Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-11-2019

Ssifo es feliz: 30 aos de "The American Prospect"

Harold Meyerson
Sin Permiso



Anoche, The American Prospect celebr su trigsimo aniversario con una cena de gala en el Hotel Hyatt Regency de la Colina del Capitolio, en Washington D.C. En un momento en el que desaparecen rpidamente peridicos y revistas, la supervivencia del Prospect y su importancia continuada y futura para la causa progresista la celebraron ms de trescientos de nuestros colegas periodistas (entre ellos docenas de ex-alumnos del Prospect), lderes de movimientos, analistas polticos, activistas sindicales y, Dios los bendiga, donantes sin los cuales no podramos mantenernos. Pudieron or a Sherrod Brown, senador por Ohio, que ensalz la larga historia del Prospect de defensa de las causas de los trabajadores, a Katie Porter, representante por California en la Cmara, que alab las excavaciones de los abusos sistemticos de la banca del nuevo director del Prospect, al columnista del New York Times, Jamelle Bouie, hablando de su poca como consultor de estilo en el Prospect; al director co-fundador, Paul Starr, de los dolores de nacimiento y la misin de la revista, a su seguro servidor sobre nuestro compromiso con la causa sindical, y al moderador de la velada, el columnista del Washington Post, E.J. Dionne Jr, que habl de la importancia del Prospect para el ecosistema progresista. Pudieron or a la editora Ellen Meany y al director David Dayen, sobre qu esperar del futuro del Prospect con la nueva pgina digital que nos permite colgar media docena de artculos nuevos todos los das e imprimir una revista cuya frecuencia de publicacin est pasando de cuatro veces al ao a seis.

Por encima de todo, vinieron a saludar a Bob Kuttner, cofundador y gua espiritual del Prospect, Bob Kuttner, el cual, aunque contine escribiendo y editando artculos para nosotros, lo deja despus de tres dcadas en las que ha dirigido el cotarro. Tras una panoplia de oradores que atestiguaron las inmensas aportaciones de Bob al progresismo norteamericano y a la educacin de generaciones de periodistas liberales de izquierda (Randall Kennedy, de la Harvard Law, dijo que lejos de sonar como una trompeta insegura, la de Bob sonaba tan clara como la de Miles Davis), Bob subi al estrado y respondi con una conmovedora y elocuente reflexin tanto sobre el Prospect como, entrelazada con ello, sobre la labor de su vida, de la cual extraigo (y reno) a continuacin unos cuantos pasajes:

The American Prospect se ha dedicado ante todo a conectar puntos: entre las corrupciones estructurales del capitalismo, el anlisis profundo de cmo funciona eso polticamente, el relato de cmo experimenta esto la gente corriente, la corrupcin ligada a ello de nuestra democracia, y la poltica de los movimientos destinados a recuperar Norteamrica.

Hay otra cosa especial en esta revista. Cubre una franja del espectro poltico que va del liberal de izquierda al que est ms a la izquierda, algo bastante parecido a la coalicin del New Deal.

Una de las cosas que me fascinan es la incmoda relacin y necesaria simbiosis entre liberales y radicales. La democracia liberal tiene que ver, en su centro, con el imperio de la ley, la representacin democrtica, el concepto de leal oposicin, libre examen y debido proceso. Es educada. Pero a veces las relaciones de poder se vuelven algo tan descentrado que el radicalismo tiene que violar el liberalismo de las buenas maneras. El movimiento sindical fabril no podra haber tenido xito sin huelgas de brazos cados. El movimiento por los derechos civiles precis de sentadas y de otras formas de desobediencia civil. Lyndon Johnson, cuando se ali con Martin Luther King, entendi que la gente tena que romper la ley, tal como entonces se entenda, para cumplir la Constitucin. Y, por supuesto, el movimiento antibelicista de los 60 tuvo que romper muchos platos.

Igual que los progresistas, aunque sea a regaadientes, necesitan a los radicales, se da el caso de que los radicales necesiten a los liberales. Pues el cambio drstico necesita quedar recogido en forma de ley.

A diferencia de algunos izquierdistas de mi generacin, yo nunca pas por una fase marxista. Siempre he sido un demcrata de Roosevelt. Cuando estaba en la Universidad, en el apogeo del gran acuerdo social de postguerra, los conceptos del marxismo parecan absurdos. El proletariado trabajaba felizmente dentro del sistema gracias a poderosos sindicatos y al Partido Demcrata. La clase media no estaba reducida a la miseria; estaba creciendo. El capitalismo pareca estar embridado siguiendo un amplio inters pblico.

Pero el sistema de la postguerra de capitalismo gestionado que mi generacin asumi como nueva normalidad era de hecho una anomala. Desde los aos 80, no me he vuelto ms marxiano: el mundo se ha vuelto ms marxiano. Conceptos como el ejrcito de reserva de los desempleados, y la idea de hegemona del neoliberalismo, ya no parecen un lenguaje forzado, describen la realidad.

Hace falta una lucha poltica perdurable para seguir enriqueciendo y ampliando la democracia, tanto por ella misma como para domesticar el capitalismo. Es esa una labor propia de Ssifo. Se hace rodar la piedra colina arriba, y la piedra vuelve a caer colina abajo. Pero en el clebre ensayo de Albert Camus, El mito de Ssifo, la ltima lnea dice as: Hay que imaginarse a Ssifo feliz. El trabajo y la alegra estn en la lucha.

Si tuviera un credo, sera este: Ssifo es feliz.

Harold Meyerson columnista del diario The Washington Post y editor general de la revista The American Prospect, est considerado por la revista The Atlantic Monthly como uno de los cincuenta columnistas mas influyentes de Norteamrica. Meyerson es adems vicepresidente del Comit Poltico Nacional de Democratic Socialists of America.
Fuente: The American Prospect, 24 de octubre de 2019. Traduccin: Lucas Antn

Fuente: http://www.sinpermiso.info/textos/sisifo-es-feliz-30-anos-de-the-american-prospect


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter