Portada :: Feminismos :: Teoras y Prcticas Feministas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-12-2018

Feminismo & Resistencia
La bruja como figura feminista de resistencia social

Frida Cartas
https://hysteria.mx

Porque como dijo Franca Radame: "Las hogueras todava existen, y yo antes o despus puedo acabar dentro"




Irrefutablemente la historia nos demuestra que son mujeres las que han sido criminalizadas, perseguidas, estigmatizadas y asesinadas por razones de gnero como fondo, anclados en una misoginia rapaz, an en aquellos siglos y pocas en los que ni feminismo ni teoras de gnero haba para analizar esta situacin como tal.

Dicho de esta manera, centrmonos en las brujas, que no eran otra cosa que mujeres con amplios conocimientos de astronoma, matemticas, medicina, filosofa, espiritualidad, entre otras cosas; eran principalmente mujeres reconciliadas y conocedoras con su cuerpo y todo lo que ocurra all: menstruacin, embarazos, abortos, lactancia, infeccin, etctera; conocedoras tambin de su propia sexualidad y placer mujeres con una amplia autonoma y determinacin.

Y bueno, con todo esto, lgicamente eran mujeres que escapaban al control y normas sociales, sobre todo de la moral en turno y de la iglesia, por ello mismo se les cazaba, como seguramente hemos visto, ledo o escuchado en algn cuento, una pelcula o algn libro.

La especulacin y difusin de que hablaban con el diablo y le servan, hacan el mal, eran sucias, oscuras, feas, monstruas, y deseaban acabar con la vida, atentando el orden, la paz y belleza del mundo, fue una excusa perfecta desde las religiones para esta caza y sus asesinatos.

Por ello en este texto voy a comentar un poco sobre la bruja como figura feminista de resistencia social en las luchas y movimientos polticos, y en especfico en las luchas feministas. Por qu? Porque soy feminista. Pero porque ms all de eso, es aqu, en las luchas de las mujeres, y las luchas con enfoque de gnero, donde ms actual y presente se encuentra hoy da esta figura de resistencia.

Desde la intercontinental frase: Somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar, millones de mujeres y otras corporalidades con expresiones de gnero no hegemnicas, de distintas identidades sexuales, han expresado en la calle, en sus vidas, desde su cuerpo, su repudio a todo un sistema heteropatriarcal y capitalista, que no slo les ha impuesto un mandato heterosexual de cmo deben comportarse, qu deben sentir, cmo deben ser y cmo deben actuar, y hasta cmo deben verse, en este mundo.

Esto es, diversas imposiciones y mecanismos de control, que pretenden sujetarles social y simblicamente para cumplir determinados roles durante sus vidas: ser las reproductoras de vida a travs de maternidades, ser las educadoras de familia, ser las cuidadoras de todos excepto de ellas, ser las pulcras, las buenas, las dulces, las frgiles, las delicadas, las femeninas, las que calladitas se ven mas bonitas, las que sueen con el gran hombre, fuerte y responsable que las proteja, porque evidentemente se asume que son tontas, hormonales, inseguras, y que solas no son nada, no valen mucho y no van a poder hacer algo Cuando en realidad no son tontas, ni hormonales, ni frgiles, ni ningunos de estos enfermos estereotipos de gnero que repercuten en muchsimos casos y tipos de violencias a diario, minuto a minuto, en el mundo.

Las mujeres son, fjense entre otras cosas, las que sostienen la economa global con el trabajo del hogar, el trabajo sexual y el trabajo de cuidado, crianza o maternidad (en el espacio privado) sin recibir por esto una remuneracin econmica, obviamente porque se les ha mentido y hecho creer que ese es su papel, su deber, lo normal, lo lgico, el quehacer le llaman, hacer la comida, le dicen, cuando en realidad ese trabajo del hogar es el primer eslabn de la cadena econmica en el mundo, y es un trabajo que implica a la vez muchos otros trabajos (enfermeras, administracin, maestras, etc).

Pero, bueno, este es slo un ejemplo.

Donde principalmente las mujeres viven atadas, por dems oprimidas y violentadas es en sus cuerpos con relacin a la sexualidad y todas las expresiones. Para empezar se les ha creado la idea que su sexualidad va en funcin de sentirse o saberse amadas, y amadas adems por un hombre, para no variarle. El virus del amor romntico. Le han reducido la amplia y vasta sexualidad a la genitalidad, aunque tampoco le permiten hablar de su vulva o conocrsela, para quien la tiene pues, recordemos que hay una amplia diversidad de mujeres como las trans y no, no todas tiene una vulva, ni todas tienes un pene (hay cirugas, hola). Somos y existimos ms all de genitales.

El cuerpo de las mujeres parece pertenecerle a todos los dems, menos a ellas mismas.

Y esto tiene una relevancia y trascendencia enorme, porque es en este cuerpo, como campo de batalla, robado a ellas, donde el Estado, los gobiernos, el capitalismo y el sistema heteropatriarcal, mantiene las bases de mucho de su poder poltico, social, econmico y global.

Es aqu donde podemos apropiarnos de la bruja como figura feminista de resistencia social, contra todo este mandato y abuso de poder sobre nuestra propia existencia. La bruja como esa mujer con determinacin y autonoma que no est dispuesta a callar, a ceder, ni tiene por qu, y que se reapropia de su cuerpo, se los arrebata porque es suyo y de nadie ms, y ejerce su sexualidad de manera combativa, desafiante, y lo manifiesta tanto en el espacio pblico y privado. La bruja que escandaliza, aterroriza, que hace el mal, que es la suciedad, lo feo, lo anormal, lo que atenta contra la vida y el bien establecido, bl bl bl

La que aborta es asesina y perversa como una bruja, no?

La que se masturba cuando y porque quiere est haciendo mal porque la vulva es slo para complacer al macho, es bruja.

La que quiere coger por coger, mandando al carajo el romanticismo y el vamos a conocernos antes de irnos a la cama, es bruja.

La que ama su menstruacin y la usa en sus plantas o su piel, es bruja.

La que elige disfrutar del placer sexual con otras mujeres es sucia y es bruja.

La que descarta el juego de t y la idea de casita feliz por siempre en el paraso romntico a lado de un hombre, va contranatura y es bruja.

La que no quiere parir, ni gestar, ni reproducirse, es la malvada que atenta contra los designios de dios y la naturaleza, y es bruja.

Las que eligen salir solas a bares, o irse de viaje por el mundo, simplemente porque les place ir solas sin la compaa del varn, porque no los necesitan, son brujas.

Las que por encima del mdico que da la rden, deciden si la toman o no, son brujas.

Las que ponderan su enriquecimiento intelectual y educacional como un arma para su empoderamiento y no estn ocupadas en hallar el prncipe azul, son brujas.

Las que procuran su propia salud sexual, fsica y emocional, sin ir por la vida hacindola de nana de nadie, ni de sus padres, es bruja.

Las transexuales que rechazan el gnero socialmente asignado y buscan su propia identidad binaria o no, y tocan la intocable biologa, son brujas.

Las transgnero que crean su propia monstruosidad para fugar del gnero, son brujas.

Y hasta la que simple y sencillamente hace algo tan orgnico como escuchar a su cuerpo en la salud y en la enfermedad, es bruja.

Y brujas son, que resuene muy alto, todas y cada una de las que han reinvindicado y resignificado su propio ser yo ante el mundo, y defienden su libertad resistiendo todo un sistema que ya no las caza con fuego y la guillotina o las encierra en calabozos, claro est, pero que igual que hace siglos inquisidores las persigue, las sigue cazando y matando, con formas que han cambiado, desde muy sutiles hasta las ms evidentes y violentas como el feminicidio. Las sigue cazando con lenguaje, con formas de malnombrar para despolitizar, invisibilizar y minimizar. Las hogueras slo han cambiado de forma.

Estas brujas contemporneas son tambin quienes en un acto de sororidad y solidaridad han hecho manada y han compartido sus experiencias y haceres con otras y otres, liberndoles as tambin del yugo opresor, o al menos haciendo conciencia de esa opresin y resistiendo juntas. Igual que hicieran las brujas en los antepasados, al reunirse para establecer lazos fraternos entre perseguidas y criminalizadas, reunirse para disfrutar del estar juntas y saberse acompaadas los famosos aquelarres: encuentros ldicos, placenteros, de intercambios de afectos, conocimientos, hechizos, y dems y que se nos han vendido como las fiestas donde complacan a satn y hacan rituales de muerte.

Estas brujas luchadoras, hermanas y sororales, tambin hallan hoy da su correlacin con la diosa bruja Aradia, figura importante en la Stregheria, la Wicca y otras formas de neopaganismo actuales. Arabia, esta hija mesinica de la Diosa Diana, que vino a la tierra para ensear a los pobres y a los oprimidos la brujera como medio de resistencia social.Toma ya!

En Amrica, nuestro golpeado y colonizado continente, hay rastros de un colectivo de mujeres feministas en la prctica, en USA, entre 1968 y 1971, se hacan llamar WITCH (Conspiracin terrorista internacional de las mujeres del infierno), que cuando salan a manifestarse a las calles, llevaban escobas y hacan misas, rituales, y maldecan pblicamente a funcionarios del gobierno o fabricaban all amuletos para ellas y otras mujeres que se acercaban, para que las protegiera de leyes coercitivas o alguna figura poltica que haca declaraciones misginas.

En Mxico, existen las yerberas y las hechiceras, muy difundidas, aunque con esa visin androcntrica de que engatuzaban al hombre con embrujos, alimentos, ungentos, y dems; existen tambin los referentes de bruja en la vida poltica, haciendo trabajos para presidentes o gobernadores que han solicitado servicios para controlar el pas. Pero ni uno ni otro, somos ms que clichs, ms que leyendas, ms que pelculas, somos mujeres, diversas e infinitas mujeres. Y estamos vivas.

Da a da, las que resistimos al sistema heteropatriarcal y capitalista siendo las malas del cuento y las que atentan contra la vida y el orden establecido, somos brujas, somos libres. Y ojal que ac en Mxico pronto podamos reunirnos en una Asamblea de Brujas Disidentes y salir a espacios pblicos a atemorizar, y nos visibilicemos as en las calles haciendo conjuros y hechizos en forma, el caldero a la calle! Y mezclando con ello toda la cosmogona indgena tan rica que nos empapa, y sumando adems las demandas, consignas y percepciones de nuestros feminismos radicales, slo porque siempre decimos que en realidad: No somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar, Somos las brujas que mataste! Que quemaron, estamos ac hemos vuelto y se los vamos hacer pagar.


Fuente: https://hysteria.mx/la-bruja-como-figura-feminista-de-resistencia-social/


Sobre la Autora: Frida Cartases feminista, activista por los derechos humanos de las mujeres y nias; mexicana, nacida en el norte caluroso, violento y cuasi fronterizo de ese pas. Un da as casual huyo de su tierra natal y comenz a cuestionarse feministamente su identidad sexual (gnero, orientacin y poltica). Devino entonces transexual y se descubri adems con una condicin intersexual de nacimiento. Todo un estuche de plvora. Actualmente escribe para distintos medios impresos y electrnicos, es tallerista en temas de sexualidad humana con perspectiva de gnero y derechos humanos, acompaa abortos seguros en hospital y casa, a madres con hijas en feminicidios, a mujeres en situacin de duelo o depresin, y freelancea como procuradora de fondos para proyectos feministas en ACs u ONGs, aunque si le preguntan cmo se define, ella dirque es slo una escritora feminista, una mujer feliz, y una radical ama de casa y trabajadora del hogar.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter