Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2007

Entonces, qu pasa con Irn?

Uri Avnery
Rebelin

Traducido por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.


Un respetado peridico estadounidense public una informacin exclusiva esta semana: El vicepresidente Dick Cheney, el rey de los halcones, ha trazado un maquiavlico plan para atacar a Irn. Su punto principal: Israel empezar bombardeando una instalacin nuclear iran, Irn responder lanzando misiles sobre Israel y esto servir de pretexto para un ataque estadounidense a Irn.

Ilgico? No, realmente. Es ms bien como lo que pas en 1956. Entonces Francia, Israel y Gran Bretaa planearon en secreto atacar a Egipto para derribar a Gamal Abd-al-Nasser ("cambio de rgimen" en la jerga de hoy). Se acord que Israel lanzara paracaidistas cerca del Canal de Suez y el conflicto resultante servira de pretexto para que los franceses y britnicos ocuparan el rea del canal para "asegurar" el viaducto. Este plan se llev a cabo (y fue un fracaso rotundo).

Qu nos pasaran si aceptramos el plan de Cheney? Nuestros pilotos arriesgaran sus vidas para bombardear las instalaciones iranes bien defendidas. Despus los misiles iranes lloveran sobre nuestras ciudades. Cientos, quizs miles de muertos. Todo esto para proporcionar a los estadounidenses un pretexto para ir a la guerra.

Se mantendr el pretexto en pie? En otras palabras, est EEUU obligado a entrar en guerra a nuestro lado, incluso cundo esa guerra la provocamos nosotros? En teora la respuesta es s. Los acuerdos actuales entre EEUU e Israel dicen que el primero tiene que acudir en ayuda de Israel en cualquier guerra, quienquiera que la empiece. Hay alguna esencia en esta filtracin? Es difcil saberlo, pero refuerza la sospecha de que un ataque a Irn es ms inminente de lo que la gente imagina.

Bush, Cheney y compaa, piensan de veras atacar Irn?

No lo s, pero mi sospecha es que su pujanza se vuelve ms fuerte.

Por qu? Porque George Bush est acercndose al final de su mandato. Si acaba con las cosas de la manera en que estn ahora se le recordar como un muy malo -si no el peor- presidente en los anales de la repblica. Su mandato empez con la catstrofe de las torres gemelas, que no reflej ninguna gran credibilidad de las agencias inteligencia, y acabar con un doloroso fiasco en Iraq.

Queda slo un ao para hacer algo impresionante y salvar su nombre en los libros de historia. En tales situaciones los lderes tienden a buscar aventuras militares. Teniendo en cuenta los rasgos de carcter demostrados por este hombre, la opcin de la guerra, de repente, parece totalmente aterradora.

Bien es verdad que el ejrcito de EEUU est clavado en Iraq y Afganistn. Incluso gente como Bush y Cheney no pueden soar, en este momento, con invadir un pas cuatro veces ms grande que Iraq y con tres veces su poblacin.

Pero tambin es bastante posible que los traficantes de la guerra le estn susurrando en la oreja a Bush: Qu le preocupa? No hay necesidad de una invasin. Basta con bombardear Irn como bombardeamos Serbia y Afganistn. Usaremos las bombas ms inteligentes y los misiles ms sofisticados contra los aproximadamente dos mil objetivos para destruir no slo las instalaciones nucleares iranes sino tambin sus instalaciones militares y dependencias gubernamentales. "Los bombardearemos hasta hacerlos retroceder a la edad de piedra", como dijo una vez un general estadounidense sobre Vietnam, o "atrasar su reloj 20 aos", como el general de la fuerza area israel, Dan Halutz, dijo a propsito de Lbano.

Esa es una idea tentadora. EEUU slo tendra que usar su poderosa fuerza area, misiles de todo tipo y los portentosos portaviones que ya estn desplegados en el Golfo Prsico/rabigo. Todos ellos pueden entrar en accin en cualquier momento con un corto aviso. Para un presidente fracasado que se acerca al final de su mandato, la idea de una guerra fcil y corta debe de tener una inmensa atraccin. Y este presidente ya ha mostrado lo duro que es para l resistirse a tentaciones de este tipo.

Semejante operacin sera, de hecho, un "pedazo de pastel" en lenguaje estadounidense?

Lo dudo.

Incluso las bombas "inteligentes" matan personas. Los iranes son orgullosos, resueltos y un pueblo altamente motivado. Sealan que durante dos mil aos nunca han atacado a otro pas, pero durante los ocho aos de guerra Irn-Iraq han demostrado ampliamente su determinacin defendiendo lo suyo cuando los atacan.

Su primera reaccin a un ataque estadounidense sera cerrar el estrecho de Ormuz, la entrada al Golfo. Eso estrangulara una gran parte del suministro de crudo del mundo y causara una crisis econmica global sin precedentes. Para abrir el estrecho (si es que fuera posible de algn modo), el ejrcito de EEUU tendra que tomar y mantener grandes reas del territorio iran.

La guerra corta y fcil se convertira en una guerra larga y dura. Qu significa eso para nosotros en Israel?

Puede haber pocas dudas de que si atacamos, Irn responder como ha prometido: bombardendonos con los misiles que est preparando para este preciso propsito. Eso no pondr en peligro la existencia de Israel, pero no ser agradable.

Si el ataque estadounidense se convierte en una larga guerra de desgaste y el pblico de EEUU llega a verla como un desastre (como est pasando ahora mismo con la aventura iraqu), algunos echarn la culpa ciertamente a Israel. No es ningn secreto que el lobby pro Israel y sus aliados -los neoconservadores (principalmente judos) y los cristianos sionistas- estn empujando a los estadounidenses a esta guerra como los empujaron a la de Iraq. Para la poltica israel los esperados beneficios de esta guerra pueden convertirse en prdidas gigantes; no slo para Israel, sino tambin para la comunidad juda estadounidense.

Si el presidente Mahmoud Ahmadinejad no existiera, el gobierno israel habra tenido que inventarlo.

l tiene casi todo lo que uno podra desear para un enemigo. Tiene la boca muy grande. Es un fanfarrn. Disfruta provocando escndalos. Es un negador del Holocausto. Profetiza que Israel "desaparecer del mapa" (aunque no dijo, como falsamente se inform, que l borrara del mapa a Israel.)

Esta semana, el lobby pro Israel organiz grandes manifestaciones contra su visita a Nueva York. Fueron un gran xito para Ahmadinejad. Ha visto cumplido su sueo de convertirse en el centro de la atencin mundial. Se le ha dado la oportunidad de expresar sus argumentos contra Israel -alguno ultrajante, alguno vlido- ante el pblico de todo el globo.

Pero Ahmadinejad no es Irn. Es cierto que ha ganado unas elecciones populares, pero Irn es como los partidos ortodoxos de Israel: no son sus polticos los que cuentan, sino sus rabinos. La direccin religiosa chi toma las decisiones y manda en el ejrcito, y este cuerpo no es ni fanfarrn ni vendedor de escndalos. Acta con mucha cautela.

Si Irn estuviera tan vido por obtener una bomba atmica habra actuado en total silencio y mantenido el secreto tanto como le fuera posible (como hizo Israel). El fanfarroneo de Ahmadinejad daara este intento ms de lo que cualquier enemigo de Irn pudiera hacerlo.

Es muy desagradable pensar en una bomba atmica en manos de los iranes (de hecho, en cualquier mano). Espero que se pueda evitar ofreciendo incentivos y/o sanciones imponentes. Pero aun cuando esto no tuviera xito, no sera el fin del mundo ni el fin de Israel. En esta rea, ms que en cualquier otra, el poder disuasivo de Israel es inmenso. Ni siquiera Ahmadinejad se arriesgar a un intercambio de reinas: la destruccin de Irn por la destruccin de Israel.

Napolen dijo que para entender la poltica de un pas uno slo tiene que mirar el mapa.

Si lo hacemos, veremos que no hay ninguna razn objetiva para la guerra entre Israel e Irn. Al contrario, durante mucho tiempo Jerusaln crey que los dos pases eran aliados naturales.

David Ben-Gurion defendi "la alianza de la periferia". Le convencieron de que todo el mundo rabe es enemigo natural de Israel y que, por consiguiente, deben buscarse aliados en los mrgenes del mundo rabe -Turqua, Irn, Etiopa, Chad etc.- (l tambin buscaba aliados dentro del mundo rabe; comunidades que no fueran rabes sunes, como los maronitas, coptos, kurdos, chies y otros).

En tiempos del Sah existieron vnculos muy estrechos entre Irn e Israel, algunos positivos, algunos negativos y otros completamente siniestros. El Sah ayud a construir un oleoducto de Eilat a Askelon para transportar crudo iran al Mediterrneo circunvalando el Canal de Suez. El servicio secreto del interior israel (Shabak) entren a su contraparte iran de mala fama (Savak). Israeles e iranes actuaron juntos en el Kurdistn iraqu y ayudaron a los kurdos contra sus opresores rabes sunes.

La revolucin de Jomeini, al principio, no acab con esta alianza, slo la llevo a la clandestinidad. Durante la guerra Irn-Iraq, Israel proporcion armas a Irn porque tena asumido que cualquiera que combate contra los rabes es nuestro amigo. Al mismo tiempo los estadounidenses se las proporcionaban a Sadam Husein; uno de los casos raros de una clara divergencia entre Washington y Jerusaln. Esto estaba conectado con el asunto Irn-contra, cuando los estadounidenses ayudaron a que Israel vendiera armas a los Ayatols.

Hoy una lucha ideolgica se encarniza entre los dos pases, pero es principalmente una lucha en mbitos retricos y demaggicos. Me atrevo a decir que a Ahmadinejad le importa un comino el conflicto israelo-palestino, slo lo emplea para hacer amigos en el mundo rabe. Si yo fuera palestino no confiara en l. Antes o despus la geografa nos lo dir y las relaciones entre Israel e Irn volvern a lo que eran; esperemos que sobre una base ms positiva.

Me hallo en condiciones de predecir una cosa en confianza: quienquiera que empuje a la guerra contra Irn va a lamentarlo.

En algunas aventuras es fcil entrar pero muy difcil conseguir salir.

El ltimo en descubrirlo fue Sadam Husein. Pens que sera un paseo militar; despus de todo, Jomeini haba matado a la mayora de los oficiales, sobre todo a los pilotos, del ejrcito del Sah. Crey que un golpe rpido iraqu sera suficiente para provocar el derrumbamiento de Irn. Tuvo ocho largos aos de guerra para lamentarlo.

Tanto los estadounidenses como nosotros podemos notar dentro de poco que el barro iraqu es como crema batida en comparacin con el cenagal Iran.

Original en ingls: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1191034415/

Carlos Sanchis y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter