Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-07-2018

Trump y Putin escenifican la posibilidad de un segundo Helsinki

ngel Ferrero
El Salto

La capital finlandesa es un escenario simblico de la distensin entre Washington y Mosc. El encuentro ayer de Donald Trump y Vldimir Putin avanz en ese simbolismo pero no bast para relajar una situacin internacional agitada por el intempestivo presidente estadounidense.


Donald Trump lleg a Europa como el proverbial elefante en la cacharrera. El presidente de EE UU aterriz en Helsinki tras su paso por Bruselas y Londres, donde hizo gala de su estilo recio y directo. En Blgica presion en pblico y en privado a los miembros de la OTAN para que aumentasen su contribucin anual a las arcas de la Alianza Atlntica, primero hasta el 2% como se comprometieron todos ellos en la cumbre de Gales de 2014 y despus hasta el 4%, todo ello mezclado con referencias a la guerra comercial que su administracin libra ya y que planea intensificar con la Unin Europea, a la que describi el domingo abiertamente como adversario comercial en una entrevista con la CBS.

En Reino Unido, Trump concedi una entrevista a The Sun en la que critic la gestin del brexit a cargo de la primera ministra, Theresa May, y sugiri que su exministro de Exteriores, Boris Johnson, podra llegar a ser un buen reemplazo.

Antes de comenzar el fin de semana, el fiscal especial que supervisa la investigacin sobre la presunta injerencia electoral en las presidenciales de 2016 por parte de Rusia, Robert Mueller, acus a 12 supuestos agentes de la GRU los servicios de inteligencia del ejrcito ruso de encontrarse detrs del ataque y el robo de informacin de los ordenadores del Comit Nacional Demcrata. Un timing interesante, escribi WikiLeaks en su cuenta de Twitter.

Se refera, por supuesto, a la reunin celebrada este lunes entre Trump y el presidente ruso, Vladmir Putin. El presidente de EE UU contest a la noticia desde su medio favorito, Twitter, con una cascada de mensajes. Las historias de las que habis odo hablar ayer sobre los 12 rusos ocurrieron durante la administracin de Obama, no la de Trump. Por qu no hicieron algo, especialmente cuando se ha informado de que el presidente Obama recibi la informacin del FBI en septiembre, antes de la eleccin?, se preguntaba Trump en un tuit, y en otro se contestaba: Porque pensaba que Hillary Clinton poda ganar, se es el motivo. No tiene nada que ver con la administracin Trump, pero las fake news no quieren informar de la verdad, como siempre!

Al da siguiente volvi a la carga. Nuestra relacin con Rusia NUNCA ha sido peor gracias a tantos aos de locura y estupidez estadounidense y, ahora, esta cacera de brujas amaada!, escribi. El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso contest lacnicamente desde su cuenta: Estamos de acuerdo.

Putin is fine

A pesar de las bajas expectativas, el encuentro era esperado con inters por los medios de comunicacin y los analistas adems de por la foto, obviamente por su trascendencia en un momento, como el actual, en el que los grandes bloques polticos y econmicos de posguerra parecen estar en crisis y reconfigurarse, y al que los presidentes de EE UU y Rusia llegaron despus de que sus pases se hayan enfrentado indirectamente estos ltimos aos en escenarios tan dispares como Ucrania o Siria, donde las tropas gubernamentales siguen recuperando territorio, en las ltimas semanas en la frontera con Jordania y la provincia de Deraa, siendo Nawa es la ltima gran ciudad bajo control de la oposicin.

El conflicto de intereses en las instancias de poder en EEUU entre Republicanos y Demcratas, pero tambin en el propio Partido Republicano e incluso en la misma administracin y sus agencias haca difcil cualquier pronstico exacto de su resultado, incluso si su presidente declaraba a comienzos de mes que Putin is fine y que estaba ms que preparado para la reunin, puesto que su visin de las relaciones internacionales, como ha quedado sobradamente demostrado estos ltimos das, no dista mucho de la de un acuerdo empresarial, donde todos los dems participantes son potenciales competidores cuya ventaja hay que reducir a toda costa en la negociacin.

El ruido generado por los medios de comunicacin corporativos durante los das previos a la cumbre ha oscurecido, como viene siendo habitual, una agenda donde prcticamente todos y cada uno de los temas bilaterales estn marcados por niveles de tensin desconocidos desde tiempos de la guerra fra.

La reunin comenz con ms de media hora de retraso estaba programada inicialmente para la 13:00 en el Palacio Presidencial de Helsinki, en principio era sin lmite de tiempo, y termin con una rueda de prensa de ambos mandatarios. Putin, llegado de la clausura del Mundial de Futbol de 2018, fue el primero en llegar: lo hizo a la 13:35, veinte minutos antes que Trump, quien, segn la prensa, demor su viaje para no ser el primero en llegar y ahorrarse la espera a la que el presidente ruso tiene acostumbrados a sus interlocutores.

Hasta la fecha, Trump y Putin nicamente se haban reunido en los mrgenes de cumbres multilaterales: en julio de 2017 en la del G20 en Hamburgo, y en noviembre de ese mismo ao en el Foro de Cooperacin Econmica Asia-Pacfico en Da Nang (Vietnam).

Es la hora de examinar a fondo las relaciones bilaterales y varios puntos sensibles en el mbito global, hay tantos que hay que prestarles atencin, declar Putin, el primero en hablar, antes del inicio del encuentro privado. Llevarse bien con Rusia sera algo bueno, no malo, insisti Trump a los periodistas antes de comenzar a la reunin, levantando la voz entre el ruido de miles de disparos fotogrficos de los cmaras presentes y despus de felicitar al presidente ruso por el Mundial de Ftbol recin terminado. Lo ms importante, aadi, es que tenemos muchas cosas buenas de las que hablar.

Juntos tenemos el 90% del arsenal nuclear y esto no es una cosa buena, esto es una cosa mala, record el presidente estadounidense despus de enumerar una larga lista de temas de seguridad y comerciales pendientes y manifestando su voluntad de lograr un consenso mnimo que sirva para recuperar los tratados de desarme mutuo.

Un buen comienzo

El encuentro dur ms de dos horas y fue, en palabras de Trump, un muy buen comienzo. En paralelo al encuentro entre Trump y Putin, tambin hubo en Helsinki una reunin entre los ministros de Exteriores de ambos pases, Mike Pompeo y Sergui Lavrov, que despus se unieron a ambos presidentes para un formato ampliado con los respectivos asesores presidenciales. Terminada la reunin, Trump y Putin realizaron una rueda de prensa conjunta. De nuevo, ms formalidades que otra cosa. "Las negociaciones con el presidente de EEUU, Donald Trump, se celebraron en un ambiente sincero y de trabajo, creo que fueron bastante exitosas y tiles", dijo Putin, para quien es "obvio para todos que las relaciones bilaterales viven un periodo difcil, aunque estas discrepancias y la atmsfera tensa que se ha formado no tienen fundamentos reales".

Trump, que puso en cuanto pudo el acento en lo comercial, fue todava ms general en sus declaraciones. El dilogo constructivo entre EEUU y Rusia, afirm, abre nuevas oportunidades para la paz en nuestro planeta". Eso s, Trump, que das atrs acus a Alemania de tener una excesiva dependencia del gas ruso con miras a que Berln renuncie al gasoducto Nord Stream 2, no renunci a competir con Rusia en el terreno energtico la actual administracin estadounidense est muy interesada en revivir el fracking, aunque Putin plante la necesidad de una mayor regularizacin en este campo.

Trump volvi a lamentar el mal estado de las relaciones bilaterales. Washington, asegur, ha sido inconsciente, creo que todos hemos sido inconscientes, deberamos haber tenido este dilogo hace mucho tiempo. Putin fue mucho ms tajante en algunas de sus declaraciones, como al contestar afirmativamente a la respuesta de que quera que Donald Trump quera que ganase las elecciones en EEUU. Siria fue acaso uno de los temas de los que se dijo algo ms concreto en la rueda de prensa posterior, cuando Putin anot que la tarea de establecer la paz y la reconciliacin en este pas podra ser el primer ejemplo del xito del trabajo conjunto, pero tampoco entr en detalle.

Nuestra relacin nunca ha sido peor que ahora, pero eso ha cambiado en las ltimas cuatro horas, realmente lo creo, zanj Trump el tema. Putin describi con modestia como aceptable el nivel de confianza restaurado tras la reunin. En un tono presidencial poco habitual en l, Trump manifest que nada sera ms fcil polticamente que rechazar reunirnos, rechazar una toma de contacto, pero no se conseguira nada con ello... Prefiero tomar un riesgo poltico persiguiendo la paz que arriesgar la paz persiguiendo la poltica.

Mientras se desarrollaba la reunin, desde EEUU el 'hashtag' "#TreasonSummit (cumbre de la traicin) se converta en tendencia en Twitter, sobre todo en cuentas de simpatizantes del Partido Demcrata."Por qu es traicin reunirse con el lder de otro pas?", se preguntaba la periodista estadounidense Rania Khalek. "Los presidentes anteriores se reunieron con Putin. Hay ms histeria en torno a esto que en Trump arrojando una bomba cada 12 segundos o metiendo a nios pequeos en jaulas".

Helsinki, un lugar simblico

La eleccin de la capital finesa no ha sido casual y est cargada de simbolismo. Como la otra posibilidad que se baraj antes, Viena, Finlandia es un pas neutral. Como Austria, tras la Segunda Guerra Mundial Finlandia logr alcanzar una situacin de equilibrio entre ambos bloques que la convirti en uno de los lugares escogidos para la celebracin de varios encuentros internacionales entre los lderes de EE UU y la URSS, ms tarde la Federacin Rusa. Helsinki fue la sede de las reuniones entre Gerald Ford y Leonid Brzhnev en 1975, entre George Bush y Mijal Gorbachov en 1991, y entre Bill Clinton y Bors Yeltsin en 1997.

El que fuera embajador de EEUU en Mosc, Jack F. Matlock, escribi todo un libro sobre los sucesivos encuentros entre Ronald Reagan y Mijal Gorbachov que ayudaron a desactivar la guerra fra, Reagan and Gorbachev: How the Cold War Ended (Random House, 2004), que resulta interesante revisitar desde hace meses para comprobar las similitudes entre Reagan y el actual inquilino de la Casa Blanca. Matlock explica que Mosc, ayer como hoy, vea a los republicanos con una mentalidad ms comercial y menos dados a berrinches ideolgicos, y sospechaban que los republicanos tenan el poder real en Estados Unidos [] por eso los republicanos podan cumplir con sus promesas mientras los demcratas estaban obligados a renegar de ellas [] Era ms fcil negociar con Eisenhower que con Truman; Nixon y Ford parecan ms 'realistas' que Kennedy y Johnson. Ms interesante an resulta leer que Trump, como Reagan, hered [de la administracin anterior] sanciones sobre todo lo que pudiese ser sancionado y, como candidato republicano, era el preferido por el gobierno ruso, entonces sovitico y hoy conservador.

La opinin pblica est influida tanto por smbolos como hechos y las reuniones entre los lderes estadounidense y sovitico llegaron a simbolizar el compromiso de tanto EE UU como la URSS de evitar la guerra y resolver sus diferencias negociando, destaca Matlock. Los encuentros cara a cara entre lderes nacionales en ocasiones son necesarios para encontrar soluciones a callejones sin salida durante una negociacin, insiste. Cuando se ha acordado una reunin, explica el antiguo embajador estadounidense, ambos presionan a sus respectivas burocracias para alcanzar un acuerdo lo ms amplio posible. Si los lderes expresan sintona personal (lo que en ningn caso es un hecho dado), la qumica personal puede servir como catalizador para resolver problemas en el futuro. La comunicacin, directa o indirecta, es siempre esencial para evitar que los problemas escapen de control.

Segn indic un funcionario de la Casa Blanca a la CNN, Trump demand que la reunin de ayer fuese entre ambos presidentes y sin asistentes, slo intrpretes, para as evaluar personalmente mejor a Putin y desarrollar una relacin de lder a lder, como pidi antes de su encuentro con Kim Jong Un en Singapur.

Pero tambin con el objetivo de evitar filtraciones frecuentes desde hace meses y que multiplican el caos ya de por s existente en la administracin estadounidense y evitar que los asistentes puedan adoptar una posicin con Rusia que no sea del agrado del presidente estadounidense, interfiriendo en el desarrollo de la conversacin.

En 1975, tambin en Helsinki y despus de meses de negociaciones, 35 Estados europeos slo se autoexcluy la Albania de Enver Hoxha y Andorra, EEUU, Canad y la URSS firmaron una declaracin de la que surgi ms tarde la Organizacin para la Seguridad y la Cooperacin en Europa (OSCE) y que sirvi para rebajar la tensin entre bloques, al comprometerse los signatarios al respeto a la integridad territorial y cualquier modificacin de fronteras que no se alcanzase por medios pacficos.

En una entrevista de 2015 con el semanario Der Spiegel, el entonces presidente del Comit Oriental de la Economa Alemana (Ost-Auschuss) la organizacin que agrupa a las empresas con intereses en Europa oriental, sobre todo en Rusia, Matthias Platzeck, reclamaba un segundo Helsinki para evitar un choque con Rusia. (Significativamente, un da despus, el mismo semanario calificaba las palabras de Platzeck de gratuitas, banales e ingenuas.)

El encuentro entre Trump y Putin no es ni mucho menos el segundo Helsinki que peda Platzeck hace dos aos: los pronsticos de los analistas son discretos y las probabilidades de un gran acuerdo internacional como el alcanzado en 1975, muy bajas. Pero si al menos logra desviar a EE UU del curso de colisin hacia Rusia, ya ser algo.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/militarismo/trump-putin-reunion-helsinki-julio-2018


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter