Portada :: Opinin :: La Izquierda a debate
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-01-2007

Relaciones de produccin y superestructura

Francisco Umpirrez Snchez
Rebelin


Respondo a la segunda pregunta del hombre venezolano interesado en profundizar en el marxismo y en el socialismo. Esta es la formulacin de su segunda pregunta: Marx sealaba que el conjunto de las relaciones de produccin constituyen la estructura econmica que sirve de base a la superestructura jurdico-poltica que se erige sobre ella. En otras palabras, antes de hacer derecho, poltica, filosofa, etctera, es necesario previamente producir los bienes materiales de subsistencia, de all que el modo de produccin condicione en general las dems actividades sociales.

Pero el problema es el siguiente: las relaciones de produccin presuponen parte de la superestructura, ya que por ejemplo las relaciones de produccin capitalistas estn determinadas y causadas por la previa propiedad privada de los medios de produccin. Y la prueba de ello es que si cambia la propiedad privada de los medios de produccin, se cambian las relaciones capitalistas de produccin.

Por tanto, es la propiedad, como expresin jurdica o de derecho, la causa o el efecto de las relaciones de produccin? Si es el efecto, por qu cambian las relaciones de produccin, cuando se cambia el rgimen de propiedad privada (Ejemplo: caso URSS)? Si la propiedad es la causa de las relaciones de produccin, por qu se coloca al derecho y la poltica en la superestructura, cuando dicha superestructura, al menos en parte, es la que crea o causa, mediante la propiedad privada de los medios de produccin, el tipo de relaciones de produccin capitalista.

La generalidad y unilateralidad del pensamiento marxista de los aos sesenta

En el prefacio de la Contribucin a la Crtica de la Economa Poltica de Marx se encuentra la que sin duda constituye la cita de Marx ms conocida y empleada por los marxistas: En la produccin social de su existencia, los hombres entran en relaciones determinadas, necesarias, independientes de su voluntad; estas relaciones de produccin corresponden a un determinado desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de produccin constituye la estructura econmica de la sociedad, la base real, sobre la cual se eleva una superestructura jurdica y poltica y a la que corresponden formas sociales determinadas de conciencia. La cita sigue, pero con lo dicho basta para que el lector sepa a la que me refiero. De esta cita han sido extrados los conceptos de relaciones de produccin, fuerzas productivas, estructura econmica y superestructura poltica, que han sido los conceptos con los que operaban los marxistas de los aos sesenta. Hoy da muchos marxistas siguen con esa herencia.

Con estos conceptos se ha querido comprender todas las pocas humanas y se ha querido ver en ellos la quintaesencia del pensamiento de Marx. Pero todo esto no slo ha sido un error de generalidad, sino tambin de unilateralidad. Basta con que uno se pregunte por qu de un libro de trescientas siete pginas los marxistas se han fijado en una sola pgina y del prefacio. No es eso una prueba manifiesta de unilateralidad? Cmo se puede pretender comprender el pensamiento de Marx, en especial las relaciones de produccin capitalistas, slo sabiendo una cita del prefacio de la Contribucin a la Crtica de la Economa Poltica? No ven los marxistas que los conceptos de relaciones de produccin y fuerzas productivas son extremadamente extensos? Y no saben que cuanto ms extenso sea un concepto menos preciso es?

La posicin de Arnoldo guila a este respecto

Arnoldo guila en su trabajo qu es el materialismo dialctico?, y despus de reproducir aquella afamada cita, afirma lo siguiente: El prrafo anterior es uno de los ms importantes del marxismo, es la piedra angular del materialismo histrico, de la Economa Poltica Marxista y del socialismo cientfico; es decir, de la Teora de la Revolucin Comunista. Louis Althusser en Ideologa y aparatos ideolgicos de Estado, Freud y Lacan, en el acpite Infraestructura y superestructura, dice: Cualquiera puede convencerse fcilmente de que representar la estructura de toda sociedad como un edificio compuesto por una base (infraestructura) sobre la que se levantan los dos pisos de la superestructura constituye una metfora, ms exactamente una metfora espacial: la de una tpica. Como toda metfora, sta sugiere, hace ver alguna cosa. Qu cosa? Que los pisos superiores no podran sostenerse (en el aire) por s solos sino se apoyan precisamente sobre su base. La metfora del edificio tiene pues por objeto representar ante todo la determinacin en ltima instancia por medio de la base econmica.

A continuacin, y despus de afirmar que es la fuerza de gravedad la que hace que los pisos se sostengan sobre la base, Arnoldo guila se pregunta: cul es la fuerza actuante en el ente social para que la metfora sea vlida? Y responde: Tanto Marx como Althusser no la nombran, no la explican y es la fuerza que justificara la metfora. Pero l s tiene la respuesta y nos la sirve unos cuantos prrafos ms abajo: La Filosofa Concreta da una respuesta muy sencilla a la pregunta del ltimo punto: en los entes sociales actan las mismas fuerzas que en cualquier otro ente: fuerzas de atraccin, de cohesin, y fuerzas de repulsin o desintegradotas, manifestadas en una estructura piramidal en donde las fuerzas de cohesin cspicas tienden a mantener la pirmide unida, y las fuerzas de base individuales tienden a desintegrar el ente social.

Tengo catalogado a Althusser como un pensador generalista y especulativo. Creo que no conoci el pensamiento de Marx al detalle. Su obra Para Leer El Capital, que escribi junto con tienne Balibar, me parece oscura, abstracta y especulativa. Supuestamente Arnoldo guila propone una Filosofa concreta frente a esa Filosofa abstracta representada por el marxismo europeo de los aos sesenta, pero lo cierto es que incurre en una especulacin an peor. En vez de mejorar nuestra representacin del mundo la empeora. Qu valor pueden tener en el campo de los fenmenos sociales categoras como atraccin y repulsin? Ninguno. Si en algn caso se les pudiera sacar alguna rentabilidad terica, nunca podran figurar como categoras rectoras de las ciencias sociales y econmicas.

El ndice de El Capital

A todas las personas a las que les doy clase de marxismo y que vienen con la herencia del marxismo de los aos 60, les sugiero que lean en voz alta el ndice de El Capital. De forma resumida ese ndice contiene los siguientes apartados: la transformacin de la mercanca en dinero, la transformacin del dinero en capital, y la divisin del capital en industrial, comercial y productor de inters. Una vez que han ledo en voz alta el ndice, les formulo la siguiente pregunta: Han encontrado como parte de ese ndice las parejas de categoras relaciones de produccin fuerzas productivas y estructura econmica superestructura poltica e ideolgica? Si no las han encontrado, por qu razn se presentan esas categoras como las categoras rectoras del pensamiento de Marx? Por una sencilla razn: porque entre los marxistas ha imperado el pensamiento generalista, abstracto y especulativo. Han echado en saco roto lo que para Ilch Ulianov era sin duda la quintaesencia de la dialctica: los matices y la transicin entre los contrarios.

Las relaciones de produccin

En el diccionario de Economa Poltica de Borsov, Zhamin y Makrova podemos leer lo siguiente: Relaciones de produccin: conjunto de relaciones econmicas que se establecen entre los hombres, independientemente de su conciencia y de su voluntad, en proceso de produccin, cambio, distribucin y consumo de los bienes materiales. Esta definicin no slo est afectada de generalidad y de abstraccin, sino tambin de rigidez. La educacin de los marxistas en este tipo de definiciones es lo que los ha conducido al dogmatismo y al idealismo. Cambiemos pues de rumbo. Pensemos en cualquier familia trabajadora con dos hijos. Pagan una hipoteca al banco por su vivienda, trabajan tanto el padre como la madre en una industria de alimentacin, y cada da van al supermercado a comprar los productos alimenticios y de limpieza. Estas son las relaciones de produccin en las que viven inmersa la familia en cuestin: en su condicin de hipotecados mantienen relaciones econmicas con los bancos, en su condicin de trabajadores mantienen relaciones econmicas con el capital industrial, y en su condicin de consumidores mantienen relaciones econmicas con el capital comercial. Y estas tres formas econmicas o relaciones de produccin son las que, entre otras, se estudian en El Capital: la compra y venta de la fuerza de trabajo, el capital industrial, el capital comercial y el capital productor de inters. Pero los marxistas en vez de estudiar al detalle estas concretas relaciones de produccin, se pierden en las abstracciones y las generalidades de aquel concepto de relaciones de produccin elaborados por Borsoc, Zhamin y Makrova.

Las relaciones mercantiles

Una buena parte de las relaciones de produccin son mercantiles. Hoy da nada se puede hacer sin el concurso del dinero. De hecho el valor primero en las sociedades occidentales es el dinero. De ah la importancia de conocer su naturaleza y de hacernos con una representacin cientfica del mismo. Hoy da la contradiccin entre socialismo y capitalismo se manifiesta como la contradiccin existente entre la forma mercantil de la riqueza y su forma de capital. Para los defensores del capitalismo el mercado slo puede ser capitalista, mientras que para los marxistas que siguen el camino chino y en su momento el camino de la NEP de Ilch Ulianov puede haber un mercado socialista. Dicho de otra forma: entre los hombres y las mujeres se pueden entablar relaciones de produccin mercantiles socialistas. Todas las reflexiones en torno a estos aspectos nos permiten hacernos con un concepto concreto de las relaciones de produccin y estar al tanto del aspecto principal de la contradiccin entre el capitalismo y el socialismo en la actualidad, mientras que los que siguen atados al concepto de relaciones de produccin facilitado por Borsoc, Zhamin y Makrova seguirn movindose en el mbito de la generalidad y de la abstraccin vaca.

Relaciones de produccin y propiedad

Para exponer este asunto permtanme transcribirles una cita de Marx un poco larga y contenida en la seccin El proceso de intercambio de El Capital: Las mercanca no pueden ir por s solas al mercado ni intercambiarse por s mismas. Para relacionar stas entre s como mercancas, los guardianes de mercancas tienen que comportarse entre s como personas cuya voluntad reside en esas cosas, de suerte que uno se apropia de la mercanca ajena, alienando la propia, solamente con la voluntad del otro; esto es, cada uno lo hace mediante un acto de voluntad comn a ambos. De ah que tengan que reconocerse recprocamente como propietarios privados. Esta relacin jurdica, cuya forma es el contrato, se haya efectuado legalmente o no, es una relacin de voluntad donde se refleja la relacin econmica. El contenido de esta relacin jurdica o de voluntad viene dado por la propia relacin econmica.

Recapitulemos las ideas de Marx: una, los intercambios mercantiles slo se llevan a cabo por medio de la voluntad de los propietarios de las mercancas, dos, esto obliga a que los mercaderes se reconozcan como propietarios privados, tres, esta relacin jurdica es una relacin de voluntad, y cuatro, el contenido de esta relacin jurdica o de voluntad viene dado por la propia relacin econmica. Observe, atento lector, lo concreto y preciso de esta representacin. Comprelo ahora con aquella definicin rgida de relaciones de produccin que nos ofrecan los tres tericos rusos: Conjunto de relaciones econmicas que se establecen entre los hombres, independientemente de su conciencia y de su voluntad, en el proceso de produccin, cambio, distribucin y consumo de los bienes materiales. Segn esta definicin los hombres establecen relaciones de cambio independientemente de su conciencia y de su voluntad, pero segn hemos ledo en Marx las relaciones de cambio son relaciones de voluntad. Con esto slo quiero poner de manifiesto las diferencias existentes entre el pensamiento generalista, que ha sido la forma dominante en el pensamiento de los marxistas, y el pensamiento concreto, que es lo que hallamos en El Capital.

Retornemos a las preguntas de mi interlocutor

Primera pregunta: Es la propiedad, como expresin jurdica o de derecho, la causa o el efecto de las relaciones de produccin? Hemos visto que las relaciones de intercambio se basan en la voluntad y que esto obliga a quienes intercambian a reconocerse como propietarios privados de las mercancas que poseen. Por lo tanto, la propiedad es un aspecto o parte de las relaciones de produccin y no algo que exista separada de ellas. El hecho de que la relacin de voluntad est expresada legalmente en un contrato no cambia la naturaleza de la propiedad. As que no es cierto que la propiedad pertenezca al mbito de la superestructura y las relaciones de produccin al mbito de la estructura econmica. Segunda pregunta: por qu cambian las relaciones de produccin cuando se cambia el rgimen de propiedad privada? La respuesta a esta segunda pregunta est contenida en la primera respuesta. Se vuelve a suponer en la formulacin de esta segunda pregunta que la propiedad es un hecho superestructural y las relaciones de produccin un factor estructural. Cambiar las relaciones de produccin no puede significar otra cosa que cambiar el rgimen de propiedad.

A modo de conclusin

Supongamos que el sistema capitalista sea un edificio. Los conceptos de relaciones de produccin, fuerzas productivas, estructura econmica y superestructura, tal y como estos vienen dados en el prefacio de la Contribucin de la Crtica de la Economa Poltica, equivale a una fotografa del edificio hecha desde mucha distancia, desde un solo lado y a una sola hora del da. Mientras que los conceptos desarrollados en El Capital equivale a un sinfn de fotografas de todos los lados del edificio, de todas sus plantas, de todas sus viviendas, de todas sus funciones, a todos horas del da e incluyendo el movimiento incesante de la gente. Con los conceptos del prefacio nos hacemos con una idea rgida y pobre del mundo, mientras que con los conceptos de El Capital nos hacemos con una representacin del mundo dinmica y muy rica en determinaciones. Las preguntas formuladas por mi interlocutor tienen su base en los conceptos generales del prefacio de la Contribucin a la Crtica. De ah que las deficiencias tericas que tienen esas bases conceptuales se transmiten a las preguntas erigidas sobre dichas bases.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter