Portada :: Ecuador :: Ecuador en resistencia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-10-2019

El pueblo Kitu Kara frente levantamiento de octubre de 2019

Consejo Kitu Kara
Rebelin


El levantamiento indgena y popular de octubre sorprendi a todos; a unos porque fue ms all de lo previsto; y a otros porque crean que el movimiento indgena no volvera recuperar su anterior fortaleza, o porque consideraban que el pueblo ecuatoriano se encontraba desesperado e indiferente. Pero muchas veces la realidad se mueve ms rpido que los deseos, y el movimiento indgena y popular reaparece con una renovada potencia y logra un significativo triunfo al hacer retroceder al gobierno neoliberal y su intencin de implementar el plan fondomonetarista.

La fuerza vino desde abajo, desde las comunas, desde las organizaciones de segundo grado, desde los sistemas comunitarios de agua, desde los territorios en resistencia antiminera, etc. Todos se movilizaron desde el primer da del paro nacional, convocando a los no organizados y resistiendo la dura represin militar y policial. Al ver que el gobierno amenazaba y minimizaba la protesta, decidieron marchar a Quito y declarar el levantamiento. En el camino a la capital, la gente de las ciudades y parroquias por donde pasaba la marcha se solidariz, dialog y se sum. En los ltimos das de movilizacin no hubo ciudad o centro poblado, por ms pequeo que sea, que no saliera a la calle y a las plazas. En Quito, el levantamiento fue general: mujeres, hombres, jvenes, nios, adulto mayores, trabajadores, estudiantes, profesionales, familias, todos hicieron de los espacios pblicos tribunas donde gritar Fuera el Fondo Monetario Internacional, Abajo el paquetazo, Viva el paro, Abajo Lenin, Arriba el movimiento indgena.

Las comunas y comunidades de Quito, junto al Pueblo Kitu Kara, tambin se movilizaron desde los primeros das. Tomaron control de las calles, y cuando los compaeros de provincias entraron a Quito, los recibieron con todo el apoyo anmico y logstico, brindndoles hospedaje y ayuda permanente con comida, medicinas, ropa, cobijas, etc.

El levantamiento fue una necesidad de defensa contra la violencia del Estado por las drsticas medidas econmicas tomadas por el gobierno de Lenn Moreno, porque todos sentan el perjuicio directo a sus bolsillos y al de sus familias. La razn del levantamiento estaba clara, su objetivo tambin: derogar el paquetazo antipopular del gobierno ecuatoriano.

De su parte, las cmaras empresariales, los grandes medios de comunicacin privada y pblica, los militares y policas, juntos con el gobierno, y con el amparo y la complicidad del FMI y de la OEA, se presentaron como un slido bloque de poder. Y muy confiados por eso, atacaron a los movilizados con una violencia inaudita, solo vista en regmenes dictatoriales, dejando como consecuencia muertos, heridos, desaparecidos encarcelados, todos del lado del pueblo, de los levantados. Todos los sectores del poder siguen amenazando y exigiendo al gobierno ms represin, criminalizacin de la protesta social, persecucin y castigo contra todos los dirigentes del levantamiento.

Pero ni todo el poder del Estado ni la salvaje represin hicieron retroceder el descontento que un pueblo que se cans de esperar por un gobierno incapaz de gobernar con equidad y democracia en favor de las mayoras. La subida exorbitante de los precios de los combustibles y con ellos la suba de los pasajes y los alimentos, sumado a la falta de trabajo, hacen que la gente no crea en la propaganda gobiernista que nos quiere hacer creer que el pas estuvo frente a una terrible amenaza de golpe de Estado, que la movilizacin indgena y popular fue manipulada por presencias oscuras y que fue impulsada y alimentada por financiamiento internacional. Pero ni las mentiras absurdas del gobierno ni la declaratoria de Estado de emergencia o toque de queda hizo retroceder la lucha; ms bien todo lo contrario: los indgenas, los trabajadores, el pueblo entero, alzaron ms su voz de protesta y con su fuerza colectiva arrastraron a sus dirigentes a mantener el levantamiento y a dar respuestas polticas concretas.

Ante esta fuerza avasalladora del movimiento indgena y de los sectores populares, el gobierno no tuvo otra salida que aceptar la derogatoria del Decreto 883, causante de la crisis.

El pueblo aprendi con su propia experiencia que la lucha y la unidad es la mejor arma poltica contra un Estado y un gobierno opresor, contra esa clase empresarial que no entiende nada de democracia ni de justicia, y que solo sabe llenarse sus bolsillos a costa del sufrimiento de las grandes mayoras.

Si bien el gobierno derog el Decreto 883 y se instal una mesa de dilogo, las acciones y declaraciones del Presidente Moreno y de sus ministros, as como de las cmaras empresariales y de los partidos de derecha PSC, CREO- ponen en evidencia que no aprendieron nada del levantamiento. Ellos se estn preparando para una arremetida igual de violenta contra las organizaciones. Si haba gente que dudaba de la existencia de la lucha de clases, si haba quienes crean que no ms era un invento de la izquierda, los empresarios nos estn demostrando que es una realidad, pues anuncian que nos harn pagar caro nuestra osada de luchar por un mundo ms justo, plurinacional, democrtico y equitativo.

La lucha no ha terminado, las dos tareas ms urgentes son impedir que el gobierno de Lenin Moreno vuelva a insistir en medidas neoliberales que perjudican a los sectores populares, y por otro lado sacar todas las lecciones que nos deja el levantamiento para fortalecer nuestras organizaciones, demandar el respeto a nuestros derechos de manifestarnos y protestar, exigir la libertad de nuestros hermanos y hermanas detenidos y desarrollar ms nuestras propuestas.

Por el Consejo de Gobierno, Fernando Cabascango Collaguazo presidente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter