Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-10-2007

Alberto Granado: amigo de ideales y andares del Che Guevara

Jos A. Buergo Rodrguez
Rebelin


Alberto Granado encarna una especie de puente espiritual, histrico, entre su viejo amigo y compaero Ernesto Guevara, cuando an no era el Che y despus de serlo.

Lo asedian todo el tiempo y ya pasa los 85 aos. Vive orgulloso de su condicin y con la sencillez de los grandes.

El "profe" que nos contaba ancdotas del Che cuando entramos a trabajar hace 25 aos al CENSA, un centro de investigaciones de sanidad agropecuaria, que fue algo as como el ltimo reducto laboral de alguien que hace de la modestia una conducta, an sabindose historia viva.

Por Granado, muchas generaciones de jvenes disfrutaron de sus inagotables palabras para describirnos al Che, siempre cerrando aquellas reflexiones pblicas con su apreciacin de que el Che est vigente, pues fue un hombre extraordinario, s, por sus valores ticos y principios revolucionarios, pero un hombre al fin, con la gran carga de cualidades que nos hacen comunes seres humanos. El Che est en todas partes donde se encuentren hombres que se enfrenten y luchen contra las injusticias, est en el ejemplo cotidiano de los que anteponen el bien comn sobre el bien personal.

Haba ledo yo su libro "Con el Che por Sudamrica, y result tan tremendamente impactante, por la naturalidad y su belleza narrativa, que una vez terminado comenc de nuevo.

Cuando se lee su singular "Diario", en sus detalles y ancdotas uno descubre ms que el espritu de aventura de dos jvenes intrpidos, la necesidad de comulgar en la prctica el sentimiento de rebelda y de justicia que llevaban ambos, devenidos con el tiempo revolucionarios.

Ya se han cumplido 55 aos de que Alberto Granado y Ernesto Guevara realizaran su recorrido por Amrica del Sur, saliendo desde Argentina, pasando por Chile, Per, Bolivia, Colombia y concluyendo en Venezuela.

Dedicaron 7 meses a una experiencia que pudiera calificar como una aventura turstica, de acuerdo a la edad de ambos (30 y 24 aos respectivamente), sin embargo, cuando se lee el texto de tan singular libro, al emprender ambos aquel proyecto, llevaban implcito visos de libertadores, iban a la bsqueda, sin saberlo, de su verdadera identidad y destino, rompiendo las fronteras geogrficas y desbordando el espritu y el pensamiento de ambos hacia una patria mucho mas grande: Latinoamrica.

El hombre es un producto del medio. La gentica puso en ellos quizs factores predisponentes a la audacia y a la temeridad, pero el medio en que vivieron, la sociedad donde les toc crecer y el propio aprendizaje de sus vidas en ese tortuoso camino por Sudamrica, como una fragua, fueron templando el espritu y el pensamiento de estos dos admirables amigos.

Hay que leer por obligacin de justicia histrica el diario y aparece ante nosotros esa metamorfosis de hombres ntegros, en revolucionarios consecuentes.

Por preferir escribir para Chile especialmente, volv a releer el libro y precisar sus valoraciones al paso por este pas entre febrero 14 de 1951 y marzo 23 del propio ao.

El libro de Alberto Granado "Con el Che por Sudamrica", en la edicin de 2005 tiene una sencilla y abarcadora dedicatoria: Al Che, y de qu otro modo podra ser viniendo de tan entraable amigo, que le conoci como nadie?

Es un pequeo libro que tiene 172 pginas dedicadas ntegramente al diario y de ellas, 36 referidas a Chile, es decir que el 20% de esa extraordinaria pieza de testimonios, vivencias y sueos es dedicado al pas columnar que mas policroma de tierra y cielo tiene la Amrica.

Por ese tiempo, como bien seala Granado, "Deba conocer el mundo, pero primero Latinoamrica, mi sufrido continente". El viaje concebido por l y para l desde 1940, incorpora en la nmina a Ernesto Guevara de la Serna, (el Pelao primero, el Fser despus) en 1942 cuando este tenia 14 aos de edad y solo cuando ya han transcurrido 10 aos de intentos inconclusos, es que ponen finalmente manos a la obra.

En 1952, en menos de dos meses, los dos amigos recorren Chile. Viniendo de Argentina, embarcaron su motocicleta y cruzaron el lago Nahuel Haup, siguiendo por varios puertos y as llegaron a Lautaro. En moto continuaron por Osorno, Temuco, Los ngeles y ya en Santiago de Chile deciden continuar sin la impedimenta en que se convirti la moto. Siguen a Valparaso, tierra natal de Salvador Allende, "una de las ciudades mas bonitas y ms estratgicamente situadas de todo Chile"; a decir de Granado. Visitan entonces Antofagasta, Baquedano, Chuquicamata, Iquique, Arica y cuando emprendieron camino rumbo a Tacna, escribi Granado en su diario: "Parece que fue ayer, pero hoy se cumplen 38 das que pisamos tierra chilena en Casa Pangue, a 3500 kilmetros al sur.

Hemos conocido desde los hermosos lagos sureos, con su clima fro y sus continuas lluvias, pasando por la regin central feraz y poblada de hermosas ciudades, hasta uno de los desiertos ms grandes, ricos y secos del mundo. Pero sobre todo hemos conocido y corroborado que todo lo mejor y ms generoso est en el pueblo humilde, y que no nos hemos equivocado al elegir, entre el pobre y el rico, al primero, y lo revolucionario, antes que lo reaccionario o el conformismo".

Quien as escribi de Chile, mereca ser entonces el mejor amigo del Che Guevara.

Los uni, desde que se conocieron, la inteligencia natural, la avidez por el conocimiento y la innata condicin de jvenes revolucionarios. La vida lo demostrara.

Parece premonitorio, pero fue as, un 26 de julio de 1952 cuando ambos amigos se despidieron en Caracas, luego de enlazar seis pases en algo ms de 200 das de andares y avatares, estaban a un ao exacto de la gesta heroica de los cubanos que asaltaron el Cuartel "Moncada", principal baluarte militar de la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba; gesta que devendra motor impulsor de las luchas libertarias por la definitiva independencia de Cuba y de otros procesos insurgentes en este continente en las postrimeras del siglo pasado.

Y es que Ernesto Guevara, que an no era el Che de la "Sierra Maestra", haba estado nutriendo su espritu de redentor de pueblos, en su andar por Sudamrica.

Faltaban algunos aos para que conociera a los cubanos revolucionarios que se preparaban en Mxico, para luego venir junto a ellos. Antes, inclusive, hay que destacar en la formacin del carcter y el temple de su espritu, el aporte que, sin lugar a dudas, debe haber brindado aquella gratificante experiencia, de vivir, codo a codo con el mosaico de nuestra rica geografa latinoamericana y con el mestizaje de razas, culturas y estratos sociales que conocieron ambos.

Alberto Granado no solo fue el entraable amigo en el concepto ms tradicional, fue el impulsor de ideas, quien cataliz la rebelda y la temeridad de Ernesto Guevara y lo llev junto a l como su escudero, confundindose a esta altura de la historia quien fue Sancho y quien el Quijote.

Como una pincelada de las cualidades e influencia mtua entre estos dos amigos, est la tenacidad de Ernesto Guevara, la cual Granado describi fuera del libro, en una de sus tantas ancdotas contadas, donde he sido testigo: puesto a prueba el joven Ernesto, para conocer su capacidad fsica en el duro deporte del Rugby y ante la duda de que el muchacho pudiera dar la talla, Granado le impuso la difcil condicin de saltar una varilla alta y dejarse caer luego, procurando de esta forma desestimularlo, a lo cual el joven Ernesto, salt tan seguido y repetidas veces, que Granado le indic apresuradamente parar, al ver tanto arrojo e insistencia. No hubo ms remedio que admitir al Fuser en el equipo.


Pasaron los aos y ambos dejaron una huella imborrable en el tiempo.

Granado ha asegurado que: " de Ernesto, aprend a mantener la tica, a decir siempre la verdad y a dar el ejemplo". Valores que como tributo de enseanza, legara el inmortal Guerrillero Heroico para l y a quienes pretendan seguir su ejemplo.

Es muy reconfortante la lectura de este libro referido, pues no es difcil ubicarse en el escenario de cada acontecimiento y volver a vivir la historia. La rica historia de un amigo de ideales y andares del Che Guevara.

"Con el Che por Sudamrica" es algo ms que una narrativa historia, es un testamento poltico de lo que faltaba y falta por hacer an en esta Amrica nuestra que tanto soaron Bolvar y Mart, Guevara y Allende.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter