Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-11-2007

Nueve artculos, en seis secciones, de la edicin de ayer 18 de noviembre para criticar al presidente venezolano
El Pas contra Chvez, fuego a discrecin

Pascual Serrano
Rebelin


Desde Tehern, desde Caracas, desde Managua, desde Madrid, desde Londres; en el editorial, en la portada, en la revista de prensa, en el suplemento del domingo; el enviado especial, el corresponsal, el escritor consagrado, el editorialista Todas las bateras del diario El Pas en su versin de papel del domingo 18 de noviembre [1] se pusieron a disparar contra el presidente venezolano Hugo Chvez de forma sincronizada atendiendo a la misma orden militar.

No es que el presidente venezolano sea noticia ya en primera pgina, es que ya es protagonista en tres de las noticias de la portada: la que se ocupa de la Casa Real tras el incidente en la Cumbre de Santiago de Chile, la llamada del especial del Domingo que incluye foto, ttulo Por qu no se calla y subttulo Hugo Chvez utiliza el incidente con el Rey para afianzar su poder; y el anuncio del artculo de Vargas Llosa titulado El comandante y el Rey que, cmo no, se ocupa del mismo asunto.

Si abrimos el peridico y vamos recorriendo una a una las pginas encontramos de nuevo a Chvez en el artculo de anlisis internacional de Moiss Nam, ministro de Fomento bajo la presidencia de Carlos Andrs Prez, titulado El reality show de la cumbre Iberoamericana. En l se dice que los jefes de Estado de Amrica Latina estn hartos de Hugo Chvez, el narcisismo de Hugo Chvez ya fastidia hasta a sus aliados y sabemos que Chvez no se destaca por su temperamento democrtico hacia quienes discrepan de l. Obsrvese que el opinador opina en nombre de los aliados y jefes de Estado de Amrica Latina y lo que l piensa lo presenta como hecho seguro en primera persona del plural: sabemos.

En la seccin de Nacional, tenemos otra vez a Chvez, ahora en una crnica a dos pginas de Ernesto Ekaizer donde se aborda la figura y situacin del rey de Espaa. Sobre el presidente, el mismo pensamiento: explotacin del incidente por parte del presidente venezolano de cara al referndum de reforma de la Constitucin de su pas y final apotesico: Chvez se qued helado, sin reaccionar. Ahora justifica su estado de congelacin porque, dice, no les escuch. Si hasta Michelle Bachelet, al otro extremo de la mesa, escuch, cmo no iba Chvez a hacerlo cuando estaba muy cerca? Es una explicacin de consumo interno para disipar la humillacin que siente. El analista anterior de Internacional sabe lo que piensan los jefes de Estado de Amrica Latina sobre Chvez, aunque no lo digan y, ahora, ste sabe si Chvez oy o no al rey mejor que el propio Chvez.

Llegamos a la seccin de Economa, all ngeles Espinosa, desde Tehern, vuelve a aguijonear a Chvez con motivo de la cumbre de la OPEP: Tanto Ahmadineyad como Chvez apuestan por unos precios al alza para financiar sus proyectos polticos populistas.

En Opinin no iban a ser menos. De entrada le tienen reservado un editorial, La careta de Chvez, donde continan con el discurso monocorde: El lder venezolano est traspasando el lmite de lo tolerable, El referndum se va a celebrar sin las ms mnimas garantas. El Consejo Nacional Electoral est controlado por el chavismo y el censo est corrompido, la tensin con Espaa tiende a aislarle del resto de Amrica Latina. El Pas se convierte en quien decide lo que es tolerable o no de un presidente latinoamericano y en la autoridad electoral que aprueba la limpieza o no de unas elecciones. En esta misma seccin de Opinin, existe una Revista de Prensa, en ella recogen un fragmento de un artculo de The Economist. Cmo no, sobre Chvez, o mejor dicho, contra Chvez, de modo que sigue la misma msica: La escena del Por qu no te callas ha llenado de alegra a los incontables millares de personas que sufren la diarrea verbal crnica de Chvez () Para Chvez es importante evaluar si todo esto le sirve para convertir el impopular referndum sobre cambios constitucionales en un plebiscito popular sobre su persona. Se inventan lo de impopular referndum a pesar de que no hay encuesta que refleje que no lo va a ganar Chvez. No dejamos la seccin de Opinin para encontrar a pgina completa el artculo de Vargas Llosa ya anunciado en portada, El comandante y el Rey. Tenamos una crnica internacional, otra nacional, un analista poltico internacional, un editorial, un texto de revista de prensa, ahora la municin es un escritor de prestigio, y no poda ser otro que Mario Vargas Llosa: la estupidez conceptual se enriquece si quien la emite se expresa con la vulgaridad del comandante Chvez y su gesticulacin cuartelera. Ayudar a Chvez tambin debe tener su castigo, aunque slo sea por tener alopecia y kilogramos de ms: Otro tercermundista y comandante entra en escena, esta vez Daniel Ortega maltratado por los aos con una calvicie acelerada y una panza capitalista. Contina el artculo con el recordatorio de rigor del levantamiento militar de Chvez en 1992 y traca final de Vargas Llosa, donde muestra su fina capacidad de anlisis geopoltico: Es posible que, al reaccionar como lo hizo, el Rey de Espaa transgrediera el protocolo. Pero qu alegra nos depar a tantos latinoamericanos, a tantos millones de venezolanos! La prueba? Que he escrito este artculo arrullado por los animados compases del flamante pasodoble que ahora entonan y bailan en todas las universidades venezolanas, que se titula Por qu no te callas? Y cuya tonadilla y letra llueven sin tregua sobre mi computadora. El flamante pasodoble al que hace referencia es nada menos Que viva Espaa, de Manolo Escobar, de tan casposo y franquista recuerdo en la pennsula.

Y seguimos repasando el arsenal de El Pas. Llegamos al suplemento Domingo. Pgina completa de foto de archivo de Hugo Chvez vestido de militar, la misma que apareca en el avance de la portada, seguida de reportaje de tres pginas del habitual corresponsal en Caracas Francisco Peregil. Por si alguien no haba ledo a Vargas Llosa se vuelve a recordar la nueva letra del pasodoble de Manolo Escobar y el golpe de Estado" de 1992. Se cita como nuevo abandono ideolgico del bando chavista a su ex esposa Marisabel Rodrguez, quien hace ya aos que no milita en el chavismo. Como comentarista, el reportaje recoge la opinin del director del diario Tal Cual, Teodoro Petkoff, poltico antichavista que se dice de izquierdas y quien, casualmente escriba tambin en el diario espaol El Mundo hace un par de das. Parece que o no tienen mucha diferencia de criterio los dos peridicos para elegir analistas o hay poco donde elegir en Venezuela para escribir contra Chvez. Seguimos en el suplemento Domingo y lo siguiente que encontramos es otra pgina completa, ahora contra Daniel Ortega por su apoyo a Chvez. Como no poda ser de otro modo, el reportaje comienza con el testimonio de una sandinista defraudada: Hoy no se siente representada por el presidente de Nicaragua ni por la cpula del Frente Sandinista porque han traicionado la revolucin. Como Vilma Nez, abundan los nicas a los que no gusta la influencia creciente de Chvez en Nicaragua. Y sigue el operativo militar sin descanso. La siguiente informacin es sobre las empresas espaolas en Amrica Latina, que dicen que no se van a ir y que nadie en Amrica Latina quiere que se vayan en respuesta a las ltimas amenazas de Hugo Chvez. El reportaje recuerda el peligro del populismo que representa Chvez y que no es la primera vez que los empresarios asisten a salidas de tono de parecido calibre de Chvez. Todo muy novedoso.

El recuento es abrumador, la edicin de El Pas del domingo 18 de noviembre dedic a combatir a Chvez todos los textos eran crticos contra el presidente venezolano-, tres llamadas en primera pgina, un artculo de anlisis en Internacional, un reportaje a dos pginas completas en Espaa, un artculo a cuatro columnas en Economa firmado en Tehern, uno de los dos editoriales, uno de los dos textos seleccionados de ente la prensa extranjera, una pgina entera de Opinin de la firma ms prestigiosa de su plantel y tres reportajes, desde tres pases distintos, que ocupan un total de seis pginas completas del suplemento Domingo. Un ejemplo muy claro de dos cosas: de utilizar todos los hierros a enfrentar al presidente latinoamericano que ms elecciones ha ganado y ms apoyo electoral tiene del continente, y de que existe una impecable coherencia, coordinacin y disciplina entre las diferentes secciones para formar y actuar a las rdenes que la direccin del diario marca.

La otra conclusin es la duda que nos queda de quin puede soportar, ideologas aparte, todo un peridico dedicado a repetir durantes meses y en todas las secciones, el mismo discurso de combate contra un presidente que gobierna a miles de kilmetros de donde se vende el peridico. Probablemente ni el Pravda en los tiempos de la era sovitica fuese tan monocorde y soporfero. Quizs por todo esto regalaron ese da con el peridico una pastilla de jabn.

www.pascualserrano.net


[1] La edicin escrita que consult fue la de Andaluca.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter