Portada :: Ecuador :: Ecuador en resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2019

Revuelta plebeya y fracaso neoliberal en Ecuador

Soledad Stoessel
Minuto Uno


Octubre constituye un punto de inflexin para el pas andino. Por primera vez luego de dos aos de implantacin creciente de un programa pro-empresarial, el campo popular dio un zarpazo histrico. La confluencia masiva en las calles de organizaciones estudiantiles, sindicatos de transporte, movimientos ecologistas, indgenas y de mujeres durante doce das de protestas dio cuenta de la fragilidad del bloque dominante que hasta entonces pareca no mostrar fisuras.

La llegada de Lenn Moreno a la presidencia en mayo 2017 signific el inicio de otra fase poltica caracterizada por una nueva correlacin de fuerzas. Pese a haber ganado la presidencia arropado bajo el movimiento poltico liderado por Rafael Correa, Alianza Pas, Moreno rpidamente forj un bloque de poder en que confluyeron las cmaras empresariales, los principales grupos financieros y los medios de comunicacin privados.

Estos tres haban sido los adversarios predilectos de la Revolucin Ciudadana (RC), el proyecto poltico conducido por Correa hasta 2017. Como aliados de segundo orden, organizaciones indgenas representadas en la CONAIE y frente sindicales como el FUT, tambin adversarios a la RC, ofrecieron su apoyo al gobierno empresario-financiero.

La descorporativizacin que haba gestionado la RC como condicin para recuperar un Estado que histricamente haba estado al servicio de intereses poderosos, lleg a su fin. Moreno, bajo el marco discursivo del dilogo social, cedi la agenda pblica para ser capturada por aquellos.

Captura y des-correizacin eran las dos caras de la moneda. As, se activaron gilmente dispositivos para repartir el Estado entre las fracciones y sectores anti-populistas de derecha. Se convirtieron en ministros los operadores de las cmaras y empresarios vinculados al negocio bananero. Se autocondonaron deudas y facilitaron los mecanismos para la fuga de capitales.

El vicepresidente, no electo, fue designado de facto por los conglomerados mediticos dominantes. Como devolucin de favores, aquel prometi aprobar una nueva ley de comunicacin que garantice la libertad de expresin. El movimiento indgena recobr espacios, como la rectora de la educacin intercultural bilinge. Conflictos de intereses al desnudo.

Mientras tanto, la sociedad vea cmo lentamente el pas de la ltima dcada se desguazaba (el desempleo y la pobreza aumentaron), y cmo el Estado de derecho se debilitaba. Funcionarios detenidos arbitrariamente, destitucin de consejeros de organismos de control electos por el voto popular, proscripcin de la fuerza poltica mayoritaria.

El ltimo movimiento en esa direccin fue el acuerdo con FMI en marzo que viola los artculos 289, 419 y 438 de la Constitucin. Para ese entonces, la aprobacin a la gestin presidencial haba cado a la mitad en tan solo un ao; y 70% de la sociedad afirmaba estar arrepentida de haber votado al escudero del capital.

Qu sucedi, entonces, durante el octubre plebeyo? Un gobierno ya debilitado popularmente, aunque paradjicamente fuerte, subestim la potencia movilizadora de la sociedad. Al da siguiente del anuncio presidencial de un decreto que eliminaba los subsidios a los combustibles, la capital de Ecuador amaneci convulsionada. Sindicatos de transportistas paralizaron el servicio a nivel nacional y se movilizaron para reclamar su derogacin. Inmediatamente, la respuesta gubernamental fue el estado de excepcin a nivel nacional.

Al cabo de dos das, los gremios depusieron la medida y fiel a su estilo, procuraron pactar sectorialmente. No obstante, la llama del malestar popular ya estaba encendida. Diversas organizaciones y movimientos convergieron para protestar contra la medida que, en rigor, era solo un componente del gran paquetazo por venir.

Eliminacin de impuestos que gravan las grandes fortunas, supresin de aranceles de importacin, reforma laboral para reducir das de vacaciones y salarios, y privatizaciones de empresas pblicas estaban a la orden del da.

Organizaciones indgenas movilizadas desde distintas provincias hacia la capital lideraron los ltimos das de insurgencia popular. Aquellas no protestaban masivamente desde 2012. La agenda neoliberal encontraba, as, una clara oposicin por parte de un actor que formaba parte de la alianza gubernamental.

Tres fueron las respuestas del gobierno a la crisis. Operativo de represin policial no visto en dcadas, instalacin de un discurso conspirativo que acusaba al corresmo y Maduro de orquestar un golpe, y una obligada salida institucional.

Acorralado, el gobierno ya debilitado derog el polmico decreto luego de negociar pblicamente solo con la dirigencia indgena y no con los otros actores involucrados en la revuelta. Al siguiente da, la oligarqua, reflotando su ms recalcitrante racismo, le cuestion haber cedido ante la indiada.

Para compensar su derrota material, el gobierno le ofreci el botn simblico ms preciado. Los principales referentes del corresmo, entre ellos funcionarios electos, como la Prefecta de Pichincha, fueron apresados ilegalmente. Otros estn siendo perseguidos. Incluso dirigentes indgenas fueron amenazados.

La sociedad volvi a la calma, periodistas del establishment celebraron poder apreciar ahora s los espacios pblicos limpios. La poltica institucional muestra su cara ms coercitiva, pero el campo popular su rostro ms digno y emancipador.

Soledad Stoessel: Doctora en Ciencias Sociales UNLP. Profesora invitada FLACSO (Ecuador)

Fuente: http://www.minutouno.com/notas/5060425-revuelta-plebeya-y-fracaso-neoliberal-ecuador

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter