Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2019

Erik Olin Wright (1947-2019): Variantes anticapitalistas

Massimo Modonesi
Rebelin


Erik Olin Wright (1947-2019) ha sido uno de los socilogos marxistas ms prolficos y originales de nuestra poca, en particular por su contribucin al debate sobre la renovacin del concepto de clase social. Antes de fallecer, dej a modo de testamento intelectual- una provocativa propuesta sobre Cmo ser anticapitalista hoy /1. La provocacin consiste en sostener -a travs de una argumentacin lgica linear propia de la tradicin analtica de la cual abrev- que existen cuatro caminos anticapitalistas que apuntan a destruir, domar, escapar o erosionar el capitalismo pero que solo la combinacin del segundo y el cuarto constituye una opcin viable y fecunda.

En extrema sntesis, EOW asocia la estrategia de destruir al movimiento comunista revolucionario orientado a la conquista del poder del Estado, la de la domar a la socialdemocracia de las reformas anticapitalistas, la de escapar a los movimientos comunitarios y la de erosionar a una perspectiva anarquista que impulsa alternativas en los nichos y las grietas del sistema /2.

Frente a este repertorio, la propuesta del socilogo norteamericano es la siguiente:

Renunciar a la fantasa de aplastar el capitalismo. El capitalismo no es dinamitable, al menos si se quiere construir realmente un futuro de emancipacin. () Si uno se preocupa por la vida de los dems, de una manera u otra tiene que hacer frente a las estructuras e instituciones capitalistas. Domar y erosionar el capitalismo son las nicas opciones viables. Es necesario participar tanto en los movimientos polticos para domar al capitalismo a travs de polticas pblicas como en los proyectos socioeconmicos de erosionar el capitalismo a travs de la expansin de formas emancipatorias de la actividad econmica. Debemos renovar una democracia social progresista fuerte que no solo neutralice los daos del capitalismo, sino que tambin facilite iniciativas para construir utopas reales con el potencial de erosionar el predominio del capitalismo.

Para EOW son entonces compatibles la perspectiva socialdemcrata y la anarquista -tal y como las entiende- y pueden combinarse y retroalimentarse el camino estatalista desde arriba y el intersticial desde abajo, impulsando las que llama utopas reales, formas de combinar aspiraciones emancipatorias con procesos concretos que prefiguren una alternativa, juntando el ningn lugar de la utopa en el aqu y ahora.

Ms all de algunas simplificaciones argumentativas que ocultan contradicciones de fondo /3, la construccin idealtipica de EOW desemboca en la negacin de cualquier tipo de relevancia y trascendencia a todo movimiento anticapitalista inspirado en la tradicin marxista revolucionaria.

Al respecto me limito a formular dos contraargumentos, uno de orden histrico-poltico y otro terico.

EOW centra su caracterizacin de la corriente que pretenda destruir el capitalismo a la idea de la conquista del Estado como antesala a la edificacin del socialismo. Una definicin estratgica que olvida todo el peso de la lucha de clases que le subyaca. La historia poltica de los movimientos socialistas revolucionarios, an con el saldo negativo de las revoluciones fallidas y las que tornaron en regmenes burocrticos, es la historia de una serie de luchas sociales y polticas que modificaron la correlacin de fuerzas entre capitalismo y anticapitalismo entendidos no como proyectos sino como procesos. Este movimiento real es decir prctico y no moral- destap el conflicto, abri las puertas a las concesiones, gener el margen de maniobra reformista, as como la posibilidad de sostener procesos de autodeterminacin desde abajo. Habra entonces que demostrar histricamente que ambas tendencias domar y erosionar- pueden sostener por s mismas o articuladas, en ausencia de un escenario trastocado por un desafo antisistmico ms franco, abierto e integral -tanto en el terreno ideolgico como de constitucin de contrapoderes. Dicho de otra manera, el reformismo y el autonomismo pueden eventualmente ser caminos autosuficientes o articulables, pero nada garantiza su alcance anticapitalista sin una confrontacin directa a los ganglios de poder econmicos y polticos. Sin la irrupcin de una radicalidad socialista revolucionaria, difcilmente se pueden imaginar condiciones para la realizacin de reformas o erosiones realmente anticapitalistas.

Ahora bien, es indudable que est a discusin la posibilidad actual de realizacin de revoluciones anticapitalistas en el sentido clsico (conquista del Estado-transicin socialista) y no niego que relegar el movimiento socialista revolucionario a un papel de retaguardia poltica es problemtico. Pero, a reserva de un cambio de poca, sostener la necesidad y la pertinencia de un movimiento anticapitalista que apunte a destruir y no solo domar y erosionar, pasa por reconocer el lugar antagonista y de contrapoder que puede ocupar en una coyuntura en la cual no est a la orden del da la revolucin socialista tal como la entendieron y la pensaron los marxistas del siglo XX.

La segunda cuestin, de orden terico, es que en el planteamiento de EOW desaparece o se diluye la centralidad de la lucha, del antagonismo como prctica poltica y como experiencia que activa y sostiene los procesos de subjetivacin. Desaparece o se diluye, segn el caso, al quedar subordinada a estrategias centradas en dinmicas constructivas desde el arriba estatal o el abajo societal, pero en donde el recurso a la lucha se vuelve funcional e instrumental, para apoyar o defender tal o cual reforma estatal o iniciativa social, dejando de ser estratgica, es decir el vector fundamental del movimiento anticapitalista y el factor decisivo de modificacin de la correlacin de fuerzas. Sin caer en la trampa del huevo y la gallina, no se puede obviar que toda iniciativa de domar o de erosionar ha nacido y fue antecedida por la lucha y por la emergencia de un sujeto que en ella se fuera forjando y la impulsara y no viceversa. Lgicamente e histricamente, el movimiento anticapitalista antecede la cabal formulacin de una estrategia anticapitalista y su surgimiento y su orientacin es destructiva antes que constructiva. EOW sostiene que para transformar realmente el capitalismo, las visiones que se basan en la ira no son suficientes; en cambio, se necesita una lgica estratgica que tenga alguna posibilidad real de alcanzar sus objetivos. Olvida que el antagonismo puede no ser suficiente, pero es necesario, indispensable e incluso elemento y factor primario, sin el cual no hay estrategia anticapitalista posible. D e la mano del desvanecimiento de la centralidad dinmica de la lucha, se esfuma el lugar y el papel del sujeto el cual -al margen de la necesidad de argumentar su perfil de clase - no puede ser subordinado o desdibujarse frente al debate estratgico, tal y como aparece en la formulacin de EOW, quien, como ya lo sealamos, sobre este tema ofreci en el pasado contribuciones de gran relevancia sociolgica.

Al mismo tiempo, ms all de las objetables conclusiones, hay que rescatar el ejercicio de problematizacin de EOW, quien en su despedida intelectual nos invit a reflexionar sobre los diversos anticapitalismos, sobre su aparente irreductible divergencia y la posibilidad de su convivencia o inclusive de su convergencia.

 


1/ Erik Olin Wright, Destruir, domar, escapar o erosionar? Cmo ser un anticapitalista hoy, 20/01/2016, https://vientosur.info/spip.php?article10888 . Este planteamiento se desarrolla en un libro que ha sido anunciado por el propio EOW antes de su muerte y que ser publicado prximamente.

2/ En estos trminos: actividades econmicas no capitalistas alternativas surgen en los nichos en los que sea posible dentro de una economa dominada por el capitalismo; estas actividades crecen con el tiempo, tanto de forma espontnea y, sobre todo, a resultas de una estrategia deliberada; luchas que implican reemplazar al Estado, a veces para proteger estos espacios, otras veces para facilitar nuevas posibilidades; y, finalmente, estas relaciones y actividades no capitalistas se vuelven lo suficientemente prominente en la vida de los individuos y las comunidades que el capitalismo ya no puede decirse que domina el sistema en su conjunto.

3/ En efecto, la posibilidad de un hbrido, un centauro con cabeza socialdemcrata y cuerpo anarquista, adems de cierto cortocircuito ideolgico, se sostiene a partir de una simplificacin que lleva a EOW a eludir o minimizar la tendencia o inercia de la socialdemocracia a un reformismo infracapitalista y, por otra parte, a no reconocer otro protagonista del anticapitalismo de ayer y hoy el anarquismo de la lucha frontalmente anticapitalista y no solo de los rodeos que parecen ms prximos a la estrategia del escapar y se parecen ms a las fugas y xodos teorizados por algunas corrientes autonomistas.

massimomodonesi.net

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter