Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2007

El petrleo y los alimentos

Juan Carlos Guerra


Un mundo sin petrleo amenaza nuestra posibilidad de acceder a los alimentos. Para muestra un dato: El 17% de la energa consumida en el mundo se utiliza en la produccin, distribucin y suministro de productos agrcolas. Este porcentaje se divide de la siguiente manera: 4% a la produccin; 5% al procesamiento; 8% al transporte y distribucin desde la granja hasta los supermercados. [1]

Dado que el comn de nosotros se limita a ir al supermercado a comprar sus alimentos, muchas veces no nos damos cuenta de todo el proceso que agotan esos productos antes de llegar a las gndolas de esos establecimientos. No advertimos que la agricultura moderna depende casi totalmente del petrleo.

El motor de gasolina aplicado a los tractores, los camiones, las maquinas cosechadoras, ha reemplazado a la fuerza humana y a la de los caballos, mulas y bueyes como fuente primaria de energa en la granja. Y no solo en la siembra y el transporte esta la dependencia del petrleo en la agricultura: la produccin intensiva de los alimentos tambin esta altamente influenciado por los hidrocarburos.

El uso de fertilizantes y pesticidas derivados de productos petroqumicos han servido de buja esencial para que la agricultura dejara de ser una actividad familiar para convertirse en una industria y abastecer la alta demanda de una poblacin que ha crecido vertiginosamente en el ltimo siglo.

El uso de fertilizantes y pesticidas comenz en el ao 1950. A partir de esa fecha la demanda de fertilizantes creci de 13 millones a 150 millones de toneladas en el ao 2005 y la de pesticidas paso de 90,000 kilos en 1950 a 3,200 millones de kilos en 2005, segn el Informe sobre Pesticidas y Fertilizantes de la Agencia para la Proteccin del Medio Ambiente.

La mecanizacin de la agricultura, el uso de fertilizantes y pesticidas derivados del petrleo, as como la introduccin de avances en las tcnicas de cultivo, han disparado la produccin alimentaria, a la vez que han reducido la cantidad de mano de obra humana en la granja.

En un articulo publicado recientemente en la revista Science, titulado "The Mechanization of Agriculture" (La mecanizacin de la agricultura) se arroja el siguiente dato: "En 1850, un solo agricultor generaba alimentos suficientes para mantener a cuatro personas. En la actualidad, un solo agricultor genera alimentos en cantidad suficiente para mantener a setenta y ocho personas. La productividad agrcola aumento un 25% en los aos cuarenta, un 20% en los cincuenta, un 17% en los sesenta, y mas del 28% en la dcada de los ochenta."

Ese aumento de la productividad agrcola se ha hecho a costa de incrementar la cantidad de petrleo consumido en el proceso. Segn Jeremy Rifkin en su famoso libro La economa del Hidrogeno: "Para producir una lata de cereales de 270 caloras, el granjero consume la ingente cantidad de 2,790 caloras para mantener la maquinaria en funcionamiento y obtener los fertilizantes y los pesticidas. As pues, por cada calora de energa producida, el tecnificado granjero termina consumiendo diez caloras de energa." (p. 239).

Otro dato mas revelador que el anterior es sacado a relucir por David Pimentel en su estudio titulado "Food, Energy and Society" hecho para la Cornell University, de la ciudad de Ithaca en New York: "Un vehiculo que consume 4 litros de gasolina (un galn) por cada 50 Km.; en diez Km. quema la cantidad de gasolina necesaria para producir una barra de pan". Impresionante.

Un elemento importante es el referente al dao que causa en el suelo el uso de pesticidas y fertilizantes. El suelo se erosiona dada la alta cantidad de estos productos utilizada para aumentar su productividad. La contaminacin que se deriva de los fertilizantes es responsable de la mitad de la contaminacin actual del agua y de dos tercios de nuestros residuos slidos.

El uso de pesticidas no es menos daino, pues contribuyen tambin a la degradacin del suelo. Para que tengamos una idea clara de lo que estamos diciendo, baste explicar que en el suelo habitan millones de bacterias microscpicas, hongos, algas y protozoos, as como gusanos y artrpodos que tienen la tarea de mantener la fertilidad y la estructura del suelo. Los pesticidas al destruirlos aceleran su proceso de agotamiento y erosin.

Los seres humanos consumimos cada vez mas energa para producir alimentos, pero esta produccin es siempre menor al consumo. Segn C. Ponting en su libro Historia Verde del Mundo: "En las dos primeras dcadas de intensa explotacin agrcola basada en productos petroqumicos que vinieron despus de la Segunda Guerra Mundial, el consumo total de energa en el sector agrcola aumento un 70%, pero la produccin alimentaria solo creci un 30%."

Como hemos visto el crecimiento de la produccin agrcola, a travs de la mecanizacin y el uso de fertilizantes y pesticidas, ha llevado consigo un aumento significativo del consumo de petrleo generando mayores emisiones de CO2. Lo que nos deja con una conclusin preocupante dadas sus implicaciones: la agricultura intensiva es uno de los principales agentes para el calentamiento global.

Conclusin confirmada por Rifkin en su ya mencionada obra con el siguiente dato: "Para responder a la demanda anual de carne de una familia media de cuatro personas es necesario consumir mas de 984 litros (260 galones) de combustibles fsiles. La quema de estos combustibles libera en la atmsfera 2,25 toneladas adicionales de CO2, la misma cantidad que emite un vehiculo medio en seis meses de funcionamiento normal." (op. Cit. Pg. 244).

Dado este panorama estamos ante la grave perspectiva de que los costos para la produccin de alimentos aumente en tal magnitud que cuando entremos en la poca en que la produccin petrolera llegue a su techo, cientos de millones de seres humanos no estarn en condiciones de adquirir los alimentos necesarios para garantizar la propia subsistencia y la de sus familias. Esto sin contar con que actualmente hay 854 millones de personas que padecen de hambre y desnutricin.

Ciertamente, la humanidad esta hoy enfrentada a problemas que amenazan su propia existencia. Decir que el fin de la especie humana esta cerca, seria un gigante acto de alarmismo, los seres humanos todava estamos a tiempo de salir victoriosos ante estos retos. Indudablemente, a la civilizacin humana como hoy la conocemos le quedan pocas dcadas. Probablemente en el ltimo tercio de este siglo sentar sus bases una nueva civilizacin que regir al planeta por los prximos siglos.

Es nuestro deber asegurar primero, que el fin de la humanidad no llegue con el final de esta civilizacin. Y segundo, tan importante como lo primero, garantizarle a esas generaciones la construccin de su nueva civilizacin a partir de un mundo en donde la desigualdad, la guerra y la pobreza sean solo captulos de los libros de historia.

La especie humana esta en peligro. Pero aun puede salvarse y ser mejor.



[1] Beyond Oil, J. Gever, University Of Colorado, 1991, pag. 172.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter