Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2019

Bangladesh
Movilizaciones en el sector textil

Pierre Rousset
Europe Solidaire


A finales de 2018 comenz en Bangladesh una huelga masiva, acompaada de una manifestacin y una ocupacin de la calle, prolongndose hasta el mes de enero, particularmente en Savar, un importante polgono industrial de un suburbio de la capital. Fue all donde, en 2013, los edificios de Rana Plaza, que albergaban muchos talleres de produccin textil, se derrumbaron, dejando ms de 1.130 personas muertas y un gran nmero de heridos. Hubo bloqueos de carreteras en varias localidades: Shiurapara, Mirpur, Ashulia

Miles de trabajadoras textiles se movilizaron con motivo de la revisin de tabla salarial en el sector de la confeccin (se lleva a cabo cada cinco aos), paralizando la produccin en ms de 100 fbricas, levantando barricadas (incluso en una autopista) y atacando las instalaciones de empresas. La respuesta de la polica fue muy violenta: balas de goma, gases lacrimgenos, caones de agua, muchos casos de malos tratos o torturas Un trabajador muri, Sumon Miah, muchos otros resultaron heridos. Los sindicatos GSAO y GSTUK organizaron sentadas para exigir que se dijera toda la verdad sobre este asesinato.

Ya en 2016, en Ashulia, otro suburbio de Daca, se produjo una movilizacin durante toda una semana para reclamar aumentos salariales, provocando el cierre de decenas de empresas. La represin tambin fue feroz: ms de 1.500 trabajadores fueron despedidos, otros treinta arrestados, y cincuenta sindicalistas tuvieron que esconderse. Muchos lderes sindicales todava estn siendo acusados y amenazados con la detencin.

As pues, la cuestin de los aumentos salariales estaba pendiente. En 2018, los sindicatos exigieron un salario mnimo de 16.000 takas (en algunos casos 18.000), pero el gobierno solo ofreci la mitad: 8.000 takas (unos 85 euros al mes). Para algunos, el aumento salarial fue apreciable, aunque muy limitado en vista del incremento del coste de la vida y de los precios de la vivienda; para otros, sin embargo, ocurri todo lo contrario. En cuanto al pago de las horas extraordinarias, se redujo la cuanta. El gobierno tuvo que reconocer estas graves desigualdades y cre una comisin tripartita con la patronal y los sindicatos, sin que esta iniciativa haya dado lugar a un cambio significativo de las decisiones originales.

La represin de las empresas fue nuevamente muy severa, con miles de despidos y juicios contra huelguistas y manifestantes (y desaparecidos). A peticin de la Campaa de Ropa Limpia, algunas grandes marcas de ropa han expresado el deseo de que las y los trabajadores del textil en Bangladesh reciban un salario mnimo digno, pero sin cifrarlo. Un voto piadoso.

En el campo, otro tanto. La represin tambin golpea en el medio rural. El 12 de enero, por ejemplo, el lder de la Federacin de Agricultores de Bangladesh (BKF) en el distrito de Bhola fue atacado violentamente por los terratenientes locales, causndole graves lesiones internas; todava est ingresado en el hospital.

Seguridad en el trabajo

El pas est gobernado por la Liga Awami y Sheij Hasina, la primera ministra, que ha establecido un rgimen autocrtico, habiendo obtenido 288 de los 300 escaos en el parlamento en las ltimas elecciones. La represin poltica y social est muy extendida. El derecho de asociacin est gravemente limitado.

El gobierno est maniobrando actualmente ante el Tribunal Supremo para paralizar la aplicacin del Acuerdo sobre incendios y seguridad en las empresas, que se firm tras el desastre industrial de Rana Plaza. Est amenazada la independencia de los terceros que supervisan la implementacin de este Acuerdo. Los firmantes del Acuerdo son las federaciones sindicales IndustriAll y Uni; las cuatro asociaciones que actan de testigos son la Campaa Ropa Limpia, International Labour Rights, Maquila Solidarity Network y el Consorcio de Derechos de los Trabajadores.

El Acuerdo ha permitido localizar (y en muchos casos subsanar) unas 100.000 vulnerabilidades de seguridad en las fbricas. Ms de dos millones de trabajadores han sido alertados en ms de un millar de compaas, segn la Campaa Ropa Limpia. Sin embargo, ms del 50 % de las empresas no cuentan con sistemas adecuados de deteccin de incendios y alarmas y el 40 % todava necesitan una renovacin estructural.

Si el gobierno se sale con la suya, todo esto estar en el alero. En efecto, es un comit dependiente del gobierno el encargado de aprobar cualquier decisin relacionada con el Acuerdo. Los inspectores no tendrn derecho a identificar nuevas brechas de seguridad (como la falta de alarmas de incendio, salidas de socorro bloqueadas o grietas en la estructura de un edificio). Ya no se podr proceder contra las empresas que amenacen con despedir a los trabajadores que denuncien la falta de aplicacin de las normas de seguridad. Sin embargo, ningn cuerpo en Bangladesh puede sustituir hoy efectivamente al Acuerdo.

La economa de Bangladesh (165 millones de habitantes) se basa en gran medida en la industria textil (que representa el 80% de las exportaciones). Es el segundo pas productor de ropa despus de China. En este sector trabajan unos cuatro millones de obreras y obreros en cerca de 4.500 talleres. Fabrican ropa para distribuidores occidentales como H&M, Primark, Walmart, Tesco, Carrefour y Aldi Nuestras empresas.

Fuente: http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article47700

Traduccin: viento sur



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter