Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2018

Entrevista a Miguel Candel sobre Ser y no ser. Crtica de la razn narcisista (I)
El narcisismo, aparte de una aberracin conceptual, es una de las enfermedades sociales ms graves que padecemos

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Miguel Candel Sanmartn naci en Barcelona en 1945. Licenciado en Filosofa y Letras en 1967, doctor en Filosofa en 1976, fue profesor no numerario de Filosofa Antigua en la UB hasta 1977 y, posteriormente, profesor de griego (y filosofa) en el Instituto Puig Castellar de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) hasta 1988.

Ha ejercido como traductor en la Secretara de las Naciones Unidas (Nueva York), y en la ONUDI (Viena), as como en la Comisin Europea (Luxemburgo). Desde 1992 es profesor titular de Historia de la Filosofa en la UB.

Traductor de Aristteles al cataln y castellano (rganon, Acerca del cielo, Meteorolgicos, De lnima), ha publicado en Montesinos: Metafsica de cercanas y Tiempo de eternidad.

 

 

Enhorabuena por tu nuevo libro. Te pregunto en primer lugar por la portada. Es tuya? Qu has querido reflejar en ella?

La portada es un homenaje al archiduque Ludwig Salvator de Habsburgo, enamorado de Mallorca y primer gran estudioso de su cultura (primo de la emperatriz Elisabeth de Austria, que en alguna ocasin lo visit en la finca donde viva, "Son Marroig", a la que pertenece el mirador-templete de la foto). Con esa portada no pretendo sino provocar en el lector una asociacin de ideas entre la filosofa y la belleza de un paisaje que armoniza perfectamente naturaleza y arte, como dice una inscripcin latina en verso hexmetro que se encuentra en el Parque del Laberinto de Barcelona: artis naturaeque parit concordia pulchrum (la concordia entre arte y naturaleza engendra lo bello).

Contemplando semejante maravilla no puedo evitar pensar que otro Salvador, Dal, estaba equivocado cuando situaba el centro del mundo en la estacin de Perpiny. Si el mundo tiene un centro, se halla justo en ese templete.

Ser y no Ser es el ttulo del libro. A qu Ser te refieres? Qu no-Ser es ese? Por cierto, Ser y no Ser, no es una contradiccin?

Me refiero al Ser en general, en el sentido que da al trmino la metafsica tradicional (por cierto que mi libro no es ms que una relectura algo resabiada de la metafsica tradicional, eso que quede claro). Tambin se puede entender en el sentido heideggeriano, pero sin las oscuras connotaciones que le aade el filsofo de la Selva Negra. Lo que la metafsica tradicional, empezando por los griegos, llama Ser no es ms que lo que la gente corriente llama la realidad. Hablar de la realidad as, sin ms, hoy le puede parecer una perogrullada al lector corriente, no maleado por ciertas lecturas filosficas contemporneas. Pero, dada la proliferacin de concepciones subjetivistas e irracionalistas que infectan la cultura llamada posmoderna, se hace necesario, en filosofa como en poltica, volver a hablar de lo evidente, ya que para algunas gentes ha dejado de serlo. Cuando omos decir enormidades como que la realidad es una construccin social no nos podemos quedar ms indiferentes que cuando omos que es natural que haya ricos y pobres, por ejemplo (cosa esta ltima que s es una construccin social y en absoluto natural).

Lo de la posible contradiccin se resuelve suponiendo dos sujetos o dos predicados distintos para ser y no ser, verbos que, como dice Aristteles, no significan nada por s solos, aunque en el libro se recuerda que son el vehculo o receptculo de todo significado posible. 

Para reflexionar sobre ese Ser en general del que hablabas, no hay que saber mucho de muchos seres particulares? Si fuera as, no nos exigira la metafsica un conocimiento casi imposible o al alcance de muy pocos? 

Por supuesto, hasta Platn reconoce que la idea slo se descubre a travs de las cosas sensibles. Anloga relacin entre el ser en general y los seres particulares. Ahora bien, no es necesario un conocimiento exhaustivo de los seres particulares para llegar a la nocin de ser en general. Cierto que, si as fuera, la metafsica sera tarea imposible. Pero, de la misma manera que basta el conocimiento de unos cuantos individuos para hacerse idea de lo que es un ser humano, tambin basta un nmero limitado de experiencias reales para adquirir la idea de la realidad en general. Es lo que tradicionalmente se ha llamado induccin, que nunca puede ser completa. Pero, me dirs, qu garanta tenemos de que la induccin no es un salto en el vaco. 

Te lo digo ya que lo dices. 

No lo es porque en realidad no pasamos de lo particular a lo universal (como en las generalizaciones abusivas que denuncia el dicho popular: por un perro que mat, mataperros me llamaron). En realidad, el universal es un conjunto de rasgos que estn presentes ya en cada individuo, y para reconocerlos basta comparar unos pocos individuos. Como dice Aristteles hacia el final de su obra lgica Analticos segundos, se siente lo singular, pero la sensacin es de lo universal (que es como decir que el objeto percibido, aunque es en s mismo un individuo, slo es percibido como ejemplificacin de una nocin general). Por eso yo al traducir el rganon aristotlico me permit sustituir induccin por comprobacin como traduccin del griego epagōg (para escndalo de ms de uno), porque lo que hacemos en todo acto de conocer es reconocer que la nocin general (que es el contenido propio del conocimiento intelectual) no aade al objeto percibido nada que no estuviera desde el primer momento en l. 

El subttulo del libro: Crtica de la razn narcisista. Cmo deberamos entender aqu Crtica ? En sentido kantiano?, en sentido marxista?

Ms bien en el marxista: es decir, no es un simple anlisis, como en Kant, sino un desmontaje de la perniciosa ilusin de creernos que somos tal como la representacin que nos hacemos de nosotros mismos y apegarnos a ella.

Y a qu razn narcisista pretendes criticar?

Esa que acabo de reducir a una creencia ilusoria. Y si la llamo razn, pese a ser una creencia totalmente irracional, es porque resulta de un falso razonamiento. Cuando nos preguntamos cmo es posible que personas que dan muestra en muchos campos de una gran capacidad de raciocinio acten irracionalmente en otros, la respuesta podemos encontrarla precisamente en su elevado grado de racionalidad. Racionalidad que, obviamente, no es pura, sino que se amalgama con multitud de sentimientos. Pues bien, la persona muy racional corre el riesgo, si es muy consciente de su racionalidad, de confiarse y creer que ciertos impulsos emotivos son en realidad la conclusin de un concienzudo razonamiento. Parece como si su mente construyera el siguiente silogismo: La persona racional no se deja arrastrar por meros sentimientos. Yo soy una persona racional, ergo Viene aqu muy a cuento una sorprendente afirmacin del filsofo estoico Crisipo: La pasin es un juicio equivocado.

Me apunto el aforismo de Crisipo.

Djame aadir que el narcisismo, aparte de una aberracin conceptual, es una de las enfermedades sociales ms graves que padecemos, porque estimula el individualismo insolidario a niveles hasta ahora desconocidos. Y se ha vuelto epidmica porque cuenta con poderosos vectores que la difunden, que no son otros que las fuerzas del mercado. La filosofa tradicional al servicio de concepciones religiosas como el cristianismo situaba al hombre como centro del universo y rey de la creacin. Paradjicamente, en cambio, la gente comn sola ser humilde. Hoy, en cambio, cualquier hijo de vecino cree ser el rey del mambo. Cada vez que oigo ciertos mensajes publicitarios que acaban con la frase porque yo lo valgo, se produce en m un agudo conflicto entre las ganas de rer y las ganas de llorar.

Copio la dedicatoria del libro. A m me ha conmovido: A Mara, en prenda de un amor ms fuerte que la muerte. Espero no cometer ninguna indiscrecin: nos explicas quien fue, quien es Mara?

Mara fue una chica de Balaguer con quien tuve la inmensa suerte de coincidir en la universidad, a raz de las movilizaciones polticas del final del franquismo, que se convirti en mi compaera durante 31 aos (hasta que la muerte nos separ) y con quien he tenido dos hijas estupendas, dignas de su madre. Eso, en cuanto a lo que fue. En cuanto a lo que es: mi mejor recuerdo y fuente constante de inspiracin para sobrellevar los avatares de la existencia.

Has hablado ya de pasada pero me permito insistir. Ser y no Ser es un libro de metafsica? Si fuera as, qu es la metafsica para ti? Ontologa y metafsica son trminos equivalentes?

Segn para quin no sern equivalentes. De hecho, el trmino ontologa no fue acuado hasta principios de la Edad Moderna, mientras que de metafsica se vena hablando desde unos cuantos siglos antes. Pero si uno lee la obra fundacional de esa extraa disciplina (y digo extraa porque nada hay ms extrao que la realidad cuando la despojas de todos sus adjetivos), el escrito de Aristteles en 14 libros (equivalentes a lo que hoy seran otros tantos captulos) que el editor Andrnico de Rodas bautiz como Metafsica, no puede dejar de reconocer que el tema casi nico que all se trata es lo que haya que entender por ser, on, ontos en griego, de donde deriva ontologa. Repito: la metafsica es el estudio de la realidad en su mxima generalidad, algo que para mucha gente, preocupada exclusivamente por las realidades concretas o por tipos de realidad determinados, no tiene ningn sentido. Pero bueno, por algo reconoce Platn en la Repblica que el filsofo es un bicho raro (rareza que roza incluso una cierta perversin, consistente en seguir dedicndose a la filosofa una vez superado el perodo de formacin propio de la juventud).

Respiremos un momento si te parece.

Un descanso nunca viene mal.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter