Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2019

No discriminacin: Lo que decimos y lo que hacemos

Istvn Ojeda Bello
Progreso Semanal


Ya estn disponibles los resultados de la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Gnero realizada por la Oficina Nacional de Estadsticas e Informacin (ONEI) en noviembre de 2016. Tal cual se advirti desde la presentacin preliminar, los datos corroboran avances en la equidad de gnero en Cuba, en comparacin con la regin latinoamericana y con estudios domsticos de finales de los aos 80 del siglo pasado; pero al mismo tiempo esos progresos no tienen el alcance esperado en cuanto a la eliminacin total de la discriminacin por motivos de orientacin sexual o identidad de gnero.

Las cifras, asegura la ONEI, son estadsticamente representativas de la valoracin de la ciudadana cubana comprendida entre los 15 y los 74 aos de edad, la cual opin sobre cuestiones que ms tarde adquiriran un cariz diferente, al llegar a su fase final el proceso de discusin de la nueva Carta Magna. No obstante, los resultados completos de esta Encuesta Nacional fueron publicados cuando ya haba concluido el proceso de discusin de la actual Constitucin cubana, aprobada en referndum el pasado 24 de febrero.

Entre otros propsitos la investigacin, realizada por el Centro de Estudios sobre la Mujer, quiso registrar la presencia o no de vivencias de discriminacin en la poblacin, por diferentes motivos, en los ltimos cinco aos. Consecuentemente inquirieron sobre los derechos de las personas homosexuales y si haban evolucionado o no las concepciones y prejuicios al respecto.

El 77 por ciento del total de los consultados consider que quienes tienen relaciones sexuales con otros de su mismo sexo deben tener los mismos derechos (80,5 por ciento de las mujeres y el 73,3 de los hombres). Al indagar sobre los derechos al matrimonio y la adopcin, estos porcentajes disminuyeron. No obstante, confirma la encuesta, casi la mitad de las personas (49,1 por ciento del total), ms las mujeres que los hombres (52,7 y 45,5 por ciento respectivamente), considera que a las parejas del mismo sexo se les debera permitir casarse. Solo se declararon en franco desacuerdo el 28,3 por ciento de las mujeres y el 36,7 de los hombres, mientras que un 5,7 por ciento manifiesta dudar.

La aprobacin de la idea de permitir la formalizacin ante la ley a las parejas del mismo sexo alcanz casi la mitad de los encuestados. Con respecto a la ltima encuesta de este tipo, realizada entre 1988 y 1989, se podra afirmar que las polticas de inclusin en Cuba habran tenido xito en arraigar los valores de no discriminacin durante las ltimas seis dcadas. Es realmente as?

Toda una mitad de la poblacin encuestada an se muestra en desacuerdo, por diversas razones, al reconocimiento del derecho a la unin legal entre personas homosexuales. Ntese adems que, segn la Encuesta, tratndose de la adopcin ni siquiera un tercio de los consultados se declar a favor de que se les admitiera hacerlo a las parejas homoparentales, incluso prcticamente la mitad se declar en desacuerdo si los aspirantes fueran dos hombres. Segn la ONEI no hubo diferencias entre los juicios vertidos desde reas rurales o urbanas, por lo que estamos ante opiniones lo suficientemente homogneas como para descartar matices relevantes a partir del lugar de residencia.

Equidad sin exagerar?

Un par de aos despus de la Encuesta Nacional sobre Igualdad de Gnero la sociedad cubana se enfrent de un modo diferente a los derechos de los homosexuales en el pas. Los cambios que en ese sentido propuso el Proyecto de Constitucin trasladaron el tema del mbito meramente opinativo al prctico. Las personas se vieron frente al reto de transformar en hechos el discurso de respeto a la diversidad que, pareca, abrazaba la mayora. Ese cambio result definitorio.

El saldo que dej la consulta fue de unos 192 408 planteamientos sobre el tema del matrimonio igualitario (el 24,57 por ciento del total), recogido en una primera versin en el artculo 68. Fue uno de los asuntos que mayor controversia gener en el proceso de discusin popular. Segn public Cubadebate, con respecto al actual artculo 82, la mayora propuso sustituir la unin concertada entre dos personas y volver a que sea entre un hombre y una mujer, como estaba en la antigua Constitucin.

La Asamblea Nacional del Poder Popular dio un paso, al lado tal vez, y aduciendo la ausencia del consenso social necesario, sac del texto constitucional sometido a referendo la frase entre dos personas, dej al prximo Cdigo de Familia la responsabilidad de definir todo lo dems, e incluy la disposicin temporal de que esa ley final sea tambin sometida a referndum en el pas.

De esta redaccin:

El matrimonio es la unin voluntariamente concertada entre dos personas con aptitud legal para ello, a fin de hacer vida en comn. Descansa en la igualdad absoluta de derechos y deberes de los cnyuges, los que estn obligados al mantenimiento del hogar y a la formacin integral de los hijos mediante el esfuerzo comn, de modo que este resulte compatible con el desarrollo de sus actividades sociales.

La ley regula la formalizacin, reconocimiento, disolucin del matrimonio y los derechos y obligaciones que de dichos actos se derivan.

Pas a esta:

El matrimonio es una institucin social y jurdica. Es una de las formas de organizacin de las familias. Se funda en el libre consentimiento y en la igualdad de derechos, obligaciones y capacidad legal de los cnyuges.

La ley determina la forma en que se constituye y sus efectos.

Se reconoce, adems, la unin estable y singular con aptitud legal, que forme de hecho un proyecto de vida comn, que bajo las condiciones y circunstancias que seale la ley, genera los derechos y obligaciones que esta disponga.

Visto en retrospectiva y contrastado con el cariz del asunto durante consulta popular, esta Encuesta de la ONEI transparenta serias contradicciones en la interpretacin de buena parte de la ciudadana sobre la no discriminacin.

Encuesta y consulta coincidieron en oponerse a la discriminacin por cualquier motivo lesivo a la dignidad de las personas, incluyendo su orientacin sexual o identidad de gnero. Cierto. Sin embargo, todava persisten, a nivel de las subjetividades y prcticas colectivas e individuales, concepciones y estereotipos tradicionales de gnero propios de la cultura patriarcal, sentenciaron los autores de la Encuesta. Y concluyeron que algunos de los cambios sociales experimentados por mujeres y hombres no logran contrarrestar completamente creencias y mitos de esta cultura hegemnica, manifestndose entonces en diferentes espacios.

Los datos indican que, tristemente, todava hoy muchas personas asumen algunos derechos a medias lo cual es una auto negacin. Es, adems, sumamente alarmante que persistan estas opiniones llegado el momento de actualizar el actual Cdigo Familia.

Entonces, dos aos. Es la ventana que queda abierta ahora para el activismo, las polticas pblicas y las campaas de comunicacin que trabajen en pos de concientizar que los derechos, o se ejercen para todos, o no son derechos, sino privilegios.

Fuente: http://progresosemanal.us/20190314/no-discriminacion-lo-que-decimos-y-lo-que-hacemos/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter