Portada :: Opinin :: Ctedra Che Guevara-Amauta
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2008

La traicin de Rgis Debray al Che Guevara

Germn Uribe
Rebelin


"El Judas del Che Guevara"

Toms Eloy Martnez

"Le dio por traicionar a un hombre muerto".

Carlos M. Vilas

Recientemente la prensa mundial se ocup con amplitud de la conmemoracin del cuarenta aniversario de la muerte de Ernesto "Che" Guevara de la Serna. Con todo, nadie que yo sepa incursion en el papel determinante que el intelectual francs Rgis Debray desempeara en aquel histrico acontecimiento.

Supe de la existencia de Debray, si mal no recuerdo, un poco antes de que arribara a Bolivia para reunirse all con Guevara a comienzos de 1967, concretamente el 20 de marzo, puesto que en su diario el Che se refera as a la llegada de quien por un tiempo cargara con el mote de Dantn o El francs: "viene a quedarse, pero yo le ped que volviera a organizar una red de ayuda en Francia y de paso fuera a Cuba, cosa que coincide con sus deseos de casarse y tener un hijo con su compaera". Algo, no retengo bien concretamente qu, o y le en Pars mientras me encontraba estudiando Filosofa en la Sorbona sobre sus actividades como intelectual progresista entre los aos 64 y 66. En abril del 67 me inform por "Le Monde" que haba sido detenido por el ejrcito boliviano y que se le seguira un juicio por un tribunal militar como presunto jefe y responsable organizador de la guerrilla en dicho pas. Inmediatamente se levant una polvareda mundial orquestada desde Francia clamando por el respeto a su vida y a sus derechos civiles y humanos. Todos los de nuestra generacin recordamos, tambin, el xito editorial y la asombrosa divulgacin por aquella poca de dos de sus obras: "El castrismo: la larga Marcha de Amrica Latina", pero sobre todo, el ms publicitado libro poltico de aquellos tiempos, "Revolucin en la revolucin?". Despus, Debray regresa libre a Francia y en Pars continua por un breve perodo su brega poltica e intelectual siempre dentro de las trincheras de la izquierda.

Pero como el andar de la Historia no se detiene ni oculta nada bajo el sol, el final de su "larga marcha revolucionaria" vino a ser expuesta en la triste dimensin que ya se conoce y que Toms Eloy Martnez sintetizara al llamarlo sin tapujos como "El Judas del Che Guevara", o Carlos M. Vilas resaltando que, contrariamente a lo que le pas a Pinochet con Allende, a Debray "le dio por traicionar a un hombre muerto".

El antiguo "Dantn" o "El francs" de entonces, en una entrevista define al Che como a un hombre arbitrario y sectario, insinundolo como sicpata autoritario. Y ms, se ha consagrado a publicar algunos libros en los que hace todo por deshonrar su figura mtica, llegando en uno de ellos, "Alabado nuestros seores", a calificarlo de "cruel, fantico y desptico". Y todo esto sin sonrojo alguno tras haber explotado su nombre.

Es por ello que ahora nos hemos preguntado si sus recurrentes injurias y el bullicio de su arrepentimiento, no sern acaso producto de un truco poltico o de un trueque comercial, de reblandecimiento, vejez, amnesia, ingratitud o locura. Lo cierto es que esta nueva postura oportunista del otrora "compaero del Che", nos da la oportunidad para volver sobre una vieja tesis segn la cual Rgis Debray con sus dos libros de corte revolucionario ya mencionados, antes que favorecer la imagen y la lucha por el nuevo hombre que libr el Che, lo que hizo fue vulgarizar su pensamiento llevndolo malintencionadamente a las categoras de voluntarismo, foquismo y guevarismo.

Adems, respecto a su delacin o traicin, siempre qued una estela de duda sobre las declaraciones que pudo haber dado al ser detenido por el general Ovando. Este general vociferaba pocos das despus, y por primera vez en pblico, que tena ahora s la certeza de que Guevara se encontraba en territorio boliviano. "Se basa -dice el Che en su Diario refirindose a la perentoria afirmacin de Ovando- en las declaraciones de Debray que, parece, habl ms de lo necesario." Pero, naturalmente, aqu no termina todo.

En abril 20 del 1967 el ejrcito boliviano captura a dos hombres que hacen parte de la red de apoyo del foco guerrillero creado por Guevara. Identificados, sus nombres responden a los de Rgis Debray y Ciro Bustos. En un extenso reportaje de Miguel Bonasso a Bustos, cuando aquel le pregunta aos despus "si haba ledo lo que deca de l Oriana Fallaci en un reciente reportaje a Elisabeth Burgos, la mujer de Rgis Debray", aseverando que "El nico que habl fue Ciro Bustos que, atemorizado por la amenaza de muerte contra su mujer y sus hijos, el 23 de abril dibuj el retrato de doce guerrilleros entre los que se encontraba el Che", el pintor argentino, airado, replic con una serie de detalles acusando de falsedad a la Fallaci pero no sin dejar de mencionar a nuestro hombre: "Adems no te olvides dijo textualmente que se haba producido la involuntaria confesin del Loro Vzquez, el guerrillero que estaba herido y al que Eduardo Gonzlez de la CIA le mont una mise en scne para que creyera que un periodista enviado por Fidel Castro quera saber noticias del Che a m me hicieron escuchar la cinta en donde Debray, ante la evidencia de lo del Loro, tambin admita que haba venido a hacerle un reportaje al Che y que lo haba conseguido."

Ahora bien, suponiendo que es confiable todo lo dicho por Ciro Bustos durante sus 3 aos de prisin hasta ser amnistiado junto con Debray por el presidente Juan Jos Torres unas pocas semanas antes de aquel 9 de octubre en que el Che fue asesinado, quin puede asegurarnos que fue Debray quien tuvo menor o ninguna culpa en la delacin? Tan la tuvo, que a partir de su mencionada amnista conseguida por el gobierno y el "establishment" francs, se dedic no tanto a limpiar su imagen como a mancillar la del Che.

Y habra que tenerse en cuenta, igualmente, lo que escribieran Toms Eloy Martnez y Ana de Skalon. La cineasta y periodista esposa de Bonasso se explay acerca de los orgenes familiares y sociales de Debray y por los mismos, las consecuencias casi lgicas de su traicin: "Un informe confidencial de la Cancillera britnica sostiene que el intelectual francs Rgis Debray guarda en su memoria el haber hablado de sus amigos a sus enemigos durante su interrogatorio este documento cuenta de relaciones de sus padres con el poder del Estado y de la Iglesia Catlica el que se pondr en marcha a partir de su detencin en Bolivia. La familia Debray conoce bien qu timbres tocar en el gobierno... el Quai d'Orsay, a pesar de su desconcierto, instruy a que la embajada francesa en La Paz actuase en el asunto... El Vaticano fue persuadido de presionar discretamente a favor de un juicio al menos razonable... y hasta el general De Gaulle se vio en la necesidad de enviar un mensaje personal al presidente Barrientos Aparentemente les cont a sus interrogadores dnde y cundo haba conocido al Che Guevara. Posteriormente Debray sostuvo que no le dijo nada al ejrcito boliviano que ellos ya no supiesen. De todas maneras, Che Guevara fue descubierto y fusilado el 8 de octubre"

Entre tanto, Toms Eloy, como ya dijimos, reputndolo como "El Judas del Che Guevara", sentencia: " "Todos los mitos se construyen alrededor de dos figuras antpodas: la del que crea y la del que destruye. Si alguien descubre el fuego, otro debe robarlo; si alguien elige sacrificarse para salvar a la humanidad, otro lo tiene que traicionar. Esa ley remota alcanz tambin al Che Guevara, cuya imagen mitolgica es ahora la del hroe obstinado que triunfa contra toda flaqueza, contra toda adversidad, y que elige la muerte antes de que la muerte lo elija a l. Si el Che encarna la pasin, quin encarna entonces la traicin, la codicia, la otra cara del mito?". Luego, retomando las conclusiones del ya famoso documental Quin traicion al Che Guevara?, recuerda cmo "dos testigos centrales de la historia afirman que el delator fue Debray: uno es un ex agente de la CIA; el otro es el comandante Gary Prado, jefe del pelotn que apres al Che en la selva de Bolivia."

Aleida Guevara, hija del Che, no duda en sealar que queriendo protegerlo, "mi pap se desvi para sacar a Debray de la selva y tenemos la impresin de que, cuando Debray cay preso, habl de ms."

Podra entonces caberle responsabilidad tangible y culpa histrica a Rgis Debray en la muerte del Che Guevara y en el fracaso de la revolucin en Bolivia?

Sin embargo, no nos corresponde juzgar sobre este asunto puntual, o sobre lo que hizo o no hizo entonces o hace ahora el intelectual francs.

No sabemos lo que le reserve la Historia, y si lo juzga y lo perdona, pero no creemos que los latinoamericanos y los hombres y mujeres de muchas partes del mundo que crean y creen en aquella gesta, que se apasionaron con ella, le perdonarn a Debray su escupitajo en la tumba del Che.

En fin, lo que quisiera resaltar ahora es que, 40 aos despus, mientras el Che se inscribe en la Historia convulsionndola an a travs de sus imgenes, de su resonante nombre y de su ejemplo de hombre vertical, Rgis Debray contina mimetizado en ella vanaglorindose de su traicin.

*Escritor colombiano

[email protected]

Website: http://www.geocities.com/Athens/Forum/8886



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter