Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2008

Editorial ntegro
The New York Times se une a la peticin de la suspensin del bloqueo a Cuba tras los ciclones


El diario New York Times se ha unido a la multitud de voces que piden a la Administracin Bush la suspensin del bloqueo que permita a los cubanos comprar alimentos y bienes que permitan reconstruir la desolacin que han dejado los ltimos huracanes. Anteriormente ya lo pidieron el candidato demcrata Barck Obama y los cubanos del exterior


Editorial

Ayuda para Cuba y Hait

La cadena devastadora de huracanes y tormentas tropicales que ha azotado al Caribe desde el mes pasado; Fay, Gustav, Hanna y Ike; ha dejado cientos de muertos y decenas de miles de personas heridas y desplazadas en Hait. Las cosechas del pas parecen haberse arruinado. En Cuba, Gustav y Ike destruyeron o daaron cientos de miles de hogares. La quinta parte de la poblacin fue evacuada a terrenos ms elevados.

La magnitud de la devastacin requiere una campaa de ayuda extraordinaria que, hasta ahora, no est ocurriendo. Aunque Ios Estados Unidos le ofrecieron ayuda de emergencia a Hait, no han hecho lo suficiente con una nacin pobre, con la cual EE.UU. tiene la responsabilidad moral de ayudar. Asimismo, la obsesin peculiar de la administracin Bush con un embargo comercial obsoleto y que busca llenarles los bolsillos a los anticastristas de lnea dura en Miami interfiere con el envo urgente de la ayuda necesitada para Cuba.

Washington anunci, la semana pasada, 10 millones de dlares en asistencia para Hait. Envi el barco de asalto anfibio Kearsarge, que transport helicpteros y aviones, para cooperar en la gestin de ayuda. Es un buen comienzo. Pero Hait, el pas ms pobre del Hemisferio Occidental, necesitar ms. Solo la mitad de la ayuda estadounidense son fondos nuevos; el resto es desviado de otros programas necesarios menos urgentes. La ONU ha solicitado ms de 100 millones de dlares para apoyar a aquellos afectados por la tormenta.

La ayuda para Cuba se ha complicado por las polticas anticuadas de la guerra fra. Los Estados Unidos han ofrecido solamente, hasta el momento, 100 000 dlares en ayuda; con la promesa de aumentarla si Cuba permite la entrada de un equipo estadounidense para evaluar los daos. La Habana la ha rechazado tontamente (*). Y EE.UU. se niega a relajar temporalmente aspectos bsicos del prolongado embargo comercial para ayudar a Cuba a lidiar con la emergencia.

El Departamento del Tesoro increment el lmite de dlares que las organizaciones autorizadas a trabajar con los disidentes cubanos pueden enviar a Cuba. Pero Washington no acepta la solicitud de Cuba para comprar materiales de construccin con el fin de reconstruir casas y reparar la red elctrica destrozada. No permitir que Cuba compre comida de EE.UU. a crdito, y hasta ahora, se ha negado a levantar las restricciones sobre el dinero que los cubanoamericanos pueden enviar a sus familiares.

Consideramos que el embargo contra Cuba es una de las polticas ms mal dirigidas que uno pudiera concebir. Le da credibilidad al rgimen en La Habana mientras contribuye a la miseria de cubanos ordinarios; todo por el bien de algunos electores en la Florida. Pero ni siquiera le estamos pidiendo a la administracin Bush, que levante el embargo para siempre. Lo que hay que hacer para aliviar la crisis causada por las tormentas es eliminar temporalmente todas las restricciones sobre las remesas privadas y el flujo de ayuda privada a Cuba.

Traduccin no oficial: Mnica Montes Mesina


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter