Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-01-2020

Hablemos de nuevo de Fukushima

Rosa Guevara Landa
Rebelin


Daiichi, Fukushina, febrero de 2019

Mi compaera suele preguntrmelo: y qu pasa con Fukushima? Todo pinta a las mil maravillas? Ya no hay peligro? Todo est solucionado? No ser que se habla poco de lo que debera hablarse algo o mucho ms? No estamos aqu, como en el caso de la industria criminal del amianto, en otra conspiracin (interesada) del silencio?

Y tiene razn. En todo. Se habla poco, cuanto menos en la prensa espaola, de lo que se debera seguir hablando e informando. La situacin est lejos, muy lejos, de haberse solucionado. Tenemos que volver a hablar de Fukushima.

Como es una excepcin (que conviene agradecer) me apoyo en un artculo de estos ltimos das de Alicia Gonzlez [1]. Les doy algunos datos:

1. El terremoto (y el tsunami posterior) de mayor magnitud registrado nunca en la historia de Japn (11 de marzo de 2011) acabaron provocando el accidente de la central nuclear de Fukushima. Las consecuencias an se dejan sentir en esta prefectura (norte de Tokio). Los ltimos datos oficiales, seala Gonzlez, arrojan la escalofriante cifra de 2.563 personas que permanecen oficialmente desaparecidas (a los que hay que sumar 19.689 fallecidos). Casi 50 mil personas an se mantienen evacuadas, fuera de sus casas, en alojamientos temporales y habitculos pblicos.

2. El Gobierno japons se ha fijado un plazo de 30 o 40 aos para finalizar las labores de recuperacin (pueden extenderse ms all de 2050!). No es pesimismo. No pocos expertos lo consideran un plazo irrealista, seala Gonzlez. Se quedan cortos!De hecho, tienen problemas para reclutar a trabajadores que quieran ir a esas zonas", como ha reconocido Tetsuya Yamada, de la Agencia de Reconstruccin.

3. A da de hoy,los agricultores de la prefectura tienen que llevar sus cosechas, incluso lo que dediquen a consumo propio o a comida del ganado, a unos almacenes para que escaneen su contenido. Durante la poca alta de recoleccin del arroz, en cada centro se escanean ms de 2.000 sacos cada da, de unos 30 kilos cada uno, unos 60 mil kilos en total. La radiactividad no se ve, pero mata.

4. Todava hay cinco pases quesiguen manteniendo las restricciones a los alimentos procedentes de Fukushima. La UE se ha comprometido a levantar las salvedades impuestas. La decisin an est pendiente de ejecucin.

5. Pero incluso en el mercado japons, donde el arroz del pas es incuestionable, el procedente de Fukushima se vende con notable descuento en los supermercados. Las reticencias y los problemas persisten. Nadie se fa.

6. En diciembre de 2019, las autoridades niponas anunciaron su intencin de retrasar otros cinco aos la retirada del combustible almacenado en dos de los reactores de la planta nuclear de Daiichi. Por qu? Por la imposibilidad de garantizar la seguridad del proceso y evitar nuevas contaminaciones. Ah seguimos. La hecatombe fue una hecatombe.

7. La amenaza de la radioactividad ha obligado a los agricultores a aumentar los fertilizantes con alto contenido en potasio y hay tierras que difcilmente podrn volver a recuperarse para el cultivo o la ganadera, pese a que en algunos lugares las autoridades directamente ha removido la capa de tierra contaminada y la han sustituido por otra nueva comenta Alicia Gonzlez.

8. Como era de esperar, el gobierno de Abe est embarcado en una campaa para dejar atrs el recuerdo de la catstrofe y quiere utilizar -una buena palabra- los Juegos Olmpicos de Tokio(ese fue el propsito de la candidatura?) del prximo verano como escaparate, nunca mejor dicho (pero en sentido contrario al oficial), de los cambios abordados en estos aos, cambios que no han podido eliminar la situacin de fondo.

9. Por si no lo saban: cuando la antorcha olmpica llegue a suelo japons el prximo mes de marzo de 2020 (9 aos despus de la tragedia!) y comience su recorrido por el pas lo har en Fukushima, justo donde se instal en 2011 uno de los campamentos para acoger a las vctimas del tsunami. Recorrer 11 localidades de la prefectura, ninguna cercana eso s a la central. Tokyo acoger el grueso de las competiciones pero los partidos de bisbol se celebrarn en Fukushima. Consecuencia: la decisin (para aparentar normalidad) obligar a acoger all a los deportistas durante todo el tiempo que dure el campeonato.

10. Conviene retener la informacin: Corea del Sur por su parte, pas cercano que debe conocer mejor la situacin, ha exigido a las autoridades niponas que la alimentacin que reciban los deportistas de su pasno slo est certificada sino que proceda directamente de fuera de la regin. Por si hubieran dudas.Ms incluso: ha pedido que Greenpeace -Greenpeace!, no se fan de los organismos oficiales!- pueda monitorear los niveles de radiacin de las instalaciones donde se movern deportistas y espectadores.

No creo que haya ninguna duda: hay que volver a hablar de Fukushima! Hay que combatir la conspiracin de silencio sobre este desastre atmico y hay que enfrentarse a los intentos publicitarios gubernamentales y corporativos (la multinacional privada TEPCO es la propietaria) de lavar la cara al desastre y manipular a la ciudadana de Japn y de todo el mundo!

Qu se pretendi realmente celebrando los Juegos Olmpicos en el pas nipn?

Nota:

(1) Alicia Gonzlez, La larga y difcil recuperacin de Fukushima. https://elpais.com/internacional/2019/12/12/actualidad/1576157764_076920.HTML


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter