Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2019

El sueo termin

Ezequiel Beer
Rebelin


Los das de verano permiten ver ms ntidamente la geografa pronta macrista que deja su pasar por estos lares donde cada una de las promesas polticas de aquella campaa y posterior debate presidencial han quedado a la sombra de una realidad an ms tenebrosa.

Se repiten en las grandes ciudades la proliferacin de la llamada economa informal entremezclada con nuevos moradores que hurgan en sus residuos por una comida y que usan sus espacios como dormitorios deambulantes.

Parece que en la Argentina se olvido que el hambre dice de nuevo presente y que la cesanta de fluido monetario ha generado una sequia absoluta sobre los sectores ms vulnerables del pas y sobre su motor econmico de consumo mas disgregado sobre los sectores medios.

Aquellos que justamente fueron encandilados por el perfecto marketing y las palabras precisas que todos queran or para librarse de la supuesta opresin cristinista que ahogaba sus deseos de mayores libertades.

La decepcin ya es casi total y se rememoran los viejos tiempos kirchneristas donde el poder del consumo popular apalancaba cierta algaraba emocional y material.

Todo termino en un solo periodo gubernamental donde emergi con toda virulencia la revancha neoliberal y la traslacin directa de ingresos de una clase social sobre otra muy pequea, muy poderosa y representada fielmente por lo que Guillermo Moreno llama como Oligarqua.

Emulo de una gran parte de las clases medias que no pertenecen a dicho estrato pero que aspiran a serlo va su actitud social y su destrato sobre los sectores populares.

La maquinaria meditica y judicial puesta al servicio de los concentrados intereses esta en disputa si su accionar pudo vencer la conciencia popular que aun as persiste en un retorno de los tiempos pasados pues de hecho todos los indicadores de medicin sealan la persistencia de una sombra que genera ms recelos que elogios.

El llamado Campo Nacional y Popular luego de haber absorbido una insignificante derrota numrica del ao 2015 recin ahora encuentra fortalezas y algunas debilidades para confrontar a nuestro peor adversario.

La total unidad necesaria como bregan nuestras autoridades partidarias es una obligacin a la que se deben anteponer cuestiones personales y que al ser un movimiento requiere de la elasticidad necesaria para albergar quizs espectros disimiles.

Luego las mediciones correctas y objetivas y un posterior llamado a la sociedad en su conjunto proveern de los candidatos a disputar las elecciones que ser un proceso posterior a la unificacin del campo.

Que vale ms la pena consistir mas fuerzas en la unificacin o en la evocacin mstica de una candidatura cuando la ltima palabra la tendr el pueblo en su conjunto.

Las tareas por venir son de un carcter casi patritico en su accionar y desarrollo por lo que no sobraran brazos para remar en la tarea que urgentemente debe remediar la situacin de los mas desfavorecidos que no se soluciona con la aplicacin de un plan focalizado, como tirar un hueso al vaco mirando a un costado para repeler su hedor.

El llamado de la Patria es hoy sin necesidad de recitar los versos consabidos sino obrar en favor de los dems porque si de algo ha sido bendito este pas es en la conformacin de grandes mayoras apostadas al bienestar general.

Recuperemos lo perdido y tengamos un futuro, aunque sea ms prspero para todos.

Ezequiel Beer. Gegrafo UBA y analista poltico. Doctorando Cs Econmicas Universidad Nacional de La Matanza. Integrante Grupo Descartes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter