Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-10-2007

En memoria del Che Guevara

Decio Machado
Diagonal


8 de octubre, 40 aos atrs. No haba cumplido un ao an la guerrilla en Bolivia. La situacin era mala, el Ejrcito les pisaba los talones, el apoyo popular era escaso y las organizaciones de la III Internacional les daban la espalda.

Meses antes haba escrito su Mensaje a los Pueblos del Mundo, que contiene sus afirmaciones ms radicales y contundentes: la guerra mundial abierta contra EE UU, en abierta contradiccin con la coexistencia pacfica que entonces sostena la URSS y los partidos comunistas latinoamericanos. Encabez ese documento con la frase: Crear dos, tres... muchos Vietnam, es la consigna.

Una guerrilla diezmada, donde apenas quedan 17 combatientes, es sorprendida en la Quebrada del Yuro. El Che ordena sacar a los enfermos y se queda con el resto para hacer frente a los militares. Harry Villegas, alias Pombo, uno de los cinco sobrevivientes, cont as ese momento: Yo pienso que l pudo escapar. Pero traa un grupo de gente enferma que no se poda desplazar a la misma velocidad que l. Cuando el Ejrcito comienza la persecucin, decide pararse y dice a los enfermos que sigan. Entre tanto el cerco se va cerrando. Sin embargo, los enfermos logran salir (...). El Che y el resto de compaeros aguantan. Cuando van a continuar, el cerco se cerr y entonces se produce el enfrentamiento directo.

Apunte bien, va a matar a un hombre Tras tres horas de combate es herido y apresado. Le quedan horas de vida. El sargento Mario Tern entra en una sala de la escuelita de La Higuera, donde haba sido confinado el Che. Segn declar a la prensa: se fue el peor momento de mi vida. Cuando llegu, el Che estaba sentado en un banco. Al verme me dijo: Usted ha venido a matarme. Yo me sent cohibido y baje la cabeza sin responder. Entonces me pregunt: Qu han dicho los otros? (refirindose a los guerrilleros Willy y Chino). Le respond que no haban dicho nada, y el contest: Eran unos valientes!. Yo no me atreva a disparar, en ese momento vi al Che grande, muy grande, enorme. Sus ojos brillaban intensamente. Sent que se me echaba encima y cuando me mir fijamente, me dio un mareo. Pens que con un movimiento rpido el Che podra quitarme el arma. Pngase sereno - me dijo- y apunte bien! Va a matar a un hombre!. Entonces di un paso atrs, hacia el umbral de la puerta, cerr los ojos y dispar la primera rfaga. El Che, con las piernas destrozadas cay al suelo, se contorsion y empez a regar muchsima sangre. Yo recobr el nimo y dispar la segunda rfaga, que lo alcanz en un brazo, en el hombro y en el corazn. Ya estaba muerto.

La historia 40 aos despus an tiene cosas que decir sobre las razones que llevaron a Guevara al callejn sin salida de la selva de ancahuaz. Enviado al mundo de los mitos por dos rfagas de fusil automtico por orden del agente cubano de la CIA Flix Rodrguez. Hoy la Historia nos indica que mataron a un hombre, pero no su leyenda. El fotgrafo Freddy Alborta inmortaliz su cuerpo sin vida expuesto por los militares en la lavandera del hospital de Vallegrande, donde fue trasladado despus de muerto. Lo haya querido o no el autor, la imagen de Guevara tendido sobre los pilones de un lavadero recuerda a Cristo. Su mirada ausente de muerto irradiaba una extraa inocencia, acentuada por sus labios entreabiertos, semi sonrientes en el rictus mortis.

Hoy los campesinos de esta regin de Bolivia han hecho un santuario en ese lugar. Es la religiosidad verdadera que inspira el Che para millones de personas de todo el planeta. Su legado Presentar al Che como un soador o aventurero es errneo, su imagen guerrillera tap al terico socialista de pensamiento crtico y rebelde. Guevara critic fuertemente las contradicciones del sistema econmico socialista de la URSS, China y dems naciones bajo su rbita. En las notas de Praga, tras su salida de frica, el Che denuncia que, de no ser rectificadas, las deformaciones de las sociedades socialistas conduciran a una involucin del sistema de impredecibles consecuencias para la humanidad.

Para l, la revolucin no es, como pretenden algunos, una estandarizadora de la voluntad colectiva y la iniciativa colectiva, sino todo lo contrario, es una liberadora de la capacidad individual del hombre. Tambin se enfrenta a la tesis no debemos plantearnos la toma del poder, nacida de pensadores socialdemcratas de finales del siglo XIX y puesta de actualidad por los autores llamados posmodernos desde sus cmodos sillones acadmicos. l afronta este debate desde una prctica poltica vivida cotidianamente como una apuesta vital por la revolucin socialista. El poder es el objetivo estratgico sine qua non de las fuerzas revolucionarias y todo debe estar supeditado a esta gran consigna. La toma del poder es un objetivo mundial de las fuerzas revolucionarias.

Para Guevara, la misin de los dirigentes y de los partidos es la de crear todas las condiciones necesarias para la toma del poder y no convertirse en nuevos espectadores de la ola revolucionaria que va naciendo en el seno del pueblo. Su pensamiento prioriza el plano donde se constituye la hegemona socialista. Es ah donde deben ubicarse sus escritos sobre la necesidad de construir el hombre nuevo, la batalla por la creacin de una pedagoga del ejemplo y la moral comunista: Djeme decirle, a riesgo de parecer ridculo, que el revolucionario verdadero est guiado por grandes sentimientos de amor.

El guevarismo, junto al mariateguismo (que incluye el factor indgena en el proceso revolucionario), constituye la expresin del pensamiento poltico ms radical de Marx y Lenin, descifrados en clave latinoamericana. Pero el Che sobrevive a la crisis ideolgica tras la cada del muro de Berln. Lo logra porque su vida irradia autenticidad y radicalidad, siendo un ejemplo de coherencia de vida. Como proyecto poltico, significa una lectura del marxismo que recupera su clave antiimperialista y anticapitalista, la confrontacin por el poder y de lucha radical contra toda forma de dominacin social. Poder popular y antiestalinismo Para el Che la revolucin comienza antes de la toma del poder, con la creacin del poder popular y las zonas liberadas, se prolonga a travs de la destruccin del poder estatal, en el derrocamiento de la vieja sociedad, y ms tarde se extiende en la creacin de nuevas formas de relaciones sociales y nuevas instituciones creadas a partir de la transformacin del orden social. Antiburocrtico y antiautoritario, siempre plante la creacin del poder popular y la continuidad ininterrumpida y permanente de la revolucin contra toda burocracia. Acusado por los estalinistas de pretender exportar la revolucin por todo el mundo, hizo nfasis en la revolucin continental: No pueden confundirse los compromisos coyunturales, diplomticos o comerciales de un Estado particular con las necesidades polticas del movimiento popular latinoamericano en su conjunto.

Su internacionalismo le llam a sentir en carne propia las desdichas que afectan a todas las personas del mundo, sa fue su mayor contribucin al pensamiento contemporneo. Bolivia fue su fracaso militar y poltico. Un error de trgicas consecuencias para l y para el movimiento revolucionario del momento. Sin embargo, su legado vive: la Amrica en lucha de hoy parte del fruto de la semilla por l sembrada. Este tipo de lucha nos da la oportunidad de convertirnos en revolucionarios, el escaln ms alto de la especie humana (Diario de Bolivia, 1967).


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter