Portada :: Ecuador :: Ecuador en resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-10-2019

Insistimos: subsidios en clave integral

Alberto Acosta y John Cajas Guijarro
Rebelin


Triste, pero en nuestra sociedad las posiciones a priori, sin reflexin cual cabezazos a una pared, suelen dominar ante temas difciles que merecen discusiones profundas. Como resultado, la discusin termina dndose luego de que ya se meti la pata.... Un ejemplo es la torpe y abrupta eliminacin de subsidios a los combustibles vivida en los ltimos das. Los economistas ortodoxos dicen que la medida transparentara precios y aumentara la eficiencia del mercado, y hasta afirman que aumentar los precios de los combustibles resultado de eliminar subsidios es una medida ecolgica1. Esa eliminacin burda de subsidios se hizo sin pensar en los potenciales efectos sobre la estructura econmica (con interrelaciones y retroalimentaciones de gran complejidad) ni considerando los efectos sobre las condiciones de vida, ni las percepciones y expectativas de la poblacin.

Es evidente que los subsidios en el Ecuador no pueden seguir intactos, pues nacieron de improvisaciones histricas, carecen de estrategias claras, se han sostenido ms por costumbre o miedo, y benefician mucho ms a los sectores acomodados. Pero eso no justifica eliminar los subsidios a la maldita sea: las personas no son bsicas y simplonas como dicen los libros de economa; son complejas, llenas de incertidumbres y que, ante cambios abruptos, pueden tener las reacciones ms diversas. Mucho ms en un contexto de estancamiento econmico de aos, deterioro sostenido del empleo y creciente frustracin social por un pas incapaz de ofrecer un futuro digno a las grandes mayoras. Para enfrentar este debate sombro y dogmtico, damos una lectura preliminar sobre cmo superar los subsidios en clave integral y no solo fiscal, profundizando en algunas propuestas que en su momento ya las hemos planteado. Deseamos proponer alternativas buscando eficiencia econmica, justicia social, y sin marginar el equilibrio ecolgico.

Ideas fuerza para una propuesta energtica integral

Urge diagnosticar claramente la situacin actual de los subsidios energticos en el pas, tanto combustibles, gas licuado de petrleo e incluso energa elctrica. Un diagnstico que no puede quedar solo en manos de los economistas (y sus juguetes llenos de supuestos irrealistas): es crucial considerar a especialistas de diferentes reas tanto en trminos ingenieriles como sociales que, en equipos multidisciplinarios, elaboren estudios de caso especficos para cada sector influenciado por los subsidios.

Adems del diagnstico, la informacin difundirse desde los canales oficiales todo el tiempo y de forma transparente. Decimos sto pues la informacin disponible al momento es fragmentaria y dificulta la comprensin del sector energtico.

Segn la poca informacin oficial disponible, el grupo ms subsidiado de gasolinas es la extra y extra con etanol, las cuales tienen la mayor demanda en el pas (dejando de lado al disel). Sobre la distribucin por sectores de consumo se sabe que entre 2007-2016 el 46% del subsidio a los combustibles fue al transporte, 14% a la generacin elctrica, 14% al uso residencial, 13% al uso industrial, 8% a la construccin, 4% al comercio y otros servicios pblicos. En trminos geogrficos, segn la Cmara Nacional de Distribuidores de Derivados de Petrleo del Ecuador (CAMDDEPE), la mayora del consumo de gasolinas para autos se concentra en Guayas y Pichincha con 24,6% y 21,4% respectivamente. A su vez, en el mercado automotriz, las gasolinas extra y extra con etanol participan en un 48,7%, seguidas por el disel con un peso de 42,9%.

A ms de conocer esta informacin de manera fragmentaria, falta saber cmo se distribuyen los montos del subsidio a los combustibles entre la sociedad. Apenas se estima, segn informacin del Instituto Ecuatoriano de Estadsticas y Censos (INEC), que el quintil de ms altos ingresos usara el 55% de los combustibles, mientras que los de bajos ingresos solo usaran el 3%. Asimismo, desde mltiples fuentes se estima que una revisin generalizada del precio de todos los combustibles podra aumentar los precios en 12% para el transporte, 5% para bienes de consumo duradero y 1% para la comida. Por su parte, un informe de 2010 del Ministerio Coordinador de la Produccin indicara que una revisin de subsidios tendra mayor impacto sobre los hogares del quintil ms alto de ingresos, con un efecto ms leve en los sectores camaronero y silvicultura.

En el caso del gas licuado de petrleo, la necesidad de un diagnstico lo ms concreto posible es ejemplar: aunque el subsidio se focaliza al uso domstico, se estima que los usos industriales, suntuarios y de transporte (sin considerar contrabando) se benefician de alrededor de un cuarto del subsidio, pero no hay informacin oficial detallada al respecto.

Igualmente, estimaciones gruesas sealan que si un vehculo usa combustible ecopas en promedio obtiene un subsidio anual de casi 1.000 dlares, 677 dlares si usa combustible extra; sin embargo, tampoco hay estimaciones oficiales rigurosas. Estos, y muchos otros datos, deben investigarse con urgencia pues todas las estimaciones poseen un carcter demasiado general. Lo ideal sera tener estudios concretos y especficos incluso a nivel de cada actividad econmica productiva y de consumo, elaborados por los equipos multidisciplinarios que previamente mencionamos...

De paso indiquemos que no es correcto enfocarse en la eliminacin aislada del subsidio a un solo tipo de combustible, como lo hizo el gobierno de Moreno al enfocarse en la gasolina sper. Tal medida increment la demanda hacia la gasolina extra, la cual tiene mayor subsidio, merm los ingresos obtenidos de aumentar el precio de la gasolina sper e incluso volvi ms difcil la propia eliminacin del subsidio a la extra. En definitiva, reiteremos, las respuestas deben ser integrales y no improvisadas: por qu, luego de la eliminacin del subsidio de la gasolina sper, no se conformaron equipos permanentes para estudiar diferentes escenarios para reducir los subsidios de las dems gasolinas?

Se dice que en el Ecuador circulan 2 millones de vehculos, de los cuales 1,7 millones usan gasolina (sper, extra o extra con etanol); de los vehculos que usan gasolina, 67.699 son de alquiler (taxis, camionetas, etc.) y el resto son autos particulares. Por tanto, cualquier eliminacin del subsidio a las gasolinas debe afectar al transporte particular, mientras que el transporte pblico y el transporte de carga deberan subsidiarse.

Algunas opciones que planteamos para enfrentar el subsidio a las gasolinas:

De paso, esta reflexin saca a flote otra cuestin estructural que, tarde o temprano, deber discutirse: redisear y redimensionar las grandes ciudades y sus requerimientos energticos y hasta vitales. Sobre el rediseo, urge que grandes urbes se diseen dando mayor prioridad al transporte pblico, al uso de bicicletas y al peatn, dejando de insistir en el culto al automvil privado. Sobre la redimensin, las grandes ciudades deben planificar con seriedad los lmites de su expansin, pues es imposible sostener para siempre el crecimiento del parque automotor.

Tercero: Revisar otros subsidios y medidas fiscales

Demos un paso ms para abordar la cuestin de los subsidios de forma integral: se podra revisar el bono de desarrollo humano, transformndolo tambin en una herramienta productiva. Dicho bono puede promover a campesinos y pescadores, as como a pequeas asociaciones de productores que constituyan un capital de base para generar ingresos, y cuyo destino se ligue a procesos productivos comunitarios. Por ejemplo, los beneficiarios del bono podran proveerse en mercados o tiendas articuladas a la produccin campesina y a la pesca artesanal. As, el Bono podra hasta aumentarse si los beneficiarios demandan productos de los campesinos, de la pesca artesanal o de los artesanos.

Tambin urge eliminar los subsidios al gran capital. En la economa ecuatoriana existen subsidios escondidos y perversos, pues subvencionan directa o indirectamente a grandes grupos econmicos locales y transnacionales. Aqu se encuentran, entre muchos otros ejemplos, el apoyo para importar agroqumicos sin aranceles, diversos tipos de exoneraciones tributarias y arancelarias, por ejemplo, a las mineras. etc. Asimismo, cabe evitar las remisiones de impuestos o de diversas deudas con el Estado como las impulsadas por ste y por el anterior gobierno. Solo entre las remisiones tributarias de 2015 y 2018 el gobierno ecuatoriano perdon 2.240 millones de dlares en intereses y multas a grandes capitales deudores del SRI.

Asimismo, hay medidas fiscales que deben tomarse con urgencia y que podran ayudar a obtener recursos que ayuden a sostener los subsidios a los combustibles especialmente a los sectores populares y a las PYMES. Por ejemplo, al incrementar el impuesto a la salida de divisas del 5% al 15% focalizado solo a 270 grupos econmicos se obtendran 1.546 millones de dlares (segn estimaciones de la Asociacin de Graduados de la Escuela Politcnica Nacional). Igualmente, si se duplicara el impuesto a la renta a los grupos econmicos identificados por el SRI se podra obtener alrededor de 1.400 millones de dlares en ingresos, mientras que si se aplica un men de recortes selectivos de gastos en el sector pblico (entre viticos, gastos de oficina, y recortes salariales a los estratos ms altos de los empleados pblicos) se lograra ahorrar unos mil millones de dlares. A estas medidas se suman muchas otras que pueden contribuir a enfrentar la grave situacin econmica del pas tanto en trminos de corto como de largo plazo.

En definitiva, existen alternativas. Lo crucial es debatirlas (incluso refutarlas), negociarlas y consensuarlas democrticamente de forma razonada, y no a espaldas de los sectores populares que no merecen cargar gran parte de los costos de la crisis.

Notas:

1 Estas medidas debern complementarse con diversas acciones para enfrentar el contrabando, que existen, pero que por razones de espacio no las discutimos.

2 Incluso se podra revisar el subsidio al gas con mecanismos que NO golpeen a sectores populares y dejen de beneficiar a los ms acomodados o a los contrabandistas. P or ejemplo, se podra vender el gas domstico subsidiado en tanques de mximo 5 kilos. Para garantizar la focalizacin del subsidio, solo la empresa estatal envasara los cilindros, vendindolos en barrios populares o en poblados solo con la participacin institucionalizada de comunidades y organizaciones sociales. Los respectivos municipios entregaran en comodato los terrenos necesarios. Con esta combinacin de mercado y organizacin popular, adems de ayudar a eliminar las distorsiones de un subsidio indiscriminado, se evitaran impactos -hasta culturales- demasiado altos, como sucedi con el fracasado programa de cocinas elctricas a induccin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter