Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2019

"Nuestra ignorancia fue planificada por una gran sabidura"

Marcelo Colussi
Rebelin


El ttulo del presente texto es una frase del pensador argentino Ral Scalabrini Ortiz. Genial formulacin, sin dudas. Genial, por cuanto presenta las cosas tal como son: en trminos sociales, vistos los acontecimientos humanos como fenmenos histricos omniabarcativos, no queda ninguna duda que nuestra forma de actuar como masa responde a una planificacin que realizan algunos, muy pocos. Parafraseando lo dicho por Scalabrini Ortiz entonces: lo que no sabemos nosotros (nuestra ignorancia) lo saben los que deciden que no lo sepamos (los grandes grupos de poder, los que manejan los hilos de los tteres).

Esas estructuras de poder (econmico, poltico, militar, cientfico, cultural), cada vez ms pequeas y poderosas, deciden el futuro de inconmensurables cantidades de personas sobre la faz del planeta. Ellas son las que le ponen precio a cada cosa que consumimos, las que deciden las guerras o el tipo de gobierno que debe tener cada pas, las modas, lo que se come y no se come, cunta agua puede beber cada mortal y lo que se debe pensar correctamente. Se podra retrucar rpidamente que hay en esta consideracin un talante paranoico, un sabor a visin conspirativa que encuentra fantasmas all donde no los hay. El sentido de este texto, en todo caso, es mostrar con ejemplos evidentes y concretos que no hay tal teora de la persecucin de por medio, sino crudas y descarnadas verdades, para lo que presentaremos algunos casos esclarecedores.

Por supuesto que hay innumerables procesos en las dinmicas polticas y sociales de los seres humanos que siguen cursos ingobernables, que no se pueden predecir, que no responden necesariamente a lo que poderosos grupos selectos pergean; pero aunque todo eso sucede y siempre los imponderables emergen, hay lneas maestras que marcan (condicionan, determinan?) lo que nos pasa. Poderes, incluso, que van ms all de las autoridades formales de los Estados. Tenemos ah capitales monumentales que fijan las lneas de accin que, acompasadamente, siguen las enormes masas de ciudadanos del mundo, y que los gobernantes se encargan de hacer cumplir.

Por qu, por ejemplo, las ciudades estn cada vez ms atestadas de vehculos automotores personales, siendo que eso es absolutamente contraproducente, tanto en trminos sanitarios la contaminacin que producen los motores de combustin interna son los principales responsables del calentamiento global como urbansticos ya se hace literalmente imposible circulas con tanto automvil? Quin decide eso: los ciudadanos de a pie? Definitivamente no. Capitales enormes que mueven cifras descomunales hacen que se sigan produciendo vehculos que queman derivados del petrleo, y otros capitales ms monumentales an negocian con el oro negro, an a sabiendas de los insolubles problemas de polucin que ello trae.

Y las guerras que la bsqueda desenfrenada de ese petrleo trae aparejadas, la deciden acaso los mortales que viven de un salario? Quin determina los pases que tienen que entrar en guerra: sus pobladores, sus gobiernos acaso?

Veamos estos casos, por dems de esclarecedores.

Argentina, entre las diez primeras economas del mundo al terminar la Segunda Guerra Mundial, con un proceso de industrializacin propio que la haca autosuficiente, aportando la mitad de todo el producto bruto de Latinoamrica para la dcada del 60 en el siglo pasado, aos despus cay en picada. En el pas de las vacas, hoy da la mitad de su poblacin est bajo la lnea de pobreza y pasa hambre. Buscar comida en los tarros de basura, para muchos argentinos ya es algo comn (y se llegaron a matar animales en zoolgicos para comer algo de carne roja). Por qu? Haraganera e indolencia de sus pobladores? Malas polticas de sus gobernantes? No dejemos que la Argentina sea una potencia, pues arrastrar tras de s a toda Amrica Latina La estrategia es debilitar y corromper por dentro a la Argentina. Destruir sus industrias, sus fuerzas armadas, fomentar divisiones internas apoyando a bandos de derecha e izquierda, atacar su cultura en todos los medios, imponer dirigentes polticos que respondan a nuestro Imperio. Esto se lograr gracias a la apata de su pueblo y a una democracia controlable, donde sus representantes levantarn sus manos en masa en servil sumisin. Hay que humillar a la Argentina, deca Winston Churchill en Yalta en 1945. Evidentemente lo que sucedi a partir de 1976 con los planes de ajuste neoliberal impulsados por los organismos crediticios de Breton Woods (Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial), llevados adelante por una sangrienta dictadura militar, hundi al pas sudamericano, dejndolo en un estado de postracin del que, muy probablemente, ya no podr salir.

En Guatemala, en el ao 2015 se vivi una primavera anticorrupcin particularmente llamativa: un pas marcado por la impunidad y corrupcin a travs de toda su historia, con niveles de ambas caractersticas de las ms altas de todo el continente, por qu de buenas a primeras pareci acometer esta cruzada contra la corrupcin? Por qu esa repentina indignacin ciudadana? Indignacin llamativa: a partir de misteriosas convocatorias hechas en las redes sociales (despus se supo que desde perfiles que resultaron ser todos falsos), la poblacin capitalina clasemediera en lo fundamental comenz a asistir a la plaza en algo que luego fue ritualizndose: llegar los sbados por la tarde a sonar vuvuzelas y a cantar el himno nacional. Terminado que fuera ese ritual, todos a su casa, sin consigna poltica transformadora ms all de una indignacin ante los hechos de corrupcin que se iban conociendo a partir del trabajo del Ministerio Pblico y la Comisin Internacional contra la Impunidad en Guatemala CICIG. De esa cuenta, con esa presin popular, se vieron forzados a renunciar los por entonces presidente y vicepresidenta: Otto Prez Molina y Roxana Baldetti. La sensacin que pudo haber quedado es que la movilizacin popular los depuso. Ahora, framente analizados los hechos a la distancia, puede verse que se trat fundamentalmente de un bien pergeado plan de psicologa militar. Una vez ms Guatemala fue utilizada por el gobierno de Estados Unidos como laboratorio de pruebas para un ensayo de manejo social: disparar la vena anticorrupcin para lograr una protesta cvica (pacfica, sin la ms mnima intencin de modificar algo sustancial; lo que en otros contextos comenz a llamarse revolucin de colores). Con esa tctica ya probada, logr desplazar a los molestos gobiernos de Argentina y Brasil.

Lo interesante es que a principios de 2015, antes de abril en que comenzaron las protestas cvicas, fuentes oficiosas de la Embajada de Estados Unidos filtraron la noticia nunca difundida en forma masiva que el binomio presidencial no iba a terminar su perodo, pues ira preso, y muy probablemente deportado a Miami con cargos de narcoactividad. Meses despus, casualmente la informacin extraoficial se confirm en los hechos.

En la Repblica Bolivariana de Venezuela la mayor reserva de petrleo del mundo: 300,000 millones de barriles, botn apetecido por las grandes multinacionales petroleras, estadounidenses en lo fundamental cursa hoy una agresin fenomenal por parte de Washington y una serie de pases que lo secundan. Claramente y sin empacho lo expres el Asesor de Seguridad Nacional John Bolton: Hara una gran diferencia para Estados Unidos econmicamente si pudiramos tener compaas petroleras estadounidenses invirtiendo y produciendo petrleo en Venezuela. Es por ello que hoy el pas caribeo atraviesa la situacin terrible que debe soportar, con penurias y amenaza de invasin, ms un autoproclamado presidente paralelo que complica tremendamente las cosas.

Analizando el panorama, brillantemente lo expone Simn Andrs Ziga en su texto Los buitres y el reparto del botn: Antes de cerrar la semana, el ingeniero venezolano Ricardo Hausman, escribe en su cuenta Twitter: President Guaid has an economic plan to start the recovery of Venezuela (). Es decir, Hausman anuncia que Guaid cuenta con un plan econmico para iniciar la recuperacin de Venezuela. El profesor de Harvard, a principios del 2018 ya haba adelantado el escenario que ahora se est ejecutando. En ese momento, escribi un artculo donde justificaba una intervencin militar y una operacin de rescate (econmico) por parte de Estados Unidos y algunos pases latinoamericanos. Es impresionante como un ao antes, detall parte del guin estadounidense que ahora estn leyendo (e interpretando) Bolton y Guaid.

Los ejemplos citados son por dems de aleccionadores respecto a lo que se quiere transmitir: todo, o muy buena parte, de lo que sucede en trminos poltico-sociales a las poblaciones, son producto de elaborados planes de ingeniera social, o ingeniera humana. Pero, por suerte, los seres humanos somos algo ms complejo que materiales que se pueden procesar y manipular como hace la ingeniera. Tenemos capacidad de reaccin. Por eso la historia no est terminada.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter