Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2007

El millonario negocio de los medicamentos

Hedelberto Lpez Blanch
Rebelin


Cien compaas transnacionales con un mercado internacional de 300 000 millones de dlares bloquean las ventas de medicamentos genricos que pueden ser adquiridos a precios mucho ms barato por los pases pobres en beneficio de sus pobladores.

Esa poltica mercantilista y enriquecedora de las firmas farmacuticas choca con la intencin y la prctica de muchas naciones del Tercer Mundo que tratan de curar y detener enfermedades o pandemias como el Sndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

Esos medicamentos, por sus elevados precios, son difciles de adquirir en grandes cantidades por la erosin que causan a las frgiles economas de esos estados.

Al tener esas compaas las patentes de la inmensa mayora de las medicinas disponibles en el mercado internacional, prohben por medio de una complicada armazn de leyes que instituciones cientficas de otras naciones las puedan producir y comercializar.

El medicamento genrico cuenta con el mismo principio activo, la formula farmacutica y la composicin del producto original y por tanto se puede adquirir ms barato.

Pero las multimillonarias compaas farmacuticas aducen que para lograr el producto final, ellas tuvieron que invertir grandes capitales durante un largo perodo de tiempo y esos costos se los adjuntan a los precios de ventan en detrimento del consumidor, a la par que el productor obtiene enormes ganancias.

Las leyes de propiedad intelectual existentes le otorgan a las compaas un perodo de tiempo para la proteccin de la patente tras lo cual deben publicar las pesquisas para que otros laboratorios puedan fabricarlas sin tener que realizar nuevas investigaciones.

Para evadir esas legislaciones, las compaas aducen, entre otras excusas, que continan investigaciones para desarrollar y mejorar esos productos en favor de la humanidad.

Un reciente informe del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) de Panam, indic que el hecho de comprometerse cada vez ms a proteger a la propiedad intelectual de las industrias farmacuticas en los pases desarrollados, reduce los espacios para las competencias dando como resultados que los medicamentos se compren a precios altos y en consecuencia se registra menos accesibilidad para la poblacin pobre.

Ese organismo especializado de Naciones Unidas declar que la entrada en vigor de Tratados de Libre Comercio (TLC) como el de Centroamrica, redundara en erogaciones sanitarias ms elevadas para los pases en desarrollo pues estudios efectuados en naciones que ya han adoptado esos acuerdos neoliberales indican que se han encarecido exageradamente los medicamentos para el tratamiento del VIH y otras enfermedades.

ONUSIDA pone como ejemplo que un tratamiento con Amlodipino (genrico) puede costar 90 000 dlares, pero si se utiliza el medicamento patentizado el costo llega a la alucinante cifra de 7,2 millones de dlares.

Hace dos aos en Pretoria se realiz un juicio contra el gobierno en el que los acusadores eran 39 compaas internacionales farmacuticas. Estas firmas alegaron que una ley sudafricana de 1997, violaba las reglas comerciales mundiales de propiedad intelectual, al abrir vas a la importacin paralela y a la produccin local de sustitutos genricos. La ley estuvo bloqueada durante aos por la accin judicial hasta que despus de erogaciones y discusiones penales las partes llegaron a acuerdos que benefici a la poblacin de ese pas afectada por esa enfermedad.

La intrngulis del problema estribaba en que las compaas tenan miedo de disminuir sus entradas de miles de millones de dlares anuales si otros competidores mundiales con menos fama, sacaban a la luz productos similares pero mucho ms baratos. Un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) acaba de divulgar que 1 000 nios se contagian diariamente con el VIH y que ya existen ms de medio milln de menores con ese sndrome. Para paliar esa situacin, indica, se necesitan hasta el 2010 la suma de 30 000 millones de dlares, cifra irrisoria si se compara con las ganancias que obtienen las transnacionales farmacuticas.

La salud del continente africano, que segn clculos conservadores cuenta con ms de 30 millones de enfermos del SIDA, no les interesa, pues lo primordial es el enriquecimiento. El mercado farmacutico esta considerado como el cuarto a nivel internacional (despus de las armas, las drogas ilcitas y el petrleo) y es controlado mayoritariamente por empresas estadounidenses.

Ese ha sido uno de los motivos por los que Washington se obstina a no firmar un acuerdo dentro de la Organizacin Mundial del Comercio (OMC) que facilite a las naciones pobres adquirir medicamentos genricos por diferentes vas.

Estados Unidos y algunos gobiernos europeos se ha quedado en una posicin difcil dentro de la OMC al insistir en limitar solo a grandes enfermedades como VIH-SIDA, malaria o tuberculosis, un acuerdo sobre la propiedad intelectual de medicamentos con el que se pretende que las naciones menos desarrolladas tengan acceso a frmacos con precios ms asequibles.

Problemas cardiovasculares, renales, hepticos, neurolgicos o de diabetes, entre otros muchos seran ms controlables si la voracidad por el enriquecimiento no primara.

La lucha contra esos monopolios continuar en todos los mbitos internacionales porque como la gran mayora del mundo comprende, la vida del ser humano debe estar garantizada por encima del dinero.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter