Obviamente, la alimentacin del ciudadano cubano no es garantizada por la produccin nacional y mucho menos por la produccin privada nacional, que es una parte de la produccin total nacional. Aunque el balance general indica el predominio del sector privado, algunos tipos de alimentos tienen su principal fuente en el sector estatal y cooperativo, por ejemplo, en los 7 casos indicados por el doctor, y seguramente en otros casos ms. Adicionalmente, el sector estatal es un factor importante para la produccin privada (suministro de semillas, maquinaria, fertilizantes, pesticidas y servicios), un punto sobre el que he escrito antes y acerca del cual el Dr. Garca Valds no nos descubre algo nuevo.

Por otra parte, las importaciones aportan una porcin significativa de los alimentos, sobre todo en varios renglones importantes. Naturalmente, una parte considerable de esas importaciones pudieran ser sustituidas por produccin nacional de manera competitiva, que es a lo que oficialmente se aspira en Cuba, de modo que, si en el corto plazo, una parte de esas importaciones aparecen hoy como una solucin para la alimentacin, sin embargo, en el mediano y largo plazo, la sustitucin de esas importaciones con produccin nacional sera precisamente parte de la solucin duradera de la seguridad alimentaria del pas.

Contrario a la afirmacin infundada que hace el Dr. Garca Valds, tampoco he expuesto tesis alguna acerca del sector privado alimentando a todos los cubanos. Esa frase no la he escrito yo, sencillamente se la ha inventado el Dr. Garca Valds.

Repito que lo que he hecho es tomar la estadstica oficial para afirmar que el sector privado nacional aporta una parte mayoritaria del volumen de la produccin nacional de alimentos, especficamente el 79% de las viandas y hortalizas.

Si se saca de las fuentes de alimentos la produccin aportada por el sector privado nacional, la cuenta adecuada de caloras y de protenas que necesita el ciudadano cubano no saldra por ninguna parte, a pesar de los 7 renglones y de las importaciones mencionadas por el doctor.

En el caso de la produccin nacional de la papa, el Doctor Garca Valds llega al extremo de hacer uno de los clculos ms extraos que he visto. Contrario a toda evidencia proporcionada por las propias tablas estadsticas que utiliza, el doctor ha afirmado que la principal vianda del cubano es la papa. Eso no es cierto: la papa no es, a pesar de su etiqueta como reina de las viandas, la principal vianda producida en Cuba.

Muy por el contrario, en 2017 la papa apenas represent el 5% del tonelaje de viandas producidas nacionalmente. De hecho, el conjunto del resto de los tubrculos y races supera en ms de 12 veces el tonelaje de las papas. En 2016, ltimo ao para el que existen estadsticas detalladas sobre otras viandas, las toneladas de boniato superaron en ms de 6 veces las toneladas de papas producidas nacionalmente, en tanto el tonelaje de malanga fue 2,3 superior al de las papas. (4)

Sin duda, la papa es un producto alimenticio muy valioso y apreciado por los consumidores cubanos, pero en trminos de su volumen productivo nacional es un producto marginal: apenas el 5% de las viandas, y solo el 2,7% de la categora viandas y hortalizas.

Tratar de apoyar el desmontaje de la contribucin del sector privado apoyado en el dato de una produccin (las papas) donde el peso del sector privado es minoritario, pero tomando como base un producto marginal, es un mtodo muy extrao, para decirlo amablemente.

Ninguna de las cifras mencionadas por el Dr. Garca Valds desmiente que el sector privado sea fundamental en la dieta del cubano. Por el contrario, lo que indican las cifras es la confirmacin de que el sector privado hace una contribucin sustantiva.

Aproximadamente 8 de cada 10 libras de viandas y hortalizas producidas en tierras cubanas son el resultado del trabajo del sector privado nacional.

Pudieran alimentarse adecuadamente los cubanos en ausencia del 79% del volumen de viandas y hortalizas producidas nacionalmente por el sector privado?

Por qu razn es poltica de Estado en Cuba la entrega de tierra en usufructo a los productores privados? Es acaso para resolver alguna otra cosa que no sea la alimentacin de los ciudadanos?

Lo digo con toda responsabilidad y mirando a los datos oficiales. En ausencia de la actividad del sector privado en el agro, los cubanos no se alimentaran suficientemente. Vuelvo a la cifra del 79% del volumen de viandas y hortalizas.

Si eso no logra entenderse, o si esa realidad se escamotea para dar paso a alguna elucubracin doctrinal, cualquier conversacin sobre la agricultura cubana y sobre el sector privado nacional se convierte en un ejercicio de levitacin intelectual, despegado de la realidad.

El subsidio: otro dato difcil para los negacionistas?

Otra cuestin importante es la enorme escala del subsidio que el presupuesto nacional otorga a las empresas estatales que operan en el agro cubano.

La cifra ms reciente del monto del subsidio total (no solo para el agro) era de 14 465 millones de pesos, identificados en el presupuesto de 2017 como transferencias a la actividad empresarial estatal para subsidiar la exportacin y la sustitucin de importaciones. (5)

Ese monto de subsidios equivale a casi la cuarta parte del gasto presupuestario del pas.

Se trata de una generosidad presupuestaria descomunal pues representa un monto mucho mayor que el presupuesto de salud pblica y asistencia social (10 206,2 millones) y que el de educacin (8 278,4 millones).

Aunque no existe informacin precisa sobre el detalle de la utilizacin de los 14 465 millones de pesos previstos para esos subsidios, se conoce que cuando menos- el destino de dos tercios de ese monto (9 657,4 millones de pesos) se dirige hacia el agro.

La composicin de esos subsidios es la siguiente:

Esto significa que existe una elevada concentracin de los subsidios en dos sectores del agro cubano: agricultura y azcar.

El subsidio se emplea tanto en producciones en las que el sector estatal tiene un peso elevado, como son los casos del azcar y de la carne de cerdo, mencionadas por el doctor, y tambin en situaciones en las que el aporte estatal es nfimo, como es el caso de los frijoles. Aqu se produce una circunstancia interesante.

En 2016, las empresas estatales solamente produjeron el 4,6% del volumen de la produccin nacional de frijoles (6 345 toneladas, de un total nacional de 136 570 toneladas). En 2017 se registr un aumento significativo de la produccin de frijoles en el sector estatal, elevando la participacin de ese sector al 12,2% (16 128 toneladas, de un total de 132 200 toneladas). (6)

Un clculo grueso, tomando como referencia la cifra de subsidios de 947,6 millones de pesos dedicada a la produccin de frijol, pudiera indicar que el presupuesto nacional habra dedicado aproximadamente casi mil millones de pesos a subsidiar apenas el 12% de la produccin total de frijoles en 2017.

Expresado de otra manera, cada tonelada de frijol producida por las empresas estatales en 2017 habra incluido un subsidio cercano a los 60 mil pesos (58 754 pesos/tonelada).

El score parece ser el siguiente: cada libra de frijol producida por las empresas estatales pudiera haber implicado un subsidio de 26,7 pesos en 2017, mientras que cada libra de frijol producida por el sector privado parecera haber recibido cero subsidio directo del presupuesto.

Los datos pudieran ser no exactos, pero ofrecen una idea aproximada de la situacin.

Existe alguna duda respecto al tipo de produccin que -en este caso especfico- es ms favorable para la salud del presupuesto socialista cubano?

Cul es la lgica de emplear los escasos recursos del presupuesto del Estado para subsidiar el 12,2% de los frijoles producidos nacionalmente a razn de 26,7 pesos de subsidio por libra- cuando se sabe que el 75,1% % de los frijoles es producido por agricultores privados que no necesitan subsidios?

Dos precisiones importantes. Con este ejemplo no se intenta hacer una generalizacin sino simplemente ilustrar un punto: el apetito presupuestario de la produccin agrcola estatal en rubros importantes que no necesitan subsidios cuando se producen por los productores privados.

Tampoco estoy diciendo que el sector privado es ms eficiente que el estatal. Sencillamente llamo la atencin sobre una curiosa combinacin que puede observarse, incluso cuando no se dispone de datos completos: la baja contribucin de las empresas estatales en algunas producciones importantes del agro, a pesar de que esas empresas consumen grandes subsidios estatales.

Expresa el negacionismo un caso de ineptitud aritmtica y estadstica, o indica algo ms profundo?

Lo que he expresado en mis textos anteriores es que el punto de partida de la reforma econmica en Cuba debe considerar el peso predominante del sector privado en la produccin agropecuaria nacional, especialmente en su componente agrcola.

Mirar hacia casos especficos, relativizando el hecho de que ocho de cada 10 libras de viandas y hortalizas producidas en Cuba se originan en el sector privado es no entender la realidad actual, pero, sobre todo, equivale a desconocer que el sector privado es un importante mecanismo para la transformacin de un modelo que puede seguir siendo socialista a la vez que se aprovecha el despliegue de fuerzas productivas que puede aportar el sector privado nacional. La posibilidad de ese aprovechamiento no es una conjetura modlica sino una realidad del presente.

Llamar la atencin sobre la importancia de que el 79% de la produccin nacional de viandas y hortalizas sea producida por el sector privado no representa defender la propiedad privada sobre la base de cuatro datos, como ironiza el Dr. Garca Valds. Es simplemente apreciar la realidad tal y como es. Es preferible disponer de cuatro datos sobre la realidad que acudir a cuatro quimeras dogmticas.

Quien persiste en desconocer los datos de la realidad del sector privado en la agricultura es, adems de ser un purista de la propiedad, un negacionista de la realidad.

Tratar de relativizar el asunto es sermonear en abstracto. Por supuesto que los productores privados nacionales ponen caloras y protenas en la mesa. Quien no desee verlo es porque no desea hacerlo o porque no sabe contar, pero no por falta de evidencia.

De qu manera pudiera hacerse el anlisis holstico del que se vanagloria el doctor mientras se mantiene la cabeza metida en la arena? En esas condiciones, eso de anlisis holstico es una de las frases ms huecas que se han lanzado en este debate.

El Dr. Garca Valds, con lenguaje tremendista, hace una apelacin a que me atenga a la honestidad y la vergenza acadmicas. Ya tom nota.

De mi parte, le hago al doctor una amable apelacin a que trate de resolver las carencias que exhibe en metodologa de investigacin, en aritmtica y en estadstica.

No me queda claro qu parte del 79% no entendi el Dr. Garca Valds, pero humildemente y con mucho gusto se lo pudiera tratar de explicar de nuevo.

Notas

1 Carlos M. Garca Valds La alimentacin del pueblo cubano depende en realidad del sector privado rural? Esclareciendo conceptos y desmontando un fetiche. Blog Cubaeconomista, 4 de junio de 2018, https://cubaeconomista.blogspot.com/2018/06/la-alimentacion-del-pueblo-cubano.html

2 Para disipar cualquier duda, el texto ms reciente puede consultarse aqu: Vilma Hidalgo de los Santos y Yaima Doimeadis Reyes. Sostenibilidad fiscal. Prioridad en la agenda de transformaciones del modelo econmico cubano. Investigacin Econmica. Volume 75, Issue 298, OctoberDecember 2016, Pages 155-184. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0185-16672016000400155&lng=es&nrm=iso#fn5 El anlisis de la muestra de empresas efectuado en 2011 puede ser consultado en: Hidalgo V, Doimeadis Y. Fiscalidad, equilibrio externo e interno en la economa cubana: avances y desafos. Revista Economa y Desarrollo. 2012 julio-diciembre; 148(2):48-77.

3 ONEI. Panorama. Uso de la tierra 2016. Edicin Junio 2017, http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/balanceusoytenencia/Panorama%20Uso%20de%20la%20Tierra%202016.pdf y ONEI. Sector Agropecuario. Indicadores seleccionados. Enero- Septiembre 2017. Edicin Diciembre de 2017 http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/ppales_indsep17.pdf

4 Las cifras para 2017 fueron tomadas de la Tabla 1.2. de ONEI. Sector Agropecuario. Indicadores Seleccionados. Enero Diciembre 2017, http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/ppales_inddic17.pdf Las cifras para 2017 fueron tomadas de la Tabla 9.10 de ONEI. Sector Agropecuario. Indicadores seleccionados. Enero- Septiembre 2017. Edicin Diciembre de 2017 http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/ppales_indsep17.pdf

5 El costo de un Presupuesto humanista, Granma, 2 febrero 2017, http://www.granma.cu/cuba/2017-02-02/el-costo-de-un-presupuesto-humanista-02-02-2017-20-02-34 Nota: la cifra de 14 465 millones de pesos no incluye otros tipos de subsidios como, por ejemplo, el que permite reducir los precios de los productos distribuidos de manera normada, mediante la libreta de abastecimientos. El subsidio de la libreta se contabiliza de manera separada en el presupuesto nacional. El presupuesto nacional para 2017 incluy gastos en subsidios por 3 mil 740 millones de pesos para cubrir la diferencia del precio minorista de los productos de la canasta de alimentos normados. Esto equivale a un promedio de 970,6 pesos anuales por hogar. Ver, Servicios sociales concentran mayor parte del Presupuesto del Estado, Cubadebate, 17 de febrero de 2017 http://mesaredonda.cubadebate.cu/mesa-redonda/2017/02/17/servicios-sociales-concentran-mayor-parte-del-presupuesto-del-estado/

6 Los datos correspondientes a 2016 se tomaron de ONEI, Anuario Estadstico de Cuba 2016, Tablas 9.10 y 9.11, http://www.one.cu/aec2016/09%20Agricultura%20Ganaderia%20Silvicultura%20Pesca.pdf ) La fuente de las cifras para 2017 es ONEI. Sector Agropecuario. Indicadores Seleccionados. Enero Diciembre 2017, http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/ppales_inddic17.pdf

Fuente: http://elestadocomotal.com/2018/06/19/el-sector-privado-y-la-produccion-agropecuaria-en-cuba-de-puristas-a-negacionistas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter