Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2018

Enfoques cooperativos hoy
Pretenden pauperizar nuestras vidas

Jos Yorg, el cooperario
Rebelin


La paz no slo consiste en poner fin a la violencia o a la guerra, sino a todos los dems factores que amenazan la paz, como la discriminacin, la desigualdad, la pobreza (Aung San Suu Kyi)

 

Diversos economistas desfilan los programas de televisin y tambin se publican en los dems medios periodsticos dando cuenta y razn sobre la situacin econmica argentina, notablemente en ruina y acelerando algo peor. Pero esa explicacin econmica es matematizada, es decir, despojada de su gnesis poltica.

La voz del movimiento cooperativo an es dbil o cuanto menos carece de incidencia poltica, en cuanto a su posicin ante la actual crisis econmica y cultural, ya que se conmueve, para peor, el Estado de derecho, la democracia se devala, el objetivo de un buen vivir se aleja cada da.

Muchos atribuyen y califican al modelo econmico actual en Argentina como un fracaso, inmediatamente surge la pregunta: Para quienes resulta un fracaso?

Aqu claramente emergen ganadores y perdedores. No es ajena a ello la firme intencionalidad en la construccin de otra sociedad, de otro tipo de relacin laboral, una sociedad en disminucin de derechos, una sociedad profundamente desigual. Las condiciones materiales y concretas para ese tipo de sociedad ya fueron fundadas y establecidas, pretenden pauperizar nuestras vidas.

El brutal ajuste sobre nuestro nivel de vida, ya experimentado en los aos 90, en que padecimos enormes necesidades insatisfechas, nosotros sostenemos: O la pasamos mal todos o no la pasan nadie.

Recordamos con justa causa nuestro enojo aquellos tiempos de los gobiernos ajustadores, realmente la pasamos recontra mal con el salario de miseria y fue penoso e indignante ver sufrir a muchas familias desahuciadas.

Por ello, ratificamos que no es justo que siempre se ponga el sacrificio sobre las espaldas de los trabajadores, en cambio, los sectores privilegiados la pasan de lo mejor, bueno sera un poco de justicia social, es decir, que las gastos y presupuestos polticos y de jerarqua institucionales se reduzcan considerablemente, pues, a ley pareja nadie se queja.

Deuda externa execrable

En ese panorama actual de infortunios reiterados en el devenir de la vida de los pueblos, la deuda externa es slo un mecanismo de pauperizacin de la vida de las grandes mayoras, es un dispositivo tcnico-econmico que facilita el traslado de enormes cantidades de recursos dinerarios, va ajuste y devaluacin, desde los sectores desprotegidos al sector capitalista-financiero, y como dice el gaucho argentino: Como pa ganar al truco con un juego de ese modo.

As la deuda externa no se destina a obras pblicas para fomentar la industria, la salud o la educacin, nada que ver. Por tanto, tal deuda externa deviene, claramente, execrable para el pueblo.

Tenemos la firme conviccin, entonces, que estas repotencias de despojo capitalista, aquella que en su etapa industrial impulsara como reaccin a tanto maltrato a los trabajadores, la bsqueda y encuentro en las cooperativas una esperanza cierta de mejora humana. Hoy, esa bsqueda, en la etapa financiera del capitalismo, prosigue.

En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter