Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-05-2019

Las seis cartas de la guerra hbrida
Amrica Latina est amenazada por la guerra

Jorge Elbaum
CLAE / Rebelin

Los continuos discursos belicistas proferidos por el Departamento de Estado buscan imponer una salida distante y ajena a toda negociaciones poltica y diplomtica. Su insistencia se sustenta en el denominado Hexahedron Program, diagramado por asesores de John Bolton en las oficinas del Harry S. Truman Building ubicadas en el distrito de Columbia. Su objetivo declarado es la recuperacin del control comercial de los recursos naturales y el desvanecimiento de los crecientes vnculos diplomticos, econmicos y militares de Caracas con Mosc y Beijing.


El nuevo fracaso de Donald Trump, Juan Guaid y el languidecido Grupo de Lima, incrementa los niveles de tensin y conflictividad en Latinoamrica. Las reiteradas amenazas de invasin manifestadas por referentes polticos republicanos, sumados a las continuas frustraciones padecidas por quienes buscan el colapso interno de Venezuela, extienden la inestabilidad social en una de las regiones, hasta ahora, ms pacificas del mundo.

Los continuos discursos belicistas proferidos por el Departamento de Estado buscan imponer una salida distante y ajena a toda negociaciones poltica y diplomtica. Su insistencia se sustenta en el denominado Hexahedron Program, diagramado por asesores de John Bolton en las oficinas del Harry S. Truman Building ubicadas en el distrito de Columbia. Su objetivo declarado es la recuperacin del control comercial de los recursos naturales y el desvanecimiento de los crecientes vnculos diplomticos, econmicos y militares de Caracas con Mosc y Beijing.

El Hexahedron Program incluye 6 fases que pueden ejecutarse en forma continua, en etapas sucesivas, o en formatos yuxtapuestos. Sus basamentos: (a) el golpe de Estado clsico, en este caso a ser ejecutado por Fuerzas Armadas venezolanas; (b) la incursin blica interestatal a ser implementada desde pases limtrofes (Colombia y/o Brasil, prioritariamente) en el formato de guerra fronteriza; (c) el colapso econmico (implosin) provocado por el bloqueo y el ahogamiento comercial y financiero: (d) la generalizacin de una guerra civil capaz de legitimar una intervencin humanitaria; (e) la irrupcin de un modelo de contras efectuado con el apoyo de mercenarios en clara reminiscencia de Baha de los Cochinos o de la recordada triangulacin Irn-Contras en Nicaragua; y (f) El bombardeo y/o invasin directa por parte de Washington del tipo Granada o Panam.

Cada lado del hexgono tiene antecedentes histricos recientes en relacin al rol jugado por Washington en Amrica Latina desde el fin de la Primera Guerra. Pero todos ellos se tropiezan con particulares resistencias obstinadas en el caso venezolano, sumadas a una mutacin del escenario internacional que tiende en forma paulatina a niveles crecientes de multipolaridad.

El primer modelo se intent llevar a cabo en 2002, cuando el ex Presidente Hugo Chvez profundiz la poltica de nacionalizaciones de la infraestructura y la expulsin de las bases del Pentgono en su territorio. El golpe de Estado fracas debido a la fuerte incidencia del entonces Presidente entre los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas Bolivarianas. A pesar de esos antecedentes, hasta el da de hoy el Pentgono imagina e instiga sublevaciones militares que justifiquen y/o brinden la aquiescencia para una pronta ayuda militar del Comando Sur a ser desplegada en territorio venezolano ante el primer pedido de ayuda de una tropa rebelde.

El segundo formato, la incursin blica interestatal, es decir la alianza de pases que atacan un territorio soberano, fue impulsado en el siglo XIX por el imperio britnico en la Guerra de la Triple Alianza con el objeto de destruir al Paraguay soberano y autnomo de Francisco Solano Lpez. Este plan ha fracasado momentneamente en relacin a Venezuela, debido a la negativa de Colombia y Brasil a iniciar un conflicto militar que conocen hipotticamente los trminos de su inicio pero que desconocen su final. Este escenario fue reclamado con insistencia por Donald Trump, bajo la solicitud de convertir al Grupo de Lima en el mascarn de proa inicial de una complementariedad posterior del Comando Sur.

La tercer fase, la bsqueda de la implosin social como producto del estrangulamiento econmico a ser generado por el bloqueo, se encuentra operativa en la actualidad y reviste las mismas caractersticas que las efectuadas desde hace seis dcadas atrs en Cuba. Tiene como indicador de xito la produccin de hambrunas, la limitacin del acceso a los medicamentos, la generalizacin de desastres epidemiolgicos, la veda al comercio con terceros pases, el cercenamiento al financiamiento y el castigo a quienes mantengan relaciones polticas con el gobierno de Maduro. En ese marco se explica el sabotaje llevado a cabo sobre la infraestructura de transmisin elctrica acaecida a principios de abril.

El cuarto dispositivo, la generalizacin de una guerra civil, remite a la bsqueda de la ocupacin del espacio urbano a travs del empoderamiento de las guarimbas (ncleos activos de sabotaje y difusores de violencia callejera), adictas al injerencismo estadounidense. Esta ltima fase ha sido la promovida por el autoproclamado Presidente Juan Guaid. El quinto elemento, parafraseando a Luc Besson, supone la utilizacin de empresas administradoras de mercenarios, como los que trabajan para Blackwater, portadores de sanguinarios antecedentes en Afganistn e Irak, que se encontraran en la actualidad en la etapa de reclutamiento (especficamente entre grupos de latinoamericanos) para aparentar una apariencia militar caribea en los inicios de sus incursiones fronterizas.

Por ltimo, el sexto dispositivo es el que Trump anuncia permanentemente como amenaza disponible para reforzar los cinco anteriores. La invasin directa tiene el inconveniente actual de no gozar de la autorizacin de tres de los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidos que poseen derecho a veto. La presencia de Rusia y China en el territorio ahora conflictivo del Caribe, en funciones de asesoramiento militar y/o de socios de emprendimientos productivos petroleros, ha forzado a Washington a sobreactuar lo que puede terminar convirtindose en una profeca autocumplida. El deterioro de la predominio de Estados Unidos parece estar directamente relacionado con su exasperacin militarista y su correspondiente incapacidad para aceptar las nuevas reglas del juego, en las que no es el nico jugador hegemnico. En ese marco, el incremento irresponsable de la virulencia discursiva funciona como un crculo vicioso: por un lado, obliga a los voceros de la Casa Blanca a aumentar los niveles de intimidacin; y al mismo tiempo, frustra (a repeticin) a los Guaid que se sienten avalados por el Pentgono.

Antecedentes y futuros

La ofensiva injerencista contra Venezuela posee varios captulos que explican el actual escenario. La Asamblea de las Naciones Unidas, a solicitud de Washington y sus aliados, propuso el desconocimiento de Nicols Maduro en enero de este ao. Dicha propuesta fue votada en contra por dos tercios de los pases integrantes de ese foro multilateral. La misma propuesta no logr aprobacin en el Consejo de Seguridad de la ONU. En la actualidad solo 55 pases, de un total de 193, reconocen a Juan Guaid como primer mandatario.

Esta asimtrica distribucin de apoyos y cuestionamientos es lo que repetidamente se busca ocultar para otorgarle mayor legitimidad a la lgica discursiva pronunciada por Trump y los Presidentes que integran el Grupo de Lima. Este es el marco en el que el ltimo 25 de febrero el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, presion a los Presidentes latinoamericanos para conformar una coalicin conducente a derribar al gobierno de Nicols Maduro. La posicin de Mxico y Uruguay, comprometidos a lograr soluciones negociadas, fue percibida como un debilitamiento de quienes propendan a soluciones fulminantes y blicas. El 22 de marzo, Trump recibi en Florida a los primeros mandatarios de Jamaica, Bahamas, Hait, Repblica Dominicana y Santa Luca. La agenda del encuentro se vincul con la exigencia por parte de Washington para discontinuar cualquier relacin con Caracas y ofrecer zanahorias disponibles para compensar el plan, liderado por Venezuela, conocido como Petrocaribe.

Poco tiempo despus, entre el 11 y el 14 de abril, Mike Pompeo, ex jefe de al CIA y actual secretario del Departamento de Estado, realiz una gira por Colombia, Per, Chile y Paraguay con el objetivo de presionar a sus Presidentes para limitar la presencia de China y Rusia en la regin y reactualizar al acoso hacia Venezuela ante el advenimiento del final del gobierno de Nicols Maduro. Segn las testimonios de algunos asesores presentes, Pompeo no alcanz el xito esperado. Menos de una semana despus, en una mezcla de sincericidio histrico y provocacin desvergonzada, el consejero de seguridad nacional de Washington, John Bolton, asumi que la doctrina Monroe, desechada (en forma discursiva) tiempo atrs por John Kerry, volva a erigirse como el eje de la poltica exterior de su pas hacia el llamado hemisferio occidental.

La presin sobre Caracas continuar el prximo martes 7 de mayo, durante la 49 edicin de la Conferencia de las Amricas, repetida cita en la que Washington procede a disciplinar a los gobernantes que concurren. En esta ocasin la convocatoria se intitular Trastorno y transformacin en las Amrica y su anfitrin ser el vicepresidente Pence. Entre los presentes estarn el senador por el Estado de Florida, Marco Rubio (que recientemente anunci en su Twitter que Maduro terminar como Sadam Hussein, mostrando imgenes de la ejecucin del ex gobernante iraqu), y el secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kevin McAleenan. Las gacetillas difundidas por Rubio anuncian una nueva ofensiva contra el nuevo eje del mal: Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Eliot Abrams es asesor del gobierno de los Estados Unidos. Ha sido condenado por la Justicia de su pas por el caso Irn/Contras. En este video se refiere a un pas soberano de una manera bastante particular

En la tarde del viernes 3 de mayo, los primeros mandatarios de Mosc y Washington mantuvieron una larga conversacin telefnica relativa a la situacin de Corea del Norte, Venezuela, el desarme nuclear y las implicancias del informe del fiscal especial Robert Mueller, que investig durante casi un ao al primer mandatario republicano. La comunicacin dur una hora y media y habra finalizado, segn colaboradores de Putin, con un glido mensaje del mandatario euroasitico: Lo que hagan ser de vuestra entera responsabilidad. No cuenten de ninguna manera con nuestro aval. Y sepan que debern atenerse a las consecuencias. El prximo lunes 6 de abril el canciller ruso Sergei Lavrov continuar este intercambio con Washington en la Reunin Ministerial del Consejo rtico. Antes de viajar a Finlandia declar, esta vez de forma pblica: Aunque el secretario de Estado de Estados Unidos Mike Pompeo y yo acordamos continuar con los contactos, no veo cmo ser posible armonizar nuestras posiciones.

Jrgen Habermas seal hace dos dcadas que La irresponsabilidad por los daos forma parte de la esencia del terrorismo. La falta de evaluacin en relacin a los costos humanos que determinadas acciones polticas generan, la infravaloracin de la vida como ecuacin central de la gestin poltica y la incapacidad para identificar la soberana nacional como el basamento supremos de las relaciones internaciones, parecen ser la forma que asume hoy esa lgica de la irresponsabilidad. Quienes suean con guerras civiles, cientos de miles de muertos y un subcontinente atravesado por la guerra, debern saber, como subray Putin, que las consecuencias existen. De eso se trata la responsabilidad. De conocerlas.

Jorge Elbaum.Socilogo, doctor en Ciencias Econmicas, analista senior del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la )

Fuente: http://estrategia.la/2019/05/05/las-seis-cartas-de-la-guerra-hibrida-america-latina-esta-amenazada-por-la-guerra/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter