Portada :: Venezuela :: Asalto a Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2019

La crisis de Venezuela
Perspectiva desde las Comunas

Federico Fuentes
Green Left Weekly

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


A las pocas horas de que el lder de la oposicin venezolana Juan Guaid convocara movilizaciones callejeras para apoyar el intento de golpe militar contra el presidente Nicols Maduro el 30 de abril, seguidores de Guaid saquearon y prendieron fuego a la sede de la Comuna Indio Caricuao en el sudoeste de Caracas.

El edificio se utilizaba para celebrar las reuniones de los residentes y albergaba una empresa textil gestionada por la comuna que financia proyectos en la comunidad.

Atenea Jimnez, de la Red Nacional de Comuneros afirm: Los ataques de los sectores fascistas a las comunas han vuelto a empezar.

Seal asimismo que los comuneros se enfrentan tambin a una persecucin por parte de sectores del gobierno, en referencia a la detencin el pasado 23 de marzo de diez comuneros que haban ocupado una planta estatal procesadora de arroz en el estado de Portuguesa y su encarcelamiento durante 71 das. La ocupacin denunciaba el hecho de que la empresa privada seleccionada para administrarla se negaba a trabajar con productores locales.

Por qu est ocurriendo esto? Porque la comuna es el nico espacio que pone en duda al poder... es uno de los pocos espacios autnticos y autoconvocados en los que se construye democracia directa, afirm Jimnez.

Poder de base

Las comunas venezolanas agrupan a consejos comunales de 200-400 familias en entornos urbanos y de 20-50 familias en entornos rurales, para abordar temas como la vivienda, la sanidad, la educacin y el acceso a los servicios bsicos en la comunidad local. Son las asambleas de ciudadanos las que deciden sobre qu problemas son los prioritarios y cmo resolverlos.

La idea en la que se basan las comunas es que las comunidades locales puedan asumir proyectos de mayor envergadura y ser autosostenibles creando empresas de propiedad comunal gestionadas por la propia comunidad. El presidente Hugo Chvez las consideraba la pieza esencial de un nuevo Estado comunal basado en la autogestin y la democracia participativa.

Segn el Ministerio del Poder Popular para las Comunas y Proteccin Social, en la actualidad existen ms de 37.000 de consejos comunales registrados y cerca de 3.000 comunas, aunque muchos de los activistas con los que convers en mi visita a Venezuela en marzo crean que su nmero era inferior.

Jimnez explic que el movimiento comunero agrupa a comunas que se han ido consolidando a lo largo de los diez ltimos aos [...] En ese tiempo han surgido nuevas comunas, se han producido avances interesantes y, claro est, tambin ha habido comunas que han cado por el camino.

Pero las comunas siguen activas y han adquirido un nivel de consolidacin ideolgica y poltica muy interesante, adems de la determinacin de seguir adelante. Lo que tenemos es el arraigo de diez de trabajo aos y una fuerza basada en el conocimiento de que existen problemas pero que podemos resolverlos si trabajamos juntos mediante la autogestin.

Autogestin

Jess Garca, de la Comuna Socialista Altos de Lidice (que agrupa a siete consejos vecinales que se encaraman en las colinas de Caracas, en la zona conocida como La Pastora) explic que formaron la comuna porque los consejos comunitarios locales se dieron cuenta de que compartan la misma problemtica y que no podan resolverla cada uno por su lado. Aadi que el objetivo de la comuna no es solo unirse para resolver problemas sino que queremos ir ms lejos y construir un autentico autogobierno.

Si bien Garca reconoce que las comunas son una creacin chavista, la de Altos de Lidice incluye tambin a residentes opuestos a Maduro.

Hay muchas personas descontentas, mucha oposicin. Pero tambin ellas participan en la dinmica de la comuna; no la rechazan, la aceptan y, poco a poco, van comprendiendo que juntos podemos hacer ms.

Son conscientes de que, si no nos unimos, ambos sufriremos. As que es preciso armarnos de paciencia y comprendernos mutuamente.

Me ha sorprendido el alto grado de paciencia. Creo que, con todo lo que ha pasado este ao y el ao pasado, cualquier otro pas ya habra explotado.

En el cercano barrio 23 de Enero, la Comuna Panal 2021 que agrupa a ocho consejos comunales y alrededor de 3.600 familias es un ejemplo de la clase de autogobierno local que muchos comuneros pretenden conseguir.

Cucaracho, un activista de Panal 2021, contaba que la comuna se inici cuando algunos activistas empezaron a buscar de fondos mediante rifas y otras actividades. La comuna atraves un periodo de cogestin en el que recibi fondos del Estado para algunos proyectos, pero ahora ya se autogestiona.

Panal 2021 cuenta con sus propias panaderas, una fbrica textil y otra de empaquetamiento de azcar, un almacn de alimentos y un centro de distribucin. Los ingresos que producen estas empresas gestionadas por la comunidad se depositan en un banco comunal, y son las asambleas ciudadanas las que deciden cmo se redistribuyen en proyectos comunitarios.

La capacidad de Panal 2021 para generar sus propios ingresos, al igual que muchas de las comunas existentes en la actualidad, ha sido vital para garantizar su supervivencia. Desde el inicio de la crisis econmica actual, el Estado ha dejado prcticamente de traspasar fondos a las comunidades locales.

Julin, miembro de la Corriente Revolucionaria Bolvar y Zamora (una corriente radical de base integrada en el PSUV, Partido Socialista Unido de Venezuela) cree que esto ha influido en el nivel de organizacin comunitaria. Cuando el gobierno financiaba proyectos, creaba expectativas y fomentaba la participacin, porque la gente senta que sus problemas podan ser resueltos. Pero, a causa de la gran cultura rentista existente, muchos han pensado si no recibimos nada, no podemos hacer nada. En esos casos, los consejos comunitarios se limitan mayormente a administrar la distribucin de servicios del gobierno, como las bombonas de gas, en su comunidad.

El error consisti en poner el foco en la promocin de la participacin inicial y no prestar la misma atencin a la creacin de capacidad para que las comunidades pudieran autoorganizarse. Las comunas ms activas hoy da son aquellas que no estn tan relacionadas con el gobierno y que el PSUV no controla.

Tensiones

La produccin y distribucin de alimentos para cubrir las necesidades de la comunidad en tiempo de crisis se ha convertido en una prioridad para muchas comunas, incluyendo las de Caracas. Canal 2021 se ha vinculado con comunas del mundo rural para llevar comida a la ciudad y venderla a precios mucho ms baratos que los supermercados de propiedad privada.

Jimnez afirma que muchas comunas estn haciendo lo mismo: Hay sistemas de intercambio de comida y servicios entre comunas, que funcionan a distintos niveles de complejidad pero que han ido mejorando.

A pesar de su importancia o quiz por eso mismo la produccin y distribucin han sido un importante punto de tensin entre el Estado y el movimiento comunero. Hace ya varios aos, la Red Nacional de Comuneros entreg una propuesta a Maduro para la creacin de una empresa comunal de mbito nacional para la produccin y distribucin de alimentos.

La idea era que todas las comunas y todos los campesinos pudieran distribuir sus productos mediante un sistema controlado por el pueblo y no mediante intermediarios privados, con el fin de asegurar que los alimentos econmicos llegaran hasta aquellos que los necesitaban. Segn Jimnez, Nos plantebamos que todo lo que produce el campo deba distribuirse, y no perderse, y que solo cuando alcanzramos esa meta deberamos importar aquello que no producimos, y no al contrario.

En lugar de eso, el gobierno cre los Comits Locales de Abastecimiento y Produccin (CLAP). Jimnez seala que aunque incluyan la P de produccin en su nombre, no se cont con los comuneros y campesinos en su proceso de creacin. Por el contrario, dichos comits estn en gran parte controlados por funcionarios locales del PSUV y todo lo que distribuyen es importado.

Jimnez cree que esto significa dar de lado a las organizaciones existentes porque son ms difciles de controlar, porque en una comuna las propuestas tienen que debatirse en asamblea, mientras que con los CLAP puedes limitarte a decir a la gente lo que tiene que hacer.

En la prctica, segn Julin, eso significa que en muchas comunidades los CLAP han desplazado a las comunas como centro de organizacin comunitaria. No es que las dems estructuras no existan, sino que la ms dinmica es el la del CLAP, porque el acceso a la comida es el asunto primordial para muchas personas.

En algunos casos, los CLAP han debilitado las comunas y creo que lo han hecho de forma deliberada, porque, a diferencia de las comunas, los CLAP responden ante el partido.

El partido nunca ha desempeado un papel esencial en la promocin de las comunas y los consejos comunales, exceptuando en algunos lugares; ha preferido concentrarse en temas electorales y de gobierno.

Existe la idea de que los comuneros estn en conflicto permanente con el partido, con el alcalde del lugar o con el gobernador, debido a la propia dinmica de las comunas, basada en el concepto de autogobierno.

Los comuneros han propuesto la transferencia de responsabilidades de los consejos municipales a las comunas con el fin de que las personas empiecen a autogobernarse.

Esto ha creado una tensin entre el movimiento comunero, por un lado, y los representantes del partido y del gobierno local por otro, que no quieren transferir responsabilidades como la recogida de basuras en Caracas, porque en muchos casos supone un negocio para ellos.

Creo que el partido lleg a la conclusin de que tena que crear los CLAP y controlarlos. No podan controlar las comunas debido a su naturaleza democrtica, contestataria e irreverente, pero poda designar a quienes dirigan los CLAP.

La fuerte cultura rentista y clientelar existente ha supuesto que la gente se decante por los CLAP, financiados y apoyados por el gobierno, que se han convertido en el centro de la organizacin en muchos lugares.

Relaciones de amor y odio

Resumiendo la situacin, Garca afirma que dado el descontrol actual, el Estado no tiene la capacidad para resolver todos los problemas, pero el pueblo est intentando en todas partes resolver sus preocupaciones.

Y, sin embargo, uno de los mayores problemas del gobierno es su dificultad para ceder espacio; no quiere soltar las riendas para que las personas puedan resolver sus problemas.

Por tanto, existe una relacin de amor-odio entre el gobierno y la comuna.

A pesar de todas sus debilidades y fracasos, se trata de nuestro Estado, de nuestro gobierno. Eso no quita que tengamos que luchar, no podemos negarlo.

Hay productos que nos faltan, necesitamos producir alimentos en un momento en que casi todos los que necesitamos son importados. Pero, en lugar de ayudarnos, el Estado nos pone toda clase de obstculos cuando lo nico que intentamos es garantizar que el pueblo tenga comida y abordar la problemtica de la malnutricin infantil.

Por otro lado tenemos claro que solo con este gobierno podemos hacer lo que hacemos en las comunas. Cualquier otro gobierno, y mucho ms el gobierno de derechas que Guaid quiere instaurar con este golpe, impedira nuestra propia existencia.

Con independencia de lo que vaya a acontecer en Venezuela, Julin cree que el alto nivel de organizacin comunitaria logrado en las dos ltimas dcadas no desaparecer fcilmente: Sigue existiendo un elevado nivel organizativo, una gran fuerza. Mires donde mires vers una comuna, una cooperativa, algn tipo de comit u organizacin.

Si [el gobierno] cayera, la organizacin seguira existiendo; este enorme espritu de participacin seguira existiendo y sera un problema para cualquier gobierno intentar desmantelarlo.

Fuente: https://www.greenleft.org.au/content/venezuela-crisis-view-communes

Esta traduccin puede reproducirse libremente siempre que se mantenga su integridad y se nombre a su autor, a su traductor y a Rebelin como fuente de la misma





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter