Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-07-2018

Entrevista a Esther Solano, sociloga e investigadora de la Universidad Federal de Sao Paulo,
Lula y despus

Marcelo Aguilar
Brecha (Uruguay)


Sigue preso pero encabeza todas las encuestas de cara a las elecciones presidenciales de octubre. Brecha convers con Esther Solano, investigadora de la Universidad Federal de So Paulo, sobre los intentos del PT por liberar a Lula, las encrucijadas de la izquierda brasilea y la amenaza del candidato ultraderechista nostlgico de la dictadura militar Jair Bolsonaro.

Marcelo Aguilar.- Cules fueron las repercusiones polticas del forcejeo jurdico por la liberacin de Lula, el pasado domingo?

Esther Solano.- Se puede analizar desde diferentes ngulos. Por un lado, para el pblico de izquierdas, progresista y petista, lo que el PT hizo fue lanzar un mensaje estratgico e inteligente que visibiliz nuevamente el carcter poltico de la operacin Lava Jato. Aprovech la eliminacin de Brasil del Mundial y que estaba de turno el juez Rogrio Favreto, que es bastante conocido en el mbito petista, y que el PT saba iba a acceder a la peticin de habeas corpus. Un juez le da la razn a los abogados de Lula y de repente el juez Sergio Moro (a cargo de la Lava Jato), que estaba en Portugal de vacaciones, lanza un despacho urgente diciendo que Favreto no tena ninguna competencia. Creo que el PT estaba esperando esa reaccin de Moro, le lanz el anzuelo y Sergio Moro lo mordi. As consigui trasmitir el mensaje de que la Lava Jato est politizada.

Por otro lado, los antipetistas lograron difundir el discurso de que Favreto es un juez ultrapetista comprado por el partido, y de que el PT est jugando con la justicia.

Pero la masa, esa capa media silenciosa que no es de izquierda ni de derecha a ultranza, se qued con la imagen de una payasada judicial. Entonces la imagen que llega a la poblacin de forma general es de caos institucional en el Poder Judicial, que est comprado por todos lados, y que no se puede confiar en l, algo bastante riesgoso. El PT se coloc de nuevo en el juego poltico con esta estrategia, pero la imagen que se lanza tambin a la poblacin es que la justicia es un caos.

Marcelo Aguilar.- Se trat de un manotazo de ahogado del PT para liberar a Lula? O puede haber posibilidades por esta va?

Esther Solano.- Yo realmente creo que ahora mismo no hay posibilidades de que Lula sea liberado. Lo que juristas prximos al PT visualizan es que probablemente va a acumular ms condenas, porque no podemos olvidar que vienen ms procesos. Hay un cierto consenso, por lo menos entre estos abogados que estn cerca y obviamente es un consenso no dicho, de que Lula se quedar en la crcel. No se percibe la posibilidad de que Lula sea liberado, y antes de la eleccin es prcticamente imposible. Pero creo que lo que el PT est haciendo es jugar sus cartas polticas. Tiene su peso pesado en la crcel y a pesar de su situacin tiene un capital poltico inmenso, y est primero en las encuestas. Entonces estn tratando de politizar al mximo, hacer que el nombre de Lula no caiga en el olvido, que continuamente est rondando en lo medular de la discusin, para acumular ms capital poltico y que a la hora de la verdad (en setiembre, cuando se resuelva oficialmente que Lula est inhabilitado y haya que presentar otro candidato) sea suficiente como para generar una transferencia de votos a otro candidato que les permita por lo menos llegar a la segunda vuelta. Pero dentro del PT ya casi no se juega con la idea de que Lula vaya a ser liberado. Este ltimo movimiento dej muy claro que el aparato del Poder Judicial no va a dejar que se presente a la eleccin. Mostraron las cartas. Por un lado el Poder Judicial, que est totalmente alineado con que Lula no sea liberado, y por otro el PT, que va a jugar hasta el ltimo momento por hacer fuegos de artificio poltico. Esa ser la dinmica de ahora en adelante.

Marcelo Aguilar.- Hasta presentar el tan discutido Plan B

Esther Solano.- Es que el PT no tiene otra alternativa: tiene que jugar a eso hasta el final. El Plan B es la encrucijada petista sin salida, porque postular a otro significara admitir que Lula no va a ser candidato, pero hacer eso sera una doble derrota para el PT. Primero, porque su gran capital poltico quedara en segundo plano, a pesar de que tiene una intencin de voto del 30% y lidera todas las encuestas. Segundo, porque si hace eso est admitiendo que la Lava Jato es justa. Significa admitir la derrota y las sentencias de Moro y del Tribunal Regional Federal de la 4a Regin (TRF-4). El PT tiene que seguir detrs de Lula porque es su gran lder, y porque en el fondo la expresin electoral de los otros posibles candidatos (Fernando Haddad, Jaques Wagner, Celso Amorin) es a priori prcticamente nula. Lula es la gran fortaleza del PT pero tambin su gran debilidad, porque son rehenes de l y al mismo tiempo tienen que seguir con l hasta el final.

Marcelo Aguilar.- Hay alguna posibilidad de que la izquierda llegue unida a la eleccin?

Esther Solano.- Primero tenemos que pensar un poco qu significa la izquierda en Brasil. Porque el problema es que el PT es histricamente tan hegemnico que la izquierda no petista es prcticamente inexistente en trminos electorales. Y eso si contamos como izquierda a candidatos como Ciro Gomes o Marina Silva. Quin queda en la izquierda? Guilherme Boulos (lder del Movimiento de Trabajadores Sin Techo, MTST, y precandidato a la presidencia por el Partido Socialismo y Libertad, PSOL) o Manuela Dvila (precandidata del Partido Comunista do Brasil, PCdoB), pero con expresiones mnimas en el mbito electoral. Ese es un gran dilema de la izquierda brasilea. Por un lado, que la fuerte hegemona de la izquierda petista ha hecho que fuera del PT prcticamente no exista nada ms a nivel partidario. Y otro problema es que dentro del PT prcticamente tampoco existe nada fuera del lulismo. Son dos grandes encrucijadas: la izquierda es rehn del PT y el PT es rehn de Lula. Ese es uno de los grandes problemas de tener una figura tan grande. No se invierte en candidatos que vayan a superar esa figura, y ah se ha creado un vaco. Ahora que te encuentras frente a ese problema qu vas a hacer? No puedes formar un gran nombre, no da el tiempo.

Marcelo Aguilar.- La derecha tiene chances de ganar la eleccin incluso sin tener una propuesta muy clara o seductora?

Esther Solano.- La derecha tradicional, que es el Partido de la Social Democracia Brasilea (PSDB), est totalmente deshidratada y tampoco la tiene tan fcil. Est en otro gran dilema. Acio Neves (quien lleg al balotaje presidencial con Rousseff en 2014) se ha desprestigiado muchsimo con casos de corrupcin vinculados a la Lava Jato, y Geraldo Alckmin (ex gobernador del estado de So Paulo) no supera el 6% de las intenciones de voto. Joo Dria (ex alcalde de la ciudad de So Paulo) contina haciendo su propio camino y su candidatura todava no est descartada.

La extrema derecha, representada por Jair Bolsonaro, se aprovecha de esta situacin de la derecha tradicional: si la centroderecha est prcticamente vaca, pues, a ocuparla! Ahora est en boga una posible alianza de Bolsonaro con el Partido de la Repblica (PR) que tiene como 40 diputados e integra lo que se conoce como centro, que podra cambiar un poco el escenario. Si Bolsonaro consigue el apoyo de este partido y esos sectores del parlamento, tendra ms dinero y ms fuerza en la campaa. Recientemente han salido algunas encuestas que dicen que Bolsonaro tampoco supone tanto riesgo para el mercado, esto tambin es nuevo. El mercado, que apareca como una cierta barrera, que tendra miedo de un candidato tan inestable como Bolsonaro, aparece ahora naturalizando ms su candidatura. Todo esto, sumado a la fragilidad del PSDB, dibuja un escenario de riesgo.

Marcelo Aguilar.- Cmo logr Bolsonaro transformarse en una figura de tanto peso simblico?

Esther Solano.- A Bolsonaro se llega como se llega a Trump o a Marine Le Pen. Yo estoy entrevistando a varios de sus votantes para una investigacin, y la gente dice que vota por Bolsonaro porque es el voto de desabafo, de desahogo, de la frustracin y el desencanto total con el sistema. Esa cosa de que se vayan todos. Es la negacin de la poltica, y eso tiene mucho que ver con el efecto pos Lava Jato, la idea de que todos los polticos son corruptos, de que la poltica es sucia, vergonzante. Bolsonaro se presenta como un outsider, un poco alejado de las corruptelas, que parece ira a poner un poco de orden, y dice lo que la gente quiere or o piensa. La gente percibe que desde hace aos el sistema poltico brasileo es un caos, que llama baguna, y al que alguien tiene que dar orden y normalidad.

Marcelo Aguilar.- En esos relatos que has recogido figura la cuestin de las armas?

Esther Solano.- Lo ms importante es la cuestin de la seguridad pblica. Y Bolsonaro es el tpico populista demaggico de derecha que viene con todo ese discurso de bandido bueno es bandido muerto, de aumentar las penas, dar ms libertad a la polica. Y eso es lo que muchas personas quieren, mano dura para acabar con el desorden tambin en la seguridad pblica. Cules han sido las propuestas del PT en este mbito? Se ha olvidado del tema. Bajo los gobiernos del PT hubo los mismos 50 mil o 60 mil asesinatos por ao, la polica contina matando. La gente, que est desesperada y es entendible, porque se mata mucho en este pas, termina escuchando al tpico visionario populista y demagogo. El problema es la ausencia de una contranarrativa.

Marcelo Aguilar.- La izquierda est muy focalizada en el juego poltico en Brasilia?

Esther Solano.- Es que hay dos izquierdas. Por un lado la izquierda institucional, que es la petista, que en el fondo lleva muchos aos en el poder, y le pasa lo que a todo el mundo le pasa cuando llega al poder: acaba encapsulndose. Esta izquierda ha perdido el dilogo profundo con la base, ha perdido las periferias urbanas. Luego est la izquierda de los movimientos, los colectivos, la lucha de la calle, que s est vinculada con la gente pero que es muy difcil que llegue al poder. Estas dos izquierdas no se comunican. La gente tambin lo percibe, y por eso varias personas que he entrevistado me han dicho que les parece que ahora mismo Bolsonaro es el poltico que est ms cerca de la gente. Y en el fondo hay algo de razn en eso.

Marcelo Aguilar.- Ese espacio que la izquierda ha dejado en las periferias, quin lo ha tomado?

Esther Solano.- Una buena parte, las iglesias evanglicas. Ese ha sido un cambio social y poltico muy fuerte. Y la izquierda se agarra la cabeza y dice ahora qu haremos?. Estos evanglicos son un problemn, se les ha dejado ese espacio poltico y lo han ocupado con muchsima fuerza. La izquierda no sabe gobernar con ellos, pero hay que hacerlo porque representan a millones de brasileos y de alguna forma tienes que establecer un dilogo, no puedes ignorarlos, que es algo que la izquierda ha hecho mucho.

Es curioso, el PT se ha formado con la Iglesia Catlica, tiene una raz religiosa muy fuerte, y sin embargo tiene una ruptura muy fuerte con las iglesias evanglicas.

Marcelo Aguilar.- Las elecciones de este ao modificarn la situacin poltica en Brasil?

Esther Solano.- Creo que la solucin no est en 2018 ni en el corto plazo. Creo que es necesario reorganizar el campo de izquierda y eso no es inmediato, es a mediano o largo plazo. Es necesario repensar lo que fue el PT, que en el fondo fue una experiencia de xito, porque moviliz mucho a la sociedad, a colectivos, sindicatos, intelectuales, etctera. La izquierda se ha alejado mucho de varios frentes de lucha que tena y sin embargo el horizonte electoral aparece ahora como lo inmediato. Pero en el fondo es una crisis de largo aliento. La derecha y el campo conservador se han organizado mejor, y con el golpe de 2016 la izquierda se qued nocaut total, fue algo muy traumtico, dos aos casi perdidos. La gente no saba interpretar muy bien lo que estaba pasando. A pesar de que este momento podra aparecer como una buena oportunidad para que el PT regenerara su imagen, su nombre, sus cuadros, no ha sido posible hacerlo abiertamente todava, porque tiene que defender la candidatura de Lula. Puertas para afuera tiene que ir con Lula a muerte.

Fuente: https://brecha.com.uy/lula-y-despues/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter