Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2019

La nueva lectura de Marx de Michael Heinrich (XXIII)
El valor de la mercanca fuerza de trabajo, plusvalor y explotacin

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Seguimos en el captulo IV -Capital, plusvalor y explotacin- del libro de MH. Cinco apartados en total. El cuarto de ellos: El valor de la mercanca fuerza de trabajo, plusvalor y explotacin, pp. 130-135.

 

Digmoslo a la manera del Tractatus y siguiendo la exposicin del autor. He aadido al final unos comentarios de Manuel Martnez Llaneza (sobre la entrega de la semana pasada y asuntos complementarios de inters). Sern de su inters.

1. Para comprender el origen del plusvalor (plusvala en otras traducciones) tenemos que ocuparnos de forma de la mercanca fuerza de trabajo [FdeT].

2. Como toda mercanca, tiene valor de uso y valor de cambio (o valor).

2.1. El valor de uso de la mercanca FdeT es su aplicacin: el trabajo mismo.

2.2. El gasto del trabajo crea nuevo valor. Antes del cambio, slo puede realizarse una estimacin del mismo (del valor).

2.2.1. En qu medida el trabajo ha generado valor resulta de las reducciones que tienen lugar en el cambio. MH lo ha explicado en la seccin III.III. Hemos hablado de ello. Sin duda, un punto conflicto en su exposicin.

3. Marx, seala MH, considera que el valor de la FdeT, como ocurre con el valor de cualquier otra mercanca, est determinado por el tiempo de trabajo necesario para la produccin y, por consiguiente, tambin para la reproduccin de este artculo especfico.

3.1. Todo individuo necesita para su subsistencia una serie de medios de vida (alimentos, vestido, alojamiento, etc.). MH cita este paso conocido por ustedes del EC de Marx:

El tiempo de trabajo necesario para la produccin de la fuerza de trabajo se reduce al tiempo de trabajo necesario para la produccin de estos medios de vida, o, dicho de otra manera, el valor de la fuerza de trabajo es el valor de los medios de vida necesarios para la subsistencia de su poseedor [la cursiva es de MH]

4. Para que la relacin de capital siga existiendo es necesario que haya una oferta continua de FdeT en el mercado.

El valor de la FdeT tiene que cubrir tambin los costes necesarios para la reproduccin de toda la familia del trabajador, incluyendo los costes de formacin de la nueva generacin.

4.1. No habla ahora MH: la situacin de facto, en muchos pases y en muchos sectores obreros o de trabajadores de servicios, no es esa actualmente. Lejos o muy lejos de ella, a pesar de la proletarizacin de la fuerza de trabajo femenina.

4.1.1. MH aade: si en la sociedad domina la familiar nuclear tradicional, en la que el hombre trabaja como asalariado y la mujer se hace cargo del trabajo de reproduccin, el valor de la FdeT del hombre tiene que cubrir tambin estos costes.

4.1.1.1. Ocurre as de hecho, de forma generalizada, en las familias nucleares tradicionales?

4.1.2. Si se ha hecho habitual que los dos miembros de la pareja ejerzan una actividad asalariada, seala MH, esto influye en el valor de la fuerza de trabajo.

4.1.2.1. Con dos consecuencias: elevacin de los costes de reproduccin (una parte del trabajo de reproduccin ya no tiene lugar en el hogar: hay que adquirir los productos y servicios correspondientes fuera de casa); los costes de la reproduccin familiar son cubiertos por la suma del valor de ambas fuerzas de trabajo, padre y madre.

De este modo, seala MH, el valor de la fuerza de trabajo individual tiende a disminuir. Seguramente hay muchos datos que corroboran esa indicacin del autor.

4.1.2.1.1. Aqu entrara, como es sabido (tampoco es MH quien habla ahora), la doble (o triple) tarea (generalizada) de la FdeT femenina: fuera de casa y lo esencial del trabajo en casa (incluidos a veces, tareas de cuidado a personas mayores o enfermas del ncleo familiar).

5. Como en el caso de cualquier otra mercanca, tambin en el caso de la mercanca FdeT las modificaciones de precio pueden ser no solo expresin de modificaciones de valor: tambin pueden reflejar la situacin momentneamente favorable o desfavorable de la venta de esta mercanca (una escasez o una abundancia momentnea de fuerza de trabajo).

5.1. Las verdaderas modificaciones del valor de la FdeT pueden resultar de dos fuentes: de una modificacin del valor de los medios de vida necesarios para la reproduccin o de un cambio en el volumen de medios de vida que se necesitan para la reproduccin.

5.1.1. Este volumen, nos recuerda MH, vara en los distintos pases y pocas. Depende de lo que un pas considere condiciones normales de vida as como de las reivindicaciones obreras y de los xitos en sus movilizaciones.

5.1.1.1. Este ltimo punto est vinculado, vergenza es decirlo, a la lucha de clases, a la lucha de clases sindical principalmente.

5.2. De este modo, dado que los capitalistas no satisfacen voluntariamente estas reivindicaciones obreras, es la lucha de clases entre trabajadores y capitalistas lo que determina el valor de la FdeT en la medida en que se consigan establecer o no determinadas exigencias.

5.2.1. Luego, por tanto, en la valorizacin de la FdeT entran elementos poltico-sindicales.

5.2.1.1. Oportunamente, MH recuerda el comentario de Marx sobre el papel del elemento histrico y moral que, a diferencia de cualquier otra mercanca, entra en la determinacin del valor de la mercanca (singular) FdeT.

[En nota seala MH: Marx habla generalmente en EC solo del valor de la FdeT como si cualquier FdeT tuviera el mismo valor. Esto ocurre, seala, porque se trata del anlisis de estructuras fundamentales (cmo es posible el plusvalor a pesar del intercambio de equivalentes?) y por eso las diferencias en el valor de la FdeT no cumplen ningn papel. Marx considera que tales diferencias se deben, bsicamente, a los distintos costes de cualificacin, por lo que el gasto de trabajo de la FdeT cualificada tambin genera ms valor. Sin embargo, aade MH, a partir del elemento histrico y moral del valor de la FdeT puesto de relieve por Marx, tambin se puede concluir que este valor est determinado de manera distinta -en distintos pases y en el mismo pas- para distintos sectores de la clase trabajadora (a causa de la diferente organizacin, tradicin, fuerza de su lucha, etc) y tambin por las relaciones asimtricas entre los sexos y la discriminacin racial (por ejemplo), que llevan a diferencias en el valor de la FdeT puesto que no es posible alcanzar determinadas reivindicaciones.]

6,. Para MH hay una diferencia adicional, de la que Marx -seala- no se ocupa, entre el valor de la mercanca FdeT y el resto de las mercancas.

6.1. En el valor de una mercanca normal ingresa, por un lado, el valor de los medios de produccin consumidos en su produccin y, por otro lado, el nuevo valor que es agregado por el trabajo que fabrica el producto acabado con esos medios de produccin.

Este no es el caso de la mercanca FdeT: su valor est determinado nicamente por el valor de los medios de vida que hay que comprar en el mercado.

6.2. El trabajo de reproduccin realizado en el hogar por las mujeres (trabajo de la casa, educacin de los hijos, etc) no ingresa en el valor de la FdeT.

Por eso, seala MH, algunas autoras feministas le han reprochado a Marx que la crtica de la economa poltica tiene aqu un punto ciego.

6.2.1. No obstante, en opinin de MH, la determinacin marxiana del valor de la mercanca no es errnea: el error es que no ha puesto de relieve la particularidad de esta determinacin del valor, intentando ms bien demostrar su coincidencia con todas las otras mercancas.

7. La particular determinacin del valor de la mercanca FdeT es necesaria dentro del capitalismo: si los trabajadores/as no recibieran solamente el valor de los medios de vida que tienen que comprar en el mercado, no seguiran careciendo de propiedad a largo plazo y podran liberarse, al menos en parte, de la coaccin de vender su FdeT.

7.1. No ocurre o no ha ocurridoeso en ocasiones? No hemos visto la desproletarizacin de algunos trabajadores y su ascensin a pequea burguesa propietaria? No es a eso a lo que a veces hemos llamado clases medias?

7.2. Para MH, la restriccin del valor de la FdeT a los costes de reproduccin es una necesidad funcional del capitalismo. Pero que siempre se logre tal restriccin no est en modo alguno establecido a priori. Se puede concebir perfectamente que una clase trabajadora bien organizada consiga imponer salarios elevados (MH seala que en el apartado V.VI se ver cmo esta restriccin del valor de la FdeT se establece por s misma en el transcurso del proceso de acumulacin capitalista).

8. La diferencia entre el valor (diario por qu diario?) de la FdeT (de la suma del valor que la FdeT necesita por trmino medio para su reproduccin diaria) y el valor que el trabajador individual puede producir de nuevo en un da en circunstancias normales constituye precisamente el plusvalor. MH seala:

El hecho de que el valor diario de la FdeT (el valor que necesita para su reproduccin) sea menor que el valor que puede ser creado diariamente por medio de su uso (es decir, por medio del gasto de la FdeT) es el fundamento de la cualidad oculta del valor de crear nuevo valor.

El valor diario de la FdeT constituye, pues, solo una parte del nuevo valor creado por medio del uso (diario) de la FdeT.

8.1. Si se crea un determinado valor por el gasto de FdeT en una jornada laboral de, por ejemplo, 8 horas, entonces se puede distribuir formalmente este nuevo valor creado en valor de la FdeT y plusvalor. Si el valor diario de la FdeT asciende a ⅜ del valor que se crea en una jornada laboral de 8 horas, se puede decir formalmente que se ha producido en 3 horas el valor de FdeT y en 5 horas el plusvalor.

De ah que Marx, nos recuerda MH, designe esas 3 horas como tiempo de trabajo necesario (necesario para reproducir el valor de la FdeT) y las 5 horas restantes como tiempo de plustrabajo (el tiempo de trabajo que realiza el trabajador individual ms all de sus propias necesidades de reproduccin).

8.2. Marx llama al tiempo de trabajo necesario (en nuestro ejemplo: 3 horas) trabajo pagado y al tiempo de plustrabajo (cuyo producto de valor recibe el capitalista como pliusvalor) trabajo no pagado.

8.2.1. El hecho de que el trabajador individual reciba del capitalista por su FdeT menos valor del que ha producido por medio de su trabajo es lo que Marx llama explotacin, un concepto que, en opinin de MH, es equvoco en varios sentidos.

8.2.1.1. El concepto de explotacin, tal como nos lo presenta MH, parece referirse nicamente a la situacin de los trabajadores industriales y agrcolas, a los trabajadores que producen mercancas. Agrupara, tambin, a los trabajadores/trabajadoras de servicios?

[En nota nos recuerda MH: solo en el intercambio se pone de manifiesto cul es la suma de valor creada en una jornada laboral. Pero si la mercanca es vendible, en general, entonces se ha creado una determinada suma de valor, mayor o menor. A esta suma de valor se refieren las consideraciones que siguen, nos seala MH. Si ahora y en las secciones siguientes se dice que un trabajador trabaja determinadas horas y con ello crea determinado valor, no se trata de una recada en una teora del valor sustancialista, premonetaria, sino sencillamente de un modo de hablar simplificado]

9. Aclaraciones al concepto de explotacin.

9.1. Con explotacin no se hace referencia a salarios especialmente bajos.

9.2. Tampoco a una situacin laboral especialmente dura o mala.

9.3. Explotacin refiere a un estado de cosas en la que los trabajadores, los productores, reciben solo una parte del valor producido por ellos.

9.3.1. Parecen quedar fuera los trabajadores no productores.

9.4. Independientemente de que el salario sea ms o menos alto o que las condiciones laborales sean ms o menos duras.

9.5. Explotacin, seala MH, tampoco se emplea por Marx (a pesar de las declaraciones de muchos marxistas) como una ideal (denuncia) moral. No es eso.

9.6. No se trata, nos recuerda MH, de que se les quite a los trabajadores algo que les pertenece, de modo que la usurpacin sea un asunto censurable.

9.7. Tampoco las expresiones trabajo pagado y trabajo no pagado hacen referencia a que en realidad todo el trabajo debera pagarse

(En nota, MH nos recuerda las crticas de Marx a la expresin de Lassalle y sus seguidores: pleno ingreso laboral. Recordemos tambin la Crtica al Programa de Gotha).

9.8. Todo lo contrario seala MH: Marx insiste en que, conforme a la ley del intercambio mercantil, el vendedor de la mercanca FdeT recibe exactamente el valor de su mercanca.

9.9. Aade MH sorprendentemente: el hecho de que el comprador saque un especial provecho del valor de uso de la mercanca es algo que ya no le concierne a su vendedor.

9.9.1. Algo que no concierne al vendedor? Por qu no le concierne o no debe concernirle?

9.10. La explotacin y la existencia de trabajo no pagado, remarca, no surgen de una violacin de las leyes del intercambio mercantil sino de su cumplimiento.

9.11. Si lo que se quiere, seala MH finalmente, es abolir la explotacin, entonces no puede hacerse por medio de una reforma de las relaciones de cambio dentro del capitalismo, sino solamente (la cursiva es ma) a travs de la abolicin del capitalismo.

9.11.1. Deja esta ltima consideracin espacio para la lucha sindical? Deja espacio para polticas reformistas que no olviden las aspiraciones de fondo? Permite distinguir entre polticas capitalistas de uno u otro signo, ms o menos favorables a los intereses y situacin de obreros y sectores populares? Se est apuntando aqu a un maximalismo terico con escala o nula eficacia poltica?

El prximo apartado del libro, seguimos en la misma seccin, lleva por ttulo: Valor del trabajo: una 'expresin imaginaria'.

PS. Un comentario de un amigo-lector muy citado en estas pginas: Manuel Martnez Llaneza:

No s si ests al tanto de la polmica que aparece en Sin Permiso sobre la teora monetaria moderna. Por si no, te envo el enlace al ltimo artculo de Astarita, que referencia el primero de Roberts y la respuesta de Eduardo Garzn. Te convendra leerlo, si no lo has hecho, aunque sea por los conceptos manejados aun sin entrar en la valoracin detallada: http://www.sinpermiso.info/textos/discusiones-en-torno-a-la-teoria-monetaria-moderna

Vers que hay muchos puntos en comn en esta polmica con el trabajo que ests haciendo con MH y los comentarios que te hago. En trminos generales y, en lo que respecta a lo nuestro, Garzn estara en la lnea keynesianista-liberal-monetarista de MH y yo apoyara la lnea marxista del valor de Astarita-Roberts. Digo en trminos generales porque el artculo opera sobre un panorama ms amplio que el que nosotros hemos tratado hasta ahora, pero seguramente las diferencias seguirn su lgica en lo que resta.

Fjate cmo -en varias ocasiones y en particular en el segundo prrafo de La relacin entre beneficio e inversin- Astarita reprocha a Keynes (y a Garzn en consecuencia) olvidarse de la teora del valor de Marx y tambin hace muchas referencias crticas al papel que asignan al dinero: lo que yo llamara, si me gustaran esas terminologas, el fetichismo de la monetizacin.

Hay mucho ms de inters: casi todo Sobre el rol del dinero en el desarrollo econmico y, muy significativo el ttulo, Identidades macro y desaparicin de la plusvala . Tanto que se esforz el pobre Marx! Me alegro mucho de haberlo encontrado. Ya me dirs lo que te parece.

Unas reflexiones complementarias de MMLl sobre asuntos anexos:

1. Quiz no lo entienda del todo bien, pero me suena a la vieja contraposicin entre la cultura de un lado y la ciencia y la tcnica de otro, como si la primera fuera una clida produccin humana y las ltimas horrorosamente fras- brotaran de las rocas o, lo que es peor, de inhumanos ingenieros (la exageracin es para crear mayor tensin dialctica en el debate, nada personal). Opino que, por el contrario, cuando se caracteriza una poca por sus herramientas, procesos o productos (piedra tallada, bronce, vaso campaniforme, hierro...) se est haciendo referencia directa a la cultura de ese pueblo en el ms amplio sentido. Que, si tenemos una idea ms o menos clara de la evolucin biolgica y social, se lo debemos fundamentalmente a cientficos como Linneo, Lamarck o Darwin (bien lo consideraba as Marx, excuso la cita) y que, si podemos pensar sobre el tiempo y el espacio con ms profundidad y base que los presocrticos, se lo debemos sobre todo a Maxwell, Lorentz y Einstein. Claro que esos resultados revolucionarios requieren de mucho trabajo gris de base, pero eso es siempre as: hizo falta la esclavitud para que surgiera el pensamiento helnico, el proletariado miserable y el expolio de naciones para lucir el esplendor de Hollywood y muchos juntaletras para tener un Valle-Incln. En todo caso, niego podemos discutirlo- que el estudio de la dinmica de las relaciones sociales entre individuos, clases, etc... pertenezca a un terreno no cientfico. Y ya dijo Galileo que el lenguaje de la ciencia son las matemticas.

2. En lo que se refiere de forma ms directa al asunto de la postura de MH, sostengo que la monetizacin del concepto de cambio es lo que Marx llama una visin de la superficie de la cosas. Es ciertamente lo que vemos: lo mismo que vemos la Tierra plana. Pero, si miramos al fondo de la cuestin, vemos que la evolucin econmica de una sociedad depende en cada momento de los recursos naturales de que disponga, los medios de produccin que existan en ese momento y la capacidad del trabajo de sus hombres (y mujeres, por supuesto). El dinero no aparece de momento. Puesto que los dos primeros factores son dados, de lo que se haga con esa capacidad de trabajo, depender el futuro, pero hay dos cuestiones que considerar para ver cmo. La primera es que la capacidad del trabajo no es igual entre todos los miembros de la sociedad, lo que no permite reducir este factor al uso de x horas de trabajo disponibles.

3. Por eso Marx crea el concepto de trabajo abstracto simple socialmente necesario que permitira crear una unidad de cuenta de ese factor. (Marx no explica sobre qu bases se hara esa reduccin; se limita a poner un posible ejemplo y decir que en ese momento no es importante; creo que tena razn en un momento histrico (tambin el pensamiento de Marx era histrico, que no era Papa) en el que la mayor parte del trabajo era no especializado de campesinos expulsados, pero hoy considero de urgencia terica y prctica enfocarlo con energa, porque, para halar de precios, los capitalistas se bastan solos. El segundo asunto es, considerada de la forma que sea la capacidad de trabajo de una sociedad, quin y cmo decide la manera de emplearla. Porque se puede dedicar a producir bienes de consumo o maquinaria para producirlos mejor en el futuro, y esto lo puede hacer en muy diversos sectores, pero tambin puede destinarlo a educar la mano de obra para elevar su valor o a investigar para obtener beneficios ms adelante o, incluso, para crear armas y soldados para robar los bienes de otros pases.

4. Este sera, quitando el ltimo tem, el planteamiento en una concebible y no encontrada sociedad democrtica que tendra que llegar al acuerdo de lo que es el beneficio general ms all de Pareto, pero no vivimos en ella y lo que hay que hacer es definir quin y con qu procedimientos decide esas cuestiones y, con ello, caracterizar la sociedad, conocerla y, en su caso, luchar con conocimiento para cambiarla. Marx encontr el ncleo del funcionamiento de la sociedad capitalista: la extraccin de plusvala mediante la apropiacin por una clase de lo producido socialmente; y entendi la lucha de clases como una lucha por la regulacin de la explotacin que podra llevar al enfrentamiento ltimo por el decaimiento de la tasa de beneficio. Para entender la base de todo esto no hay que hablar de moneda ni siquiera de mercado, pero tal vez sea bueno, como hizo Marx y suelen hacer los cientficos, partir de las apariencias para encontrar la verdades. (Por cierto, que ya Adam Smith haba hecho un cuento muy gracioso sobre que los espaoles preguntaban por el oro en Amrica mientras que los mogoles preguntaban por la vacas que haba en Europa para decidir la invasin).

5. Considero que, aunque las preguntas que nos hacemos sean o deban ser- previas a las conclusiones que obtenemos y por tanto a la propia investigacin y por tanto guiadas por otra razn, la nica manera de entender la dialctica de la sociedad es, una vez planteados los objetivos, mediante el estudio cientfico. Y me preocupa mucho esta ansia de encontrar otro Marx como si miles de pginas de ste no sirvieran para nada y se hubiera de encontrar una clave para cambiar la encriptacin; debe haber mucha investigacin en teora de nmeros primos. Pero me temo que ahora s es acadmica en el mal sentido: en el del Plan Bolonia y la cultura del paper.

6. En lo referente a la presente edicin de MH no tengo mucho que decir: que no veo la necesidad de las vueltas anteriores para llegar a la plusvala... pero bueno. nicamente no entiendo la contraposicin entre la relacin de clase como relacin estructural o como relacin de fuerza. Yo creo que, si entendemos fuerza en el sentido ms amplio derecho e ideologa incluidos- y no exclusivamente la represin policial, es una relacin estructural impuesta y mantenida por la fuerza o, si quieres, una relacin de fuerza devenida estructural, que es lo que se deduce de establecer en el prrafo siguiente que no es natural sino histrica (o natural con esta historia). Es que la tasa de plusvala la regalan generosamente y complacidos los trabajadores?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter