Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2018

La cloaca periodstica
Sicarios con micrfono!

Renn Vega Cantor
Rebelin



[Que] peligroso puede ser un micrfono en las manos de un cretino, cuando el tal cretino goza de total impunidad.

Alfonso Sastre

1

El 4 de agosto durante la celebracin del 81 aniversario de la Guardia Nacional se llev a cabo un atentando contra el presidente legtimo y constitucional de Venezuela Nicols Maduro. El atentado fue frustrado por la accin rpida y oportuna de los equipos de la Guardia Presidencial encargados de inhibir seales, quienes desorientaron y desviaron a los dos drones utilizados en la accin criminal, como resultado de lo cual uno fue derribado y el otro estall fuera del blanco previsto, dejando siete guardias heridos. Los dos costosos drones DJ1 M600, cargados con plvora y un kilo del explosivo C-4 fueron enviados a la avenida Bolvar, donde se realizaba el acto militar; uno deba explotar en la parte superior de la tarima presidencial y el segundo en la zona frontal. El objetivo era claro: asesinar al presidente de Venezuela, a su esposa, a los miembros del gabinete que se encontraban all y a los altos mandos militares.

Los dos grupos operativos que manejaban los drones fueron capturados el mismo da del atentado: uno en plena actividad y el otro mientras hua hacia Colombia. Uno de sus miembros confes que haba recibido entrenamientos para manejar drones en la finca Atalanta, ubicada en el municipio de Chincota, Norte de Santander y quienes lo adiestraron le ofrecieron 50 millones de dlares y residencia en los Estados Unidos.

En este hecho ha sido evidente la participacin de crculos terroristas que operan contra el gobierno venezolano, que se mueven como Pedro por su casa en Estados Unidos y Colombia, donde cuentan con el apoyo abierto o encubierto de los gobiernos de esos dos pases. Resulta acaso pura coincidencia que en una de sus ltimas declaraciones como presidente, el tenebroso Juan Manuel Santos haya dicho, luego de reunirse con Julio Borges uno de los implicados en el atentado de Caracas estas palabras: veo cerca la cada del rgimen de Maduro en Venezuela[] ojal maana mismo terminar. Simples deseos o anuncios de lo que iba a venir?

Este criminal atentado ha puesto de presente una vez ms hasta donde ha llegado el envilecimiento del periodismo por parte de falsimedia mundial, puesto que el hecho no ha sido presentado como lo que es, un acto terrorista, sino que se ha puesto en duda su misma existencia y los titulares de la prensa y de la televisin, hablan de supuesto, pretendido, simulado atentado. Esto indica, adems, un doble rasero, porque mientras un accidente de trnsito en Londres o un ataque con cuchillo en Bruselas o Pars son catalogados como atentados terroristas, el intento de asesinar a un jefe de estado es catalogado como algo supuesto e incluso sus autores son alabados como rebeldes o luchadores por la libertad.

Tras fracasar el atentado, emergieron las voces que lo reivindicaron sin que nadie los estuviera llamando a declarar, hablando desde dos lugares emblemticos de la guerra contra Venezuela: Miami y Bogot. En esta ltima ciudad, y segn lo dice la revista Semana conocida por su visceral postura contra el gobierno legal de Venezuela: el expreso poltico venezolano, el ex polica Salvatore Lucchese, quien asegur en Bogot haber formado parte del plan. Tenamos un objetivo y al momento no se pudo materializar, dijo durante la toma de posesin de Ivn Duque. La misma revista dice estar sorprendida porque Ni Casa de Nario ni ningn actor de la oposicin ha explicado su presencia en Colombia. Es el gran misterio, dice una diputada de Voluntad Popular, partido en el que milit el ex polica hasta enero. l se apareci all y ms nada. No fue representando a nadie. Una semana antes estuvo en Venezuela en una boda, entonces sac a su familia hacia Miami y l viaj a Bogot, agrega una fuente cercana a su familia. Y todava dicen que los gobiernos colombianos, el de Santos y ahora el de Duque, no tienen nada que ver con el atentado, si ellos mismos lo estn reconociendo a travs de noticias como esta que difunde uno de sus principales medios de desinformacin, en donde se dice que un individuo que reivindica el atentado contra Nicols Maduro est presente en la posesin del nuevo presidente de Colombia! Difcil encontrar ms cinismo y descaro!

Desde Miami, vino la confesin bomba, hecha de manera voluntaria y deliberada, en lo que puede considerarse como el mejor (o peor) ejemplo de lo que es la cloaca periodstica y humana, por la boca del periodista y presentador peruano Jaime Bayly, radicado en esa ciudad de La Florida. Este individuo afirm que estaba enterado de lo que haba sucedido en Caracas, porque haba sido invitado a participar en una de las reuniones donde se maquin el atentado y se comentaron los detalles del mismo: yo me enter del plan durante la semana [] y me dijeron el sbado vamos a matar a Maduro con drones y yo les dije hganle y les propuso quieren que yo les compre un dron ms, avsenme, por favor".

Luego describi con detalles el complot: el plan era sobrevolar la tarima presidencial con dos cargadores explosivos, bajar sigilosamente los drones que podan parecer cmaras de la televisin oficial y despistar a la guardia presidencial y a sus francotiradores y hacerlos estallar con poderosa carga explosiva bien cerquita del dictador, para eliminarlo, darlo de baja y as tal vez iniciar una nueva etapa de libertad.

Como para que no quedaran dudas de su apologa al asesinato del presidente de Venezuela, ese sicario con micrfono que es Jaime Bayly agreg: As que yo estoy con ellos, con los hroes, porque no son terroristas ni sicarios los que hicieron volar esos drones son patriotas, son gentes de honor, son venezolanos ejemplares". En forma despreciativa y hacindole una vulgar apologa al crimen indic que ojal Maduro "se vaya a reunir con Chvez". Lament que el atentado no haya tenido xito [] que Maduro este todava en pie y respirando porque le hace un dao vicioso e incalculable a Venezuela y si la libertad de Venezuela presupone dar de baja a Maduro, hay que hacerlo sin compasin". Aadi, lamentndose por el acto fallido: "Es una lstima, [que] los conspiradores hayan fallado esta vez, pero no por eso van a desmayar, van a tirar la toalla, seguramente estn ya preparando un prximo atentado".

2

Cuando se amenaza a un periodista se denuncia que se pone en cuestin la libertad de prensa, pero no sucede nada cuando un sicario que hace las veces de periodista, como el peruano de marras, amenaza al presidente de un pas, hace una apologa abierta del terrorismo criminal, encubre a una banda de asesinos, propaga el odio y el culto a la muerte y al magnicidio. Eso debe defenderse a nombre de la libertad de prensa? Los que ejercen como periodistas pueden amenazar, aplaudir a criminales (como los radicados en Miami y Bogot) porque los protege el manto de la impunidad, de la misma impunidad que ampara a los asesinos cuando conspiran contra un gobierno que no es del gusto de Washington y sus lacayos de Amrica Latina, como los que estn organizados en ese Cartel de Delincuentes que se llama Grupo de Lima.

Por supuesto, ante este vergonzoso ejemplo de indignidad periodstica los voceros de la Sociedad Interamericana de Prensa, de Reporteros sin Fronteras y los periodistas de Colombia, Madrid y todos los lugares donde se destila esta campaa de muerte y saboteo contra Venezuela se han quedado callados. Los comentaristas de los medios colombianos no han dicho ni una sola palabra sobre este alevoso atentado y su infame justificacin por un sicario con micrfono radicado en Miami.

En el caso de Colombia no nos debemos sorprender, con el tipo de periodismo independiente que aqu impera, propiedad de los grandes capitalistas del pas, quienes controlan los canales de televisin, las cadenas radiales y los peridicos y revistas de circulacin nacional y cuya pauta informativa con respecto a Venezuela est dictada por la lgica de la mentira y la falsedad. Solo basta colocar dos ejemplos sobre amenazas de muerte contra el presidente de Venezuela hechas desde Colombia. La primera sucedi cuando el ex presidente de Mxico Vicente Fox, neoliberal de pura sangre y altamente responsable del actual desangre de Mxico, en la ciudad colombiana de Barranquilla seal que era necesario matar al presidente Maduro, con esta expresin de gran nivel: Sale con su renuncia o sale con las patas por delante en un cajn. Esta invocacin al asesinato fue inmediatamente replicada por los canales de televisin de Caracol y RCN, con ttulos destacados en la pantalla en que se poda leer: Dictador Maduro, renuncia o morirs (RCN) y Hay que derrocar al dictador (Caracol) y tambin fue reproducido por las redes sociales en el twitter oficial de Caracol TV. Entre otras cosas, esa fue una de las razones por las cuales esa red de sicarios con micrfono que es Caracol, fue sacada del aire en Venezuela. Y, en el colmo del cinismo, todava preguntan, en forma aparentemente ingenua, por qu les hicieron eso.

Y el otro hecho ha sido protagonizado por el abogado de la mafia Abelardo de la Espriella, defensor de paramilitares, criminales, asesinos, y amigo cercano del campen de los capos y ex presidente de Colombia, quien en columnas de prensa y en un libro ha justificado el asesinato del presidente Maduro. En efecto, en su columna titulada Muerte al tirano, publicada en El Heraldo en julio de 2017 seal: Los venezolanos de bien y la comunidad internacional en pleno deben entender que la muerte de Nicols Maduro se hace necesaria para garantizar la supervivencia de la Repblica. No se tratara de un asesinato comn, sino de un acto patritico que est amparado por la constitucin venezolana y que resulta, por dems, moralmente irreprochable. Y en marzo de 2018, ese mismo abogado de la lumpenburguesa colombiana public un libro con el mismo ttulo Muerte al tirano en donde vuelve a hacer una vulgar apologa del asesinato del presidente venezolano.   Y todava Semana, El Tiempo, El Espectador y sus comentaristas a sueldo se preguntan por qu razones el gobierno venezolano dice que las acciones desestabilizadoras y terroristas se organizan en Colombia, con participacin de gobernantes, paramilitares y periodistas. Porque aparte de todo, esos medios de desinformacin posan de mansas palomas, cuando son apologistas del crimen y del terrorismo y no solo meditico, como lo demuestra lo sucedido en estos das con el atentando al presidente de un pas suramericano. Podemos concluir, parafraseando a Alfonso Sastre, en una frase que es necesario citar todas las veces que sea necesario: lo peligroso que resulta un micrfono, una cmara de televisin o un procesador de palabras en manos de cretinos y sicarios morales y sobre todo cuando estos gozan de completa impunidad.

 

Publicado en papel en Periferia (Medelln), agosto de 2018.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter