Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-08-2019

A 78 aos del asesinato de Trotsky

Guillermo Almeyra
Rebelin


En los tres cuartos de siglo transcurridos desde el asesinato de Len Trotsky el capitalismo, la burguesa y la clase obrera y las relaciones de fuerza entre las grandes potencias sufrieron grandes cambios. En efecto, dos trgicas predicciones de Trotsky se cumplieron: la Unin Sovitica retorn al capitalismo porque Stalin asesin a la generacin que haba dirigido la revolucin bolchevique y liquid al partido comunista ruso y a la III Internacional y en la posguerra el capital derrot a los trabajadores mediante la desocupacin resultante del traslado de las fbricas a los pases con bajo costo de la mano de obra. Eso obliga a volver a pensar en torno a cules problemas fundamentales puede reorganizarse el campo de los explotados y cules son sus caractersticas y objetivos.

Por su parte, el mercado capitalista mundial se unific como nunca antes con la transformacin en capitalistas de la Unin Sovitica y de los pases de Europa oriental, China y Vietnam. Al mismo tiempo, desaparecieron las grandes potencias colonialistas, que se transformaron en competidores comerciales de Estados Unidos (y en sus vasallos poltico-militares) y, simultneamente, surgi la oposicin frontal entre Beijing y Washington que agrava la catstrofe ecolgica y amenaza con hundir al planeta en una nueva guerra mundial an ms destructiva y mortfera que las anteriores.

Los trabajadores estn hoy muy fragmentados por los respectivos nacionalismos excluyentes y tambin muy debilitados por la cuasi desaparicin de sus sindicatos burocratizados y reformistas y, sobre todo, por la precariedad de sus empleos y las transformaciones tecnolgicas que buscan ahorrar mano de obra, destruir los saberes obreros y aumentar la intensidad del trabajo y de la explotacin capitalista. En estas condiciones qu sigue siendo vlido en las ideas principales del heredero poltico y terico de Lenin, asesinado junto con su partido?

En primer lugar, su confianza en la inteligencia, creatividad y capacidad de aprendizaje a saltos de la Humanidad y, en particular, de los oprimidos y su lucha intransigente contra el burocratismo, as como el rechazo del determinismo y la lucha permanente por elevar el nivel poltico de los oprimidos y organizarlos. Adems, su conciencia de que el mundo es una unidad internacional de diversidades locales en constante interaccin y no un rompecabezas formado por piezas fijas e inertes pues esta visin dinmica del mundo como totalidad y proceso abre horizontes y permite comprender que lo que sucede en otro frente de combate nos atae directamente y que o nos salvamos todos o todos pereceremos. El internacionalismo, para Trotsky, es as patriotismo de clase y no tiene nada que ver con el nacionalismo disfrazado de ayuda fraterna, como la que se concede slo mientras resulta necesaria y conveniente para quien la otorga.

Adems, Trotsky no vea al ser humano como simple productor sino como un sujeto contradictorio en el cual las secuelas de su formacin chocan con ideas precapitalistas o comunitarias y con las nuevas condiciones sociales, luchas y problemas que van creando la clase obrera consciente.

Se preocupaba, por eso, por la pobreza y la degradacin del lenguaje de los oprimidos, por las relaciones brbaras en la vida cotidiana, por la libre creacin artstica y por los desarrollos cientficos y productivos que puedan ayudar a reducir la jornada laboral, facilitar los trabajos y mejorar la calidad de la vida y de la cultura entendida como relacin entre los seres humanos y con la Naturaleza.

En 1936, en su libro Qu es y adnde va la URSS? editado bajo el ttulo de La Revolucin Traicionada depositaba todas sus esperanzas en las mujeres, los jvenes, las nacionalidades oprimidas e inscriba las reivindicaciones democrticas especficas de esos sectores en la lucha por transformar mundialmente los combates democrticos en una revolucin anticapitalista.

Igualmente, contra los purismos y los dogmatismos sectarios, invitaba a apoyar a quienes en el campo del nacionalismo socialista o del democraticismo radical enfrentaban, como Lzaro Crdenas, al imperialismo pero sin confundir las banderas y manteniendo una vigilancia crtica y la independencia organizativa de los revolucionarios porque su criterio fundamental era qu puede ayudar ms a la educacin de los trabajadores por su propia experiencia y a superar momentos transitorios en la creacin de su independencia de clase frente a los Lderes y las instituciones.

La necesidad de respetar siempre la tica y luchar por la verdad son dos de sus enseanzas fundamentales a las que agregaba la conciencia de que la solidaridad tiene, en efecto, una base material en la vieja convivencia en el barrio y en la fbrica y en las experiencias comunes - que tiende hoy a desaparecer en los pases industrializados- pero tambin posee profundas races precapitalistas anteriores en el viejo mundo campesino y ex colonial que constituye an la gran mayora de la humanidad y es solidaridad puede ser reanimada y ampliada desde los medios revolucionarios urbanos. Por eso Trotsky an lucha y vive.

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter