Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-03-2019

Salvo el poder, todo es ilusin

Katu Arkonada
Rebelion


Cuando uno se encuentra en Venezuela, los das parecen semanas, y las semanas, meses, debido a la intensidad poltica con la que se vive todo.

Eso es lo que ha sucedido con el mes transcurrido entre el 23 de enero y el 23 de febrero. 31 das que estremecieron Venezuela, Amrica Latina, y el mundo, con 2 prorrogas adicionales, el 25 de febrero con la reunin del Grupo de Lima, y el 28 y 29 con la del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Una vez terminada esta sucesin interminable de Das D, marcados tanto por los actores venezolanos, como por los agentes externos, llmense Estados Unidos, Colombia o la Unin Europea, podemos decir sin ningn tipo de duda que fracas la ofensiva iniciada el 23 de enero, presentada ante la opinin publica internacional como la batalla final por Venezuela, que culminara el 23 de febrero en un cerco humanitario (en palabras de Ivn Duque) que hara implosionar el rgimen de Maduro.

Pero pasaron todos esos das, entramos en marzo, y Nicols Maduro sigue gobernando Venezuela, Guaid no ha sumado mas reconocimientos diplomticos de los que ya tenia cuando se autoproclam Presidente, el caballo de Troya de la ayuda humanitaria no entro en territorio soberano venezolano, Estados Unidos tiene menos apoyo que nunca para una intervencin militar en suelo latinoamericano, y los vertiginosos acontecimientos no han logrado quebrar ni a las Fuerzas Armadas, ni al chavismo como bloque poltico.

De hecho, y aunque no ha sido muy comentado, la oposicin venezolana mas all del movimiento violento Voluntad Popular que representa Leopoldo Lpez y Juan Guaid, y de Primero Justicia de Capriles, no se ha sumado al circo meditico y golpista de las ultimas semanas, y guarda un prudente silencio. Ni siquiera una sola de las 4 gobernaciones que controla Accin Democrtica (AD) de Ramos Allup ha reconocido a Guaid, especialmente la del estado fronterizo de Tchira, que era una de las apuestas principales de Estados Unidos y sus aliados internos.

El 23 de enero, Juan Guaid, Presidente de la Asamblea Nacional en desacato, se autoproclamaba en una plaza de Caracas a partir de una interpretacin espuria de la Constitucin que consideraba que haba una falta absoluta del Presidente Nicols Maduro, que se haba juramentado das antes tal y como dictamina la propia Constitucin venezolana de 1999, un 10 de enero, y ante el Tribunal Supremo de Justicia. En presencia por cierto, de mas de 80 gobiernos del mundo, entre ellos Mxico, o el Vaticano.

Comenzaba entonces un plazo de 8 das dado por la Unin Europea a Maduro para convocar elecciones, so pena de reconocer a Guaid, algo que nunca termin sucediendo. Asimismo, se colocaba el 23 de febrero como fecha limite para finalizar la ofensiva golpista.

Y llego el nuevo Da D, el 23 de febrero, con un concierto humanitario el da previo que pretenda blanquear la injerencia y disfrazarla de preocupacin legitima del mundo de los artistas mainstream por la situacin humanitaria en Venezuela. El concierto se realiz en Ccuta, poblacin fronteriza colombiana con mas del 50% de su poblacin en situacin de pobreza, y cerca de La Guajira, donde centenares de nios wayuu mueren cada ao por desnutricin.

Y pas el Da D, y solo dej la violencia provocada por grupos de delincuentes que desde territorio colombiano, y protegidos por el Escuadrn Mvil Antidisturbios (Esmad), atacaron con cocteles molotov a la Guardia Nacional Bolivariana que defenda el lado venezolano, quemando un camin en el que entre sus restos no se encontr ayuda humanitaria, sino material para las guarimbas.

Y volvimos a tener un nuevo Da D el 25 de febrero con la reunin del Grupo de Lima en Bogot, a la que no asisti uno de sus miembros, Mxico, pero s el Vicepresidente de Estados Unidos Mike Pence, a pesar de que dicho pas no pertenece al Grupo de Lima, acompaado de Guaid. Y volvi a pasar un nuevo Da D porque los pases latinoamericanos dejaron claro, secundados adems por la Unin Europea, que si el problema es poltico, la solucin solo puede ser poltica, nunca militar. En dicha reunin, el Brasil de Bolsonaro, por medio de su Vicepresidente Hamilton Mourau, dej bien claro que no consideran, bajo ninguna circunstancia, una intervencin militar, abogando por una solucin pacifica y por medios diplomticos, y asilando la posicin de Ivn Duque y Estados Unidos.

El bonus track lleg, antes de terminar febrero, con la reunin del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y el veto, por parte de Rusia y China, a la resolucin de Estados Unidos que buscaba el reconocimiento a la Asamblea Nacional en desacato de Guaid como la nica institucin democrticamente electa de Venezuela.

Y as lleg marzo, y a pesar de que contina la guerra poltica, econmica y meditica, el golpe contra Venezuela iniciado el 23 de enero fue derrotado. Y Guaid , aunque viaje en avin de las Fuerzas Armadas de Colombia, ha comprobado la mxima de Lenin de que salvo el poder, todo es ilusin. Sin poder poltico, de movilizacin, econmico, o sobre las Fuerzas Armadas, sin ningn tipo de poder al interior de Venezuela, de nada sirve el apoyo de Colombia y Estados Unidos.

La batalla de Venezuela la gano el chavismo sin ninguna duda, pero ahora para que la guerra termine de una vez por todas, se necesita la implicacin de todo Amrica Latina y el Caribe. El camino lo marca el Mecanismo de Montevideo impulsado por los gobiernos de Mxico, Uruguay y el Caricom, con una apuesta muy sencilla, dialogo entre las partes sin condiciones previas.

Esperemos que haya un sector de la oposicin venezolana no violenta que est dispuesta a ese dialogo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter