Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2007

A los 40 aos del asesinato del Guerrillero Heroico
Entrevista con Percy Alvarado Godoy, el agente Fraile de la Seguridad del Estado Cubano

Dax Toscano Segovia
Rebelin



Percy Francisco Alvarado Godoy naci en Guatemala, el 18 de julio de 1949. Sus padres: Carlos Conrado de Jess Alvarado Marn y Marta Alicia Godoy Muoz le infundieron los ideales revolucionarios por los cuales l ha luchado toda su vida.

Cuenta Percy que en los das de Girn, su madre enardecida dispar con un revlver calibre 38 contra los aviones que atacaban Ciudad Libertad. Su padre se integr a las Milicias Nacionales Revolucionarias y luego form parte de la Inteligencia cubana, donde cumpli algunas misiones con el seudnimo de Mercy. Ms adelante su hijo continuara con esta noble tarea.

Fraile, nombre de combate de Percy, se infiltr en el ala terrorista de la criminal Fundacin Nacional Cubano-Americana, la misma que tena como plan siniestro el colocar explosivos plsticos en el Cabaret Tropicana y otras instalaciones tursticas para causar muerte y destruccin. Gracias a su trabajo se pudo descubrir y detener algunas de las acciones que los terroristas de la mafia de Miami pretendan ejecutar. Lamentablemente no se lleg a conocer todo lo que tenan planificado, puesto que Posada Carriles y sus cmplices estaban contratando mercenarios en Centroamrica para llevar adelante los atentados que tuvieron lugar en algunos hoteles de Cuba en el ao 1997, los mismos que provocaron la muerte del italiano, Favio Di Celmo.

Solidario y consecuente con la lucha de los pueblos que se enfrentan al imperialismo, Percy nos habla sobre el Che, Mercy, Barbarroja y el debate interno que se lleva a cabo en Cuba en los momentos actuales por los que atraviesa la Revolucin.

Hace cuarenta aos el CHE fue asesinado en forma cobarde por rdenes directas de la CIA. Los asesinos cortaron sus manos y desaparecieron su cuerpo. Pretendan con ello acabar no solo con la existencia fsica de un hombre, sino adems con su imagen guerrillera, sus ideas, sus pensamientos y su accin revolucionaria. Sin embargo, el CHE contina vivo no solo como un smbolo de la resistencia de los pueblos oprimidos que luchan contra el imperialismo, sino tambin por las enseanzas que dej plasmadas en cada uno de sus escritos y discursos que hoy tienen plena vigencia. Cules piensas t que son las ideas fundamentales que el CHE nos leg?

En primer lugar, el Che nos dej una sorprendente concepcin sobre la importancia de una tica nueva en el hombre como protagonista principal de la construccin de la nueva sociedad, concedindole a ello una importancia tal como la tiene la creacin de la base tcnico material del socialismo. No en balde expres: "Para construir el comunismo, simultneamente con la base material hay que hacer el hombre nuevo".

Todo su ideario representa un valioso sistema de ideas encaminadas a lograr la construccin de una sociedad novedosa y ms justa, que descanse sobre la base del desarrollo de la eficiencia y la productividad del trabajo, acompaado de la formacin de un hombre pleno de nuevos valores y principios ticos. Su concepcin sobre el trabajo voluntario representa uno de los pilares de esa simbiosis.

Sin proponrselo, el Che encarn la quintaesencia de ese hombre nuevo: multifactico, creativo, asombrosamente humano, solidario y, sobre todo, comprometido hasta el tutano con la transformacin de su realidad en una mucho mejor para sus contemporneos.

Una de sus ms importantes concepciones se refiere al papel del Partido como vanguardia de toda la sociedad, ideas que no se refieren exclusivamente a la construccin del socialismo, sino a todo su desempeo social en cualquier momento histrico. Para el Che, el Partido debe ser fuente de inspiracin; capaz de impulsar y de guiar; responsable de organizar y agrupar a las masas; dispuesto siempre a educar y a ser ejemplo para todos; capaz de buscar soluciones creativas y dejar a un lado el anquilosamiento y la receta; capaz de mostrar las mejores y ms consecuentes alternativas; pero, sobre todo, capaz de aprender de las propias masas y nutrirse de ellas.

Su internacionalismo, su llamado a sentir en carne propia las desdichas que afectan a todos los hombres del mundo como suyas propias, es tal vez su mayor contribucin a los hombres de nuestro tiempo. Y lo demostr no solo con la palabra sino mediante cada uno de sus actos. El Che fue entrega total a la causa de los oprimidos y, parafraseando a Mart, con los pobres de la tierra quiso (y lo hizo) ech su suerte.

Por tanto, cuando se acerca el 40 aniversario de su desaparicin fsica, creo que la mejor manera de honrar al Che es no imitarlo simplemente, sino estudiarlo e incorporar a cada uno de nuestros actos cotidianos su propia tica, su modestia, su humanismo a ultranza y, sobre todo, su entrega desinteresada a los dems.

La CIA , las mafias contrarrevolucionarias de Miami, los lbelos al servicio del imperialismo yanqui y un sinnmero de mercenarios que presumen de escritores como lvaro y Mario Vargas Llosa, Plinio Apuleyo Mendoza, Carlos Alberto Montaner, Carlos Castaeda han emprendido una nueva campaa de difamacin contra el CHE. Qu propsitos y qu razones consideras t que estn detrs de sta campaa propagandstica de desprestigio?

La guerra ideolgica contra nuestros pueblos, capitaneada por el imperialismo y sostenida por traidores y marionetas de turno, no tiene otro propsito que arrebatar y despojar a los mismos de sus ms preciadas banderas.

Difamar al Che, estigmatizarlo y despojarlo de su luz propia, presentndolo como soador o aventurero e, incluso, contraponindolo a la Revolucin Cubana y a sus lderes, son miserables maniobras cuya ponzoosa intencin no tendr xito.

Todos aquellos que lo atacan y denigran, no trascendern como ha logrado hacerlo su ejemplo por ms de cuatro dcadas y como lo har para las generaciones futuras.

Tu padre, Carlos Conrado de Jess Alvarado Marn, conoci al CHE. Qu enseanzas y recuerdos tienes en tu memoria que te haya trasmitido tu padre respecto del CHE?

Para mi padre, que conoci al Che cuando el imperialismo yanqui destrua los sueos emancipadores de los guatemaltecos en 1954, mediante una criminal agresin que dio al traste con la Revolucin del 44, ste se convirti siempre en un modelo a seguir. Tal vez por ello no vacil en apoyarlo en sus planes redentores para Amrica Latina.

Siempre nos aconsej a imitarlo y lo puso ante nosotros como un modelo de revolucionario.

An recuerdo una ocasin en que el Che lleg a la Casa de las Amricas, en ocasin de celebrarse un 26 de julio, y nosotros, nios an, nos dispusimos ir a saludarlo cuando hizo su entrada al inmenso saln, entonces recibimos una fuerte reprimenda de pap. Serio y enojado nos dijo:

- No vayan para all, que al Che no le gusta la guataquera.

Para sorpresa nuestra, fue el propio Che quien se acerc a la mesa y nos salud un rato despus.

Mercy, el seudnimo que utiliz tu padre como combatiente de la seguridad del Estado Cubano, fue encomendado para cumplir una misin en Bolivia en el ao 1966, la cual lamentablemente no tuvo un resultado positivo por un descuido que cometi. El Che desconoca de las razones por las cuales Mercy haba fallado en su tarea, lo cual le llev a escribir un pasaje en su diario de campaa en Bolivia acusndolo de malversacin o algo ms grave. Cmo asumi tu padre esto?

Estoy seguro que ese evento golpe a mi padre hasta el da de su muerte, ocurrida en noviembre de 1997, treinta aos despus de la desaparicin fsica del Che.

Un conjunto de circunstancias impidieron al Che conocer la verdad sobre lo ocurrido, lo que le hubiera permitido corroborar que mi padre nunca haba traicionado su confianza y se mantena fiel a l y a la lucha revolucionaria de nuestros pueblos.

Mi padre, aunque sufri, supo crecerse ante la adversidad y se mantuvo luchando por la revolucin latinoamericana, por Cuba y por sus ideas. No hubo, me atrevo a decirlo, hecho sobresaliente en la lucha de nuestros pueblos en que no haya estado presente de manera solidaria y annima. Fue un hombre que nunca quiso mritos para s y lo demostr el hecho de que solo despus de su muerte conocimos la verdad: fue luchador annimo de la Seguridad cubana durante ms de 37 aos, toda una vida.

En un artculo de Ulises Estrada Lescaille publicado en la revista Tricontinental No. 154, Ao 37, 2003, titulado Ya podemos hablar de Mercy, el autor cita las palabras del Comandante Manuel Pieiro Losada, Barbarroja, el da de la muerte de tu padre: Hoy dejamos aqu a Carlos, con la certeza de que algn da los pioneros cubanos podrn conocer mejor la vida de este hombre, que fue modelo a seguir por todos los revolucionarios latinoamericanos. A todos nos queda el compromiso de hablar de l, cuando se pueda hacerlo, y decir quin fue este hombre en realidad. Hblanos un poco ms de la vida de tu padre?

Hombre sencillo, de extraccin humilde, fue uno de los ltimos defensores de la Revolucin Guatemalteca del 44. Con un reducido grupo de policas, jvenes comunistas y estudiantes, ocup el ltimo reducto atacado por los invasores de Castillo Armas.

Ya en el exilio argentino, en medio de la pobreza, molde su carcter y se convirti en un revolucionario convencido. Se code con lderes y militantes comunistas y se convirti en dirigente sindical de los trabajadores del calzado.

Al conocer que en Cuba se libraba una guerra emancipadora, trat de incorporarse a la misma con un grupo de compaeros.

Ya en Cuba, luego de arribar en 1959, se convirti en miliciano y dio lo mejor de s por ayudar a la Revolucin. En 1961 combati de manera directa a los grupos contrarrevolucionarios y se incorpor a los rganos de la Seguridad del Estado en 1960.

En el frente heroico de la defensa de Cuba le correspondi el mrito de haber sido el primero, o uno de los primeros, que march al exterior a enfrentar a sus enemigos. Sus largos aos de entrega a la causa cubana y de Latinoamrica son conocidos hoy, aunque todava deban permanecer en secreto, por razones obvias, los detalles sobre los acontecimientos en que particip.

Mi padre es, sin lugar a dudas, un hombre consecuente con su tiempo.

Muchas personas valiosas estuvieron ligadas al CHE, entre ellos Manuel Pieiro. Qu nos podras decir de este hombre imprescindible, a decir de Bertolt Brecht?

Poco conoc a Manuel Pieiro y es una lstima que la lucha revolucionaria nos haya colocado en frentes diferentes, lo que me impidi conocerlo mejor.

Solo una vez le vi y fue en ocasin del deceso sorpresivo de mi padre. Yo acababa de llegar de Miami y era observado con recelo por los presentes en la funeraria de Calzada y K, en El Vedado. En esos momentos yo era, simplemente, un traidor a las ideas de todos y, particularmente, a las de mi padre.

Recuerdo que un compaero habl con Pieiro y al parecer le dio a conocer mi verdadera condicin como luchador annimo de la Seguridad cubana. Entonces Barbarroja se acerc a m, me dio el psame y luego, en un rincn alejado de los dems, me abraz con efusividad.

Hoy puedo decirlo, tuve ante m a un gran revolucionario y fue un maravilloso encuentro cercano de nuestros corazones y convicciones.

La sociedad cubana est inmersa en un debate profundo sobre su presente y futuro inmediato. Fidel habl el 17 de noviembre de 2005, en un discurso sumamente crtico, que la Revolucin poda desaparecer por sus propios errores internos. El 8 de octubre de 1987, al cumplirse 20 aos del asesinato del CHE, Fidel hizo un llamado para retomar el estudio de las ideas del Comandante Guerrillero como parte del proceso de rectificacin de errores y tendencias negativas. El 26 de julio del presente ao, Ral Castro hizo una exposicin muy crtica de la realidad que vive Cuba. A partir de ese momento se ha planteado la necesidad de que el pueblo debata, cuestione, proponga. El CHE fue un duro crtico de la burocracia, de la desidia, de la inconstancia, de la falta de creatividad. En estos momentos cules de las ideas del CHE consideras que tienen ms importancia para el anlisis y debate sobre lo que est sucediendo en la vida cotidiana de las y los cubanos?

El Che siempre analiz y estudi con detenimiento la construccin del socialismo. Valor acertadamente el papel de la crtica y la autocrtica; combati denodadamente a la burocracia y a la indiferencia; fustig la corrupcin y al ablandamiento del personal administrativo; atac a lo mal hecho y advirti contra la blandenguera y el paternalismo; a la par que confi en la capacidad del Partido, de Fidel y de nuestro propio pueblo para librar cualquier batalla para salvar a la Revolucin y al Socialismo.

Hoy, por tanto, el ejemplo del Che y sus propias ideas deben convertirse en fuente de anlisis e inspiracin para combatir contra todo aquello que frena o pone en peligro a la Revolucin.

Si somos capaces, entonces, de actuar con el desinters, con la modestia y con la intransigencia del Che, saldremos adelante.

Amrica Latina vive una nueva poca. En la Repblica Bolivariana de Venezuela la Revolucin Socialista comandada por el presidente Hugo Rafael Chvez Fras avanza a pasos de gigante. En Bolivia los oligarcas racistas no han podido derrotar el proyecto nacionalista liderado por Evo Morales. En Ecuador el pueblo le ha dicho basta a la partidocracia y a la derecha corrupta. El CHE ha vuelto al camino con su adarga al brazo?

Indudablemente, la semilla sembrada por el Che en Amrica Latina ha comenzado a dar sus frutos. Su lucha a favor de las masas hambrientas y explotadas de nuestro continente, as como su preocupacin porque las mismas sean capaces de encontrar las vas adecuadas en cada momento histrico para su emancipacin, estn vigentes en los cambios que se experimentan hoy en pases como Venezuela, Bolivia y Ecuador, as como en el incremento de las luchas de los movimientos sociales.

El Che se convirti en bandera movilizadora y su ejemplo es una de las motivaciones principales para los luchadores de hoy. No hay un solo movimiento emancipador, marcha reivindicadora, discurso a favor del cambio social, protesta y bsqueda de un mundo mejor, en que no estn presentes su imagen y su ideario. Inobjetablemente, el Che perdura en las ansias de justicia que l defendi con total consecuencia y conviccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter