Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2019

El ejrcito britnico permiti que se disparara contra los civiles en Iraq y Afganistn

Ian Cobain
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez



Soldados britnicos patrullando en Basora en abril de 2007. El grafiti insta a los iraques a apoyar al Ejrcito del Mahdi de Muqtada al-Sadr, que en aquella poca asediaba las bases britnicas (AFP)

El ejrcito britnico implement normas de combate en Iraq y Afganistn que en ocasiones permitan que los soldados dispararan contra civiles desarmados si sospechaban que estaban vigilndoles, segn ha establecido una investigacin llevada a cabo por Middle East Eye.

Segn varios exsoldados entrevistados por MEE, entre las vctimas hubo numerosos nios y adolescentes.

Dos antiguos soldados de infantera han declarado que sus mandos les dijeron, a ellos y a sus compaeros soldados que servan en el sur de Iraq, que tenan permiso para disparar contra cualquiera que vieran sosteniendo un telfono mvil, cargando una pala o actuando de forma sospechosa.

Las normas se relajaron, dicen, debido en parte a la preocupacin de que individuos desarmados estuvieran actuando como dickers (*) para los combatientes o estuvieran involucrados en la instalacin de bombas en las carreteras.

En otra entrevista por separado, un exsoldado de la Marina Real dice que uno de sus oficiales confes a sus hombres que era responsable de los disparos que acabaron con la vida de un nio afgano de alrededor de ocho aos, despus de que el padre del nio llevara su cuerpo hasta la entrada de su base de operaciones avanzadas y exigiera una explicacin.

Otro exsoldado que habl con MEE aleg que se haba encubierto el tiroteo letal contra dos adolescentes desarmados, que dijo haber presenciado en Afganistn. Un par de armas de la etapa sovitica fueron retiradas de un almacn situado en la base de los soldados britnicos, segn explic, y colocadas junto a los cuerpos para dar la falsa impresin de que los adolescentes iban armados porque eran combatientes talibn.

Este hombre dice que vio armas similares almacenadas en otras bases. Estoy bastante seguro de que se guardaban para ese propsito. A diario nos visitaban tropas procedentes del cuartel general, y aquellas armas podran haberse catalogado y enviado all fcilmente.

Disparando contra los dickers

Un exsoldado dice que fue testigo de disparos letales contra buen nmero de civiles en Basora, y que no cree que todas las vctimas estuvieran vigilando a las tropas britnicas. Afirma que la relajacin de las normas de combate provoc una oleada de asesinatos.

A l y a sus compaeros soldados se les prometi proteccin en caso de que la polica militar iniciara cualquier investigacin. Nuestros comandantes nos decan: 'Os protegeremos en caso de que se emprenda alguna investigacin. Solo tenis que decir que creais que vuestra vida estaba en peligro: estas palabras servirn para protegeros.

Un hombre pasa junto a un vehculo blindado britnico cerca del lugar donde se produjo un atentado en Basora, febrero de 2007 (AFP)

MEE no pudo verificar de forma independiente todos los relatos de los entrevistados. Sin embargo, varios exsoldados hicieron acusaciones similares despus de servir en unidades diferentes, en momentos diferentes y en dos escenarios diferentes de guerra.

El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha declinado hacer comentarios.

Los objetivos de los disparos eran conocidos por todos los exsoldados como dickers: la jerga del ejrcito britnico para los observadores o mirones. Es un trmino que los soldados utilizaron durante dcadas, en los treinta aos de conflicto en Irlanda del Norte, cuando algunas personas de las reas nacionalistas irlandesas informaban sobre los movimientos de tropas britnicas al Ejrcito Republicano Irlands (IRA, por sus siglas en ingls).

Parece ser que a las tropas se les dio permiso, tanto en Iraq como en Afganistn, para disparar contra los dickers durante los perodos en que las fuerzas del Reino Unido estaban bajo intensa presin de los combatientes locales que se oponan a su presencia en esos dos pases.

En Iraq, parece que la prctica comenz en junio de 2004 en Amarah, en el sureste del pas, durante los enfrentamientos entre soldados britnicos y grupos de milicias chies.

Dan Mills, un sargento del Regimiento Real de la Princesa de Gales que particip en los combates, describi despus cmo se relajaron las normas de combate para atacar a personas desarmadas que supuestamente lanzaban cohetes y morteros contra las posiciones britnicas.

En un libro escrito por Tom Newton Dunn, entonces editor de temas de defensa del peridico britnico The Sun, que hizo de negro y se public en 2007 tras recibir las recomendaciones de los oficiales de relaciones pblicas del ejrcito britnico, Mills revelaba que un coronel visitante del Reino Unido les aconsej abrir fuego contra dickers desarmados.

No estoy alentando el asesinato sin sentido y la imprudencia", se cita al annimo coronel en el libro Sniper One. Pero en ninguna parte de las normas de combate dice que no pueda dispararse contra personas desarmadas.

El largo camino desde lo ms alto

Mills y Newton Dunn escribieron que el coronel visitante haba dado a las tropas britnicas permiso tcito para disparar a civiles desarmados cuando lo considersemos necesario, y que esto se haba hecho sin que los ministros se lo comunicaran al parlamento, lo que provoc un gran alboroto en todas las secciones liberales de los medios de comunicacin. Se supona que la decisin haba tenido que venir desde lo ms alto.

Poco despus, un soldado britnico dispar contra alguien que observaba en Amarah: El asesinato tuvo un efecto sustancial en los observadores, escribieron los dos hombres. Sin embargo, los ataques de los grupos de milicias chies se intensificaron.

Disparar a los dickers no es ilegal, segn los expertos en derecho militar, siempre y cuando estn implicados en hostilidades y no estn utilizando un telfono mvil para otro propsito.

En virtud de una enmienda de 1977 a los Convenios de Ginebra , los civiles no pueden ser atacados durante una situacin de conflicto armado internacional a menos que participen directamente en las hostilidades". Pierden su estatuto protegido si participan en hostilidades.

Sin embargo, no hay una definicin precisa de participacin directa y se espera que los civiles reciban el beneficio de la duda si no est claro si estn participado o no en las hostilidades.

Segn la legislacin interna del Reino Unido, que se aplica en todo momento a los soldados britnicos y a las mujeres, un soldado puede usar la fuerza en defensa de s mismo y de los dems. Esto puede incluir fuerza letal siempre que sea razonable, dependiendo de las circunstancias.

Adems, si bien las mujeres y los nios disfrutan de una proteccin especial en virtud del derecho internacional, nada -excepto las normas nacionales de combate- puede limitar el derecho a la defensa propia: la corta edad de un presunto dicker no es obstculo para abrir fuego.

Los oficiales subalternos del ejrcito britnico reciben instrucciones durante su entrenamiento acerca de los disparos a dickers. Una ayuda de entrenamiento hecha pblica durante una investigacin sobre la muerte de un hombre iraqu, Baha Mousa, torturado hasta la muerte por las tropas britnicas en 2003, explica que a los oficiales subalternos se les debe decir que, en lo referente a los dickers, debe adoptarse un enfoque slido, y que hay que confiscarles al menos sus telfonos y las fotografas que hayan tomado.

La ayuda de entrenamiento agrega: En algunos casos, puede considerarse a los dickers como objetivo legtimo de ataque cuando estn relacionados con los hechos.

La gua del ejrcito britnico sobre las leyes de un conflicto armado afirma tambin que los civiles pierden su proteccin si participan directamente en un conflicto armado.

Esto significa que los soldados que actan entre civiles necesitan, en ocasiones, tomar rpidamente decisiones difciles de vida o muerte -a menudo por la noche y en ocasiones bajo fuego- sobre si una persona representa una amenaza o simplemente est ocupndose de sus asuntos.

En Basora, a principios de 2007, se les dijo a los soldados del 2 batalln del Regimiento del Duque de Lancaster que las reglas de combate estaban modificndose cuando estaban cada vez ms asediados dentro de sus bases en toda la ciudad.

Telfonos mviles y palas

Dos exsoldados de ese batalln, que operaban desde diferentes bases, dicen que, segn las nuevas reglas, podan disparar contra cualquiera que vieran con un telfono mvil, llevando una pala o actuando de manera sospechosa, como, por ejemplo, estar en la azotea de un edificio.

Los civiles que llevaran palas pasaron a ser considerados objetivos legtimos debido a las excavaciones que se realizaban a los lados de las carreteras para colocar artefactos explosivos improvisados.

Ambos hombres dicen que fueron informados del cambio en las reglas de combate por suboficiales superiores y no por los oficiales de su batalln.

Se dice que la mayora de los disparos que siguieron a la relajacin de estas normas tuvieron lugar durante las patrullas nocturnas realizadas en vehculos blindados; los soldados dicen que nadie esperaba a tener que pedir permiso antes de abrir fuego.

Dispara contra cualquiera que consideres que es un terrorista, dijo uno de los soldados. Pero, cmo podamos saber si eran una amenaza? No todos eran dickers, algunos solo eran personas sosteniendo un telfono.

Disparbamos contra ancianos, contra jvenes. Eso fue lo que presenci. Nunca he visto una criminalidad semejante.

Un camion-cisterna arde en Basora en mayo de 2007, tras el ataque contra su convoy de suministros britnico (AFP)

Sin embargo, un excompaero del mismo batalln defendi la relajacin de las reglas de combate: Tenamos miedo y tratbamos de protegernos, dijo.

Un exmarine real que sirvi en Afganistn a finales del ao siguiente, en una base militar en Sangin en la provincia de Helmand, dice que se esperaba que gritara advertencias verbales a los dickers y luego hiciera disparos de advertencia, pero que no siempre se sigui esta rutina.

Hubo un incidente en el que alguien le dispar a un nio pensando que nos estaban engaando. En realidad, fue el capitn de nuestra tropa quien le dispar al nio.

El padre se acerc hasta all con el nio en brazos. Tena unos ocho aos. Result que el capitn le haba disparado al nio, crea que nos estaba engaando, pero dijo que no haba seguido las reglas.

El capitn tena una gran crisis de conciencia cuando se supo la historia, era un hombre cristiano. Los muchachos le dejaron en claro que si l deca que haba seguido las reglas de combate, iban a apoyarle, independientemente de si lo haba hecho o no.

Los muchachos le dijeron algo as como: 'No tiene que hacer eso, nosotros vamos a apoyarle'. Pero el capitn inform de lo que haba hecho y lo apartaron de la tropa.

En un incidente posterior en la zona, tres infantes de la Marina Real fueron asesinados por un terrorista suicida de alrededor de 13 aos, que empuj una carretilla hacia ellos e hizo detonar los explosivos escondidos en su interior.

Armas sueltas

Un ex soldado de infantera que sirvi en 2010 en Nad-e Ali, Helmand, con el Regimiento de Paracaidistas, dijo que al llegar a la provincia se le dijo que ya no se permita disparar a los civiles bajo la sospecha de que estaban vigilando a las tropas.

Durante nuestra primera sesin informativa, nos dijeron: 'Ya no estamos disparando a los dickers'. Haba que volver a ganar las mentes y los corazones".

Sin embargo, este hombre declara que las tropas britnicas continuaron disparando a los civiles, y cuenta que en una ocasin se orquest un encubrimiento para ocultar el hecho de que dos adolescentes estaban desarmados cuando fueron asesinados.

Mientras serva en una base conocida por los britnicos como Quadrat, en el distrito de Nad-e Ali, l y otros soldados vieron a dos jvenes acercndose en una moto. Se dirigan directamente hacia nosotros. No habamos visto ningn vehculo antes, ni siquiera tractores en los campos.

El teniente que estaba al mando orden que se hicieran disparos de advertencia. Estuvimos disparando por encima de sus cabezas y luego hacia el suelo por delante de ellos, pero siguieron acercndose. Iban rindose. Me pregunt si iran drogados.

Imagen de satlite de la base britnica de Quadrat en el distrito de Nad-e Ali, Afganistn (Google Maps)

Luego giraron a la derecha a lo largo de un canal y se alejaron. Cuando estaban a unos 300 metros de nosotros, un cabo decidi dispararles con una GPMG (ametralladora de uso general, por sus siglas en ingls).

Dispar alrededor de diez o doce rfagas. Resultaron alcanzados tres veces. Como se estaban alejando de nosotros, una de las balas entr por la espalda del que iba detrs y sali por delante del tipo que iba conduciendo.

Se envi una patrulla y se descubri que ninguno de los muchachos iba armado, segn este exsoldado. En aquel punto, alega, se cogieron dos armas de la era sovitica que estaban almacenadas en la base -un rifle de asalto y una ametralladora- y se colocaron al lado de sus cuerpos.

Despus de tomar fotos de la escena, los cuerpos de los jvenes fueron llevados a la base y luego se subieron a un helicptero.

Pareja pasando junto a soldados del 1 batalln de Los Rifles patrullando por Nahr-e Saraj, Helmand, en junio de 2010 (AFP)

Los oficiales de la Real Polica Militar del Reino Unido estuvieron investigando denuncias separadas de que las fuerzas especiales haban colocado armas junto a buen nmero de hombres afganos que fueron asesinados en sus hogares en asaltos nocturnos.

Un polica militar le dijo al peridico Sunday Times en 2017 que esas armas de fuego eran conocidas como armas sueltas entre quienes las usaban.

De acuerdo con el exsoldado que cont a MEE cmo se colocaron armas sueltas junto a los cuerpos de los dos motoristas adolescentes, todos los hombres en su base de operaciones avanzadas fueron interrogados posteriormente por un comandante de la compaa y un suboficial de alto rango.

Nos dijeron que nuestra historia deba ser la siguiente: que estaban armados y creamos que representaban una amenaza para una de nuestras patrullas que estaba en la zona hacia donde se dirigan. Entonces nos preguntaron: Alguien tiene algn problema con esto? Si es as, que nos lo diga ahora.

Nadie dijo nada. Pero los chicos no iban armados. Y no haba ninguna patrulla cerca.

Este exsoldado dice que tuvo la impresin de que no era la primera vez que se orquestaba un encubrimiento de ese tipo. Creo que eso explica por qu guardbamos esas armas en las bases.

Disparos a un campesino por la espalda

Este soldado relata que algunos de los jvenes soldados en la base hablaban repetidamente de que queran cobrarse una pieza antes de que terminara su misin.

Durante un tiroteo con los talibn, este soldado declara que vio cmo un miembro de su patrulla le disparaba a un campesino por la espalda.

Vimos cmo estaba trabajando en su campo, y cuando nos atacaron le vimos huir. No estaba en la misma direccin que los talibn, estaba de espaldas a nosotros y le dispararon por la espalda.

"Tena mucho que decir al respecto cuando regresamos. ramos unos ocho o nueve en esa patrulla. Quera saber quin le haba disparado al campesino. Pero nadie admiti haber hecho el disparo.

Un sexto exsoldado, que sirvi en Helmand en 2011 con una unidad llamada 1 batalln de Los Rifles, alega que vio cmo se disparaba deliberadamente sobre un dicker cuando iba patrullando por el rea de Sayedabad Kalay, en el distrito Nahr-e Saraj, Helmand.

Vi que el comandante [de la patrulla] peda permiso por radio para dispararle a alguien que tena un telfono mvil y nos miraba. Le debi preguntar al CO (oficial al mando) o a quien estuviera en la sala de operaciones en ese momento. Le dieron permiso y le dispar al hombre.

Este soldado alega que presenci frecuentemente disparos de advertencia y que, en ocasiones, ese disparo de advertencia le acertaba al dicker. Cree posible que esto se hiciera a veces de forma deliberada.

No todos los exsoldados entrevistados por MEE dijeron que tenan experiencia directa de disparos contra los dickers, y algunos confiaban en que sus propias unidades no lo hubieran hecho nunca durante sus misiones operativas.

Vimos muchos dickers y disparbamos muchos disparos de advertencia, dijo uno. Pero nunca se nos sugiri que les disprasemos.

Nio afgano observando cmo un soldado del 1 batalln de Los Rifles patrulla cerca de Nahr-e Saraj, en Helmand, junio de 2010 (AFP)

Las vctimas civiles fueron una fuente frecuente de disputas entre los comandantes de la coalicin y las autoridades civiles tanto en Iraq como en Afganistn. En junio de 2007, el presidente Hamid Karzai expres pblicamente su indignacin por la muerte de civiles .

Como respuesta, el comandante estadounidense, el general Stanley McChrystal, adopt una poltica que denomin contencin valerosa, segn la cual se esperaba que las fuerzas usaran menos potencia de fuego.

Sin embargo, no pas mucho tiempo antes de que las tropas britnicas se quejaran de que la nueva poltica les obligaba a arrostrar mayores riesgos frente a los talibn, alegando que se esperaba que lucharan con una mano atada a la espalda.

Uno de los exsoldados de infantera del Regimiento del Duque de Lancaster, que dijo haber visto cmo en Basora se fusil a un gran nmero de personas desarmadas, declara que ha estado bebiendo mucho y que ha tenido problemas de salud mental desde que dej el ejrcito. l atribuye estos problemas a sus experiencias en Iraq. Desde que dej el ejrcito, ha estado recibiendo tratamiento con el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, donde un psiquiatra le ha diagnosticado trastorno de estrs postraumtico grave.

N. de la T.:

(*) El ejrcito britnico utiliza el trmino dicker, de difcil traduccin, para los informantes de los ejrcitos de la resistencia a su ocupacin. Podra asimilarse en espaol a sopln, por el cariz despectivo que pretendan darle.


Ian Cobain es un destacado corresponsal de Middle East Eye. Ha ganado varios premios de periodismo y es autor de los libros Cruel Britannia y The History Thieves.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/news/exclusive-british-army-permitted-shooting-civilians-iraq-and-afghanistan

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter