Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Las venas abiertas de Nicaragua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2018

Nicaragua
Vivirs Monimb, llama pura del pueblo

Francisco Ramirez Varela
Rebelin


La letra de la cancin Vivirs Monimb, de Carlos Mejia Godoy; encierra toda una historia de herosmo, dignidad y sobre todo de resistencia de un pueblo indgena que lucha por su libertad; oponindose histricamente a la colonia, la invasin extranjera, derrocando a una dictadura militar y hoy resistiendo desde el movimiento social y de protesta contra el gobierno en Nicaragua.

Parea contextualizar a quien hoy todava no sepa, Monimb es un pueblo indgena del pacifico nicaragense, enclavado en un barrio urbano de la ciudad de Masaya, a escasos 25 kilmetros de Managua; siendo histricamente un enclave econmico, poltico y simblico de la regin.

Es un enclave econmico a razn de ser reconocido como cuna del folklore y artesana representativa de gran parte del territorio; ligndose mucho de sus sistemas de produccin a las pequeas y medianas empresas, principalmente de carcter familiar, que se encuentran ligadas a lo artesanal. Es as que se caracteriza por talleres artesanales de talabartera, confeccin de hamacas o elaboracin de mscaras tradicionales, vinculada con su propia expresin cultural y de creencias.

En la actualidad la organizacin de la comunidad se asienta en dos instituciones que han ayudado a la persistencia indgena ya que su origen se remonta a varios siglos atrs: el Consejo de Ancianos y Las Cofradas. Estas estructuras han venido subsistiendo desde antes la colonia, teniendo elementos distintivos con el tiempo. La primera perdura como una organizacin simblica poltica de poder dentro de la comunidad, el cual es encabezado por la Alcalda Indgena de Vara de Monimb y sus principales, elegido pblicamente en una plaza en base al consejo de ancianos. Hoy esta alcalda se entiende como simblica ante los poderes locales e institucionales, ya que no influye en las decisiones polticas y de estado dentro de los poderes municipales de la ciudad.

No es menor tambin que parte de la organizacin sociocultural del pueblo indgena se sostiene por las cofradas y mayordomas de la celebracin de las fiestas religiosas, en especial aquellas dedicadas a San Jernimo; donde el sincretismo cultural es bien expresado en el Torovenado (el toro trado por los espaoles y los venados originarios y representativos de lo indgena) que en sus procesiones se observan diversos bailes y manifestaciones ataviados de mscaras representativos, como es el baile de negras, los viejos o el agizote.

Es justamente estas cofradas, en especial las del Torovenado, que funcionan por medio de mayordomas, como la de flores, cargadores o fuegos artificiales; que se distribuyen los roles y gastos dentro de las fiestas. Estas en general a travs de mandas o promesas religiosas, conformadas por grupos familiares en su mayora de Monimb; pero tambin cayendo en los auspicios de dichas mayordomias, no solo comerciales, sino que tambin polticos. Se reconoce as la cercana poltica que existe hoy dentro de una de las mayores cofradas como es la del Torovenado del Malinche con el partido gobernante, siendo una plataforma partidaria de cara a las manifestaciones culturales en el pueblo indgena.

Existe as en estas organizaciones un clientelismo poltico de las tradiciones, tendientes a la transformacin del sentido e identidad, especialmente en funcin de la relacin con el alcalde varas y la presencia en las fiestas tradicionales, realizando apoyo desde polticos y empresas a las diferentes mayordomas. El patrocinio poltico de las costumbres hace que las mismas se distorsione, ocupando simblicamente para otros fines no relacionados con la propia comunidad indgena, prctica habitual desde los gobiernos populistas y mediticos, que ocupan la imagen de lo indgena en proclamas muchas veces vacias.

Todo lo anterior son elementos contextuales para entender la resistencia indgena; y es que, a raz de las protestas desencadenadas por modificaciones del seguro social a principios de abril en el pas, Monimb se ha convertido en unos de los centros simblicos de las movilizaciones sociales. Vale decir que las protestas en Nicaragua en los ltimos meses no se dan solamente por el tema de las modificaciones que se queran implementar en el seguro social, sino que ello es un desencadenante del descontento social y el cumulo de energas subterrneas en contras del manejo poltico, la corrupcin y la situacin socioeconmica, ocasionadas por el gobierno de Daniel Ortega.

El levantamiento del pueblo de Monimb, debe de considerarse como el reflejo del fracaso de una poltica hacia los pueblos indgenas, en especial de los indgenas urbanos de la zona del pacifico de Nicaragua, donde sus problemticas han sido abordadas desde el clientelismo poltico, ocupando simblicamente a los sucesivos alcaldes de varas, as como desde la mayordoma de las cofradas tradicionales, haciendo presencia, pero sin ejercer roles polticos importantes en el desarrollo indgena de la poblacin.

Cuando nos tocan a uno, nos tocan a todos manifestaba un moniboseo en los albores del conflicto. Y es que la represin a las primeras manifestaciones, en especial de los pensionados afectados, toco a los adultos mayores, que ante aquello se refugiaron en las calles de Monimb. Elemento gatillante del levantamiento de la comunidad. Este hecho no es menor recordando que las mismas circunstancias hace cuarenta aos atrs, fue parte del inicio de la ofensiva final de la revolucin sandinista. Y es que el ao 1978 ante la represin de la poblacin que protestaba en contra de la dictadura de Somoza y por el asesinato del periodista Pedro Joaqun Chamorro, tambin desencadeno la represin de la poblacin y su refugio en Monimb.

Vale la pena desentraar los libros de historia de hace cuarenta aos, para entender los hitos convertidos en smbolos en torno de Monimb. Convirtindose en un bastin para la guardia de Somoza y su represin del pueblo. Es tambin dentro de este territorio indgena que, en febrero de ese ao, en el sector conocido como Los Sabogales que muere en combate Camilo Ortega Saavedra, entre otros combatientes del Frente Sandinista, reconocido como uno de los organizadores y movilizadores del frente sandinista en Monimb. El hermano menor del presidente Daniel Ortega fue convertido en un smbolo de unin entre este y el pueblo indgena, al igual cabe mencionar que fue el nico de los hermanos Ortega que efectivamente combati en la Ofensiva Final, mientras Daniel y Humberto (que luego fuera comandante de la revolucin y General de ejrcito) se mantenan en la clandestinidad en Costa Rica. Es as que tambin se convirti en un smbolo para el presidente Ortega, en el rescate y manejo de la historia desde el simbolismo familiar.

El otro hito de importancia simblica en la ofensiva de la revolucin en 1978 fue el repliegue tctico, gesta reconocida como una tctica cvico militar de vital importancia para el contexto, consistente en la evacuacin de los barrios orientales de la capital Managua, hacia la ciudad Masaya, en noches de camino entre las montaas de miles de habitantes que fueron recibidos en esta ciudad vecina, refugindose en su gran mayora en Monimb Esta gesta ha sido recordada ao a ao por Ortega, siendo en la gran mayora de las oportunidades el mismo mandatario que la encabece; tanto es as su simbolismo que hoy muchos jvenes expresan convencidos en las redes sociales, la participacin del mismo presidente en ella, gestando un imaginario histrico totalmente alejado de la realidad.

Pero otro hecho mstico de Monimb que lo sita en el mapa poltico y de resistencia, fue el uso de los mismos elementos culturales y costumbristas en primer lugar en su insercin en la insurreccin revolucionaria y en los ltimos meses en la resistencia y movilizacin popular; y ello es el u so de primeramente de las Mscaras artesanales, ocupadas en los bailes populares y tradicionales religiosos, como elemento presente en los jvenes movilizados en la calle. Es por ello que podemos ver la mismas mascaras utilizadas en el baile de negras, echas artesanalmente cubriendo los rostros de los jvenes en las barricadas. Los rostros de la resistencia se entrecruzan con mscaras de bailes, viejos, animales o espritus tradicionales en un smbolo implacable de la resistencia indgena.

Pero no es el nico elemento cultural utilizado, tambin hace fuertemente presencia los fuegos de artificio de fabricacin artesanal, utilizado normalmente en las fiestas y fabricadas por el mismo pueblo indgena, se han convertido en armas caseras de defensa, en morteros lanzadores de pequeos explosivos y tambin en el rescate de las histricas bombas de contacto, ya utilizadas en la guerra de 1978, que al ser lanzadas explotan al contacto con el suelo. Hoy vuelven aparecer para defender Monimb. Es que, en los ltimos meses, el pueblo fue llenado de barricadas en sus calles, no solo como forma de protesta, sino como en forma de defensa de la entrada de los grupos represores. Las barricadas, construidas de la pavimentacin de las calles por medio de adoquines, las que fueron un smbolo de construccin progreso, hoy los mismos son el smbolo de resistencia y proteccin de la ciudadana.

Estos hitos histricos, magnificados durante el rgimen orteguista, sitan a Monimb como un bastin simblico singular que no quieren perder; lo que explica la fuerza con que los grupos policiales, paramilitares y juventudes partidarias del gobierno han atacado en los ltimos das sus calles, en una verdadera operacin de limpieza. El llamado directo de retomar posesin de la poblacin, apunta de fuego, a punta de represiones, sin mediar el costo de vidas que eso est implicando en estos momentos ; en bsqueda de la limpieza de las calles y la resistencia.

Hoy existe un posicionamiento del consejo de ancianos y de la alcalda de varas en funcin de la defensa de la poblacin y la denuncia de la violacin de los derechos humanos, encabezando con su bandera y con el llamado del tambor la movilizacin del pueblo de Monimb. Hoy la identidad de Monimb est ligada a la resistencia y rebelda, donde se enarbola la bandera azul y blanco, bandera patria nacional que marca las protestas nacionales, pero tambin de los colores de la bandera del pueblo monimboseo. Si bien la estrategia orteguista est enfocada a aplacar y acabar con la rebelin de un pueblo indgena, con esto slo atisba las llamas de la revolucin de la popular indgena, esa llama pura del Pueblo.

Francisco Ramirez Varela, Acadmico de Trabajo Social, Universidad de las Amricas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter