Portada :: Bolivia :: Golpe de Estado en Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-11-2019

El papel de la religin en el golpe boliviano
A Dios rogando y con el mazo dando

Nicols Iglesias Schneider
Brecha


En las dcadas del 60 y 70 varios golpes de Estado en Amrica Latina recurrieron a un discurso religioso que reivindicaba lo occidental y cristiano. El fenmeno parece repetirse estos das en Bolivia mediante dos modelos de cristianizacin: el de la Iglesia Catlica y el de las teologas de la prosperidad econmica y el dominio poltico.

La religin siempre ha estado presente en la poltica boliviana y es un factor fundamental en los procesos subjetivos de cambio social del pas andino. Segn datos de 2018 del Instituto Nacional de Estadstica boliviano, 71 por ciento de sus habitantes se definen como catlicos, 21 por ciento evanglicos, un 4 por ciento se adscribe a las religiones nativas (aunque muchos viven su religiosidad originaria en dilogo con el catolicismo popular) y el 3 por ciento se reconoce afiliado a otras religiones.

En 2009, durante el gobierno de Evo Morales, la laicidad del Estado qued garantizada en la nueva Constitucin, lo que provoc desencuentros con la jerarqua catlica y las elites de Santa Cruz. Aun as, la religin no qued fuera de la escena poltica ni de los procesos de legitimidad simblica usados por Morales: Evo realz las prcticas religiosas ancestrales andinas, explic a Brecha Julio Crdova Villazn, socilogo boliviano e investigador sobre fenmenos religiosos. Por ejemplo, la ceremonia de investidura gubernamental se hizo en Tiahuanaco, con la participacin de yatiris (sacerdotes-mdicos aymaras), amautas (sabios de la comunidad), y la realizacin dentro del Palacio de Gobierno de ofrendas a la Pachamama. Estas no fueron, sin embargo, las nicas seales religiosas. Aunque Morales se distanci de las prcticas clericales de la Iglesia Catlica Romana, ya en 2015 haba recibido al papa Francisco, el primer pontfice en visitar el pas. En esa oportunidad ambos protagonizaron un polmico intercambio simblico: el papa le regal al mandatario boliviano un mosaico de la Virgen y una copia de su encclica sobre el medioambiente. Morales, por su parte, le entreg al pontfice una cruz tallada sobre una hoz y un martillo, rplica de la obra del sacerdote jesuita espaol Luis Espinal Camps, torturado y asesinado por paramilitares en 1980 por denunciar la violencia poltica en Bolivia.

Morales tuvo incluso varios gestos religiosos durante esta ltima campaa, que pretenda su reeleccin por un cuarto perodo consecutivo, segn record tambin el investigador. Por ejemplo, el ahora ex presidente comulg durante el acto de entrega de las obras de refaccin de la iglesia Nuestra Seora de la Inmaculada Concepcin, en Tarija, actividad que transmiti el canal estatal. Desde sus tiempos de sindicalista, Evo Morales supo manifestar su cercana con la Iglesia Metodista boliviana, que en mayo de este ao le obsequi un cayado que, segn dijo entonces el obispo Antonio Huanca, simbolizaba firmeza y autoridad. Durante la ceremonia, Huanca tambin afirm que su Iglesia denomin al perodo de gobierno de Morales como tiempos de paz y de renovacin (Pgina Siete, 24-V-19).

El lder del Movimiento al Socialismo tambin particip este ao en varios encuentros con iglesias pentecostales y neopentecostales, buscando apoyo y legitimidad, record Crdova. El 18 de mayo recibi el apoyo del pastor Fabricio Roca, de la iglesia Asamblea de Dios, quien dijo que el binomio oficialista (Morales y su vice, lvaro Garca Linera) debe seguir al mando del pas porque es el camino que t, Seor, has trazado para nuestra Bolivia. Posteriormente Roca or y pidi una bendicin para el mandatario y su gobierno: Bendecimos al presidente Evo, bendecimos al vicepresidente lvaro y declaramos victoria y bendicin sobre nuestra Bolivia (Pgina Siete, 24-V-19).

Crdova destac a este semanario que, en cuanto a lo poltico-electoral, tanto el gobierno de Evo Morales con su sincretismo como (la autoproclamada presidenta) Jeanine ez saben manejar los smbolos religiosos para conseguir el apoyo de la poblacin (). Desde mi perspectiva, los bolivianos tienen un nivel alto de fe religiosa, pero un nivel muy bajo de confianza interpersonal y hacia los lderes sociales y polticos.

La cruz y la espada

En una reciente entrevista con Telesur, el telogo boliviano Alejandro Daus resalt la potente simbologa religiosa que eligi el lder social y empresarial Luis Fernando Camacho. El Macho, como se lo conoce en su pas, convoc a concentraciones multitudinarias en un espacio fsico muy conocido en Santa Cruz de la Sierra, donde hay una imagen tradicional muy grande de Cristo y un altar donde estuvo el papa Francisco cuando visit Santa Cruz. A esto se le suma el uso de la imagen de la Virgen, el rosario y la Biblia (). Durante meses, Camacho se ha mostrado como un cruzado en la lucha entre el bien que representara l y el mal representado por Evo Morales y el partido de gobierno (10-XI-19).

Semanas atrs el dirigente cruceo que se define como catlico dijo que estaba destinado a llevar la Biblia a la casa de gobierno, y lo hizo junto con una bandera nacional y la carta de renuncia que pretenda firmara el presidente, en una imagen que recorri el mundo. Pero este opositor a Morales no slo preside el Comit Cvico de Santa Cruz, que representa a los intereses del empresariado local desde los aos cincuenta, sino que se ha presentado como un enviado de Dios y como un caballero cruzado frente al mal.

Aprovechando los sentimientos religiosos de los bolivianos, el empresario difunde en las reuniones del Comit Cvico un mensaje racista, mezclado con gestos religiosos, oraciones y alabanzas, en beneficio de sus intereses. Segn Daus, la religin se volvi un instrumento para defender los intereses de la clase dominante y los grandes intereses econmicos internacionales, en contra de los intereses populares. De acuerdo al telogo, en el proceso que desemboc en la salida de Evo Morales han participado pastores y tambin referentes catlicos que celebraron una misa como una manera de bendecir el golpe de Estado. Se usan las creencias religiosas para producir un quiebre de la democracia.

Otro de los actores que han jugado de forma destacada en esta narrativa es Chi Hyun Chung, un pastor presbiteriano coreano-boliviano, desconocido hasta las ltimas elecciones, que gan popularidad gracias a su fanatismo religioso y sus posiciones contra el aborto y la comunidad lgbt. Su discurso est alineado con el de ez, y tal fue su xito que en pocos meses logr las adhesiones suficientes para colocarse en el tercer lugar en los comicios, detrs de Morales y Carlos Mesa.

Enrique Dussel, destacado filsofo, historiador y telogo latinoamericano, considera que el golpe da cuenta de un proceso de transformacin de la subjetividad, afirmado en una interpretacin racista, colonial y machista de la Biblia que busca destruir la tradicin indgena. Se est dando una lucha de tipo religiosa que es poltica e ideolgica, en la cual el mensaje de la teologa de la liberacin (bienaventurados los pobres y malditos los ricos) est siendo invertido por el fundamentalismo religioso. Con un sentido comn burgus y proestadounidense dan una nueva interpretacin de la realidad (). Es un cristianismo fundamentalista que reinterpreta la cruz y la espada, dos conceptos coloniales, en pos de reeducar la subjetividad de los pueblos originarios para que supuestamente entren al mundo moderno, con el objetivo de trabajar y as conseguir cierta riqueza (). Hay un racismo que desprecia al indgena y a las cholas, que han sido humilladas y tiradas, algunas han sido rapadas. Todo esto da un preocupante panorama en Amrica Latina (Aristegui Noticias, 14-XI-19). Segn Dussel, la izquierda no ha sabido cmo interpretar este mensaje, y ha primado la incomprensin de la dimensin subjetiva y espiritual de los procesos sociales.

Soldados de cristo

Al igual que en muchas dictaduras latinoamericanas dcadas atrs, hoy en Bolivia el poder religioso y el militar se anan para legitimarse mutuamente con un objetivo poltico comn: si durante los aos sesenta el enemigo a derrotar era el comunismo, en la Bolivia actual se trata de aniquilar las cosmovisiones originarias y su simbologa (como la wiphala, que ha sido quemada y desterrada de los edificios de gobierno). Frente a esta situacin de violencia religiosa, la teloga y antroploga aymara Juana Condori declar a Brecha que la wiphala representa el territorio sagrado para el mundo originario, su quema es una afrenta a la existencia plurinacional de nuestros pueblos. No es slo contra el Mas: es un smbolo que para la clase media alta es cosa de los indios y sus supersticiones.

Una misma caza de brujas puede verse en otros pases de la regin, donde el enemigo designado es la denominada ideologa de gnero. Ambas cosmovisiones originarias y lucha feminista son vistas como enemigas en la narrativa que maneja la autoproclamada presidenta ez, una mujer identificada con los sectores catlicos ultraconservadores, que comulga con la derecha evanglica latinoamericana y apoya a grupos como Con mis Hijos no te Metas.

En un video difundido a pocos das del golpe por el Ministerio Bautista Internacional, una iglesia evanglica con sede en Santa Cruz de la Sierra, se ve plasmada esta alianza religiosa y militar en las palabras del coronel de la polica boliviana Rodolfo Salazar, quien declara: Sometindonos bajo su soberana y su autoridad, por gracia de Dios hoy somos parte integrante del ejrcito ms grande, somos soldados de Cristo. En ese mismo acto, su colega Ral Rubn Lafuente Velsquez anuncia: Soy creyente, hijo de Dios. Y como coronel del Ejrcito de Bolivia, restablezco un nuevo tiempo y entendimiento en las fuerzas armadas de Bolivia para cumplir su misin fundamental (). Reivindico y consagro a las fuerzas armadas de Bolivia para Jesucristo y (estas) se someten al seoro de Jehov Tsebaoth, general de generales, Dios de los Ejrcitos. Amn. Su discurso es recibido por aplausos y gritos de amn de los presentes en la ceremonia.

La imagen, en s misma, da cuenta de cierto sincretismo: medieval y contempornea, muestra a uniformados presentes en un acto religioso que desde su lugar de autoridad militar se rinden ante una autoridad teocrtica y resaltan una imagen militarista de Dios. No en vano Tsebaoth es la forma en que los hebreos se refieren al Dios de los Ejrcitos en el Antiguo Testamento. La eleccin de ese nombre es una referencia a los tiempos donde primaba la teologa sacrificial, es decir, una deidad que pide sacrificios para ser honrada. Eso que el propio Camacho exalt tras el golpe de Estado cuando se dirigi a sus seguidores: Agradezco todo el sacrificio que han hecho, han estado fuertes en esta lucha de 21 das de paro, era la seal que Dios tena para recuperar el voto que fue violado, y llevar adelante el nombre de Dios, que ya volvi al palacio.

Desde su exilio en Mxico, mientras tanto, Evo Morales parece no haber perdido la fe en la presin internacional ni en la divina. Ha pedido la mediacin de la Onu, de personalidades europeas y tambin del papa Francisco, pero hasta el momento slo ha recibido deseos de buena voluntad. Quizs Evo en este momento est preguntndose, como Atahualpa Yupanqui, si sabe dnde est Dios: Por su casa no ha pasado tan importante seor!.

Fuente: http://brecha.com.uy/a-dios-rogando-y-con-el-mazo-dando/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter