Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-11-2018

El papel de la contradiccin en el estructuralismo (I)
Miradas desde la dialctica

Miguel Alejandro Hayes Martnez
Rebelin


Acercamiento

El marxismo y la ciencia social en general de los ltimos tiempos ha estado marcada por una figura: Louis Althusser. Este genio no pasa desapercibido. Su escuela, sus discpulos y su influencia en todo el movimiento revolucionario hacen poca.

Ese estructuralismo que ha marcado de por vida la lgica interna del marxismo ms difundido, como toda obra humana, perfectible, merece ser sujeto de cierto examen crtico. Esta vez, voy a apuntar a un aspecto particular y medular del estructuralismo: la interaccin de los contrarios dentro de un sistema.

Puede considerarse que uno de los aspectos ms importantes del pensamiento de Louis Althusser, tal y como seala la marxista y educadora popular chilena Marta Harnecker, es el concepto de sobre-determinacin (Harnecker) (me referir aqu como super-determinacin). As, desapareca el determinismo mecanicista para explicar la evolucin.

A pesar de lo positivo de todo ello, se esconde una serie de deficiencias en este pensar althusseriano.

La contradiccin y su dilema en el marxismo

Ya desde la antigua Grecia, puede advertirse la dialctica, sobre todo en Zenn(Abbagnano, 1955), con una significacin asociada al dilogo, a la retrica. Pero la que se nos acerca ms a lo que conocemos hoy como tal ciencia es la de algunos como Herclito. La que nos ocupa aqu es la dialctica moderna, esa asociada al idealismo alemn. (1)

Lo cierto es que en todas est presente la interaccin de polos, -trminos le llama la dialctica -, ya sea en aquellos dilogos de Zenn, en las contradicciones del mundo de otros griegos o en la relacin del fundamento del ser y la nada en Hegel, y otros alemanes.

La que requiere mayor nfasis es la dialctica de este ltimo, por su marcada influencia en el pensamiento de Marx. Esta, se puede rastrear en el racionalismo nacido de la filosofa moderna, y especialmente en Descartes. En l, se puede apreciar la necesidad en el mtodo (2) de identificar o dividir el objeto de estudio en polos o elementos que se contradicen, cuestin que tributa a ese gran aporte que constituye la sustancia spinozista (3), ya que esas contradicciones internar son las que permitirn que el objeto est en auto-movimiento.

Esta misma lnea fue perfeccionada sin dudas por Hegel en su Ciencia de la lgica, asumiendo la idea de la contradiccin de los polos y la sustancia en auto-movimiento, y de la misma manera esto sirvi de esquema -como ya es sabido- para El Capital (4).

Toda esta idea de la contradiccin, conduce a elaborar una concepcin de la determinacin. Aunque podemos encontrar ideas como la determinacin pensada como influencia, como en Levinas(Ramrez, 2013), no es de esa sobre la que va el marxismo en cuestin.

La forma de determinacin que domin el marxismo durante mucho tiempo, fue la contradiccin determinista, caracterizada por el mecanicismo. Esto es, tal y como expone Marta Harnecker(Harnecker), se caracterizaba por ser una contradiccin simple entre fuerzas productivas y relaciones sociales de produccin, base y superestructura, materia y conciencia.

Esto forma de entender la contradiccin, lleg incluso a negar la dialctica como mtodo, ya que llevada a un extremo, esta termina por concluir como un elemento determina a otro; como en el ms puro esquema de la mecnica clsica, determina A determina a B, y todo queda en un solo sentido.

Por otro lado, dan una respuesta equivocada al auto-movimiento. Ya que si dentro de un sistema, una parte determina la otra, la pregunta es cmo se explica el movimiento de esa que dio movimiento a la otra. Deba entonces irse fuera del sistema para dar una explicacin a todo ese fenmeno. El marxismo -el dominante- se vea entonces atrapado por un esquema de razonamiento. La pasividad poltica eran una de sus consecuencias, donde se asuma una vulgar interpretacin de las circunstancias determinan al hombre(5).

La llegada de Althusser

Deban marxistas comprometidos, con la lucha poltica y terica cortar con tales ideas. En primer lugar porque no eran propias de la dialctica marxista tales lgicas deterministas de la interaccin, que lo que hacan era atrasar la teora.

Por otro lado, el uso altamente politizado del marxismo, dgase esa estrecha relacin entre teora y prctica, donde las teoras que se tenan era lo que sealaba el actuar, traan consecuencias nefastas para la transformacin social.

La idea del determinismo, entonces pasaba factura. Como un polo determinaba al otro, sin ms, entonces algunos podan llegar a la conclusin de que lo ms racional era esperar a que las fuerzas productivas se desarrollaran al punto que condicionaran el movimiento en sus relaciones de produccin. La prctica poltica poda ser en casos un conformismo social. Deba superarse un mecanicismo dentro del marxismo que caa en una especie de inercia de la historia.

Entonces se introduce la contradiccin super-determinada. Esta, como seala destacada estudiosa del marxismo cubana Mara del Pilar Daz, es una terminologa de confusa interpretacin que muestra fuerte influencia del psicoanlisis lacaniano y el estructuralismo(Daz Castan, 2010, pg. 103).

Este nuevo esquema de la contradiccin altamente difundido- incorporaba que esta, ahora flexible dgase con una bi-direccionalidad-, tena nuevamente un polo dominante. Lo ms novedoso de esta idea no es precisamente eso, sino la connotacin que adquiere la contradiccin aqu.

La contradiccin estructuralista que plantea Althusser repite el esquema de los dos polos. Estos interactan con doble sentido, al ms puro esto del moderno trmino feedback, o de la tercera ley de newtoniana, donde ambos elementos ejercan poder fuerza sobre el otro, es decir, cada fuerza tena su opuesto, con la caracterstica de que una dominaba sobre otra.

Todo ello recuerda una tectnica de placas. Donde este par de ellas, en friccin constante, continan su contradiccin hasta que ocurre la ruptura, donde una de las placas ya no puede resistir, y estalla la relacin entre ambas. La aplicacin, de esto condujo a determinada apuesta poltica especfica asumida por las izquierdas, sobre todo en nuestra Amrica Latina.

En primer lugar, causo que se reforzara la lucha revolucionaria, intentando cambiar lo material, es elemento siempre super-determinado, como pudo ser en Chile y Mxico. Con ello, resultaba una visin esquemtica de la sociedad.

Por otro lado, ha tenido a los revolucionarios esperando en cada momento de crisis del sistema capitalista, ya sea econmica, poltica, social, el punto extremo de que las contradicciones, ocasionen que la parte ms dbil colapse y estalle en revolucin. Y hasta el da de hoy, ese es el enfoque dominante.

Sin embargo, ni los cambios en el elemento material en algunos de los proyectos revolucionarios han modificado al resto de las partes de la estructura, y ese estallido revolucionario de los momentos de mayor no ha sido la regla. Y como se ve actualmente, se refuerzan posturas de derecha y conservadurismo.

Y como el marxismo no puede tener explicaciones que sirvan a veces s y otras no, y escudarse en artilugios probabilsticos, como su funcin es explicar relaciones sin llegar a ningn nomeno (6), es necesario ir ms all, y dar una teora que permitan explicar de manera coherente lo que sucede con las relaciones en la sociedad, cumpliendo al menos con el carcter proftico (7) de la ciencia.

Resulta claro que esa respuesta no est en los marcos del estructuralismo, ni en el propio de Althusser, ni en el difundido por sus sucesores. Como advirti Marta(Harnecker), hay una gran ausencia en este de 3ra tesis sobre Feuerbach (8) (Marx, 1976, pg. 8). Sin embargo, las deficiencias, van mucho ms all.


Notas


1 Escuela surgida a partir de las ideas de Kant. Incluye a Fichte, Schelling y Hegel.

2 Lo cierto es que Descartes en su obra El discurso del mtodo, no plantea como tal un mtodo de investigacin con una serie de reglas fijas. Al contrario, seala como cada cual debe hacerse de su propio mtodo. Ver Hayes Martnez, Miguel Alejandro. Rebelin. Rebelin. [En lnea] rebelion.org/noticia.php?id=245102.

3 La sustancia spinozista es aquella que se auto-determina. Es decir, no una sustancia aislada y puro como la de la ontologa, sino que ella misma determina su movimiento.

4 El Capital es un libro que aplica la lgica de Hegel, y como resalto Lenin, sin la segunda no se puede entender la primera.

5 Digo vulgar, porque esa cita contina diciendo: en la misma medida que el hombre determina las circunstancias.

6 Expresin kantiana. Se utiliza para hacer referencia a lo no cognoscible.

7 Segn Kant, una ciencia deba ser descriptiva, explicativa y proftica(predictiva)

8 Esta afirma, como el hombre cambia la realidad, pero a la par se va cambiando a s mismo.

Bibliografa

Abbagnano, N. (1955). Historia de la filosofa I. Barcelona: Montaner y Simn S.A.

Daz Castan, M. d. (2010). Louis Althusser: mito y realidad. 64 , 100-1008.

Harnecker, M. (s.f.). Rebelin. Obtenido de Rebelin: rebelion.org/noticia.php?id=210007

Hayes Martnez, M. A. (s.f.). Rebelin. Obtenido de Rebelin: rebelion.org/noticia.php?id=245102

Marx, K. (1976). Tesis sobre Feuerbach. En K. Marx, & F. Engels, Obras escogidas. Mosc: Progreso.

Ramrez, J. P. (2013). El infinito en Marx y Levinas como escape al silogismo de la Totalidad. Santiago de Chile.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter