Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2018

El cambio climtico tambin se siente en el Norte rico

Friday Phiri
IPS


Cultivo de maz carente de agua en el terreno de Leo De Jong, en Holanda. Este agricultor gasta entre entre 23.293 y 29.116 dlares por semana en la irrigacin. Crdito: Cortesa: Friday Phiri.

WAGENINGEN, Holanda, 6 sep 2018 (IPS) - En esta temporada, mayo result un mes particularmente caluroso y seco, explic Leo De Jong, un agricultor comercial de Zeewolde, en Flevopolder, Holanda.

Flevopolder est en la provincia de Flevoland, el mayor lugar de recuperacin de tierras del mundo, y donde una hectrea cuesta unos 100.000 euros (ms de 116.400 dlares).

En este momento, gastamos entre 20.000 y 25.000 euros (entre 23.293 y 29.116 dlares) por semana en irrigacin, cont.

Muchos estudios sealan a las naciones en desarrollo como las ms vulnerables al cambio climtico, pero lentamente se ve cmo los agricultores del Norte rico, quienes generalmente cuentan con ms recursos, tambin sienten el calor.

De los incesantes incendios forestales y los poderosos huracanes en Estados Unidos y el Caribe, pasando por las mximas temperaturas registradas y hasta las sequas en Europa y Asia, la comunidad cientfica coincide en que la causa ms probable de esos eventos climticos extremos sea el recalentamiento planetario.

Y causa graves perturbaciones a los sistemas de produccin agrcola, al ambiente y a la biodiversidad.

Es problemtico porque, segn el Quinto Informe de Evaluacin del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climtico, un aumento de la temperatura de ms de dos grados centgrados podra exacerbar la actual falta de alimentos e impedir que la mayora de los pases africanos logren las metas de erradicar el hambre y la pobreza, fijadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De Jong puede destinar miles de euros por semana a la irrigacin de su tierra, pero sabe que no es sostenible para su negocio. Actualmente, cultiva papas, cebollas y trigo, entre otros, en 170 hectreas de tierras recuperadas.