Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2018

Notas desde la frontera entre EE.UU. y Mxico (I)
Abrazos en la frontera

Iaki Estvaliz
Rebelin

La Red Fronteriza de Derechos Humanos lleva 20 aos documentando abusos de autoridad, tanto de la polica como de la patrulla fronteriza, contra las familias migrantes en la frontera sur de EE.UU., una de las reas ms militarizadas del mundo; una verdadera zona de guerra. All tiene lugar el acto llamado "Abrazos, no muros" para protestar contra la separacin de familias, una constante en la poltica represiva contra los migrantes.




Reencuentro de madre e hijo en la frontera durante el acto "Abrazos, no muros", diciembre de 2017. Foto: Mnica Lozano.

El Paso (Texas) - La entidad sin fines de lucro Red Fronteriza de Derechos Humanos, dedicada a educar y organizar a residentes de El Paso y migrantes, realiza cada vez que le permiten uno de los eventos ms emotivos que se pueden ver en la frontera entre EE.UU. y Mxico: "Abrazos no muros".

El fundador y director ejecutivo de la organizacin, Fernando Garca, anunci hoy que tratarn de volver a celebrar el prximo octubre esta oportunidad de reencuentro para algunas familias de migrantes separadas por las polticas migratorias de EE.UU.; aunque sea por un breve momento pueden abrazarse. Garca explica que el Ro Grande, que separa El Paso (EE.UU.) de Ciudad Jurez (Mxico) se seca en algunas pocas de ao, entonces aprovechan para "tomar la frontera por unas horas" y permitir el reencuentro familiar momentneo.

Tienen que coordinar con la Patrulla Fronteriza estadounidense, por un lado, y la Polica Federal mexicana, por el otro lado, "para permitir que familias que han sido separadas por la deportacin, madres que estn separadas de sus hijos, esposos que han sido separados, puedan juntarse brevemente en la mitad del ro, y puedan abrazarse, ese es el concepto central". El activista explica que ya han realizado cinco "Abrazos no muros", en los que han conseguido "unificar brevemente, que se abracen por tres, cuatro, cinco minutos".

"No es mucho tiempo, pero para nosostros no solo es un acto de amor, de humanidad, de tratar de unir esas familias, es un acto de protesta, es tambin traer atencin a esta crisis que ha generado la poltica migratoria de los EE.UU., que es una crisis que est reventando y destruyendo a la familia latina en los EE.UU. Miles, si no que millones, en serio, no estoy bromeando, de familias que en los ltimos diez aos han sido reventadas y separadas. Nios separados de sus paps por diez aos, por cinco aos, por dos aos; esposos que no se pueden ver; novios que tienen compromisos, separados", lamenta Garca.

Explica que en algunas ocasiones han logrado que algunas de esas parejas se casaran uno a cada lado del muro, "y luego se tuvieron que regresar a sus lados, que separarse... Con esto queremos presentarle al pas la imagen real de la separacin. Trataremos de hacer el prximo "abrazo" en octubre, dependiendo de las condiciones, claro que eso es una espina en el sistema, que no quiere que lo hagamos. Pero trataremos de seguirlo haciendo. Mientras ellos sigan separando familias, nosostros vamos a seguir unificndolas para que se abracen", seala el activista.

La fotgrafa Mnica Lozano ha documentado varios "Abrazos no muros" y explica que una de las cosas que ms le han llamado la atencin del evento fue una vez, en diciembre de 2017, en la que el ro tena agua, as que no pudieron celebrarlo en la cuenca y tuvieron que hacerlo en el muro fronterizo.

"El muro es de metal. Estaba congelado, heladsimo. Pero a la gente no le importaba y pegaba sus rostros ah en el metal, con tal de abrazarse y los nios con sus caritas pegadas al metal. Se me haca muy fuerte el contraste del calor humano y la necesidad de conexin y de abrazar en este muro helado y todo oxidado", recuerda Lozano.


Abrazo familiar en el cauce seco del Ro Grande, mayo de 2017. Foto: Mnica Lozano.  

La aberracin de la frontera que solo el ciudadano comn podr vencer

El drama de la frontera de EE.UU. y Mxico es el de una guerra no declarada; no es nuevo, aunque la administracin de Donald Trump lo haya exacerbado hasta lmites inauditos enjaulando a nios migrantes separados de sus padres. A esta infamia que no la van a solucionar los polticos, sino el estadounidense comn. As lo cree una de las personas que ms sabe de las aberraciones cometidas en la frontera, Fernando Garca, fundador y director ejecutivo de la Red Fronteriza de Derechos Humanos, entidad que cumple 20 aos trabajando en la educacin y organizacin de los residentes de la zona y los migrantes.

"Hemos estado documentando durante 20 aos los abusos de autoridad: abusos de la polica, abusos de la patrulla fronteriza. Hemos estado tratando de cambiar ese patrn de abusos en la conducta institucional que sucede en la frontera especialmente en contra de los migrantes, pero tambin en contra de los residentes, que son ciudadanos y que viven tambin en esta regin, pero porque son latinos, a veces son sujetos al perfil racial, al racismo por parte de las agencias polciacas y migratorias", explica Garca en su oficina haciendo un hueco en su especialmente apretada agenda estos das, para esta entrevista.

"Nuestro trabajo es resistir el abuso, educar a nuestras comunidades, organizarlas tambin para luchar por cambios de leyes en donde se reconozca que los migrantes son la piedra angular de los EE.UU., que hay millones de migrantes viviendo en EE.UU. sin documentos y que tienen que ser reconocidos como parte de la sociedad", dice.

Uno de sus frentes de lucha ha sido contra la militarizacin de la frontera. "Esta frontera ahorita es una de las ms militarizadas del mundo con miles de agentes fronterizos, con armas de alto poder, sistemas de aviones no tripulados. Todo eso es una guerra en un pas donde no hay conflicto, en este caso con Mxico, pero que la guerra se da en contra de los migrantes y especialmente en esta administracin del presidente Trump", denuncia.

Describe cmo la situacin en la frontera empeor con "la promesa de campaa del presidente Trump". Siendo candidato "utiliz a los mexicanos y los migrantes como su bandera de campaa de una manera extremadamente negativa. l empez a poner una narrativa en la que deca que los que cruzaban la frontera eran criminales, eran violadores y prometa no solo el muro, es importante decir eso, (...) prometa la deportacin de cinco millones de personas que vivan en este pas".

Garca analiza que desde el principio, Trump vincul con aquellos que defienden en el pas "una agenda anti-inmigrante y racista", consiguiendo muchos votos de los "ms conservadores y extremistas".

Su agenda anti-inmigrante comenz haciendo presin para que le dieran dinero para construir el muro, lo cual no ha sucedido, pero "le quita o quiere quitarle a los soadores su sueo, a los dreamers trata de eliminarlos, de ponerlos de nuevo en la ilegalidad, y quitarles el programa de DACA". Luego, orden redadas tanto en la frontera como en el interior del pas tratando de arrestar a personas sin documentos. Pero como l no tiene el dinero para conseguir ms agentes para las redadas, promueve una nueva poltica de usar las policas locales y estatales para que hicieran el trabajo de inmigracin." Garca seala que se han comenzado a aprobar leyes estatales, como en Texas, donde los policas comunes tienen la la autorizacin para pedir papeles a las personas sospechosas de ser indocumentadas.

"Entonces l ya empieza a tener su fuerza de deportacin incluyendo a las policas locales. Policas que deberan estar protegiendo la seguridad de todos, ahorita en Texas esos policas pueden pedir papeles bajo una ley que se llama SB4", indica aadiendo que luego, adems, despleg a la Guardia Nacional en la frontera.

"Todo eso es parte de una agenda completa. Pero la gota que derram el vaso fue la implementacin de este programa que se llama cero tolerancia, que esencialmente dice, y la administracin lo plantea as, que cualquier persona que cruce sin documentos entre los puertos de entrada, esas personas van a ser enjuiciadas criminalmente, la van a mandar a la corte y les van a poner cargos. Ah es donde entra el Departamento de Justicia, que ahora pone sus recursos para enjuiciar a cada persona, aunque sea la primera vez que entre, o aunque venga pidiendo asilo poltico. Lo cierto es que los libros y en las leyes de inmigracin, cruzar la frontera sin documentos es una violacin administrativa, como pasarte el alto, como ir arriba del lmite de velocidad, sin embargo, lo que est haciendo Trump es criminalizar ese acto. Ya no es una cuestin administrativa sino una cuestin criminal por lo tanto cada persona que pase la vamos a detener, la vamos a meter en la carcel y la vamos a enjuiciar criminalmente", explica Garca.

"La consecuencia de ello es que son detenidas familias completas. Pero eso no es suficiente para Trump, ahora dice voy a separar a los nios de esas familias que estn detenidas. A los padres en unas crceles y a los nios en otras crceles. Dicen que lo hicieron para disuadir a otras familias que vayan a cruzar. Es una estrategia inhumana, dura, aberrante que es lo que hizo que se levantara este enojo en EE.UU.", aade.

Garca expresa que no es la primera vez que se separan a los padres y los hijos detenidos cruzando la frontera.
Este fenmeno de la separacin de familias ha sido algo constante en la poltica migratoria de EE.UU., insiste Garca, que sostiene que ahora est sucediendo en un contexto ms amplio de duras polticas anti-inmigrantes.

Pero ahora, "el pas descubri que hay nios que estaban en jaulas separados de sus paps", lo que, segn Garca "toc un nervio del pas y la gente empez a reaccionar. Ha habido una reaccin muy fuerte de todos los sectores de que esto es una poltica inhumana... Trump se echa para atrs tantito, firma una orden ejecutiva, que dice bueno voy a reunificarlos, pero no detiene el programa de cero tolerancia ni la detencin de familias, lo nico que est planteando Trump es reunificar a esos nios que han separado, pero en la crcel. Van a seguir en la crcel, pero ahora juntos con sus paps", lamenta Garca.

Pero aqu no acaba la cosa. Resulta que despus del anuncio de reunificacin de Trump la administracin se da cuenta que no tiene un plan, que algunos padres ya han sido deportados mientras los nios siguen enjaulados y que no saben cmo encontrar a muchos de los padres. Padres e hijos siguen detenidos. Pero despus de haberlos separado, no tienen un sistema efectivo para reunir a cada padre o madre con sus hijos. Un desastre. "Creo que la intencin de la administracin no ha sido realmente la reunificacin de las familias", manifiesta Garca, y agrega que, para colmo de males, Trump anuncia que no va a parar la persecucin de familias, que va las a seguir enjuiciando criminalmente y, adems, va a utilizar bases militares como centros de detencin. Una de esas bases est en El Paso, Fort Bliss, donde se prev que se custodien a entre siete y doce mil familias.

"En vez de solucionar el problema, lo que hace es expandir la detencin de familias, pero ahora en centros militares. Cmo se ve eso, detener familias en centros militares? La percepcin que te da es que son criminales, que son una amenaza a la seguridad nacional, cuando en realidad se trata de trabajadores, que son migrantes, como los que vinieron a Ellis Island hace mucho tiempo, y que vienen buscando una mejor vida", seala el activista.

Garca explica que es necesaria una reforma migratoria justa empezando por legalizar a los entre 11 y 12 millones de indocumentados que actualmente trabajan en EE.UU. "Hay que hacerlos ciudadanos porque esa es la tradicin de EE.UU., que se implementen programas de trabajadores que crucen la frontera legalmente. Necesitamos trabajadores, no es cierto que si hay desempleo en Nueva York, la gente de alla va a venir aqu a levantar ajitomate, no es cierto, eso solo lo van a hacer los trabajadores inmigrantes. El problema es que ahora no hay visas suficientes, no hay un programa de trabajadores que los traigan con salarios justos y con derechos y que vengan a trabajar aunque sea temporalmente. No hay suficientes visas para que eso suceda. Entonces, la gente se viene entre los puertos de entrada a pasar de una forma indocumentada o ilegal, como le llaman. Tenemos que arreglar el sistema poltico migratorio, no hay otra opcin, tenemos que cambiarlo, pero Trump va en el sentido opuesto. l no quiere que se legalicen y se hagan ciudadanos los que ya viven aqu. Es ms, l quiere cortar la migracin legal a la mitad. Es una agenda que tiene un claro componente de rechazo y de odio hacia los latinos, a los inmigrantes latinos, a los inmigrantes del sur, porque no tiene tanto problema con los inmigrantes blancos. Evidentemente, toda esta poltica tiene un tinte racista".

"Nosotros, a lo que le estamos apostando es que el pas, no Trump, el pas se est dando cuenta de que estas polticas son aberrantes. Va a ser el pas, no van a ser ni tan siquiera los demcratas, ni nign partido, va a ser el pas, los otros sectores que se van a dar cuenta de que no es posible que EE.UU. represente esos valores de encarcelar nios, de construir muros, de perseguir familias, eso no es lo que EE.UU. ha sido. No son esos los valores que apreciamos. O acaso la unidad de la familia no es un valor estadounidense? Es que acaso no vemos Ellis Island y la Estatua de la Libertad que dice 'dame tus pobres, aquellos que estn perseguidos, dmelos que yo los proteger'? Esa era la idea de Estados Unidos en el siglo XIX, en el siglo XX, a partir de ah se cre la idea de que EE.UU. es un pas de migrantes. Que aquellos que vienen pidiendo refugio, huyendo de la persecucin, ste es su pas. Este es el pas de la tierra de las oportunidades, la tierra prometida, as como llegaron los europeos. As estn llegando estas nuevas generaciones de migrantes. Esta frontera es la nueva Ellis Island. Los emigrantes llegan con esa esperanza".

Garca seala que ha habido una reaccin extraordinaria de diferentes sectores en EE.UU. a esta crisis migratoria, y que esa reaccin es esperanzadora.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter